Entrevistas

Con el sindicalista Oscar Andrade, del Partido Comunista, Pre Candidato del FA

La última entrevista antes de la veda electoral

(Fotos: Campaña Oscar Andrade)

 “Seguro en política no hay, hay que conquistar el cuarto gobierno”.

Oscar Andrade ya fue legislador y prefirió dejar esa dimensión de la política, para dedicarse de lleno al gremialismo. Personalmente, representa a SUNCA. Pero ahora, quiere representar a todos los uruguayos, aspirando a la Presidencia de la República. La primera valla a cruzar es la contienda interna en su partido, donde es uno de los cuatro aspirantes al cargo.

Este jueves, unas horas antes de entrar en vigencia la veda electoral, logramos conversar con Andrade en media hora libre entre una marcha y el momento en que le trajeron la comida cuando se sentó a almorzar con su hija en un café.

Este es el resumen del diálogo con el Pre Candidato comunista a la Presidencia.

 

P: Oscar, aunque formalmente ya cerraste tu campaña, te encuentro después de otra marcha, así que no has tenido mucho respiro. ¿Cómo te sentís con todo esto, además de cansado?

R: Creo que con la satisfacción de que los objetivos que nos trazamos en agosto del año pasado están cumplidos. Logramos transmitir en la campaña electoral dos conceptos que eran principales. Uno, el de intentar poner en la agenda del debate de la izquierda la necesaria reconstrucción de los lazos del Frente Amplio (FA) con buena parte del movimiento organizado, social, el feminismo, las organizaciones de derechos humanos, del mundo cooperativo, del movimiento sindical. Y lo segundo, hacerlo de manera unitaria, sin necesidad de no hacernos cargo de estos tres períodos de gobierno, porque simultáneamente intentamos construir un planteo que convocara a sumar adhesiones y movilización al proyecto común.

El domingo en la noche sabremos si funcionó este punto de vista que intentamos colocar, del despliegue de la más amplia unidad entre los candidatos y los sectores, pero también siendo muy fieles a la construcción de un programa que tiene como fundamento principal que es construido con mucha participación de los militantes de a pie, y unidad en la relación de ese programa con amplísimos sectores sociales que el programa interpreta y defiende, sabremos si esa forma de entender la campaña logramos que tenga el más amplio respaldo en la elección o no. Pero primero estamos conformes de haber hecho una campaña muy austera, casi sin recursos, pero que logró comunicar estas ideas.

P: Hace unos días Mario Bergara me dijo que el del FA es un programa con ambiciones similares, pero cada uno de los cuatro precandidatos, con sus matices característicos. Estoy citando el espíritu de sus palabras, no es una cita literal. Ahora…¿ves  también diferencias claras entre ustedes cuatro?

R: Es obvio que existen muchos más acuerdos que diferencias, después lo que pueden surgir, sin dudas, es matices en la forma de instrumentación del programa.

 Por poner un ejemplo: nosotros le hemos dado mucho acento al costado del programa del FA que plantea como objetivo duplicar, como mínimo, la inversión en vivienda. Producto del contexto, más complejo, en los niveles de inversión recibida en el país, nos parece que es una medida que hay que aplicar de manera urgente porque atiende un doble problema. Por un lado, el de la segregación territorial y el déficit habitacional, que sigue siendo un problema importante. Uno puede comparar los resultados en materia de vivienda con respecto a los partidos tradicionales y ahí sentirse conforme, porque se ha multiplicado por cinco la cantidad de cooperativas de viviendas desarrolladas. Pero en función de lo que es el objetivo de la izquierda, de desmercantilizar la vivienda y tratarla como un derecho humano fundamental, estamos muy lejos y hay decenas de miles de familias que tienen todavía en este un problema principal. Estaríamos atendiendo este problema y, simultáneamente, el del trabajo. Entonces, lo que hay es, del mismo programa, algunos acentos diferentes.

El programa habla de ampliar el sistema de becas, si se tienen en cuenta los informes sobre educación, lo más alto de la deserción está concentrado en el tercio de hogares más pobres, [debemos] intentar que sea ese sector el que podamos atender con las becas de manera prioritaria, porque es el que abandona la educación media muchas veces por razones económicas. Lo que hay es, del mismo programa, por dónde empezarlo. Eso creo que enriquece al FA, no lo debilita de ninguna manera.

P: ¿Dirías que quizás las diferencias principales están en el trasfondo de cada uno o en el estilo, más allá de lo programático?

R: La diferencia principal que tenemos es que tenemos una campaña fraterna y unitaria donde el compañero o la compañera que gane va a tener que construir una estrategia rumbo a octubre incorporando los puntos de vista de los demás, a diferencia de una interna de la oposición que es dramática, todos los días encontramos una cosa distinta.

La campaña del FA demuestra mucha madurez y responsabilidad en el sentido de que el proyecto está por encima de cada uno de nosotros. Después claramente hay diferencias.

P: Yo hablaba de matices y estilos, pero hay también trasfondos diferentes.

R: Yo vengo del movimiento social cuando los demás compañeros vienen de la gestión de gobierno. Y si bien creo que la gestión es importante y tenemos que contar con los mejores técnicos para tener el mayor sustento desde el punto de vista de la elaboración de las propuestas, lo que tiene que marcarse con mucha claridad en el cuarto gobierno del FA es el sentido político.

El cuarto gobierno se va a construir en condiciones de extraordinaria dificultad, porque la región está en una situación muy compleja, la economía argentina se desbarrancó de manera brutal -5,8% cayó en términos de PBI en el primer trimestre-, Brasil está atravesando una crisis institucional y social severa, el precio de los commodities está en una dinámica menor, además con un déficit importante y con una caída a nivel de las inversiones que también es importante. O sea, sostener derechos democráticos y conquistas sociales en este escenario es mucho más difícil que lo que fue en el escenario 2005-2014, y profundizarlos, como plantea el programa del FA, más aún.

P: Hablás del cuarto gobierno, pero,  con la mano en el corazón, ¿te animás a decir que seguro va a haber cuarto gobierno, o la cosa está muy peleada?

R: No, seguro en política no hay, hay que conquistar el cuarto gobierno. Sí creo que es lo mejor para los uruguayos y las uruguayas, para las amplias mayorías, el gobierno del FA. Una coalición liderada por el herrerismo en medio de estas turbulencias del Partido Nacional, que además tiene que articular una alianza con José María Sanguinetti, Eduardo Novick y Guido Manini Ríos, creo que en materia de políticas sociales lo que nos lega es una propuesta segura de recorte o retroceso.

 

MIRANDO HACIA ADENTRO, CON AUTOCRÍTICA

P: ¿Sentís que hay lugar o necesidad de autocrítica en el FA? Seguramente en la campaña has recorrido el territorio nacional, te viste con gente, imagino que has recibido elogios y también quejas. ¿Hay mucha autocrítica para hacer?

R: Si, claro…Hay dos tipos de críticas al FA, unas que son críticas desmemoriadas de una parte de la sociedad que parece olvidarse que Uruguay tuvo un 20% de desempleo, apenas 900.000 trabajadores registrados en la seguridad social, un salario mínimo de $1.200 que no alcanzaba para comprar cuatro garrafas de gas, que la educación tenía el penúltimo presupuesto de América Latina, que la desigualdad llegó a niveles escandalosos, que la indigencia y la pobreza escampaban… Hay críticas que considero que son de mala memoria, pero hay otras que son muy fundadas.

Cuando el movimiento feminista nos interpela porque votamos una ley integral contra la violencia basada en género y después nos quedamos cortos con los recursos para financiarla, tiene razón. Cuando las organizaciones de derechos humanos nos interpelan por lo tarde que resolvió el Poder Ejecutivo dar paso a una fiscalía especializada para la investigación de los crímenes de lesa humanidad, lo hacen con razón.

Hay críticas que hay que atender, es más, somos de los que creemos que los partidos no pueden ir a la sociedad con arrogancia. Es más, la forma en que resolvimos el conflicto de la educación en el año 2015, con decreto de esencialidad, hasta ahora genera malestares a los que hay que prestar oído.

P: La educación es uno de los temas más difíciles, porque es la base del futuro.

R: Es la base del futuro y yo creo que hay que salir del eslogan. Creo que hay que hacer cambios en la educación, creo que sobre todo en secundaria hay que generar condiciones para que los docentes tengan más capacidad para investigar sobre la disciplina que enseñan porque es muy difícil desvincular educación de investigación. Si bien esto la universidad lo tiene resuelto, en el sentido de generar un conjunto de mecanismos que estimulan a la investigación y las publicaciones, la docencia en la educación media carece de elementos de este tipo y termina con una educación que es muy monótona. Lo que decíamos del sistema de becas, plantearlo para los sectores más vulnerados de secundaria, está demostrado que las becas han dado resultado, cerca del 90% de los gurises que la reciben se mantienen en el sistema educativo cuando tenemos una deserción de arriba del 80% en el quintil más bajo de ingresos. Creo que la educación tiene que ir a un sistema integrado de formación profesional que articule la UTEC, el INEFOP, la UTU y la UdelaR.

Ahora, que tengamos estos desafíos para adelante no niega que Uruguay tiene el Plan Ceibal, el boleto estudiantil gratuito, una universidad descentralizada, que hay 50.000 estudiantes universitarios más, que el porcentaje de estudiantes hijos de trabajadores hoy es más de 50% cuando antes era el 15%, que se duplicó la cantidad de egresados, se triplicó la cantidad de posgrados, se duplicó la producción científica, que la UTU pasó de 19 carreras terciarias a 80, que tenemos una UTEC que antes tampoco teníamos, que los salarios de los docentes mejoraron de manera muy importante, que hoy existe educación física e inglés en todas las escuelas… Las dos cosas quiero colocar en consideración.

 

NO TODO ES DIVISIÓN

P: Más allá de la pasión electoral, cuando escuchás propuestas de precandidatos de otros partidos, aunque estén en las antípodas, ¿prestás atención? ¿Te permitís evaluar positivamente sus ideas?

R: Si, claro, no tengas dudas. El tiempo que fui legislador trabajé en un proyecto de acoso que presentó el diputado Pablo Abdala del Partido Nacional, le hicimos un conjunto de modificaciones porque nos parecía que había que enriquecerlo, pero era una buena iniciativa. Es más, cuando trabajamos el proyecto de ley sobre la discapacidad lo hicimos con la intención de que lo apoyara todo el sistema político. Pero además es como lo hacíamos sindicalmente. Hoy tenemos 150 talleres con los que llevamos teatro a los barrios y la financiación una parte va por el sindicato de la construcción y otra por las cámaras empresariales de la construcción. Hay 14.000 hijos de trabajadores de la construcción que pasan por arreglos odontológicos con el mismo mecanismo de financiación.

De la misma forma en que lo entiendo sindicalmente, podemos tener muchos conflictos, pero en las cosas en las que podés navegar en conjunto tenés que hacerlo. El fondo de vivienda es otro ejemplo: 20.000 préstamos en materiales para arreglar los hogares de los compañeros han salido… Hay hoy 1.000 hijos de trabajadores de la construcción que están becados en estudios terciarios con un fondo que organizamos de manera bipartita.

P Ese es un elemento muy positivo, porque en los últimos años se agudizó mucho esa sensación de dos países, una grieta interna, a raíz de la inseguridad.

R: Vende más el conflicto. Cuando tenés temas que se resuelven por acuerdo no son noticia, y cuando tenés temas que derivan en un conflicto es tapa de los diarios. La noticia muchas veces es el conflicto. Yo te puedo garantizar que de cada 10 proyectos de ley que se votan en el Parlamento, ocho son de acuerdos entre la oposición y el gobierno y dos no lo son, y tienen más notoriedad. No es cierto que no haya posibilidades de acordar en algunas áreas. Claro, hay temas que son filosóficos, hay sectores de la oposición que entienden que algunos derechos son obstáculos para el desarrollo, y ven gasto en la inversión social, y ven en los derechos laborales un problema para la competitividad. Nosotros vemos en los derechos y en la inversión social una condición para el desarrollo. Ahí no tenés una diferencia técnica de gestión, tenés una diferencia conceptual de cómo entendés la política y la sociedad. Eso lo tiene que dirimir la sociedad votando, el último domingo de octubre.

 

MIRANDO A OCTUBRE

P: ¿Ves la interna más complicada que la nacional?

R:  Las encuestas que refieren a la nacional hoy no digo que son ciencia ficción para no faltarle el respeto al trabajo de las encuestadoras, pero hay una cosa que es cierta: Lo que puedas estar proyectando hoy para octubre no va a valer, porque hay que esperar el resultado del domingo y cómo cada partido resuelve su interna. Recién ahí, cuando haya fórmulas armadas, y se sepa quién encabeza cada una, van a tener más valor los sondeos de opinión pública, que aún así tienen dificultades.

 

P: ¿Te parece que la fórmula del FA va a ser encabezada por quien gane y que el segundo será uno de los otros tres? Martínez ya dijo que a vicepresidente no va…

R: Creo que hay que esperar, faltan muy pocos días, hay que ver el comportamiento electoral, es un equilibrio de varias cosas: la potencia electoral que tenga la fórmula, cómo se complemente, y además cómo respeta la elección interna.

 

ANTISEMITISMO Y DISCRIMINACIÓN

P: Oscar, te quisiera plantear un tema que no está relacionado a la campaña . Así como el racismo es un problema de la sociedad en la que existe, y no solamente de los negros, el antisemitismo no es solamente un problema de los judíos. En los últimos años creo que se han multiplicado los casos, en el mundo en general, también en Uruguay, de antisemitismo de fuentes de izquierda. ¿Cómo lo ves?

R: Creo que hay formas de discriminación dolorosas en la sociedad, uno encuentra formas de discriminación a la población trans, que es muy evidente, tanto que se salió a juntar firmas para hacer un plebiscito, hay expresiones políticas muy duras. Creo que claramente hay una discriminación a los sectores más vulnerados. Veo con preocupación algunas primeras señales con respecto a los inmigrantes, sobre todo los pobres, que hay que tener en cuenta. En realidad, yo no veo en mi círculo… no encuentro que el centro de la discriminación sea de esas características que me planteás.

P: Aclaro que distingo entre discriminación activa y un  sentimiento antisemita que se manifiesta, por ejemplo, en las redes sociales.

R: El mundo de las redes yo lo salpico apenas, ahora sólo un poco más, por la campaña. Pero nadie va a estar a favor de ningún tipo de discriminación, lo que sí digo es que lo que encuentro como más frecuente hoy, claramente pasó con la ley trans…

Hace un par de semanas se viralizó un video de un camioncito repartiendo gas donde la leyenda arriba del camioncito era que estaban regalando garrafas a la gente del Ministerio de Desarrollo, y la catarata de comentarios era: habría que matarlos a estos bichicomes, qué horrible, vergüenza de país… Después el ministerio aclaró que no se regalan garrafas, que apenas se subsidian para 2.070 hogares.

Lo que quiero decir es que hay un tipo de reacción, muy peligrosa en mi opinión, en el sentido de la convivencia, que intenta colocar en los sectores más vulnerados niveles de odio. Hay que tener mucho cuidado.

 

P: ¿Te parece que la sociedad civil tiene que tomar medidas especiales contra cualquier tipo de discriminación? ¿Cómo se puede, más allá de una ley de discriminación…?

R: Leyes hay, pero con eso no alcanza.

P: Por eso te preguntaba sobre la sociedad civil…

R: Hay leyes contra la violencia de género y no alcanzan, tenemos niveles de violencia de género brutales, con 40.000 denuncias el año pasado.

JUDÍOS DE IZQUIERDA

P: Hay uruguayos judíos que han jugado papeles clave en el movimiento sindical y en la izquierda, ¿qué contacto has tenido vos con ellos?

R: Conozco el aporte por ejemplo del Zhitlovsky, también con el exilio y la dictadura. En realidad es parte de nuestra identidad nacional, nosotros somos una sociedad que viene de los barcos, con inmigrantes de todo tipo, color y especie. Hay de todas las colectividades. Es más, creo que ese crisol que forma la identidad uruguaya hay que defenderlo. Por eso algunas manifestaciones que van en dirección contraria nos tienen que preocupar. El discurso que hizo Manini Ríos contra los inmigrantes hace unas semanas es muy riesgoso.

P: Oscar, podría ahondar y seguir preguntando a raíz de cada una de tus respuestas. Pero esta vez, lo hacemos un poco resumido. De todos modos, te pregunto si hay algo que quisieras agregar.

R: No, nada más que decir que esta ha sido una experiencia formidable en lo personal y agradecer a los afectos. Creo que independientemente de los resultados, que los veremos el domingo, no hay duda de que el cariño de la gente es lo que no se puede pagar nunca.

P: Buen resumen te ha dejado la campaña pues. Gracias por tu tiempo.

R: Gracias a vos Ana.

Ana Jerozolimski
(27 Junio 2019 , 17:24)

Ultimas Noticias Ver más

La previa del partido
Israel

La previa del partido

18 Noviembre 2019


Se palpita el comienzo de un partido histórico, un clásico rioplatense en Israel.

Sylvan Adams (Velo images, Gentileza Dan Kosky)
Entrevistas

Este es el empresario con visión, que financió el amistoso Uruguay-Argentina en Tel Aviv

18 Noviembre 2019


Sylvan Adams, promoviendo convivencia y aportando a la imagen de Israel

Yehia Sinwar, jefe de Hamas en Gaza
Noticias

Hamas sigue siendo enemigo, aunque ahora no esté interesado en una guerra

18 Noviembre 2019


Y aunque sea rival del Jihad Islámico

Esta página fue generada en 0.6616631 segundos (10809)
2019-11-18T23:30:49-03:00