Rabino Daniel Kripper

Rabino Daniel Kripper

Actualmente Daniel Kripper es el rabino de Beth Israel, comunidad judía de Aruba y dicta conferencias sobre coaching y espiritualidad. Ha oficiado en comunidades tanto en América Latina como en Estados Unidos y ha brindado servicios de atención espiritual en centros de salud y de vida asistida en los EE. UU, Uruguay y Argentina. Se graduó en Sociología con una especialización en Psicología Social, Universidad de Buenos Aires (UBA). Argentina. Fue ordenado como rabino en el Seminario Rabínico Latinoamericano Marshall T. Meyer, en Buenos Aires, Argentina, y recibió el DD, o Doctor Honoris Causa en el Jewish Theological Seminary, New York. 

Columna de opinión

El camino de la felicidad

¿Existe la felicidad? ¿Se puede ser feliz? ¿Es algo alcanzable o se trata de una quimera, un mero espejismo a cuya búsqueda dedicamos nuestros grandes afanes y desvelos?

Obviamente la felicidad no está en un lugar específico, ni sucede en algún período definido de la vida.

Existe un consenso entre los expertos de que la felicidad es un estado mental al que se puede acceder si la persona así se lo propone. No es algo que se nos da en forma gratuita, por el contrario, representa un verdadero desafío frente a las circunstancias adversas que se presentan a menudo a nuestro alrededor.Ello implica no dejar que las mismas abatan nuestro espíritu y nos empujen a renunciar a nuestra tarea. Resulta natural negarlas o rechazarlas, pero la clave está en creer en nuestra capacidad para manejarlas, aceptarlas y encontrarles un sentido.

No hay atajos posibles, es un camino arduo, no siempre lineal y llano, pero se trata sin duda de un viaje fascinante, ¡vale la pena confiar en la vida y llegar a la meta final!

Es una decisión personal de darle el rumbo más elevado a nuestraexistencia para incrementar espacios de felicidad en el diario vivir. Es seguir caminandocontra viento y marea,dando lo mejor de nosotros mismos, manteniendo una actitud positiva y optimista, tanto cuando el sol de la vida nos sonríe como cuando las cosas no salen como las habíamos planeado. Y mientras se transita por esta ruta se aprende a ser feliz, atesorando cada momento, cada experiencia, enfocado en servir y mejorar la vida de los otros. Como decía DagHammarskjöld, “En nuestra era, el camino de la felicidad pasa necesariamente por el mundo de la acción”.

Hay un cuentofantástico que narra el famoso escritor de Israel Shmuel Yosef Agnon, Premio Nobel de Literatura. Se llama “La cabra” y lo quería compartir a propósito del tema de la felicidad.

Había una vez en Polonia un viejo que sufría del corazón. Acudió al médico, que le ordenó beber leche de cabra. Fue y compró una cabra y la introdujo en su corral. No transcurrió mucho tiempo y la cabra desapareció. Salió a buscarla y no la encontró en ninguna parte., ni en patio ni en el huerto, ni sobre el techo del templo ni junto a la fuente en la montaña y tampoco en el bosque.

La cabra permaneció fuera varios días y volvió por sí misma. Sus ubres estaban llenas de leche de un gusto paradisíaco, y así sucedió muchas veces. La cabra desaparecía, salían a buscarla, pero no la encontraban. Y al volver sus ubres estaban llenas de una leche más dulce que la miel. Una vez dijo el viejo a su hijo:"Hijo mío, querría saber a dónde va la cabra y de donde trae esa leche tan dulce a mi paladar y tan sana para mis huesos".

Le dijo: "Padre, eso tiene solución". Fue el hijo y trajo una cuerda que ató al rabo de la cabra. Le preguntó el padre: ¿Qué haces hijo mío? "Pues le ato y si siento que desea partir tomo la cuerda y voy tras ella." Movió el viejo su cabeza afirmativamente y dijo: "Tu inteligencia me alegra el corazón". Y sucedió que al percatarse de que la cabra deseaba partir, tomó el muchacho la cuerda entre sus manos y no la soltó. Y así fue tras de la cabra y después de mucho caminar llego a una cueva.

La cabra penetró en ella y el muchacho con la cuerda en la mano detrás. Así caminaron una hora o dos, o tal vez un día o dos, ya que debido a la novedad no se sentía el tiempo que transcurría. Agitaba la cabra su rabo y balaba. Finalmente salieron de la cueva. Vio montañas elevadas cubiertas de árboles frutales, y una fuente de agua cristalina apareció ante él. El viento le traía fragancias y perfumes. La cabra trepó a un algarrobo y comenzó a comer sus dulces frutos llenos de miel.

El muchacho se dirigió a los moradores del lugar diciéndoles: "¡Eh amigos! ¿Dónde estoy, y cuál es el nombre de este lugar?" Le respondieron: "Estás en la Tierra de Israel, cerca de Safed". Inmediatamente se llenó su corazón de amor y besó la tierra, luego levantó su rostro al cielo y dijo: "Bendito sea Dios que me trajo a la tierra de Israel". Se dijo el muchacho:"Hasta que alumbre un nuevo día y se dispersen las sombras, descansaré aquí, bajo este árbol; luego volveré a mi hogar y traeré a la tierra e Israel a mi padre y a mi madre.

Pero ese día era víspera de shabat (sábado). Estaba aún descansando cuando escuchó un llamado: “Venid, salgamos a recibir a la reina del sábado”.Vio el muchacho hombres envueltos en blancas túnicas como ángeles. Todas las casas estaban alumbradas por múltiples velas. Entendió que el sábado había arribado, y por lo tanto no le era permitido emprender el regreso en ese momento. Arrancó un tallito, lo mojó en tinta y escribió sobre un pedazo de papel una carta a su padre: “He llegado felizmente a la tierra de Israel y desde la ciudad santa de Safed, que me embriaga con su santidad, te escribo. No preguntes como he llegado aquí. Toma la cuerda atada al rabo de la cabra y ve tras ella. Así llegarás seguro a la tierra de Israel”.

Enrolló el muchacho el mensaje y lo colocó en la oreja de la cabra. Se dijo a sí mismo: cuando ella llegue, mi padre le acariciará la cabeza y ella moverá sus orejas; inmediatamente caerá el mensaje, mi padre lo leerá, tomará la cuerda e irá con ella a Israel.

Volvió la cabra a casa del viejo, pero no movió sus orejas y el mensaje no cayó. Al ver a la cabra volver sin el hijo, comenzó a llorar amargamente. “Hijo mío, ¿dónde estás? Hijo mío, ¡quien daría mi muerte en lugar de la tuya!” Y cada vez que veía a la cabra decía: “Ay del padre que desterró a su hijo, ay de ésta que lo alejó del mundo”. Y no se calmó el viejo hasta que llamó al matarife para sacrificar a la cabra. Vino el matarife y al degollarla cayó el mensaje. Reconoció el viejo la escritura de su hijo, leyó y comenzó a golpearse la cabeza exclamando: --“Desgraciado de mí, desgraciado del hombre que perdió su suerte por sus propias manos, desgraciado el hombre que retribuyó el mal por el bien. Se apenó mucho tiempo por la cabra y no podía consolarse: -Ay de mí, hubiera podido llegar a la Tierra de Israel de un solo salto, pero ahora acabaré mis días en este exilio”.

Desde entonces la entrada a la cavernaestá oculta, el camino corto a la tierra de Israelya no existe más... ¿Y el muchacho? Si aún vive, estará seguramente tranquilo y apacible en su “tierra prometida”.

Esta fábula, tan rica en su simbolismo, escrita por Agnon en hebreo en 1925, ha sido interpretada por los críticos literarios de diversas maneras.

Más allá del sentido alegórico que le otorga un aire místico a la fábula, creo que también puede ser leída en claveexistencial. Tal vez la misma sugiere que la felicidad, asociada a “la tierra prometida en el cuento, está al alcance de cada uno, si se pone toda la energía en construir una vida de intención, alineada con nuestros valores, que nos colme de alegría.

Debemos ser conscientes de que, sin darnos cuenta, a través de nuestros hábitos y acciones diarias, podemos acabar liquidando las mismas cosas, que ayudan para lograr nuestra autorrealización.

Benjamín Franklin sintetizó este pensamiento con esta frase: “…la felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días”.

Por lo tanto, ¡junta valor y no renuncies a tus sueños en aras de la una plenitud que no conoce límites! Al hacerlo disfruta de las pequeñas cosas que suceden en tu vida.

Daniel Kripper

Autor de “Vivir con Mayúscula”

Si gustas puede leer más artículos en mi blog: danielkripper.com

También puedes escuchar mi nueva sección “Cuentos para Despertar” en YouTube.

Rabino Daniel Kripper

Actualmente Daniel Kripper es el rabino de Beth Israel, comunidad judía de Aruba y dicta conferencias sobre coaching y espiritualidad. Ha oficiado en comunidades tanto en América Latina como en Estados Unidos y ha brindado servicios de atención espiritual en centros de salud y de vida asistida en los EE. UU, Uruguay y Argentina. Se graduó en Sociología con una especialización en Psicología Social, Universidad de Buenos Aires (UBA). Argentina. Fue ordenado como rabino en el Seminario Rabínico Latinoamericano Marshall T. Meyer, en Buenos Aires, Argentina, y recibió el DD, o Doctor Honoris Causa en el JewishTheologicalSeminary, New York. 

 

 

 

 

Rabino Daniel Kripper
(10 de Julio de 2019 a las 12:03)

Ultimas Noticias Ver más

La Embajadora Galit Ronen tras la ceremonia
En comunidad

Simbólico broche de oro para la Embajadora Galit Ronen

15 Julio 2019


Finaliza su misión en Uruguay, tras lanzamiento de sello conjunto por 70 años de relaciones diplomáticas.

La memoria está unida al reclamo de justicia: Gabriel Scherman
Mundo Judío

La memoria está unida al reclamo de justicia: Gabriel Scherman

15 Julio 2019


Esta semana se cumplen 25 años del atentado a la AMIA.  Nunca olvidaré ese momento, tampoco el hecho que no se hizo justicia. Ya pasaron 25 años. 

Daniel Drexler en Israel
Entrevistas

Entrevista al músico uruguayo Daniel Drexler en Israel

15 Julio 2019


Hoy compartimos la primera parte, en video. Sobre la historia familiar. Y la combinación entre música y medicina. 

Esta página fue generada en 0.3094418 segundos (4397)
2019-07-15T21:33:25-03:00