David ben Jaim

David ben Jaim

Nació el 11 de Abril de 1933 en Concepción, Chile. El año 1939 la familia se traslada a Santiago. El año 1943 se incorpora al JIS (Juventud Israelita Sefaradí) formando parte de la Directiva que en 1947 adhiere a Hanoar Hatzioní, quedando a partir de ese instante, integrado al sionismo en forma indivisible. Sus primeros comentarios los escribió a partir de 1964 y de 1970 en adelante, se incrementan hasta llegar a ser parte de su ser. Estos comentarios se han publicado en la casi totalidad de medios comunitarios chilenos, principalmente en El Vocero y Jadashot de la Comunidad Sefaradí. En la actualidad, es columnista habitual del portal electrónico ANAJNU.

Columna de opinión

¿Bahréin? ¿Y ahora qué?

Queridos amigos, durante meses, se anunció con grandes muestras de esperanza y optimismo, el 25 y 26 de Junio, en que EEUU daría a conocer las bases iniciales del “Arreglo del Siglo” también conocido por “Paz para la Prosperidad” en Manama, capital de Bahréin.

Pasamos el 26 de Junio y ¿Qué vemos? Desde antes de conocer de qué se trataba, las autoridades palestinas, tanto de la ANP como de Hamás, ya habían anunciado su más categórico rechazo. Lógico, si el plan era bueno, podría significar dos cosas: el real camino a la paz con Israel y el progreso del pueblo palestino, lo que podría sacarlos de la paupérrima situación económica en que se encuentran en la actualidad y eso, las autoridades palestinas no lo pueden permitir.

¿Cómo se podría aceptar la paz con Israel si su primordial objetivo es destruirlo, aniquilarlo en su totalidad. Nunca hablan de “ocupar” ya que su intención es “destruir hasta sus cimientos” a sus ciudades y todos sus habitantes. Sus cohetes ¿serán capaces de dejar con vida a los 1.8 millones de musulmanes, matando sólo a judíos y cristianos? ¿Algún organismo internacional o gobierno habrá condenado el pretender un genocidio de casi 9 millones de habitantes de Israel?

En lo económico, una cosa son los discursos en inglés, para engañar al mundo y otra muy distinta, la conveniencia de Abbas y Haniyeh, en que ambos tienen muy claro que, por ningún motivo, pueden permitir que su propio pueblo, mejore su calidad de vida ya que, tan pronto ello llegara a suceder, sus respectivos poderes, se derrumbarían estrepitosamente.

Ellos profitan de la desdicha, hambruna y dolor de su pueblo. Sustentan su poder y su permanente ataque a Israel, esgrimiendo la falacia que su pobreza es exclusivamente por culpa del “enemigo sionista”. Si ello lograra solucionarse, aunque fuera parcialmente, su base de sustentación, se desintegraría.

Básicamente, lo que ofreció económicamente el programa “Paz para la Prosperidad” fue la cuantiosa cifra de US$ 50.000 millones. De ellos, US$ 28.000 millones irían para los palestinos y el resto, para fortalecer las economías de Jordania, Egipto y El Líbano. La parte palestina, serviría para reactivar las economías de Cisjordania y la Franja de Gaza, gracias a 147 proyectos, que se traducirían en 1 millón de nuevos empleos para los hambrientos y desesperados palestinos de ambos enclaves.

Algo imposible de autorizar. ¿Se imaginan el golpe favorable que tal medida significaría para la población palestina? ¿A quién se culparía del hambre del pueblo, si esta desaparecía, al menos en gran proporción? Por lo demás, para un pueblo cuyos dirigentes los han llevado a vivir de la limosna internacional, en forma normal y permanente, ya que entre los años 1994 y 2017, se calcula que los donativos “oficiales” tanto directamente de organismos internacionales como de distintos países, incluido preponderantemente EEUU, una cifra ascendente a más de US$ 40 mil millones, sin contar los aportes clandestinos, ahora principalmente de Irán, para comprar y fabricar cohetes, morteros, fusiles y, preferentemente, construir túneles que los conduzcan a Israel, para efectuar atentados terroristas, por qué se habrían de interesar en US$ 28 mil millones.

Adicional a todo esto, por tratarse de un plan internacional, en que los aportes vendrían tanto de EEUU como de otros Estados del Golfo, sería muy probable que estuviera sometida dicha ayuda, a controles externos, lo que sería un desincentivo, ya que la dirigencia palestina, no podría efectuar los principales objetivos de todas las platas que ingresan a sus enclaves, a saber y en orden de importancia: sus propias cuentas en el extranjero, el financiamiento de armas de destrucción, destinadas a hacer desaparecer a Israel y a pagar los aportes a terroristas y sus familiares, luego de cada atentado en que sangre judía haya sido derramada. Si sobra algo, va para las necesidades diarias del pueblo. Recordemos que nunca se pudo determinar el destino de los más de US$1 mil millones rescatados de la viuda de Yasser Arafat luego de su muerte.

El propio Abbas ha declarado, luego que Israel retuviera en la entrega de fondos a la ANP, lo que ellos otorgan en la promoción y financiamiento de actos terroristas, que las platas de “los mártires” son sagradas, al punto de darles preferencia por sobre el financiamiento de la salud del pueblo palestino y, en ese caso en particular, un niño enfermo de cáncer.

Arafat logró que la totalidad de los países árabes, prohíban categóricamente, que los hijos de palestinos, reducidos a sus fatídicos “campos de refugiados” el poder salir de ellos y hacerse acreedores a la nacionalidad de dichos países. Igualmente, en Gaza y Cisjordania, los campamentos de estos eternos refugiados, están impedidos de liberar su futuro, abandonando dichos campamentos. Este fenómeno, aceptado por la ONU y los gobiernos del  mundo, ha significado que de los casi 700 mil árabes-palestinos que arrancaron de sus hogares, en la guerra de 1948, hoy ya sean casi 5 millones. ¿Podrá alguien calcular que sería del mundo si en otros acontecimientos bélicos, se usara el mismo criterio con los desplazados, aquí llamados “refugiados”

En la reunión de Manama, primó la parte económica, desconociendo su implicancia política. Si la ANP y Hamás no reconocen la existencia y el derecho a vivir de los israelíes ¿Qué posibilidad hay que se pueda llegar a un acuerdo de paz, que redunde en beneficio de israelíes y palestinos?    

David ben Jaim

David ben Jaim
(4 de Julio de 2019 a las 17:12)

Ultimas Noticias Ver más

El diputado de
Mundo Judío

Waldo Wolff exige justicia, pero no sólo como judío sino como argentino

16 Julio 2019


Es Diputado Nacional por Cambiemos, por la Provincia de Buenos Aires. En el Congreso de la  Nación.

La Embajadora Galit Ronen tras la ceremonia
En comunidad

Simbólico broche de oro para la Embajadora Galit Ronen

15 Julio 2019


Finaliza su misión en Uruguay, tras lanzamiento de sello conjunto por 70 años de relaciones diplomáticas.

La memoria está unida al reclamo de justicia: Gabriel Scherman
Mundo Judío

La memoria está unida al reclamo de justicia: Gabriel Scherman

15 Julio 2019


Esta semana se cumplen 25 años del atentado a la AMIA.  Nunca olvidaré ese momento, tampoco el hecho que no se hizo justicia. Ya pasaron 25 años. 

Esta página fue generada en 0.2942650 segundos (1623)
2019-07-16T09:47:13-03:00