Mundo Judío

MiSinai

En el día de hoy vamos a compartir la séptima edición de MiSinaí, espero que la disfruten tanto como nosotros.

No. 7
Parashá: Balak
Descargar PDF aquí
Horario de velas de Shabat en Montevideo, viernes 19/7 17:34
Demás localidades ver  www.jabad.org.uy

TORÁ PARA HOY

EL LEÓN ARRODILLADO

Por Yanki Tauber

“Se arrodilla y yace como un león, como una leona; ¿quién se atreverá a levantarlo?” (de las bendiciones de Bilam, Bamidbar 24:9)

Siempre es lindo recibir elogios de un amigo o un ser amado. Pero la alabanza que realmente disfrutamos es la que viene de un adversario. Cuando un rival en el trabajo, o competidor en los negocios o un enemigo directo dice algo como “debo decirlo, ¡ustedes tienen algo especial!”, ese es el tipo de reivindicación que más valoramos.

No es sorprendente entonces que los judíos reservemos un lugar en nuestro corazón para las bendiciones de Bilam. Como cuenta la Torá (en Bamidbar 22 a 24), el profeta y brujo Bilam, un archienemigo del pueblo de Israel, fue llamado por el Rey Balak de Moab (un enemigo aun más grande) para maldecir a los israelitas. Pero cuando Bilam abrió su boca para maldecir, salieron bendiciones en su lugar. Intentó tres veces, cada vez con el mismo resultado. Y luego finalizó con una profecía describiendo el triunfo de Israel al “final de los días”.

¡Y qué bendiciones hermosas que son! Los versos pronunciados por Bilam son unas de las poesías más exquisitas de la Biblia. Las bendiciones de Bilam incluyen el Mah Tovu (“Cuán buenas son tus tiendas Iaakov, tus moradas Israel...”) un versículo que nos gusta tanto que trescientos sesenta y cinco días al año comenzamos nuestras plegarias matutinas con él. Ellas incluyen la referencia más explícita en el Jumash (los cinco libros de Moshé) al Mesías, el líder judío que traerá la redención completa y definitiva. E incluyen el versículo que citamos al comienzo de este artículo (“Se arrodilla y yace como un león, como una leona; ¿quién se atreverá a levantarlo”) que, como explica el Rebe de Lubavitch, es una descripción muy fuerte y significativa del pueblo judío en estado de galut, un estado en el que nos hemos encontrado la mayor parte de nuestra historia.

Una vez cada tanto aparece en los periódicos. Los detalles difieren un poco (un tigre criado en un apartamento, un león de circo perdiendo el control) pero la historia básica es la misma: un gran gato, del tipo que pertenece a la sabana o las estepas, criado y supuestamente “entrenado” como mascota o artista, “de repente” deja su papel domesticado y ... bueno, mejor que no esté en su camino cuando sucede.

Interesantemente el Talmud (el repositorio de ley de Torá compilado hace 1500 años) y el Shuljan Aruj (el “Código de Ley Judía” escrito 1000 años después) incluye un ley que todos los que pretendan ser “entrenadores” de leones deberían saber: de acuerdo a la ley de la Torá, no existe algo así como un león “domesticado”. Uno puede ser dueño de otros animales, y ser clasificado legalmente como tal. Por lo que si su buey o cabra enloquecen y causan daño, hay numerosas estipulaciones sobre cuándo, y hasta qué punto uno es responsable, reflejando hasta qué punto se espera que uno anticipe el comportamiento del animal bajo las circunstancias dadas. Ninguno de estos calificativos tienen validez legal en el caso de un gato salvaje. Un león es siempre, por naturaleza, una criatura libre y nunca acepta el yugo de la propiedad o la “domesticación”, no importa por cuantos años se les hayan impuesto estos estados sobre él.

Este, dice el Rebe, es el significado profundo de la metáfora de Bilam del león arrodillado aplicado al pueblo de Israel. Durante la mayor parte de nuestra historia hemos estado en estado de galut, exiliados de nuestra tierra, esclavizados por otras naciones, sometidos a culturas ajenas, “entrenados” para comportarnos de acuerdo a los dictados de lo que “el mundo” espera y desea de nosotros. A veces, la subyugación puede parece muy real, al menos a la vista superficial de la audiencia del circo. Pero nunca es real. El león puede arrodillarse o recostarse en aparente docilidad, pero no ha sido conquistado. Permanece libre. Si es dócil, es dócil por elección, no por naturaleza. Permanece libre, y nunca está apartado más allá de un instante de la aparente afirmación “repentina” de su libertad innata.

En palabras de Rabbi Sholom DovBer de Lubavitch (palabras citadas por su hijo Rabi Iosef Itzjak parado en la plataforma de la estación de tren de Leningrado un día de verano de 1927, momentos antes de abordar el tren que lo llevaría al exilio decretado sobre el por los gobernantes comunistas por su trabajo para preservar y fortalecer la fe judía):

“No nos fuimos de la Tierra de Israel por nuestra propia voluntad, ni volveremos allí por virtud de nuestras propias capacidades. D-os, nuestro Padre y Rey, nos ha enviado al exilio, y es El quien nos redimirá y reunirá a los dispersos de Israel de las cuatros puntas de la tierra, y hará que seamos guiados firme y orgullosamente de regreso por el Mesías nuestro justo redentor,; que ocurra pronto en nuestros días.”

“Esto sin embargo, deben saber todas la naciones del mundo: Solo nuestros cuerpos fueron enviados al exilio y subyugados a gobiernos extranjeros; nuestras almas, sin embargo, no fueron llevadas al cautiverio o gobernadas por extraños. Debemos por lo tanto proclamar abiertamente y ante todos, que cualquier cosa que afecte la religión judía, la Torá y sus mitzvot y costumbres no están sujetas a la coerción de otros. Nadie puede imponer su creencia sobre nosotros, ni obligarnos a comportarnos en forma contraria a nuestras creencias...”

D-OS TIENE EL CONTROL

[Dijo Balaam a los enviados de Balak:] “No puedo hacer nada, pequeño o grande, que transgreda la palabra de D-os.” (Bamidbar 22:18)

El mal no es autónomo; es apenas la herramienta que usa D-os para ocultarse del mundo y permitirnos elegir libremente entre el bien y el mal. El Zohar, la obra clásica del misticismo judío, compara el mal a una prostituta que es contratada por un rey para seducir al príncipe. A pesar de que hace uso de todos sus poderes seductores para atraer al príncipe, la prostituta —al igual que el rey— en realidad espera que el príncipe sea lo suficientemente fuerte como para resistir sus avances. Del mismo modo, el mal intenta confundirnos y engañarnos para que actuemos equivocadamente, pero lo cierto es que solamente está haciendo su trabajo y preferiría que no nos fijáramos en él.

Cuando somos conscientes de la verdadera naturaleza del mal, nos es mucho más sencillo resistirnos a él.

Hitvaduyot 5743, vol.4,  pág.1763; Tania cap.9 (14b); ibid. cap.29 (38a); Zohar 2:163a

 

Bamidbar (Números): 22:2 – 25:9

La séptima sección del libro Números describe el plan de Balak —rey de Moab— y su brujo Balaam para invocar la desgracia del pueblo judío y evitar así un eventual ataque de los judíos a Moab. D-os frustra el plan y fuerza a Balaam a conceder la bendición al pueblo judío.

CONTROL DE IMPULSOS

Por Sara Aurebach

No se porqué las cosas pequeñas siempre me superan. Cuando mi hijo de siete años, Ernie1, hace algo malo en la casa, suelo estallar.

Ernie tiene Síndrome de Asperger, una forma de autismo de la que se ha hablado bastante últimamente. En realidad su diagnóstico antes era “Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado” también conocido como “Parecido al autismo pero no tanto, así que lo tenemos que llamar de otra forma”. De entre todas sus cuestiones autistas, su mayor problema es la impulsividad. Cuando le entra un pensamiento en la cabeza, actúa instantáneamente. No espera el momento oportuno, ni decide si está bien. Lo hace. “Quiero jugar afuera” y ya está afuera, sin preocuparse la hora que es, si tiene puestos los zapatos o si tiene permiso. (Si tenemos suerte, lo dice en voz alta en lugar de sólo pensarlo, y sabemos que es lo que va a pasar). Sólo recuerda las reglas después. Hemos hecho mucho progreso con la terapia de conducta, pero queda mucho por hacer.

Así que suelen suceder cosas dramáticas en la casa. Aparece comida tirada cuando tiene hambre, se sacan libros y Lego de los cuartos de otras personas, y le encanta la cámara digital de la familia por lo que tenemos que esconderla.

Y frecuentemente, cuando hace algo destructivo o inconveniente, me molesto mucho y me enojo con él. Supongo que ese es mi principal problema de conducta. Sé que no debería enojarme ni gritarle, por muchas razones. Cualquier instructor de padres le dirá que el mensaje se pierde en el grito. El niño se concentra en el miedo, o en intentar que pare el ruido. Así que no tiene sentido. Además, miren a quién le estoy gritando. Él no es uno de mis otros hijos que tienen una habilidad más desarrollada para pensar antes de actuar.

En el libro de Sara Yocheved Rigler, “Holy Woman”, a la Rébetzin Jaia Sara Kramer se le pregunta cómo es que nunca les gritó a los niños y adultos con enfermedades mentales que cuidaba. “No había a quien gritar”, respondió.

Y eso es grandeza, porque muchos de nosotros gritaríamos de todas formas. ¿No me cree? Piense en alguna vez en la que rezongó a su hijo de dos años. Están en esa edad en la que uno está convencido que saben, y no deberían hacer manchas de ketchup en la alfombra. Así que le grita. Por lo menos yo lo hago.

La pregunta es: ¿por qué me molesta tanto? Sé que esas cosas pasan, mi hijo tiene una discapacidad. Parece desobediencia y desconsideración, pero no lo es. Y le lleva mucho tiempo aprender un comportamiento, a veces meses o años, a pesar de que logró memorizar mi número de tarjeta de crédito en menos de cinco minutos.

¿Quién le dio esta discapacidad? D-os. ¿Y quién me dio este niño a mí? D-os. Así que adivinen de acuerdo a la voluntad de quién mi hijo continúa comportándose mal.

Debe de haber una razón por la que me fue dado este hijo. Creo que, principalmente, D-os me está tratando de enseñar a tener paciencia. Me está intentando enseñar a que resista mi impulso a gritar para liberar mi frustración. Necesito parar y pensar, evaluar la situación y determinar cómo actuar. Porque ambos estamos trabajando sobre nuestra impulsividad, Ernie y yo. Me pregunto quién está progresando más. Ernie está trabajando duro en su comportamiento, todos los días, y tiene un sistema que lo ayuda. Puedo aprender mucho de él. Y me está ayudando a trabajar en mi autocontrol, dándome muchas oportunidades para practicar.

DÍAS DE AYUNO

El calendario judío tiene varios días de ayuno, la mayoría de los cuales conmemoran varios eventos importantes que giran alrededor de la destrucción de los Templos Sagrados.

Las siguientes reglas se aplican a todos los días de ayuno excepto Iom Kipur y Tishá BeAv, que tienen sus propias leyes.

Ayunar es simple. Si usted es un hombre o una mujer saludable mayor que bar o bat mitzvá, abstengase de comer y beber desde el amanecer al anochecer.

Algunos detalles técnicos:

- Si está embarazada o está amamantando y está dolorida o se siente débil, no ayune este día. Si está enfermo, consulte con un rabino. Pero aunque esté exceptuado de ayunar, deje los dulces y otras exquisiteces para otro día.

- Se puede levantar temprano antes que comience el ayuno y comer algo, siempre que haya tenido esto en mente antes de ir a dormir.

- Intente ir a la sinagoga para los servicios de plegaria del día. Agregamos algunas plegarias especiales de días de ayuno, y leemos la Torá tanto durante las plegarias de la mañana y como de la tarde. Hay también una haftará especial para días de ayuno que se lee luego de la lectura de la Torá por la tarde.

- Si el día de ayuno cae en Shabat, se pospone para el domingo (o en el caso del Ayuno de Esther se adelanta al jueves).

¿Por qué ayunamos? No es nuestra culpa que se haya destruido el Templo. La gente de la época se negó a escuchar a los profetas que les advertían que mejorarán sus caminos. Nosotros estamos sufriendo las consecuencias.

Sobre esto los sabios explican: “Cada generación en la cual el Templo no fue reconstruido, es como si el Templo hubiese sido destruido en esa generación.” Si es así, el día de ayuno no es en realidad un día triste, sino un día oportuno. Es un día en el que estamos facultados para corregir la causa de esa primer destrucción, de forma que nuestro largo exilio termine y nos encontremos viviendo en los tiempos mesiánicos; que pronto lo veamos.

El Ayuno del 17 de Tamuz es este domingo 21 de Julio. En Montevideo comienza a las 6:29 y finaliza a las 18:16.

 

Ultimas Noticias Ver más

Sergio Gorzy y Alberto Sonsol--símbolos del periodismo deportivo uruguayo
En comunidad

Las vivencias de Gorzy y Sonsol

22 Octubre 2019


Tajantes, divertidos, seguros de su identidad uruguaya y judía, y de su pasión por el fútbol.

Esto es lo que piensa el Embajador de Israel de la campaña electoral uruguaya
En comunidad

Esto es lo que piensa el Embajador de Israel de la campaña electoral uruguaya

23 Octubre 2019


El Embajador Yoed Magen, la campaña...y la aparición de su esposa Adi.

Las mentiras que fomentan el odio religioso
Israel

Las mentiras que fomentan el odio religioso

22 Octubre 2019


Los palestinos distorsionan la situación en el Monte del Templo

Esta página fue generada en 0.0487800 segundos (1533)
2019-10-23T05:41:58-03:00