Mundo Judío

La salida de los judíos marroquíes a Israel se lamenta amargamente

Por Mohamed Chtatou

Fuente: Diario Judío 

Un documental reciente titulado: ” Tinighir-Jerusalén, ecos del Mellah ” creó una controversia increíble dentro de la sociedad marroquí. Los panárabes llamaron al cineasta e historiador Kamal Hachkar agente del sionismo ‘amil sahyouni , mientras que los islamistas lo excomulgaron llamándolo mulHid kafer . Hachkar, por supuesto, no es ninguno de estos, es simplemente un amazigh / bereber, que filmó un profundo y sincero arrepentimiento entre los amazigh e incluso los árabes por la partida de los judíos hace medio siglo. ¿Porqué es eso?

2000 años de presencia judía en Marruecos


Los judíos llegaron a Marruecos el 70 d. C., luego de la destrucción del segundo templo de Jerusalén por los romanos. Fueron bien recibidos por los amazigh, quienes pronto descubrieron que tenían dos cosas en común con ellos: principalmente una fuerte identidad tribal y el sistema matriarcal . Pronto, los amazigh se convirtieron a la religión monoteísta de los judíos, por su propia voluntad, y este fue el comienzo de un destino común que duró dos siglos.

Cuando los jinetes árabes galoparon al norte de África con el Islam en 645, una princesa judeo-amazigh, Dihiya al-Kahena, que derrotó a su general omeya Hasan ibn al-Nu’man, los detuvo en Argelia. Solo fue vencida, más tarde, por traición y engaño. Los árabes convirtieron a los amazigh, pero los que vivían en zonas montañosas remotas seguían siendo judíos.

En consecuencia, la tradición judeo-amazigh en Marruecos es, hoy en día, el sustrato de la cultura y la forma de vida marroquí, basada en el respeto, la aceptación del otro y la tolerancia, que son valores culturales profundamente arraigados en la psique marroquí.

Los amazigh, no contentos con la conversión forzada de los árabes al islam, crearon su propia dinastía conocida como: Barghwata (744-1058) y un islam amazigh con un dios llamado Yakush y un profeta llamado Salih, en la región costera atlántica que se extiende desde Salé hasta Safi Esta dinastía fue definitivamente aplastada por otra dinastía amazigh / bereber pero hecha de fanáticos islámicos; Los almorávides, en 1149.

Cuando Isabel la Católica y Fernando expulsaron a los judíos sefardíes de España en 1492, muchos de ellos llegaron a Marruecos y fueron recibidos calurosamente por el sultán Wattasid Amazigh Abu Abd Allah al-Sheikh. Debido a su sofisticación y experiencia en comercio, banca, política y diplomacia, los sultanes marroquíes, a partir de entonces, buscaron su consejo y los reclutaron como diplomáticos y hombres de negocios. Debían ser conocidos como; Tujjar as-Sultan “los mercaderes del sultán”. Su repentina fortuna desencadenó celos de familias influyentes musulmanas y judías por igual en las ciudades imperiales y grandes. Para proteger a los judíos sefardíes de los celos y cualquier daño posible, los sultanes los construyeron en cuartos llamados mellah , muy cerca de sus palacios.

Sinagoga Chaim Pinto en Essaouira, Marruecos
Los judíos marroquíes eran muy buenos empresarios, crearon negocios en todas partes y proporcionaron trabajo a sus hermanos musulmanes. Establecieron el primer sistema bancario marroquí en pequeñas tiendas en la Medina e hicieron préstamos a personas confiables sin garantías, por lo que floreció el comercio y con él el empleo y la riqueza. Las ciudades imperiales se convirtieron en centros comerciales y con ellas ciudades costeras como Tánger y Agadir. El sultán Alouite Mohammed III, que reinó desde 1757 hasta 1790, alentado por el éxito de los negocios y el comercio judío, creó una nueva ciudad costera que llamó Mogador (Essaouira, hoy) y confió a los judíos la realización del comercio internacional desde su puerto. buques.

Musulmanes y judíos vivían en armonía

Las ciudades del interior, por otro lado, se involucraron en el comercio de caravanas, la principal de ellas fue Sefrou, situada a 30 kilómetros al sur de la capital Fez y que tenía una alta concentración de judíos y era conocida como: ” Pequeña Jerusalén “. En la ciudad allí había dos clases de judíos: el ” judío sentado “, un banquero que financiaba el comercio de caravanas y el ” judío andante “, un líder y guía confiable de caravanas conocido en idioma amazigh como: azettat .

Azettat es un judío amazigh, en el que confían las tribus amazigh. Su caravana viajó por sus territorios sin ser molestado. Tradicionalmente, está a la cabeza de la caravana llevando un bastón largo en el extremo superior del cual vuela los colores tejidos azetta de la tribu y que, debidamente, cambiará en el territorio de la próxima tribu. Las caravanas comenzaron en el Atlas Medio y se dirigieron hacia el sur a través del desierto del Sahara hasta Tombuctú de Malí, donde se intercambió sal por oro o marfil Ashanti, gemas, etc. El viaje duró cuarenta días en cada sentido.

En el interior del Amazigh, a veces judíos y musulmanes vivían en la misma casa, compartían comida y celebraban juntos sus fiestas religiosas, en una rara muestra de solidaridad tribal y tolerancia religiosa.

Sin embargo, la desconfianza entre judíos y musulmanes fue insinuada por el partido Istiqlal, en su fundación en 1944, en una plataforma panárabe. Uno de sus fundadores, Balafrej, incluso residió, varias veces, en el Berlín nazi por invitación del Tercer Reich.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el rey Mohammed V negó al gobierno nazi francés la posibilidad de la internación de judíos marroquíes en campamentos por considerar que toda la población marroquí es judía, en el fondo, por solidaridad y, por lo tanto, debe ser internada.

Sefrou, ciudad de armonía interreligiosa.
Los nacionalistas del Istiqlal, sobre la independencia de Israel y, posteriormente, la ocurrencia de la Nakba , circularon carteles pidiendo a los musulmanes que boicoteen los negocios y el comercio judíos. En vísperas de la independencia de Marruecos, el poder colonial francés incitó a las familias judías muy ricas a irse a Francia con el argumento de que los musulmanes podían alentar a los pogromos. Por supuesto, nada de esto sucedió. Sin embargo, de 1956 a 1965, la Agencia Judía y otras organizaciones internacionales enviaron agentes por todo Marruecos incitando a los judíos marroquíes a partir hacia Israel, donde disfrutarán de la seguridad eterna y las comodidades. Y después de la Guerra de los Seis Días de 1967, muchos se fueron y, como tal, en menos de veinte años la población disminuyó de 250,000 a 6,000. Hoy quedan 3.000 en las grandes ciudades como Rabat, Casablanca, Fez, Marrakech y Agadir. Sin embargo, la tradición de los asesores financieros judíos se mantiene en el Marruecos actual: André Azoulay es el actual asesor del rey en asuntos financieros.

Pesares

Hoy, los amazigh y los árabes también lamentan amargamente la partida de los judíos marroquíes por razones emocionales y prácticas.

Artesanía judía marroquí
En la ciudad de Sefrou, hay una gruta en la colina a la entrada de la ciudad llamada kaf al-moumen “la cueva de los fieles”, un sitio donde, tanto musulmanes como judíos, creen que sus santos están enterrados en su interior. Antes de la partida de los judíos, los musulmanes usaban la cueva para rezar de enero a junio y los judíos de julio a diciembre. Hoy estos períodos todavía se respetan, a pesar de la partida de los judíos. Los habitantes creen que los judíos volverán y que los negocios comenzarán de nuevo. Dicen que su partida fue un gran error del que ambas partes son responsables. En cuanto al gobierno, recientemente se ha embarcado en un programa nacional de restauración y renovación de escuelas judías, sinagogas, tribunales, cementerios, etc., y también ha firmado un acuerdo con una institución de shoah europea para recuperar archivos sobre la herencia judía marroquí .

Ultimas Noticias Ver más

Gerardo Bleier hoy
Entrevistas

Con Gerardo Bleier, el dolor sanador sobre el recuerdo de su padre

13 Octubre 2019


A pocos días de la identificación de los restos de Eduardo Bleier

Talvi en su central de campaña
Entrevistas

Con Ernesto Talvi, adelanto de una amplia entrevista

13 Octubre 2019


Conversando sobre su condición judía, el hogar en el que creció y el compromiso con Israel

Entrevista especial con Luis Lacalle Pou
Entrevistas

Entrevista especial con Luis Lacalle Pou

13 Octubre 2019


“Siento un enorme peso arriba de los hombros. Siento también que lo puedo llevar” Fotos: equipo campaña Lacalle Pou

Esta página fue generada en 0.3143871 segundos (1174)
2019-10-14T02:50:42-03:00