En comunidad

Por qué los árabes odian a los palestinos

por Khaled Abu Toameh, Gatestone Institute

Traducido por Dori Lustron

 

¿Es verdad? Si es así, ¿Por qué? Lamentablemente, los palestinos son conocidos por traicionar a sus hermanos árabes, incluso por apuñalarlos por la espalda. Los palestinos, por ejemplo, apoyaron la invasión de Kuwait por Saddam Hussein en 1990, un estado del Golfo que, junto con sus vecinos, solía brindarles a los palestinos decenas de millones de dólares en ayuda cada año.

Esta deslealtad es precisamente cómo un número creciente de árabes, particularmente aquellos que viven en los estados del Golfo, han estado describiendo a los palestinos durante los últimos años.

Sin embargo, en los últimos meses, las críticas árabes a los palestinos, en su mayoría transmitidas a través de las redes sociales y tradicionales, han aumentado aún más, y a veces se han vuelto feas.

Algunos escritores y periodistas árabes expresaron su indignación por la oposición de los palestinos a los planes de paz, en particular por el «Acuerdo del siglo» aún por anunciarse de la administración estadounidense.

Ellos acusaron a los palestinos de perder un sinnúmero de oportunidades y dijo que el «contrato del siglo» podría ser  la ‘última y mejor oportunidad para los palestinos de conseguir un estado.’

Khalid Ashaerah, un saudí, denunció a los palestinos como «traidores» y expresó la esperanza  que Israel sea «victorioso» sobre los palestinos.

Los ataques árabes contra los palestinos reflejan una intensa y creciente desilusión en el mundo árabe con los palestinos y todo lo relacionado con ellos.

En el centro de esta profunda sensación de desilusión está la creencia de los árabes  que, a pesar de todo lo que hicieron para ayudar a sus hermanos palestinos durante las últimas siete décadas, los palestinos han demostrado ser constantemente ingratos hacia los pueblos y estados árabes y musulmanes.

Una visión tan generalizada como la que ahora se expresa en varios estados árabes acusa a los palestinos de traicionar a sus hermanos árabes y musulmanes. Como dice un dicho árabe, los acusa de escupir en el pozo del que han estado bebiendo. La imagen se refiere a la ayuda financiera que los palestinos han recibido durante décadas de muchos estados árabes.

Hasta hace unos años, eran los egipcios quienes encabezaban la campaña antipalestina en el mundo árabe. Destacadas personalidades de los medios egipcios, periodistas, escritores y políticos parecían estar compitiendo por una cinta azul sobre quién podría atacar a los palestinos con más fuerza.

Los egipcios centraron sus críticas contra el grupo terrorista palestino Hamas, que controla la Franja de Gaza, un enclave costero que tiene una frontera compartida con Egipto. Los críticos egipcios, que en su mayoría están afiliados al régimen del presidente egipcio Abdel Fattah el-Sisi, ven a Hamas, una rama de la organización de la Hermandad Musulmana ahora ilegalizada en Egipto, como una amenaza para la seguridad y la estabilidad nacional de Egipto.

Estos críticos también parecen indignados por las críticas palestinas a Al Sisi por haber alegado buenas relaciones con Israel y la administración de Estados Unidos.

Los palestinos parecen creer que Al Sisi está conspirando contra ellos, junto con Israel y la administración estadounidense. Señalan, por ejemplo, que en mayo pasado, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, llamó a Al Sisi «mi amigo». Netanyahu le agradeció a Al Sisi después  que Egipto envió dos helicópteros para ayudar a extinguir los incendios forestales en Israel. «Me gustaría agradecer a mi amigo el presidente egipcio, Al Sisi, por enviar los dos helicópteros», anunció Netanyahu.

«En lugar de defender su causa, los palestinos son un insulto para Al Sisi y el pueblo egipcio», dijo un periodista egipcio prominente, Azmi Mujahed .

«Tengo un mensaje que enviar a los mendigos palestinos que vendieron su tierra y honor: están maldiciendo a Egipto y su ejército y presidente. Ustedes son un grupo de personas despreciables. Quien insulta a nuestro presidente nos insulta a todos».

Los ataques de los egipcios contra los palestinos alcanzaron su punto máximo en 2014, cuando varios escritores y periodistas prominentes pidieron a su gobierno que expulsara a los palestinos y lanzara un ataque militar contra la Franja de Gaza. Los feroces ataques se produjeron en medio de informes que los gobernantes de Hamas en la Franja de Gaza estaban brindando apoyo a grupos terroristas inspirados por ISIS que estaban librando una guerra contra las fuerzas de seguridad de Egipto en su península del Sinaí.

El escritor egipcio Lamis Jaber instó al gobierno egipcio a expulsar a todos los palestinos y confiscar sus propiedades. También pidió arrestar a cualquiera que simpatizara con los palestinos. «Brindamos ayuda a la Franja de Gaza y, a cambio, [los palestinos] matan a nuestros hijos. Son perros y traidores».

Jaber señaló además que mientras los pacientes palestinos están siendo tratados en hospitales egipcios de forma gratuita, los líderes de Hamas se divierten en «hoteles de siete estrellas» en Turquía y Qatar.

Jaber es solo uno de los principales egipcios que han emprendido una campaña contra los palestinos en los últimos años, una medida que refleja la decepción árabe con la «ingratitud» y la «arrogancia» de los palestinos.

El mensaje que los egipcios están enviando a los palestinos es: Estamos hartos de ustedes y de su fracaso para actuar juntos y comportarse como adultos. También estamos hartos de ustedes porque después de todos estos años de apoyarte y luchar por tu causa, al final estás escupiendo en nuestra cara y ofendiendo a nuestro presidente.

Ahora parece que es el turno de los sauditas de «decirlo como es» a los palestinos. Al igual que sus colegas egipcios, muchos escritores, blogueros, activistas y periodistas sauditas han recurrido a las redes sociales para denunciar a los palestinos de una manera sin precedentes. Algunos sauditas, por ejemplo, describen a los palestinos como terroristas y los acusan de vender sus tierras a los israelíes.

Estas denuncias provienen no solo de los sauditas, sino de un número creciente de árabes en otros países árabes y musulmanes, particularmente en el Golfo.

Al igual que los egipcios, los sauditas parecen enfurecidos por los recurrentes ataques palestinos contra la familia real en Arabia Saudita, especialmente el príncipe heredero Mohammed bin Salman. En los últimos dos años, los palestinos han quemado banderas sauditas y fotografías de bin Salman durante manifestaciones en Cisjordania y la Franja de Gaza. ¿Por qué? Los palestinos consideran que el príncipe heredero está «demasiado cerca» de Israel y de la administración estadounidense.

Al igual que los egipcios, los sauditas se sienten traicionados por los palestinos. Arabia Saudita durante años ha brindado a los palestinos miles de millones de dólares en ayuda, pero esto no ha impedido que los palestinos hablen mal de los líderes sauditas en todo momento.

Los sauditas ahora dicen que ellos también están hartos. Su indignación alcanzó su punto máximo en junio pasado, cuando los palestinos agredieron a un blogger saudita que visitaba el complejo de la mezquita Al-Aqsa en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Los palestinos escupieron en la cara del blogger, Mohammed Saud, y lo acusaron de promover la «normalización» con Israel al visitar el país.

Desde ese incidente en el sitio sagrado, muchos sauditas y ciudadanos de los estados del Golfo han estado llevando a cabo ataques diarios contra los palestinos, principalmente en las redes sociales.

El blogger saudita Mohammed al-Qahtani escribió :

«A todos aquellos en Israel que están escuchando nuestra voz: llamamos a transferir la custodia de la mezquita Al-Aqsa desde Jordania al Estado de Israel para que el despreciable asalto al ciudadano saudí, Mohammed Saud, no vuelva a ocurrir».

Esta es una declaración extraordinaria de un escritor saudita, y habría sido totalmente impensable hace solo unos años. Un ciudadano saudita dice que prefiere ver un sitio sagrado islámico bajo custodia israelí (en lugar de la custodia jordana) porque solo entonces los musulmanes se sentirán seguros para visitar su mezquita.

Otros sauditas parecen extremadamente descontentos con las relaciones de los palestinos con Irán. Hamas y la Jihad Islámica, los dos grupos terroristas que controlan la Franja de Gaza, reciben ayuda financiera y militar de Irán y respaldo político de Turquía. Los sauditas y otros estados del Golfo ven a Irán, no a Israel, como la mayor amenaza para su estabilidad. Debido a eso, estos estados se han acercado a Israel en los últimos años. Israel y ellos tienen un enemigo común: Irán.

Sorprendentemente, un escritor saudí, Turki al-Hamad, hizo lo que incluso muchos líderes occidentales se niegan a hacer: se atrevió a condenar a Hamas y otros grupos con sede en Gaza por disparar cohetes contra Israel. Al-Hamad denunció a los palestinos por permitirse servir como títeres en manos de Turquía e Irán. Al comentar sobre un reciente aluvión de ataques con cohetes contra Israel desde la Franja de Gaza, dijo: «Irán y Turquía se enfrentan a una crisis [una referencia aparente a las crisis económicas y políticas en Irán y Turquía] y los palestinos están pagando el precio». En otras palabras, los palestinos han optado por alinearse con dos países, Irán y Turquía, que apoyan a la Hermandad Musulmana y otros grupos extremistas como Hamas, Jihad Islámica y Hezbolá.

Otro escritor saudí, Mohammed al-Shaikh, repitió la vieja y nueva acusación en el mundo árabe  que donde quiera que vayan los palestinos, causan problemas.

«Los palestinos traen el desastre a cualquiera que los acoja. Jordania los acogió, y hubo septiembre negro. Líbano los acogió y hubo una guerra civil allí. Kuwait los acogió y se convirtieron en soldados de Saddam Hussein. Ahora están usando sus podios. para maldecirnos «.

En otro comentario en Twitter, al-Shaikh pidió prohibir a los palestinos realizar la peregrinación islámica del hajj a La Meca. Su comentario se produjo después  que apareció un video que muestra a los palestinos, durante el reciente hajj , portando banderas palestinas y cantando : «¡Con sangre, con alma, los redimimos, Mezquita Al-Aqsa!»

Los sauditas tienen reglas estrictas que prohíben las actividades políticas durante el hajj . Al-Shaikh aparentemente vio a los palestinos usando la peregrinación a La Meca para organizar una manifestación, provocar problemas durante el Hayy y avergonzar a las autoridades sauditas.

«Los perros de Hamas,» al-Shaikh dijo después de ver el video, «deben ser prohibidos en realizar el Hajj el próximo año debido a su comportamiento obsceno.»

Fahd al-Shammari, un periodista saudí, atacó a los palestinos llamándolos «mendigos sin honor». Llegó a decir que una mezquita en Uganda es más bendecida que la Mezquita Al-Aqsa, que es un lugar sagrado judío «.

Los palestinos solo pueden culparse a sí mismos por dañar sus relaciones con los estados árabes. Morder la mano que te alimenta siempre ha sido una política por la cual los palestinos han pagado un alto precio.

Quemar fotos de líderes árabes y jefes de estado en las calles de Cisjordania y la Franja de Gaza ha demostrado ser un gran error. Simplemente no puedes grabar fotos del príncipe heredero saudita un día y correr a Riad para buscar dinero al día siguiente. No puedes gritar consignas contra el presidente egipcio un día e ir a El Cairo para buscar respaldo político al día siguiente.

Muchas personas en los países árabes ahora dicen que ya es hora  que los palestinos comiencen a velar por sus propios intereses y a pensar en un futuro mejor para sus hijos. Ya no ven el problema palestino como el principal problema en el conflicto árabe-israelí. Los árabes parecen estar diciendo a los palestinos: «Queremos marchar hacia adelante; puedes seguir marchando hacia atrás todo el tiempo que desees».

Lo que ven es el estancamiento palestino, principalmente gracias a la Autoridad Palestina y a los líderes de Hamas, que están demasiado ocupados envenenando las mentes de sus pueblos y destrozándose mutuamente para tener tiempo para algo positivo. Los palestinos pueden despertarse un día y descubrir que sus hermanos árabes ya no pueden ser engañados.

Ahmad al-Jaralah, uno de los principales editores de periódicos kuwaitíes, fue aún más directo:

«La causa palestina ya no es una preocupación árabe. Financiamos a los palestinos, y ellos responden maldiciéndonos y portándose mal. Los árabes y musulmanes ya no aplauden a los palestinos. No deberíamos avergonzarnos de establecer relaciones con Israel».

Khaled Abu Toameh, un periodista galardonado con sede en Jerusalén, es miembro de periodismo de Shillman en el Instituto Gatestone

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

 

Fuente: Why Arabs hate Palestinians

Ultimas Noticias Ver más

Entrevista directa con Ernesto Talvi: Tendremos que ser arquitectos y bomberos
Entrevistas

Entrevista directa con Ernesto Talvi: Tendremos que ser arquitectos y bomberos

20 Octubre 2019


Los sueños, los planes, la política, la identidad judía. Fotos: Campaña de "Ciudadanos"

Como el Uruguay a veces hay. No es una frase. Es un libro
Entrevistas

Como el Uruguay a veces hay. No es una frase. Es un libro

20 Octubre 2019


Con su autor, el periodista Tomás Linn.

Ganadores del Festival de Haifa
Israel

Ganadores del Festival de Haifa

20 Octubre 2019


Fuente: walla.co.il En la película "Africa" trabaja Meir Garner que es padre del director del la película. 

Esta página fue generada en 0.2947669 segundos (475)
2019-10-21T01:35:01-03:00