Mundo Judío

Con el Rabino Eliahu Hamra, Presidente de la Federación de Comunidades Judías de la República Argentina

Sobre la pandemia, los cuidados y la solidaridad  necesaria

Días atrás, al publicarse el caso de un casamiento ultraortodoxo en Buenos Aires, en el que no se respetaron las normas de distanciamiento y precauciones determinadas por las autoridades argentinas con motivo del Coronavirus, el Rabino Eliahu Hamra, Presidente de “Vaad HaKehilot”, o sea de la Federación de Comunidades Judías de Argentina, publicó un comunicado terminante criticando el hecho, dejando bien en claro la importancia de actuar con responsabilidad durante la pandemia.

A raíz de ello le solicitamos esta entrevista.

El Rabino Hamra(33)  nació en Argentina. Cuando tenía 2 años de edad, sus padres -descendientes de los pioneros inmigrantes en la Colonia Mauricio en la Provincia de Buenos Aires y en la Colonia Carmel de Entre Ríos- se radicaron en Israel. Cuando Eliahu tenía 19 años, sus padres viajaron de regreso a Argentina como "shlijim", enviados en misión oficial. Su hijo se les sumó 7 años más tarde, contrajo matrimonio en Argentina y se quedó en el país. E el 2017 fue elegido para la Comisión Directiva de AMIA. Hoy siente que tiene sobre sus hombros una gran responsabilidad.

 

P: Rab Hamra, un placer tener la posibilidad de entrevistarlo, aunque creo que es un momento delicado para cualquier Rabino en Argentina. Es ineludible comenzar con las noticias de estos días. Usted ha sido muy claro en el comunicado que publicó en nombre de la Comunidad Judía Ortodoxa, condenando la realización de un casamiento en la colectividad judía, en el cual no se han respetado las normas y reglas del distanciamiento social obligatorio. ¿Qué efecto produce estos hechos?

R: Estas cuestiones, que son de índole privada y entre particulares, lesionan a toda la comunidad que está desde el primer día cumpliendo estrictamente con todas las normativas indicadas por las autoridades. Más aún, las familias involucradas en este desafortunado episodio también son respetuosas de la ley, más allá de este caso que es absolutamente excepcional.

P: Su comunicado fue categórico y rápido. Además de describir la situación en la comunidad judía y el acatamiento de las normas oficiales como ciudadanos argentinos ¿el comunicado también cumplía un rol para evitar posibles actos antisemitas?

R: Por supuesto. El comunicado tuvo el objetivo principal de declarar que la comunidad judía organizada no apoya ni avala ni fomenta este tipo de comportamientos. Respecto del antisemitismo, si bien sabemos que existen algunos casos aislados, personalmente he transitado durante estos últimos años por todas las comunidades judías a lo largo y ancho de la Argentina, y no he padecido ningún tipo de actitud antisemita, y como ustedes saben, mis atuendos denotan claramente que soy judío. En Argentina, vivimos en un Estado en el que hay  libertad de culto y seguridad absoluta desde este punto de vista.  Claro está que soy plenamente consciente de los últimos incidentes, pero esperamos que no se expandan y se conviertan en un fenómeno generalizado.

Con representates de los servicios de seguridad, meses atrás, de cara a la visita del Gran Rabino de Israel a Argentina

 

P: ¿Qué reacciones obtuvo ante su comunicado?

R: Todas las respuestas que obtuve, tanto internas desde la comunidad judía como externas por parte del público en general, fueron positivas, habiendo recibido la gente en tiempo y forma un comunicado oficial ante semejante acto de imprudencia.

P: Como es sabido, en Israel ocurrieron varios casos similares a las del casamiento en Argentina. También y recientemente en Estados Unidos. En carácter de judío observante ¿cómo explicaría este problema?

R: Este es un problema que afecta no sólo al judío sino a todas las personas de cualquier religión o culto, ante la prohibición de todo tipo de actividades. Aquellas personas que cometieron errores lo hicieron por el hecho de haber intentado continuar con, al menos, el mínimo de requisitos para la vida religiosa. Esto no es de ninguna manera una crítica a las disposiciones de las autoridades, sino a la falta de una estrategia para poder canalizar las indispensables necesidades religiosas bajo un protocolo de seguridad. 

P: La colectividad judía argentina es heterogénea en su grado de cumplimiento de los preceptos religiosos. El incidente del casamiento ¿ha ahondado las diferencias internas? ¿Diría que la colectividad está muy dividida?

R: La comunidad judía en Argentina se encuentra muy unida, y de hecho es una de las únicas en el mundo donde todas las comunidades judías del país se encuentran representadas por un organismo central y atendidas en ese marco. Me refiero por supuesto a la Federación de Comunidades Judías de la Argentina, más conocido por su nombre hebreo de Vaad HaKehilot.

P: Pero Rabino Hamra, aunque este punto que usted menciona es muy importante, es sabido que hay profundas diferencias de enfoque en diversos temas entre ortodoxos, conservadores y reformistas ¿no es así?

R:  Desde ya que hay diferencias entre las comunidades, pero eso no socava el mutuo respeto y la articulación de diversas actividades entre ellas mismas y desde el Vaad HaKehilot. Hay un diálogo constante entre las diversas comunidades más allá de la corriente con la que cada una se identifica.

Con la comunidad de Cers
En la Colonia Alcaraz en Entre Ríos
En Villa Clara, Entre Ríos

 

P: Como persona religiosa que tiene además una responsabilidad comunitaria ¿siente que el liderazgo religioso judío tiene un rol especial en la pandemia?

R: Seguro. Principalmente, satisfacer las necesidades de las comunidades observantes frente a las autoridades, más allá de brindar ayuda social y contenidos a la gente para que puedan continuar de la mejor forma posible sus vidas dentro de la cultura judía.

P: El tema aquí , me parece a mí, no pasa sólo por recalcar que hay que acatar las órdenes oficiales que en este caso se refieren a la pandemia. ¿Diría que desde un punto de vista de la religión judía hay aquí una obligación de de cuidarse y minimizar el riesgo de contagios?

R: Por supuesto. El concepto judío es que la vida no es propiedad del individuo sino dada por Dios, y por ello la responsabilidad de cuidarla como un bien recibido en garantía. Por eso, el judaísmo se basa en el cuidado mutuo, cada uno es responsable por su prójimo. 

P: ¿Con qué elementos de nuestras propias fuentes convencería a judíos religiosos a acatar las instrucciones aunque incidan en la práctica religiosa misma?

R: Los judíos somos conocidos como cumplidores de la ley. Esta ley incluye no sólo plegarias en favor de la salud de los gobernantes (Pirke Avot 3:2) sino también la categoría legal por la cual la ley donde el judío reside debe ser acatada.

P:  Muy interesante Rav Hamra. ¿Algo más que quiera comentar?

R: Creo que es tiempo para cuidar nuestra unidad, abrir los ojos y estar atentos para ver y ayudar a la gente a nuestro alrededor que necesita hoy más que nunca de todos nuestros esfuerzos. Estamos en una catástrofe, donde hay gente que no tiene lo elemental para subsistir, ni siquiera comida, y por ello es necesario cambiar radicalmente la visión del voluntariado y la rabínica, para fortalecer nuestros corazones frente a esta situación tan desgraciada que estamos viviendo.

P: Que así sea, tanto en la comunidad judía argentina como en el mundo todo. 

R: Muchas gracias.

 

 

Ana Jerozolimski
(31 Mayo 2020 , 15:39)

Ultimas Noticias Ver más

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Srebrenica_Massacre_-_Exhumed_Grave_of_Victims_-_Potocari_2007.jpg#/media/Archivo:Srebrenica_Massacre_-_Exhumed_Grave_of_Victims_-_Potocari_2007.jpg
Noticias

Recordemos la masacre de Srebrenica

07 Julio 2020


por Gabriel Katz

Esta página fue generada en 0.0652959 segundos (4611)
2020-07-07T09:53:38-03:00