En comunidad

Vidas Uruguayas en Israel: Mauricio Slivinski, panadero profesional

Tiene a su cargo una sucursal de la exitosa red israelí “La Farina” en Kfar Saba

Hoy presentamos la historia de otro compatriota radicado en Israel

 

Mauricio Slivinski

Edad: 59 años

Escuela Italia de mañana, Sholem Aleijem, de tarde

Liceo 21

Tnuá:  De niño, Hashomer Hatzair y Dror, de Goes, ambos en la misma cuadra a 200 mts. uno de otro. De adolescente, Israel Hatzeira.

 

¿A quién tenés todavía en Uruguay?

 Mi tía Ana (a quien veo casi como mi mamá chiquita o mi hermana grande, la que nunca tuve porque soy hijo único. Primas, sobrinitas, tíos, primos y mi familia adoptiva, la de mi señora que luego de conocernos por más de 35 años ya son mi gente, mi familia.

¿Cómo está compuesta tu familia?

Estoy casado con Silvia Landau. Tenemos mellizos, Freddy y Diego, de 31 años.

 

P: ¿Cuáles fueron tus consideraciones para hacer aliá?

R: Más allá de mis principios sionistas, que adquirí en mi etapa juvenil (a los 18 años hice un plan mini majon de 2 meses),  los "benditos años 2000/2001 en Uruguay" y sus golpes económicos fueron la palmada en la espalda que lo debía hacer. Mi señora, con más dudas que certezas, me  acompañó, al igual que mis hijos. La decisión fue de los cuatro. Luego, el tiempo nos dio la razón.

P: ¿A qué te dedicabas en Uruguay?

R: Ventas ... En mi familia en mi querido barrio Reducto no sobraba la plata y desde muy chico tuve que salir a hablar ( vender y estar con gente) . Mi padre estaba bastante enfermo y dado que yo era hijo únicao, salí a laburar a parar la olla desde los 14 en ventas, ventas y mas ventas, desde “klapper”  puerta a puerta, a mesa en la calle para reyes en General Flores, ventas al por menor ( yendo a buscar mercadería en el negocio de un tío en Arenal grande y vendiendo en almacensitos y saloncitos en barrios de la periferia. “Compre oro puerta a puerta!”.

P: ¿A qué te referís?

R: Creo que este dato es interesante: allá por los 90 compraba oro puerta a puerta ( es decir que quienes me veían pasar sabían que llevaba buena plata en el bolsillo). Y nadie jamás me robó, amenazó ni siquiera me apretó. Y te hablo de barrios pesados como  en el Cerro Norte, Casabo, Cuarenta semanas, etc…

P: Otras épocas…

R: Así es. Eran otras épocas. Terminé vendiendo computadoras...aun sin entenderlas hasta hoy, escritorio, jugar frente al cliente, bla, bla, bla...En resumen, mi oficio era hablar bastante lindo.

P:  Eso te quedó para siempre. ¿Qué has hecho en Israel?

R: Como no sabía hebreo ( mi señora e hijos sí ) sabía que con no de hablar...estaba frito y que tenía que buscar el plan B. Me dije: en Israel por mucho tiempo no tendré una boca pero tendré dos manos así que me fui a aprender panadería a la UTU. Mejor decisión imposible!

Siento un eterno agradecimiento a la UTU donde pese a la pobreza de instalaciones aprendí un oficio fuerte, sacrificado en todo aspecto, pero que permite que cuando ves el resultado, el producto de tu esfuerzo, te enamora. Aprendí desde la necesidad (a la uruguaya, atándola con alambres el ser panadero) y hoy con más de 17 años en el país lo sigo desarrollando.

P: Seguiste en el rubro y también diversificándote.

R: Así es. Siempre en cocinas, haciendo mucho y hablando poco hebreo, arreglándome igual también por la buena voluntad de la gente. Fui pizzero por  muchos años, cocinero en todos los sectores hasta que me reencontré después de muchos años con la persona que me tomó laboralmente hablando por segunda vez y arrancamos con panadería desde hace 5 años.

P: Y no te olvidás nunca de la UTU aunque me imagino que muchas cosas son distintas hoy en Israel de lo que estudiaste en aquel momento.

R: Sin duda. La panadería de la UTU desde aquellos lejanos 1998 hasta la israelí (con todas las maquinarias de los 2019) es infinitamente distinta (mecanizada). Pero el leudado sigue siendo el leudado, el empaste sigue siendo el empaste, el estibado sigue siendo el mismo el hojaldre y hasta el agua con azúcar para pintar los croissants es igual y finalmente  el aroma que sale del horno me vuelve a enamorar cada día.

P: ¿Y ahora seguís haciendo lo mismo?

R: Estoy desde hace años en “La Farina”, una red de alto nivel considerada en Israel como una “boutique de pan” por lo bueno, variado y por la calidad de sus productos, a cargo de una sucursal en Kfar Saba.  Luego de trabajar con el físico desde que llegué a Israel y con 59 años, el cuerpo se cansa. El dueño de la red que mencioné antes, con quien nos une una excelente relación desde hace más de 14 años me dijo “Basta, ahora quiero que atiendas al público”. Imagínate mi cara. ¿Yo?¿Con mi hebreo? Pero él insistió y desde hace más de un año trabajo casi todos los días atendiendo público. Y cada vez que cierro el negocio me acuerdo del castellano de mis abuelo y hasta creo sentir lo que sintieron ellos en el Uruguay. Pero la verdad, la llevo super bien, especialmente con los chiquitos. La gente es super solidaria, me hacen sentir espectacular y hasta te puedo decir que atendiendo público volví a hacer en parte lo que hacía antes. Quizás pueda decir que cerré un círculo. Me encanta estar con gente atender, charlar, hacer bromas y con mis conocimientos de panadería ( gracias UTU nuevamente) la gente confía mucho en mi consejo.

P: ¿Dónde vivís? ¿Has vivido en otros lados?

R: Vivimos en Natanya. Al llegar estuvimos un año en el Merkaz Klita (centro de absorción) de Raanana, época de mil experiencias( 2002) con cientos  de rioplatenses allí. Si salías a la calle principal ( Ahuza) en esa época se escuchaba más castellano que hebreo. Luego Kfar Saba un año y medio y desde entonces, estimo que hasta siempre, en Natanya.

P: ¿Dirías que construiste en Israel la vida que querías?

R: Sí. Y lo que más me llena de felicidad es ver las caras de los míos, de Silvia que originalmente no quería para nada hacer aliá y  hoy te diría que  encontró su lugar y se mueve como una sabra más. Diego y Freddy ya habiendo vivido más años en Israel que en Uruguay, habiendo hecho el ejército, habiendo culminado sus carreras con títulos universitarios y con  muchísimos amigos, uno a punto de casarse y otro en camino, miro sus caras cuando comemos todos juntos en casa-sin  que ellos se den cuenta- y te juro Ana que me digo: Valió la pena, son muy felices en Israel.

El vínculo con Uruguay

P: ¿Cuán cercano te seguís sintiendo a Uruguay?

R: Yo moriré siendo uruguayo hasta los huesos, amando mi país y muy especialmente a su gente. El uruguayo y su don de gentes es incomparable!!! Buenos días, mucho gusto, primero usted, por favor, disculpe la molestia, no faltaba más y mil ejemplos más....el olor de mi calle Pando y su empedrado… la comida, mi idioma y mis costumbres, los domingos de ravioles de fábrica de pastas y mi amado Club Nacional de fútbol.

Sigo escuchando folklore y música popular uruguaya, me mato en mis turnos de trabajo con Jaime Roos y sé lo que pasa permanentemente en el paisito, a veces sé mas que algún uruguayo que esta por allí. Disfruto de mi Uruguay, sufro por mi Uruguay y finalmente jamás me desprenderé de mi Uruguay porque yo moriré siendo uruguayo.

P: ¿Qué característica, vivencia o “cosa” uruguaya importarías a Israel?

R: La sencilleza, la calidez, el don de gente, los tiempos del uruguayo y los domingos de Tristán Narvaja.

P: ¿Y en la dirección contraria, de Israel a Uruguay?

R: Los deseos de llegar siempre a más, mirar de frente al futuro, la solidaridad del israelí hasta en el ejemplo más tonto. Siempre recibí manos, hasta de desconocidos en este país. Te cuento algo. A los dos meses de estar en Israel hice un infarto y si hoy luego de ms de 17 años en Israel hablo como gringo imagínate en aquella época´. Ya desde el CTI se acercaba gente que conocía mi situación , sabiendo o no castellano pero me alcanzaban cosas, me preguntaban si quería algo…Eso no se olvida. Creo que pueblo solidario como este debe de haber muy pocos y eso lo trasladaría al mundo!!! No sólo  a mi Uruguay.

P:  ¿Algo más que quisieras agregar?

R: Mil gracias a vos Ana, por tenerme en cuenta. Y felicitarte  por el trabajo que haces para mantener el cordón bien atadito entre Uruguay e Israel,entre la colectividad judía allá y los uruguayos en Israel. Te aseguro que vale la pena.

 

Ana Jerozolimski
(17 Octubre 2019 , 09:06)

Ultimas Noticias Ver más

Maguie Weissman, lista, en Kiryat Tivon
En comunidad

Esperando a la Celeste en Israel

16 Noviembre 2019


Gran expectativa entre los uruguayos israelíes

Europa: la nueva arma política de la islamofobia
Mundo Judío

Europa: la nueva arma política de la islamofobia

15 Noviembre 2019


Por Alain Destexhe Fuente: Gatestone Institute

Estructuras blindadas en todo el sur, para proteger a la gente cuando cae un cohete
Israel

¿Por qué no hubo muertos del lado israelí?

15 Noviembre 2019


Esta vez, por ahora, los cohetes “sólo” dejaron heridos

Esta página fue generada en 0.1641011 segundos (4922)
2019-11-17T14:52:28-03:00