Entrevistas

Juristas protestan contra el Presidente de la Kneset

 Nos lo explica la Profesora Suzie Navot, experta en Derecho Constitucional

Hemos entrevistado repetidamente a la Profesora Suzie Navot, experta en Derecho Constitucional, sobre las diferentes aristas legales de la compleja situación creada por el hecho que el Primer Ministro de Israel Biniamin Netanyahu es sospechoso de corrupción y debe ir a juicio. Siempre estuvo  clara la distinción entre lo político y lo legal. Nunca quiso dar públicamente una opinión que no esté relacionada a lo estrictamente jurídico, aunque claro está que en una situación delicada como la que se vive en Israel por este tema desde hace tiempo, todos sabemos que cada frase y opinión puede ser alabada por unos y condenada por otros. 

Pero los hechos de los últimos días, al decidir el Presidente de la Kneset Yuli Edelstein no permitir que se reúna ni se elijan las nuevas comisiones, sabiendo que la intención del bloque mayoritario es cambiarlo a él y quitarlo de su puesto, llevó a más de 50 juristas de Escuelas de Derecho de todo Israel, la Profesora Navot entre ellos,  a redactar una carta en fuerte tono de alarma, dirigida a él, Yuli Edelstein. El hecho que haya sido “sólo” por unos días y que, según dice Edelstein, se reunirá a comienzos de la semana entrante, nada quita a la gravedad del asunto, a ojos de los juristas que firmaron la carta, y que según nos explica la Profesora Navot, se vieron motivados únicamente por consideraciones legales.

La carta, enviada el miércoles 18 de marzo al Presidente de la Kneset Yuli Edelstein y al asesor jurídico de la Knest Eyal Yinon, exige la inmediata reunión de la Kneset, como corresponde a la democracia israelí. 

Aquí se puede leer el texto completo de la carta, en inglés, y ver el detalle de los firmantes.

Casi de más está decir que el Presidente de la Kneset niega todas las acusaciones y sostiene que la Kneset no está cerrada ni la democracia en peligro. El problema, alega, radica en una parte del partido Kajol Lavan de Beni Gantz que quiere torpedear la formación de un gobierno de unidad nacional.

El Presidente de la Kneset Yuli Edelstein, el 2 de marzo, votando en las elecciones generales
El Presidente de la Kneset Yuli Edelstein, el 2 de marzo, votando en las elecciones generales (Foto: Facebook de Edelstein)

 

No entraremos nosotros en discusión con sus argumentos, lo cual podría ir en un análisis aparte. Esta vez, optamos por pedir la opinión de la Profesora  Suzie Navot,  para entrar en detalles sobre la situación creada y por qué es problemática. Como siempre, le agradecemos el tiempo que nos ha concedido    

P: Suzie, te agradezco que me des nuevamente la oportunidad de conversar contigo. Vuestra postura, la de los juristas, es terminante. Del otro lado dicen que están acusándolos injustamente de dañar la democracia. ¿Puede haber algún tipo de lógica en la postura del Presidente de la Kneset Yuli Edelstein al suspender las actividades parlamentarias la semana pasada?

R: Su decisión es muy problemática. Se presentó un pedido explícito de parte de 61 miembros de la Kneset para elegir un nuevo Presidente de la propia Kneset. Quien debe determinar el orden del día es el Presidente de la Kneset, pero él no eleva este tema en la agenda porque quieren cambiarlo a él, o sea que está en una situación muy difícil de choque de intereses.

Por lo tanto, a mi criterio, no tiene autoridad para impedir una reunión para la elección de Presidente de la Kneset por razones que no tienen verdadero fundamento. El Presidente de la Kneset no puede hacer caso omiso del pedido de 61 legisladores.

Evidentemente está abierta la puerta a una apelación ante la Suprema Corte de Justicia y ha sido presentada una que será tratada a comienzos de semana. Si bien la Suprema Corte suele no apresurarse a intervenir en resoluciones del Presidente de la Kneset, en el pasado sí hubo en más de una ocasión intervenciones cuando se consideró que decisiones del Presidente atentaban seriamente contra la dinámica de la vida parlamentaria. Y considero que aquí hay indudablemente un daño a la vida parlamentaria, ya que desde la semana pasada hay Kneset pero no se logra concretar lo que pide la mayoría. La  mayoría pide cambiar a su Presidente, la mayoría pide formar la comisión reguladora y luego las otras comisiones, la mayoría de la Kneset parece que también quiere controlar las decisiones del gobierno en el tema de cómo se trata el Corona y por ende, hay que permitirlo lo antes posible.

P: Yo sé que sos renuente a entrar en la parte estrictamente política. Al mismo tiempo, imagino que sos consciente que la publicación de la carta será presentada por algunos, por parte del espectro político israelí, como cuestión de “la izquierda”.Además de recordar que “izquierda” no es un insulto, el tema es que vuestra motivación es jurídica. Pero sí se conecta con la parte política, porque esto deriva de los resultados de las elecciones ¿verdad?

R: La carta no tiene ningún carácter político. Los propios firmantes podrán confirmar que provienen de distintas corrientes del espectro político israelí. El daño al gobierno de Derecho es serio independientemente del tema político. Estoy convencida que escribiríamos la misma carta si esto lo hubiera hecho otro gobierno. Lamento que haya quienes intentan pegar etiquetas políticas a todo aquel que en algún momento critica decisiones del gobierno de Netanyahu.

P: ¿Te parece que el tema de fondo es que el Primer Ministro no acepta los resultados de las elecciones? Apela ante la Comisión Central Electoral diciendo que hay cosas que revisar, quita legitimidad al voto árabe….¿qué se hace?

R: En mi opinión una apelación contra el resultado de las elecciones no tiene chance ninguna. El mandato ya ha sido encomendado al miembro de la Kneset Gantz. Dado que aún no fue formado el gobierno, no se puede decir si hubo o no cambio en el poder.Y yo no puedo referirme a la pregunta acerca de qué piensa Netanyahu sobre el resultado de las elecciones y si lo acepta o no. Esa es no es una pregunta jurídica.

P: Uno de los temas que más polémica desató últimamente, fue lo de la orden de recurrir a la tecnología del Shabak, el Servicio General de Seguridad, para ubicar a ciudadanos que estuvieron cerca de enfermos de Corona. Y ya se enviaron cientos de mensajes a ciudadanos para alertarlos e indicarles que entren de inmediato a cuarentena. Claro que en eso hay cierta invasión de la privacidad ¿pero acaso no es legítimo, cuando es para garantizar la salud pública? ¿Realmente crees que el gobierno tiene interés en espiar a los ciudadanos como dijeron algunos críticos? Entiendo que este tema, en vuestra carta, se menciona en el sentido que algo así requiere control parlamentario.

R: El problema no es la decisión en sí sino el proceso y la falta de supervisión. Se trata de poderes de emergencia que se aplican en situaciones de emergencia sin control. Llevaron el tema a debate dos horas antes de la planeada dispersión de la sub comisión parlamentaria porque estaba por prestar juramento la nueva Kneset,  y como no dio el tiempo, lo pasan como reglamento de estado de emergencia.

En la apelación presentada a la Suprema Corte contra la decisión de detectar y ubicar a la gente a través de sus teléfonos, los Jueces determinaron que si hasta el martes a las 10 de la mañana no queda convocada la Comisión de Asuntos Exteriores y Seguridad de la Kneset, el seguimiento de los ciudadanos se suspenderá. Con toda la comprensión de la necesidad de ubicar a los enfermos, no todos los medios santifican la meta. Y claro está que no sin supervisión.

P: En el marco de las críticas que  se han publicado-no me refiero a vuestra carta- se acusó a Netanyuahu de querer imponer “una dictadura”. ¿No te parece que eso es exagerado?

R: Lo que caracteriza a los regímenes democráticos es que no se mueren en un día. No es que una persona se levanta una mañana y descubre que su país ya no es democrático. Hay procesos. La democracia no muere sino que se va desgastando. Puede ser que cualquier acto no democrático tenga una muy buena justificación y pueda ser bien explicado en el momento que ocurre, pero el problema es la cantidad. A veces, la cantidad, la acumulación de situaciones, es lo que crea el problema. Hay que mirar el cuadro general.

P: ¿Cómo detallarlo?

R: Es difícil no ver en la decisión de Edelstein parte de un cuadro mucho más amplio que se nos aparece bajo la columna de denso humo de la lucha contra el Corona, que indudablemente es importante y esencial. Pero hay cosas que ocurren entre las tinieblas.

El Ministro de Justicia amplió sus poderes enmendando los reglamentos de los tribunales y utilizó esa autoridad para proclamar que congela la actividad de los mismos. Eso atenta contra el derecho de dirigirse a las instancias jurídicas y es un problema.

En medio de la noche se tomó la decisión de hacer un seguimiento de los enfermos de Corona, entre otras cosas mediante una tecnología de detección de los celulares, lo cual atenta seriamente contra la privacidad. No es seguro que el uso de medios utilizados en la lucha anti terrorista, es apropiado para combatir la enfermedad. Bien sabes que todo lo que se hace en el marco de la lucha del Servicio General de Seguridad contra el terrorismo es secreto. Pero justamente todo lo que se refiere al tratamiento de la enfermedad, debe ser transparente.

El uso de medidas de emergencia atentan en principio contra la división de poderes y contra los derechos ciudadanos. Pero han sido aplicadas algunas de estas medidas, y el problema es que esto permite al gobierno “legislar” en lugar de la Kneset, que en esos casos se convierte en superflua. Precisamente en momentos de emergencia hay que estar atentos y no permitir que sean socavadas las bases del régimen democrático.

Y todo esto ocurre cuando no se está convocando a la Kneset, que es el poder que controla al gobierno. Y como si esto no fuera suficiente, hay que recordar que todos esto lo está haciendo un gobierno de transición y un Ministro de Justicia que no gozan de la confianza de la Kneset ni del público. Por lo tanto, el temor de que estas cosas sean usadas para mal, es especialmente grande.

P: Muchas gracias por estas sendas explicaciones. Es urgente pues que la Kneset se reúna  y actúe de acuerdo al mandato de la mayoría, como siempre ha sido y como debe ser.Muchas gracias.

R: A ti.

Ana Jerozolimski
(21 Marzo 2020 , 17:54)

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0484822 segundos (3492)
2020-04-09T08:05:42-03:00