En comunidad

Con Flavio Perchman, dirigente de Aguada, sobre la campaña WeRemember

“Si un niño le pregunta al padre qué pasó, por qué hay que recordar, ya todo valió la pena”.

Este viernes se hizo historia, cuando Aguada y Hebraica Macabi, juntos, minutos antes del partido que les iba a enfrentar en el marco de la Liga Uruguaya de Basketball, homenajearon la memoria de las víctimas del Holocausto. Los jugadores y técnicos de ambos equipos se plantaron ante el público con una enorme pancarta blanca, en la que resaltaban las letras negras con el hashtag WeRemember y su traducción al español NosotrosRecordamos. En una punta, el escudo de Hebraica. En la otra, el de Aguada.

Un dirigente de Aguada explicó de qué se trataba la campaña internacional y el por qué de la importancia de recordar, también como mensaje de advertencia contra todo tipo de discriminación y odio en el presente. El público todo honró el momento con un fuerte aplauso.

“Fue muy emotivo. El estadio de Aguada estaba repleto.Temíamos algún silbido, pero nada, todo muy digno, respetuoso. Fue un gran momento”, nos comentaron hinchas de Macabi que estuvieron en el partido.

De cara a esa singular ocasión, conversamos-pocas horas antes del partido-con Flavio Perchman (52) , ex Presidente de Aguada (entre abril 2012 y abril 2014) , hincha desde niño y por cierto hasta hoy, y también en el presente dirigente del club, uno de sus referentes.

 

Flavio Berchman en el estadio de Aguada.

 

P: ¿Cómo se dio todo esto al plantearse a Aguada la idea? ¿Hubo algún problema?

R: En absoluto. Todo anduvo bien de entrada.Te diré que además yo, como judío, tengo plena conciencia sobre la importancia del mensaje que se quiso transmitir, porque sé lo que ocurrió y qué importante que es recordar. Además, como hace unos años tuve la oportunidad de conocer personalmente Auschwitz, eso me ayudó a captar mejor la dimensión de lo ocurrido, aunque claro está que es casi imposible entenderlo plenamente.

 

Hace dos años, en la entrada al campo de exterminio Birkenau, parte del complejo de Auschwitz

 

P: Y aquí el tema claro que no era simplemente contar a la gente lo que pasó, sino explicar que hay que recordar también como advertencia ¿verdad?

R: Por supuesto. Eso es lo central. Hay que advertir contra el peligro de todo tipo de discriminación y odio.

P: Si se logra ese cometido, se está aportando a formar mejores ciudadanos creo yo.

R: Exactamente. Se mejora la sociedad, porque además el deporte es algo masivo y ayuda a transmitir el mensaje. Si a raíz del partido y la aparición de los dos equipos juntos con la pancarta, un niño le pregunta al papá qué pasó, qué es lo que hay que recordar, ya todo valió la pena. Y si por casualidad hay algún adolescente en la luna de Valencia que no sabe nada, quizás con eso aprende. Y es muy importante. Claro que puede haber niños o jóvenes que no tienen en sus casas la posibilidad de recibir esa educación, no viven una cultura por la que aprenden eso. Es bueno cuando después pueden aprender y conocer.

P: ¿Recordás cuándo fue la primera vez que vos mismo escuchaste por primera vez sobre el Holocausto, que te topaste con el tema?

R: Sí, cuando tenía unos 8 años. Mis padres compraron casa en Las Toscas y allí teníamos unos vecinos Zlotogorski y Marcovich, algunos de ellos sobrevivientes del Holocausto. Algunos tenían el número en el brazo.

P: Preguntaste y te empezaron a explicar…

R: Así es. Pero claro que a esa edad es muy difícil entender realmente lo que pasó, captar la dimensión de aquel horror.

P: Se me ocurre que quizás un niño se entera de algo así cuando conoce a vecinos que le pueden parecer personas comunes y corrientes y puede plantearse cómo es que viven con normalidad…

R: Es verdad. Eso lo pude pensar más adelante. Y para mí era notorio cómo ellos sabían disfrutar de cada cosa de la vida. Y pensaba cómo gente que había pasado cosas tan difíciles actuaba con tanta bondad y era gente de tanto nivel.

P: ¿Te topaste alguna vez con actitudes antisemitas?

R: Sí, alguna vez sí, pero creo que todo eso está mejorando. También en las hinchadas lo vemos. Hay que entender que uno no puede estar cuidando a cada uno en un público de miles. Si hay 2 desubicados que actúan mal en un estadio repleto, prefiero ver el cuadro general. Y siempre tengo presente que el que dice "negro de m..." es el que puede decir "judío de m....". Pero nos pasó el año pasado que uno vino a un partido con Hebraica, con una bandera palestina. Lo interesante es que esa bandera tiene los mismos colores de Aguada….

P: Muy cómico…

R: Claro…si hubiera sido contra Trouville, pero ¡era contra Hebraica! Así que lo hicimos sacar, no queríamos provocaciones. Cuando yo presidí Aguada, pensaba que seguramente habría algunos que se preguntarían quién es ese gordito judío al que no conocemos, qué cree que va a hacer…pero yo mostré ante todo que lo que importa es el ser humano, que hagamos siempre todo con respeto, que soy directo y a mí se me puede preguntar todo lo que uno quiera, bien planteado…y que de todos modos, si hacía 36 años que no ganábamos un campeonato, valía la pena probar algo nuevo.

P: ¿Y fuiste presidente cuando Aguada fue campeón nuevamente?

R: Así es. Fue una gran alegría. No sólo que fuimos campeones sino que estuvimos en dos podios internacionales. Ganamos medalla de plata en la Liga Sudamericana y medalla de bronce en la Liga de las Américas.

P: ¿Cómo empezó tu historia de amor con Aguada? ¿Tenías el club cerca de tu casa?

R: La verdad que no. Yo nací en Magallanes y Cebollatí, pleno Barrio Sur, así que lo lógico habría sido ser de Atenas o Welcome. Pero justo en aquella época empezaba a dar los campeonatos por televisión y yo me enganché con Aguada. Es que los partidos de Aguada, que es creo yo hasta ahora el equipo más popular, irradian una energía muy especial. Me hice hincha.

Recuerdo que con los vecinos que te conté, de Las  Toscas, fui a un partido de Aguada y Hebraica. Ellos eran todos de Hebraica pero yo ya tenía mi sentimiento jugado y era hincha de Aguada. No cambié nunca. Cambiar de equipo debe ser de las cosas más difíciles que hay. Así que a los 12 años fui nomás al club y me anoté solito. Desde entonces soy socio.

P: Y hoy, ya como ex presidente, como dirigente, ayudaste  al mover esta iniciativa de WeRemember, a que tu equipo aporte a la sociedad.

R: Sinceramente, creo que sí. Yo ayudé a instrumentalizarlo. Claro que no sé cómo lo explicaron exactamente a los jugadores, pero supongo que sí, que se les explicó por qué se hacía. Y como te decía, si al menos un niño a raíz de eso le pregunta al padre, aprende y toma conciencia, labor cumplida.

P: Gracias mil Flavio. Hermoso.

R: Gracias a vos por tu interés.

Ana Jerozolimski
(09 Febrero 2019 , 13:21)

Ultimas Noticias Ver más

El Cardenal Daniel Sturla, Arzobispo de Montevideo, recib el  Premio Jerusalem.
Entrevistas

El Cardenal Daniel Sturla, Arzobispo de Montevideo, recib el Premio Jerusalem.

08 Diciembre 2019


“En mí se une lo religioso y lo ´político´, en el sentido de apoyo a la existencia del Estado de Israel. Y Jerusalén es naturalmente la capital de Israel”.

Esto no fue meramente un acto, fue un aporte  a la sociedad
En comunidad

Esto no fue meramente un acto, fue un aporte a la sociedad

08 Diciembre 2019


La singular reinauguración del Museo de la Shoá

Esta página fue generada en 0.0706511 segundos (891)
2019-12-09T04:19:58-03:00