Ianai Silberstein

Ianai Silberstein

Nacido 1957, casado, dos hijos. Empresario. Licenciado en Literatura y Literatura Inglesa en la Universidad de Tel-Aviv en 1980. PDD en la Universidad de Montevideo en 1999. Participante de los Seminarios para líderes comunitarios del Shalom Hartman Institute en Jerusalém en los años 2009,2010,2011,2012, 2016, 2017, y 2018. Integrante del Consejo de la EIHU entre 1997 y 2006. Vicepresidente en 2003 y 2004. Miembro de la Comisión Directiva de la NCI 2003 a 2013. Presidente 2006 a 2009. Actualmente Vicepresidente 2º de la NCI. Creador del espacio radial “radiomaná” al aire entre 2004 y 2009. Creador del sitito web (hoy blog) TuMeser en línea desde 2009 a la fecha. Escritor. Charlista. Juez All-Rounder del Kennel Club Uruguayo.

Columna de opinión

Sucot: acerca de las travesías

Fuente: tumeser.com

Si despojamos a Sucot de su contenido agrícola o su sentido místico nos resta su sentido metafórico: la fragilidad de la existencia expresada en habitáculos precarios y en contacto con la naturaleza, en especial el cielo. El trasfondo histórico, como siempre que nos referimos a esas épocas apenas documentadas en la Biblia y con escasa, si no nula, arqueología, no es relevante: no sabemos exactamente cómo habitaban sus precarias moradas los Hijos de Israel durante sus cuarenta años en el desierto; lo que sí sabemos es su precariedad.

La arquitectura de la Sucá hace hincapié en su “techo” o “cielorraso” traslúcido, hecho de ramas, de modo que deje ver las estrellas o permita que la lluvia nos moje. Es un contacto con la naturaleza dimensión divina y su función nutriente; ver las estrellas incontables del cielo nos remite a la promesa a Abraham en Génesis 15:5: “Mira los cielos y cuenta las estrellas, si es que las puedes contar”; y sentir la terrenal lluvia que permitirá volver a comenzar el ciclo agrícola. Así es Sucot: entre el cielo y la tierra, nosotros los hombres en toda nuestra fragilidad y precariedad, entre el asombro y el sustento.

En esta línea de pensamiento extender la metáfora a las circunstancias de la vida de las personas no parece un disparate. ¿Quién no se ha sentido frágil, asombrado o perplejo, indefenso, impotente ante las coyunturas de la vida? Hay una semana en el calendario hebreo en que este estado, nos toque o no, se expresa. Tal vez por años pasemos por él sin siquiera percatarnos, o en todo caso de su dimensión metafórica de la condición humana; hasta que llega ese momento de nuestras vidas en que nos reconocemos en el desierto, somos conscientes de la precariedad de nuestro habitáculo, cualquiera sea, y sobre todo, nos invade la incertidumbre acerca del futuro.

Nada que no les haya pasado a nuestros ancestros en su camino del desierto. Como ellos, cargamos con nosotros nuestra Torá, revisamos nuestras experiencias, ejercitamos la memoria, sabemos los Egiptos que hemos dejado atrás; pero aún así, el futuro es incierto. Somos como aquellos nómades en el desierto que, por las noches, contemplamos las estrellas; o nos inunda la vida en forma de lluvia. Tishrei es tan abstracto, que si no lo metaforizamos, difícilmente lo aprehendamos.

Las marchas en el desierto son lentas. Atravesar el desierto en soledad no parece ser recomendable. Por eso habitamos en comunidad, por eso somos responsables unos por otros, por eso somos guardianes de nuestros hermanos. Hay un día en que uno de nosotros caerá, tal vez sus piernas se doblarán por el peso de alguna circunstancia, y necesitará de varios pares de brazos para seguir avanzando. Ni siquiera dos, o tres, es número suficiente para sostener al prójimo; por eso existe el concepto de “minián”, diez individuos que habilitan. Así como ser el décimo para un “minián” connota responsabilidad, ser el primero denota coraje. Siempre habrá un primero y un décimo, nadie puede hacerlo solo.

Sucot tiene un sentido colectivo y tiene un sentido individual. Muchos vínculos se pierden así como se forjaron, producto de las coyunturas de la vida, las vivencias de las personas, sus circunstancias. Saber dejar ir los vínculos exige una buena dosis de sabiduría: cuándo y cómo. Si Sucot es un tiempo de fragilidad y como tal nos demanda rezos (minián), rituales, y simbología (las cuatro especies), si Sucot es tiempo de dar bienvenidas (los ushpizin), está claro que cuando uno atraviesa su desierto no es tiempo de ausencias. Más que nunca, es tiempo de nuestra mejor conversación. Esa que no debiéramos eludir nunca.

Como en Iom Kipur, habrá diferentes propuestas a lo ancho de Montevideo para compartir tiempo en una Sucá. Sería bueno que alguien sea el primero en dar la señal, como Najshon Ben Aminadav cuando se lanzó al mar, y decida ejercer el precepto de los “ushpizin”, invitar al huésped desconocido, o conocido a medias, el que connota misterio y ajenidad, pero aun así es merecedor de compartir con nosotros cierta noción de precariedad y esperanza. El que no es como nosotros, el que entiende las cosas distinto, pero con el cual podemos tener esa conversación que no sólo nos acerque, sino que nos haga crecer. Nuestro par.

Es tiempo que los hermanos, como Efraím y Menashé, nos sostengamos en nuestro camino en el desierto. Si esto no es Sucot, entonces estamos despojando a la festividad de uno de sus sentidos más humanos: shevet ajim gam iajad. Que los hermanos estemos sentados también juntos. Implica que no tiene que ser siempre, pero Sucot parece un muy buen momento. Momentos para ser particulares, sobran.

Ianai Silberstein
(13 de Octubre de 2019 a las 19:26)

Ultimas Noticias Ver más

Beni Gantz (Foto:El´ad Malka)
Israel

Beni Gantz no logró formar gobierno. ¿Y ahora qué?

20 Noviembre 2019


Una guía para una situación sin precedentes en la política israelí

Dictadura y Democracia
Mundo Judío

Dictadura y Democracia

20 Noviembre 2019


Fuente: elespectador Por Marcos Peckel

Una vista del asentamiento de Ofra (Foto: Ariel Jerozolimski)
Israel

Legalidad de los asentamientos en Judea y Samaria

20 Noviembre 2019


Por David Mandel- (publicado en su página de Facebook)

Esta página fue generada en 0.0714180 segundos (8817)
2019-11-20T21:49:23-03:00