En comunidad

El CLUB DAM celebra 15 años

Un aniversario que también es una invitación

Fotos: Gentileza Club Dam

 

El Club Dam fue creado hace tres lustros por los jóvenes de la Filial Acción de B´nai B´rith y el grupo de Amigos de Magen David Adom, al plantear la Dra. Clara Shkolnik de Grunberg la idea de aportar a través de la colectividad judía uruguaya al Servicio Nacional de Sangre.

La jornada que se realiza este viernes en la NCI y  tendrá una particularidad festiva, para destacar el aniversario redondo: vendrá un ómnibus del Hemocentro de Maldonado, de dos pisos, y la gente que quiera donar entrará al ómnibus, instalado de hecho en la vía pública. Dicho sea de paso, en Israel es bastante común la donación de sangre en la calle, de una forma similar a la planeada para este viernes por el Club Dam.

 

Conversamos con Andrés Yusupoff (44) miembro del Comité Ejecutivo de B´nai B´rith, quien trabaja junto a otros voluntarios en el Club Dam desde su creación, que ve esta iniciativa, así nos dice, como una gran pasión.

“El Club Dam fue fundado en el 2004 y desde entonces seguimos adelante con esta causa, que funciona a través de clubes de donantes creados por el Servicio Nacional de Sangre”, explica Andrés, agregando que la modalidad de trabajo es hacer dos jornadas de donación por año, en distintas instituciones.

El personal que hace toda la tarea médica, técnica y administrativa, es del propio Servicio Nacional de Sangre, pero todo el trabajo de organización de las jornadas viene directamente del Club Dam.

Los comentarios de Andrés son claros y contundentes, cuando preguntamos el por qué del Club Dam y de la importancia de su existencia.

“Ante todo, esto funciona para colaborar con las necesidades de Uruguay de proveer sangre segura captando donantes voluntarios que de forma altruista quieren ayudar. En Uruguay hay muchas carencias al respecto y con esto, colaboramos con nuestra propia sociedad”, señala. “Además, hay una consideración práctica para aquellos que donan sangre. Se convierten en miembros del club y tanto ellos como cinco beneficiarios que ellos elijan, ante la eventual necesidad de sangre que ellos tengan, estarán cubiertos y se evitarán la angustia de tener que buscar donantes en un momento de urgencia”.

De izq a der: Carolina Moresco, Enrique Lewin, Andrés Waimberg, Efrat Godet, la presidenta del Club Dam Gisell Cymerman, Cyntia Pendler y Myriam Poziomek
De izq a der: Carolina Moresco, Enrique Lewin, Andrés Waimberg, Efrat Godet, la presidenta del Club Dam Gisell Cymerman, Cyntia Pendler y Myriam Poziomek

 

Esto no significa, sin embargo, que no se trate de ayudar a quienes sea por razones médicas u otras circunstancias no han donado, pero pueden hallarse en situación de necesidad. “Hemos prestado mucha ayuda puntual a gente que lo necesitó, sin pedir nada a cambio. Lo primero es ayudar cuando se necesita. Luego, si se puede, se trata de conseguir la reposición”.

Los números, claro está, no son suficientes a nivel nacional. Andrés explica que ello se debe a falta de conciencia suficiente a nivel nacional. “Pero nosotros hemos logrado traer más de 100 donantes por año y eso es muy bueno, tomando en cuenta que el personal que viene a trabajar en estas jornadas considera todo un éxito cuando llegan más de 30 personas”, señala.

Andrés explica que el sistema de clubes donantes que son parte del Servicio Nacional de Sangre funciona desde hace mucho, y es el marco en el cual hay clubes separados de los Leones, Rotary y diversas empresas nacionales y multinacionales. Todas son vías bienvenidas para alentar a la población a donar sangre.

A nosotros nos parece que cabe destacar que haya surgido también un club así en el seno de la colectividad judía uruguaya.

De izq a der: Rafael Abzaradel. Andrés Yusupoff, Perla Mama, Gisel Cymerman, Franklin Rosenfeld vice presidente de BB y Alejandro Szifer
De izq a der: Rafael Abzaradel. Andrés Yusupoff, Perla Maman, Gisel Cymerman, Franklin Rosenfeld vice presidente de BB y Alejandro Szifer

 

“No es fácil, a Uruguay le falta mucho camino por recorrer en este tema”, lamenta Andrés, asegurando sin embargo que la convicción en Club Dam sobre la importancia de este trabajo, empuja a seguir adelante. “Creo que con esto, la colectividad está haciendo una mitzvá, cumpliendo con un deber. Es una obra que a nosotros, como voluntarios, nos hace muy bien. Es algo en lo que podemos ayudar a otros”.

Ana Jerozolimski
(05 Diciembre 2019 , 06:46)

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0885222 segundos (3404)
2020-04-09T07:46:17-03:00