Rabino Eliezer Shemtov

Rabino Eliezer Shemtov

Nacido en 1961 en Brooklyn, NY, recibió su título de Rabino de United Lubavitcher Yeshivoth en 1984. En octubre de ese mismo año se casó con Rachel Chitrik. Pocos meses después (en febrero de 1985), a pedido de la Comunidad Israelita del Uruguay, el matrimonio fue enviado al Uruguay por el Rebe de Lubavitch - que su mérito nos proteja - para fundar el Beit Jabad en ese país y dirigir sus actividades educativas, culturales y sociales. Es Director General del Jabad Uruguay, conferencista y autor de numerosos artículos, principalmente sobre temas del judaísmo en la actualidad. Sus artículos y entrevistas han aparecido en medios comunitarios, nacionales e internacionales. 

Columna de opinión

Rosh Hashaná 5780: No somos accidentes cósmicos ni biológicos

¡Mamá! Papi me dijo que lo de Adán y Eva no es verdad y que venimos de los monos… ¿Cómo es?”

“Tranquila, hija. Papi te contó de su lado de la familia, yo te conté del nuestro…”

Este domingo, con la caída del sol, comienza la festividad judía de Rosh Hashaná, la cual celebra el 5780.o aniversario de la creación del mundo, según la narración bíblica. Más específicamente, esta fecha coincide con el sexto día de la Creación, día en el cual el hombre fue creado.

¿Por qué se conmemora la creación del universo en la fecha que coincide con el último de los seis días de la Creación, el día en que el hombre fue creado, y no el primer día, día en el que todo el universo empezó a existir?

Según la tradición judía, fue recién con la creación del hombre como el mundo se convirtió en un mundo funcional.

Uno de los objetivos por el cual Di-s creó el universo fue para que haya bondad. Antes de la creación del universo, no existía nada fuera de Di-s. Si no hay nada más que Di-s, si no hay un “otro”, no hay a quién brindar bondad. La bondad que Di-s buscaba generar con la creación del universo era una corriente en dos direcciones: por un lado, la bondad de Él hacia el universo; y por el otro, una corriente de bondad inherente a la Creación, que se generara desde su propio interior. Ahora bien: ¿cómo se genera bondad al interior de la Creación? Puede haber bondad únicamente cuando uno puede distinguir entre el bien y el mal y opta por hacer el bien. El único ser de la Creación con la aptitud de entender los conceptos de “bien” y “mal” y optar por pensar, hablar y actuar de acuerdo con una de las dos opciones es el hombre. Es por eso por lo que, con la creación del hombre, el universo devino “funcional”; hasta ese momento todo en él se encontraba en “vías de desarrollo”. Los lobos no son malos y las ovejas no son buenas; responden cada uno a sus respectivos instintos, sin poder actuar en contra de ellos.

Rosh Hashaná nos hace recordar que el mundo no es un accidente cósmico, y que el hombre no es un accidente biológico. Tanto el mundo en general como el hombre en particular tienen un creador, y esto implica un propósito.

Las implicancias prácticas de esta visión:

1. Si el mundo y el hombre fuesen meros accidentes cósmicos y biológicos, ¿qué importancia puede tener la vida de un ser humano entre casi 8.000.000.000 de “accidentes”? ¿Qué importancia puede tener en el contexto de un universo de millones de galaxias? En cambio, si toda la existencia es una creación Divina, el hecho de que yo exista implica que, a ojos de Di-s, el Creador, no alcanzó con los 8.000.000.000 de seres humanos que ya existían, y se me necesita a mí para aportar algo que todos los demás y todo lo demás ¡no pueden!

2. Esto nos lleva a la siguiente reflexión. El código moral del mundo occidental hoy en día se basa en derechos. “Mis derechos terminan donde empiezan los tuyos.” No se puede comparar una sociedad basada en derechos personales con una basada en responsabilidades. No es lo mismo una sociedad en la cual cada uno piensa en “¿qué puedes hacer por mí?” que una sociedad en la cual cada uno piensa en “¿qué puedo hacer por ti?” o, mejor aún, “¿qué podemos hacer los dos para beneficiar a un tercero?” Para equilibrar la Estatua de Libertad ubicada en la costa oriental de los EEUU —decía el psiquiatra Viktor Frankl— habría de construir una Estatua de Responsabilidad en la costa occidental.

Los conceptos y el mensaje de Rosh Hashaná articulados arriba sin duda pueden ayudar a lograr una sociedad más sana, sensible y solidaria.

Según la tradición judía, si bien los animales fueron creados en multitudes, el ser humano fue creado en forma unitaria. Un solo individuo. Esto fue así para que ningún ser humano pudiera decir que su origen es superior al del otro. Todos provenimos del mismo hombre, quien al abrir los ojos fue consciente y concientizó al resto de la Creación del hecho de que no somos accidentes.

Todos tenemos un propósito por cumplir.

Con los mejores deseos por un año de éxito a todos los lectores,

¡Shaná Tová!

Fuente: El País

Rabino Eliezer Shemtov
(29 de Septiembre de 2019 a las 11:24)

Ultimas Noticias Ver más

La realidad israelí, sin intermediarios, contada por un parlamentario de España
Entrevistas

La realidad israelí, sin intermediarios, contada por un parlamentario de España

10 Diciembre 2019


Miembro de "Aliados de Israel", el legislador y ex ministro José Ignacio Echániz, del Partido Popular, nos cuenta su verdad

Los cristianos israelíes se preparan para Navidad
Israel

Los cristianos israelíes se preparan para Navidad

10 Diciembre 2019


En ceremonia aramea en la Galilea, encienden el árbol, acompañados por vecinos judíos

Israel y la Venezuela de Juan Guaidó, contra el terrorismo
Entrevistas

Israel y la Venezuela de Juan Guaidó, contra el terrorismo

09 Diciembre 2019


Lo afirma el Canciller Julio Borges, nombrado por Guaidó, de visita en Israel

Esta página fue generada en 0.3103371 segundos (4015)
2019-12-10T14:40:55-03:00