Entrevistas

El Embajador de Israel en Uruguay, Yoed Magen, un enamorado de América Latina

Esta es su primera entrevista a un medio uruguayo

Yoed Magen (55) se encuentra en Montevideo hace aproximadamente tres meses y ya suena aclimatado. Se ha hecho de amigos uruguayos, disfruta al observar la campaña electoral que considera “política de caballeros” y además está convencido que las relaciones bilaterales son profundas y mucho más fuertes que discrepancias puntuales que ha habido en los últimos años. Está convencido del gran potencial aún por desarrollar en diferentes áreas de cooperación.

Días atrás, antes de la primera vuelta de elecciones,  nos recibió en su residencia. Este es un resumen del diálogo mantenido.

 

 

P: Comencemos por algo muy general. ¿Cómo te sientes como Embajador en Uruguay, muy reciente por cierto?

R: Estoy hace casi tres meses y la verdad es que me siento muy bien, ya acoplados a la vida en Uruguay, al ambiente, al ambiente de las elecciones, a lo que está pasando en el país. Nos sentimos muy cómodos.

P: Realmente llegaron en un momento apasionante políticamente.

R: Así es. Es un excelente momento porque me da la oportunidad de conocer mejor a la política uruguaya, a los candidatos, a los políticos, al tema político en general. Creo que no hay mejor momento para eso.

P: ¿Cómo se maniobra como diplomático, entre el acercamiento a las distintas posturas y el conocer a los distintos actores y el no intervenir, o no meterse, como se diría acá?

R: Bueno, eso es fácil. Primero, tengo el deseo y el deber de reunirme con los candidatos. Para conocerlos, presentarme, para hablar un poco de las relaciones entre Israel y Uruguay. Y en temas políticos internos no me meto. Yo toco los puntos más claves de las relaciones entre los dos países, en qué yo identifico que nosotros podemos cooperar. Y claro que me interesa saber qué opina el candidato con el que me encuentro sobre los temas en los ue Israel puede tener un papel importante.

P: Ya has tenido encuentros con políticos …

R: Así es. Me reuní con Luis Lacalle Pou y con Daniel Martínez. Con Ernesto Talvi fijamos una reunión pero dos días antes tuve que ir de carácter urgente, viajar a Paraguay, donde soy Embajador concurrente, y tuvimos que postergar la reunión. Finalmente él no pudo, por la intensidad de la campaña. También me encontré con Manini y hace poco, en un evento, con Novick.

El Embajador de Israel con Luis Lacalle Pou
El Embajador de Israel con Luis Lacalle Pou

 

P: Varios de ellos ya han estado en Israel. Lacalle Pou hace poco, Manini hace más tiempo…

R: Daniel Martínez también.De hecho, yo lo conocí a él en Israel.

P: Cuando fue el congreso de alcaldes.

R: Sí, en febrero o en marzo, creo. Y yo lo acompañé en un almuerzo un mediodía que estuvo en la Universidad de Haifa y nos vimos también en una recepción de los alcaldes.  Y aquí lo vi dos veces. Nos vimos en la oficina y además él expuso ante la colectividad judía y yo estuve ahí.

P: ¿Crees que con la intensidad de la campaña tienen cabeza para esos temas que van más allá de lo estrictamente nacional?

R: Bueno, curiosamente- y es un tema que a mí me ha llamado la atención- siento que la gente, también los candidatos, está muy tranquila. No los veo tensos. No hablan de manera tensa. Se prestan para la conversación, para los temas bilaterales, que además son temas que les interesan a ellos, son temas de los que hablan en sus propias campañas. Sobre todo, temas en donde Israel puede ser un socio interesante de Uruguay, como el tema de la innovación, tecnología, sistemas de start-ups, todo eso que tenemos tan desarrollado en Israel.  De hecho, Martínez en un almuerzo con la Asociación de Marketing del Uruguay (ADM), ante unas 500 personas, habló precisamente de eso, de que Uruguay puede aprender de la experiencia israelí…

P: ¿Te animas  a comparar entre cómo se hace política en Uruguay y en Israel?

R: Bueno, es algo sumamente diferente. La política nuestra yo diría que es más movida, más dinámica.

P: Yo agregaría que en Israel también se ha tornado un poco más violenta la discusión…

R: Yo resaltaría que la israelí es una democracia muy participativa.  En Uruguay la campaña política en general es más de caballeros, una política muy linda, muy diferente de Israel.

P: Tú y tu familia residen frente a la rambla así que has visto de cerca momentos interesantes y movidos de la campaña electoral…

R: Claro. Todos los días. Y este domingo vimos todas las caravanas que pasaron por aquí. ¡Es muy lindo! Es lindo ver eso, tan colorido. Yo diría que es una fiesta de democracia. Es lindo vivirla.

 

¿Y el futuro entre Uruguay e Israel?

El Embajador y su esposa Adi junto al Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca Enzo Benech, en el brindis en la residencia por la reciente presentación de Credenciales
El Embajador y su esposa Adi junto al Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca Enzo Benech, en el brindis en la residencia por la reciente presentación de Credenciales

 

P: ¿Te preguntas si gane quien gane, cambiará algo en las relaciones con Israel?

R: Cada uno tiene una postura con algún matiz diferente pero en lo básico,de fondo, tal cual  lo hablamos también con el propio Presidente Vázquez,  hay algo muy fuerte.  Las relaciones entre los dos países comenzaron ya antes de la independencia de Israel, cuando se dio el tema de la votación en Naciones Unidas y Uruguay, a través de su embajador, Rodríguez Fabregat, jugó un papel más que importante. Y desde entonces ha habido excelentes relaciones. Yo creo que a través de los años Uruguay ha sido uno de los países más amigos de Israel.. Y como embajador yo trato de identificar los temas en los que se puede cooperar, en los que Israel y Uruguay tienen ventajas relativas. Esa es mi tarea. Y va a seguir así independientemente de quién sea  el próximo presidente.

P: Esto que has planteado es cierto. ¨Pero en los últimos años ha habido momentos difíciles en las relaciones, que a la colectividad judía dolieron mucho. Y me refiero a cosas que iban más allá de lo legítimo de discrepar con el gobierno de turno. En determinado momento, por ejemplo, Uruguay votó en contra de una condena a Hamas. No pierdo las proporciones ni tampoco busco agarrarme de lo negativo, porque sin duda eso no arruina todo pero creo que sí era válido preguntarse cómo puede pasar algo así.¿Cómo se maniobra como diplomático con esa situación?

R: Lo más importante es seguir siempre manteniendo el diálogo político. Y eso es lo que estamos haciendo. O sea, todas las diferencias que tenemos, todos los desacuerdos que  han perjudicado o no las relaciones, o el sentimiento de la otra parte, todo lo conversamos y eso creo que es una muestra de lo sanas que son  las relaciones. Entre todos los países siempre va a haber desacuerdos y altibajos. Y  cuando hay un desacuerdo lo más importante es ponerlo sobre la mesa y hablar de eso y ver cómo salimos adelante. A mí lo que me interesa es mirar hacia el futuro. Sólo así  se puede salir adelante. Pero además, es un hecho que hay cooperación. Y en eso, las embajadas son claves, para identificar esas áreas que podemos fortalecer al servicio, de los dos pueblos.

P: Claro, hay varios elementos….

R: Por supuesto. Las relaciones no pueden estar basadas únicamente en cómo vota Uruguay en los foros internacionales. Ese es un factor, y para nosotros importante, y a veces, sumamente importante, dependiendo del tema. Yo estas cosas las estoy conversando con el gobierno uruguayo, a  todos los niveles, explicando lo importante que es para nosotros que nos apoyen con su voto porque de hecho lidiamos con una lucha diplomática, no necesariamente legítima por parte de los palestinos contra Israel. Y también explico que esas resoluciones, independientemente del hecho que obtienen mayoría todos los años, no reflejan la realidad.

P: Ese es un tema clave. Hay quienes leen u oyen sobre una resolución de la ONU y creen que por venir del organismo internacional, es absolutamente legítima y refleja la postura más digna que se puede concebir. Pero sabemos que numerosas resoluciones de la ONU contra Israel simplemente distorsionan la realidad.

R: Por supuesto. Ese es justamente el punto central. Puede que alguien analice el texto y diga “Bueno, el texto es como el del año pasado, y si el año pasado me abstuve, este año también me voy a abstener”, pero el texto no necesariamente corresponde a la realidad. Esa es mi tarea, lograr que se reflexione al respecto. Pero al mismo tiempo, mi papel es desarrollar  muchos otros elementos en las relaciones, que sirvan, que apoyen a la relación de modo que el tema no sea únicamente cómo vota o no vota Uruguay en Naciones Unidas.

P: Hay dos formas de mirarlo. La optimista o la casi ineludible desde el punto de vista diplomático, que es la que has explicado. La otra es preguntarse cómo es que justamente si hay tan buena relación y tanta cooperación, se puede votar contra Israel. Pero entiendo que tú, como diplomático, no puedes entrar en eso.

R: Claro que sí se puede entrar en eso. Esa pregunta siempre hay que hacérsela a quien toma la decisión de cómo votar.

P: Cuando te encontraste con el Canciller Rodolfo Nin Novoa ¿hablaste también de los temas llamémosle “duros”?

R: Como dije es parte del diálogo político: pongo las cosas arriba de la mesa. Tratamos los temas, ellos explican su posición, yo explico la nuestra, cómo vemos las cosas y cómo podemos llegar a un mejor entendimiento. Obviamente Israel no es el único país en Medio Oriente. Uruguay tiene también sus intereses, sus vínculos. El gobierno uruguayo explica cómo ve él el tema. Pero, como dije, lo importante es seguir adelante teniendo todos estos factores y encontrar más elementos de cooperación para que estas posibles diferencias tal vez se reduzcan.

El Embajador Magen presentando al Canciller Rodolfo Nin Novoa las Credenciales figuradas, paso previo a las Credenciales formales al Presidente de la República
El Embajador Magen presentando al Canciller Rodolfo Nin Novoa las Credenciales figuradas, paso previo a las Credenciales formales al Presidente de la República

 

La familia

Yoed, Adi y Arad Magen
Yoed, Adi y Arad Magen

 

El Embajador y su esposa Adi llegaron a Uruguay con su hija menor, Arad, de 15 años. En Israel quedaron Idan y Eden que están cumpliendo con su servicio militar.

Arad estudia en la Escuela Americana y el Embajador explica que dado que ésta tiene el mismo sistema en cualquier parte del mundo, estudiar allí permite minimizar el impacto de los cambios cada vez que la familia se muda a un nuevo destino debido a su carrera diplomática.

En medio de la entrevista, entró la esposa del Embajador, que volvía de trotar. Nos cuenta que se está preparando para participar en diversas maratones en Uruguay, que ya se ha hecho un grupo de amigas con las que había salido a desayunar y que se siente muy contenta en nuestro país.

 

P: ¿Cómo está viviendo Arad esta experiencia?

R: No es fácil para una jovencita de 15 años a la que prácticamente arrancamos de su vida social, que era muy dinámica, muy vibrante. Allí quedaron sus amigos, su novio. La partida le fue muy triste, muy dolorosa. Pero se está integrando bien, la vemos en un buen proceso.

P: Imagino que sabe español, por tus destinos anteriores…

R: Sí. Pero al principio tenía mucho miedo de hablar español porque hacía cinco años que no practicaba el idioma, desde que nos fuimos de Colombia. Pero ya está hablando fluido. Está mucho más integrada, le gusta mucho la escuela. Ella quiere empezar a ir ahora a una academia de baile. Y su vida es muy activa.

Embajador también ante la colectividad judía

P: Un embajador de Israel siempre también tiene la doble misión de representar a Israel ante el país anfitrión y es embajador de Israel ante  la comunidad judía. ¿Cómo vives tú esa dimensión de tu trabajo?

R: Muy bien. A mí me encanta. Ya tengo 27 años en el servicio exterior y el mejor consejo que puedo dar a los nuevos diplomáticos israelíes,  es que al llegar a un país donde hay una comunidad judía, tengan no solamente vínculos de trabajo con las diferentes entidades y la gente de la comunidad, sino que también hagan amistades, que se involucren socialmente en la comunidad porque eso es muy positivo, aporta mucho a la estadía en el país, en el sentido más personal posible. Y no me refiero a amistades  necesariamente con diplomáticos sino con gente del pueblo, o sea, gente de Uruguay.

P: Los uruguayos judíos.

R: Así es.  Realmente son  un puente. Un puente de oro.

P: ¿Ya has logrado tender esos puentes?

R: Sí, yo no espero. A mí me gusta el trabajo pero no sólo el trabajo sino involucrarnos en la comunidad judía. Los domingos salgo a caminar con un grupo de amigos que ya antes lo hacían. Yo me les sumé.

P: Así que ahora caminan con guardaespaldas.

R: Sí, verdad.(risas). Pero aquí no hace falta. Entiendo que me invitan como embajador pero va mucho más allá. Ya tenemos bastantes amigos de la comunidad con los que nos reunimos todos los fines de semana. Y Adi, mi esposa, ya tiene un grupo de madres de alumnos de la escuela de nuestra hija. Con algunos ya hemos desarrollado un vínculo con las parejas de padres. Nos encanta poder tener vínculos de amistad, no solamente lo que se desprende del trabajo como Embajador.

Y como son todos por supuesto uruguayos, eso también nos ayuda mucho, desde recomendar dónde cortarse el pelo hasta una ayuda clave que recibí hace unas semanas cuando me sentí muy mal. Faltaban  tres días para la presentación de Cartas Credenciales al Presidente. No podía salir. Gente de la comunidad me ayudó, buscó un doctor y a los 15 minutos ya estaba aquí. Pero además de eso es el hecho de que ellos conocen aquí, comparten conmigo, pues, la realidad uruguaya, la política uruguaya, qué opinan, qué piensan. ¡Eso ayuda! Pero además, un embajador ¡es una persona! Una persona común y corriente. ¡Un presidente también! Y llega el fin de semana y cuando no hace un trabajo, quiere vivir, compartir con amigos, salir con ellos a correr a caminar aquí en la rambla, a conocer tal vez otra ciudad. Eso es lo que nosotros buscamos.

El Embajador y su esposa junto a Alejandro Weisz, Presidente del KKL Uruguay y de Roby Schindler, Secretario General del Comité Central Israelita
El Embajador y su esposa junto a Alejandro Weisz, Presidente del KKL Uruguay y de Roby Schindler,
Secretario General del Comité Central Israelita

 

 

Raíces latinas

P: Me parece ineludible pedirte  tu impresión sobre lo que está ocurriendo en América Latina. Conoces bien el continente…

R: Bueno, este continente ha tenido sus altibajos. Yo hace más de 40 años que estoy en el continente y recuerdo muy bien los años setenta. De hecho, visité Argentina durante la época de la dictadura. Tengo familia allí.  Fuimos a visitar a mi familia, estuve ahí un mes. Llegué una semana después del Mundial. Pero viví ese período de dictaduras, por ejemplo estando en Venezuela. Los años 90 fueron mucho más estables. Y después nuevamente altibajos. Nosotros vemos con preocupación lo que está pasando. De hecho, sentimos que en varios países hay una posible influencia de Venezuela, no muy positiva. Eso preocupa. Lo que nosotros opinamos de lo que sucede en Venezuela se conoce . Seguimos los procesos de cerca, muy atentos a lo que está pasando.

P: Y más allá de la política…¿qué es América Latina para ti?

R: Para mí América Latina es mi segunda casa. Me siento aquí como en casa porque mis padres, ya fallecidos, eran argentinos.  Tengo mucha familia en Argentina, la mayor parte de mis primos vive allí y los visito a menudo.Además, mi  papá vivió hasta hace tres años en Venezuela.  En los años 70 vivimos 5 ó 6 años allí porque mi papá era representante de una empresa israelí de agricultura y él se quedó desde entonces. Además tengo un hermano en México y otros familiares en Costa Rica. Algunos son sabras, o sea nacidos en Israel, otros son argentinos, otros llegaron allí desde Europa…y otros nacieron aquí en el continente. Como diplomáticos estuvimos en Costa Rica y México, luego como embajador en Panamá y en Colombia, y ahora en Uruguay. Conozco muy bien la cultura latinoamericana. Conozco la historia, nos encanta la cultura latinoamericana y mi esposa y yo bailamos algunos de los ritmos latinos. Me encanta, simplemente me fascina. Ese es mi trasfondo respecto a mi vínculo con este continente.  Creo que soy uno de los que conoce mejor América Latina de la Cancillería israelí porque desde que entré a la Cancillería me especialicé en América Latina.

P: No porque se dio solamente que te nombraron, sino que tú quisiste.

R: Yo quise. Tengo muchos amigos en el continente, en diferentes países. Y por ejemplo mi página de Facebook tiene más posteos de amigos y de noticias de América Latina que de Israel así que vivo el tema latino muy de cerca.

P: Y Adi lo conoció a través tuyo.

R: Así es.

P: ¿Cómo se conocieron ustedes?

R: Éramos vecinos en Israel.

P: ¿Y después empezaron a bailar juntos?

R: (risas) ¡Sí!

P: Muchas gracias Yoed.

R: A ti.

 

Ana Jerozolimski
(05 Noviembre 2019 , 15:45)

Ultimas Noticias Ver más

La realidad israelí, sin intermediarios, contada por un parlamentario de España
Entrevistas

La realidad israelí, sin intermediarios, contada por un parlamentario de España

10 Diciembre 2019


Miembro de "Aliados de Israel", el legislador y ex ministro José Ignacio Echániz, del Partido Popular, nos cuenta su verdad

Los cristianos israelíes se preparan para Navidad
Israel

Los cristianos israelíes se preparan para Navidad

10 Diciembre 2019


En ceremonia aramea en la Galilea, encienden el árbol, acompañados por vecinos judíos

Israel y la Venezuela de Juan Guaidó, contra el terrorismo
Entrevistas

Israel y la Venezuela de Juan Guaidó, contra el terrorismo

09 Diciembre 2019


Lo afirma el Canciller Julio Borges, nombrado por Guaidó, de visita en Israel

Esta página fue generada en 0.0414672 segundos (4793)
2019-12-11T19:23:35-03:00