Mundo Judío

Judenrein Europa

¿Qué pasa en Europa hoy? ¿Cuántos judíos hay en Alemania y cuántos había antes de la guerra? Encontré en este artículo información que resumí sobre que pasó con las comunidades judías más importantes de Europa después de la guerra y hoy cuya realidad es muy diferente después de la gran emigración de los rusos a Israel. 

Basado en el artículo de Yoel Kotkin "The Tablet"

Las palabras de Felix Klein cuando les pidió a los judíos que salgan sin kipá a la calle,  es una muestra de que pasa hoy en Alemania respecto a este tema. Pero no es solo Alemania, leemos en la prensa cementerios graffiteados y tumbas profanadas por todas partes, pero en Europa la situación es especialmente preocupante. Hitler quería una Alemania libre de judíos, y si no hubiera sido por los aliados lo hubiera logrado. Hoy día el antisemitismo viene de los musulmanes que poblaron Europa, pero también de la izquierda progresista y bastante menos de la derecha que en algunos países gana espacios.

La violencia contra los judíos es peor en lugares como los suburbios dominados por migrantes de París o Malmo en Suecia.

Tampoco el  vaciamiento de los judíos de Europa está limitado a una región o tipo de país. La tasa de éxodo difiere en Rusia en comparación con Francia, y las fuentes de inseguridad en Bélgica no son idénticas a las de Inglaterra. Pero, en conjunto, el fenómeno de la huida judía cruza las fronteras y se aplica a Europa oriental y central, así como a los países de Occidente.
 
En el año 39 había  9. 5 millones de judíos en Europa,  cuando terminó la guerra quedaban 3.8 millones, hoy por hoy se estima un número de 1.5 millones. Hoy día las ciudades que tienen más población judía son París, Londres y Moscú, el resto en Israel o en otras partes del mundo.
 
Francia, con la mayor población judía europea, debido  en gran parte a la migración masiva desde el norte de África. Pero todavía tiene menos judíos que en 1939 y parece estar destinado a seguir reduciendo el número.  Europa oriental, el centro del mundo judío en 1939 con sus 8 millones de judíos, tiene menos de 400,000 en la actualidad. Alemania, hogar de 500,000 judíos en 1933, ahora tiene apenas un tercio de eso, con la mayoría de los refugiados originarios de Europa del Este. Menos de 15,000 de los judíos que viven en Alemania hoy en día pueden rastrear sus raíces en la era pre-nazi. Esto quiere decir que este número constituyen familias que volvieron después de la guerra o son descendientes de sobrevivientes que nunca se fueron. El resto está compuesto por gente que emigró de Europa del Este buscando una mejor situación económica.
 
La gran ciudad capital de Viena, el hogar elegido de Sigmund Freud, Gustav Mahler, Theodore Herzl y Billy Wilder, así como el lugar de nacimiento de Arnold Schonberg, fue el hogar de más de 200,000 judíos en 1923. Hoy en día hay apenas 10,000 entre los 1.7 millones de residentes de Viena. , muchos de ellos refugiados del antiguo bloque soviético. Los vieneses judíos pertenecían a la clase media alta, de esos solo quedan unos 500, el resto también provienen de  Europa del Este.
 
Budapest fue una vez un centro dinámico de la vida judía de principios del siglo XX. Una ciudad en auge, la de más rápido crecimiento en Europa de fin de siglo, atrajo a judíos de toda Europa central y oriental y se convirtió en una de las ciudades más judías fuera del imperio zarista. En 1913, la comunidad judía en Budapest superó las 200,000 personas, lo que representa más del 20% de los aproximadamente 1 millón de habitantes de la ciudad. La ciudad, llamada irónicamente  "Judapest" por el alcalde Lueger de Viena, una vez contaba con unas 47 sinagogas.
 
La magnífica Sinagoga de la calle Dohany, la tercera más grande del mundo después de la Gran Sinagoga Betz en Jerusalén y el Templo Emanuel de Nueva York, demuestra la vitalidad y la gran riqueza de los judíos de Budapest. Su presencia continua en el histórico barrio judío de la ciudad refleja la compleja historia de la comunidad. Los judíos de Hungría sobrevivieron en gran parte ilesos hasta 1944 debido a la falta de voluntad del dictador fascista del país y aliado de Hitler, el almirante Miklos Horthy, de exterminar a una población que, aunque estaba discriminada, todavía contribuía de manera significativa a la economía productiva del país. No fue hasta marzo de 1944 que comenzaron los exterminios.
 
Incluso entonces, la Sinagoga de la calle Dohany logró sobrevivir, en gran parte porque sirvió como sede de Eichmann. El arquitecto nazi de la matanza en masa sabía cínicamente que los Aliados detestaban bombardear un edificio ubicado en medio del ghetto judío. La fecha tardía de la campaña de exterminio, y la intervención de valientes gentiles como el conde sueco Raoul Wallenberg permitieron a muchos judíos húngaros sobrevivir a la guerra, unos 100.000 en Budapest solo.
 
De los judíos que permanecieron en Budapest después de la guerra, muchos se irían luego del fallido levantamiento de 1956 contra los soviéticos. Hoy en día, los expertos en demografía estiman que alrededor de 47,000 judíos quedan en HungríaQuedan 17 sinagogas en la ciudad.
 
Esta comunidad judía relativamente robusta se encuentra, irónicamente, en un país gobernado por el autócrata Viktor Orban, quien ha sido ampliamente criticado por fascista y antisemita. Orban ha utilizado memes antisemitas con poco velo para atacar a su enemigo, George Soros.
 

Irónicamente, Orban es mucho más pro israelí que los líderes europeos ampliamente liberales como  como Emmanuel Macron de Francia o Angela Merkel de Alemania. Está cerca del primer ministro Netanyahu y mantiene vínculos particularmente fuertes con los judíos jasídicos de la próspera comunidad de Jabad en Budapest. El régimen de Orban también hizo ilegal la negación del Holocausto, estableció un Día oficial del Recuerdo del Holocausto y se negó a cooperar con el partido antisemita de extrema derecha Jobbik. Algunos judíos locales apoyan a Orban porque su enfoque nacionalista de hombre fuerte ha incluido una prohibición de los migrantes del Medio Oriente en Hungría. A la activista judía de larga data Anni Fisher, hija de sobrevivientes del Holocausto, no le gusta la retórica nativista de Orban, pero argumenta que sus políticas de inmigración han impedido que el islamismo virulento sea demasiado común en otras capitales europeas desde su origen en Budapest. "Los judíos aquí viven bien, no mal", dice ella. Pero aún así, Fisher no ve mucho futuro para la comunidad. “Los jóvenes no se quedan. Todo lo que obtenemos son israelíes y ancianos que vienen aquí para jubilarse ".
 
Sin embargo, por ahora, en contraste con otras ciudades europeas, el barrio judío de Budapest sigue estando vivo.  Se puede  encontrar comida tradicional judía y música klezmer en lugares frecuentados como Café Spinoza. Algunos cristianos, como Kristof Molnar, un ejecutivo de desarrollo empresarial de 32 años, están redescubriendo la herencia judía oculta de sus abuelos y han participado en viajes a Israel.
 
Aunque no ve un despertar religioso en el horizonte, Molnar cree que hay una restauración modesta del papel judío en la vida húngara. "Este es un nuevo comienzo", dice. "No es como la vieja generación que solo piensa en el Holocausto y la memoria. "Entre los que tenemos entre 20 y 30 años, hay un deseo de volver a comprometernos con nuestro pasado y con esa parte de nuestra herencia húngara que sigue estando enraizada en ser judía".
 
El declive de los judíos de Europa occidental es causado por una confluencia de factores. La amenaza menos letal reside en la asimilación, que afecta aproximadamente a la mitad de todos los judíos europeos y estadounidenses. La asimilación también ha tenido un impacto especial en los judíos rusos, la fuente de muchas migraciones judías recientes a Europa occidental, ya que hasta un 70% pierde su afiliación en la edad adulta. Pero mucho más desconcertante ha sido el aumento del antisemitismo. Alrededor del 90% de los judíos europeos, según encuestas recientes, han experimentado incidentes antisemitas. En Francia, los delitos antisemitas aumentaron un 74% en 2018 con respecto al año anterior.
 
El antisemitismo resurgente en Europa tiene dos caras, una conocida y otra más reciente. Una economía persistentemente débil y la contracción de la clase media han engendrado, como en el último siglo, un crecimiento explosivo del populismo de derecha en todo el continente. En algunos países, especialmente Rusia, Polonia, Bélgica y partes de Alemania, el antisemitismo del tipo de derecha tradicional se ha incorporado, a menudo por partidos nacionalistas como el ADF en Alemania, el Partido de la Libertad en Austria y Jobbik en Hungría.
 
Al igual que en la década de 1930, el antisemitismo está llegando más allá de lo marginal y se adentra en la gente educada. El sesenta por ciento de los mensajes antisemitas alemanes provenían de personas bien educadas, según un estudio. Hoy en día, casi la mitad de los europeos piensan que Israel tiene derecho a existir. Los partidos verdes de clase media en general, que surgieron como grandes ganadores en Alemania y en todo el continente después de las recientes elecciones europeas, tienden a apoyar el movimiento BDS, que apunta a demonizar y eliminar al Estado judío. Los Verdes alemanes regularmente etiquetan a Israel como un régimen de"apartheid". 
 
En Rusia, la antigua población judía ha caído de 1.4 millones en 1989 a aproximadamente 400,000. En Gran Bretaña, la población judía ha disminuido durante el último medio siglo. La posibilidad de que el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, cuya larga historia de asociaciones antiisraelíes y judeófobas es bien conocida, se convierta en el próximo primer ministro, constituye lo que el ex jefe de Gran Bretaña, el rabino Jonathan Sacks, llamó "una crisis existencial". Para finales de siglo, un estudio predice que lo que quedará en Inglaterra será una comunidad en gran parte ortodoxa que constituirá la mayoría de los judíos del país.
 
Francia, hoy hogar de la tercera comunidad judía más grande del mundo, parece estar siguiendo el mismo patrón de declive demográfico. Aunque la comunidad judía francesa fue revivida temporalmente por la migración masiva de sus antiguas colonias del norte de África, desde entonces ha sido golpeada por una creciente amenaza islamista y un aumento constante de ataques antisemitas. Desde el año 2000, casi 50,000 judíos han abandonado Francia, principalmente hacia Israel, Estados Unidos y Canadá. Sin una fuente probable de nueva inmigración, ya que Oriente Medio y el norte de África ya son en gran parte judenrein, es difícil imaginar cómo crecerá la población judía de Francia en el futuro; la única excepción es que los ortodoxos pueden crecer con tasas de natalidad superiores a la media.
 
En conjunto, las fuerzas de la historia, la política, el antisemitismo y los patrones migratorios marcan una fuerte disminución del judaísmo en Europa, en particular sus elementos más seculares. Los judíos como colectivo se están  concentrando rápidamente en América del Norte e Israel, donde viven aproximadamente el 90% de todos los judíos. Sin embargo, incluso en Estados Unidos y Canadá, tanto la asimilación como el resurgimiento del antisemitismo, no solo entre la extrema derecha, sino en las universidades y los movimientos políticos progresistas, incluso entre los miembros demócratas del Congreso, pueden llevar a un número cada vez mayor a sentir que deben elegir entre sus opciones: raíces judías o  compromisos políticos.
 
A largo plazo, si las tendencias actuales se mantienen, el futuro judío podría volverse predominantemente israelí, tal como lo predijo el sociólogo francés Georges Friedman hace medio siglo. Comenzando a principios del siglo XX y continuando durante las últimas décadas, la población judía en América del Norte creció al absorber inmigrantes primero de Europa Central y del Este y luego de lugares como la antigua Unión Soviética, Irán y el Norte de África. Hoy en día, más del 70% de los judíos de la diáspora viven en los EE. UU. Y Canadá, pero los números agregados pueden disminuir porque estas comunidades judías ya no podrán contar con la infusión de “sangre nueva” para mantenerlos vitales.
 
Con casi la mayoría de todos los niños judíos que ya viven allí, Israel en un futuro próximo se convertirá, por primera vez desde la antigüedad temprana, en el hogar de la mayoría de todos los judíos. Marca el final de una época de la vida judía y el comienzo, aunque parezca costoso, de una nueva.
 
 
 
 
 
 

 

Ultimas Noticias Ver más

Las víctimas del atentado en el bus n° 2
Noticias

El ómnibus del Kotel-uno de los más cruentos atentados en Jerusalem

24 Agosto 2019


Esta semana se cumplieron 16 años del ataque suicida

Becarios africanos visitando Israel
Israel

Israel, clave en la prestación de ayuda humanitaria

24 Agosto 2019


A distintos niveles, aporta a la comunidad internacional en general

Rina Shnerb. de 17 años, asesinada hoy
Noticias

La jovencita herida en el atentado del manantial, Rina Shnerb, de 17 años, ha fallecido

23 Agosto 2019


Su padre y su hermano están siendo atentados en el hospital Hadassah

Esta página fue generada en 0.0709410 segundos (3752)
2019-08-24T15:06:04-03:00