Israel

6 Mitos que sacan de las casillas a los israelíes

Como todos los países, Israel y su gente son propensos a varios estereotipos, algunos de los cuales son inofensivos y otros un poco más peligrosos. A continuación, desacreditamos seis conceptos erróneos comunes que irritan a los israelíes.

Israel es un país en guerra
Muchas personas que nunca viajaron a Israel  reaccionan con genuina sorpresa y desconcierto cuando escuchan que su amigo está visitando Israel. "¿Por qué vas allí? ¿No es sólo una zona de guerra peligrosa? ", Preguntan. Bueno, se les puede perdonar por pensar esto, ya que el conocimiento de la mayoría de la gente sobre Israel se limita a lo que ven en las noticias. La verdad es que en Israel, como en cualquier país, la vida cotidiana continúa, ya sea que las tensiones sean altas o no. La mayoría de las veces, la situación es tranquila (en términos de violencia, es decir, Israel nunca es tranquila en un sentido literal), y los israelíes viven y aman y festejan como cualquier otra nación. Muchos israelíes se burlan de este estereotipo y creen que su país es mucho más seguro que las ciudades de Europa plagadas por el terrorismo.
 
Los israelies carecen de modales
Los israelíes no andan con vueltas. Van al punto. Todos los que viajamos alguna vez nos quedó alguna anécdota.  Una vez pedí un café y dije “plain cofee” y el dueño del bar, me contestó, con cara seria, acá se dice espresso o americano. ¿Qué es un plain cofee?, es para que te  haga una segunda pregunta. Ahorramelo.  De hecho, el hebreo se caracteriza por su brevedad. ¿Mientras que un hablante de inglés podría decir: "Por favor, ¿puedo tomar un capuchino?" ¿Un israelí diría "capuchino efshar"? (literalmente, "¿es posible, capuchino?") La cortesía en hebreo tiende a venir a través de la entonación en lugar de palabras como por favor y gracias. Un hablante de inglés podría decir "No, gracias" en respuesta a la oferta de té, mientras que en Israel sería perfectamente aceptable simplemente decir "no". Los israelíes también creen que un uso excesivo de palabras educadas muestra una falta de cercanía con la otra persona. Es una cultura diferente a la anglosajona donde la gente saluda más cómo fórmula.
 
 
Israel es una tierra del desierto poco sofisticada
Hay un estereotipo negativo de Israel y de otros países del Medio Oriente, como desiertos estériles que carecen de sofisticación, en los cuales la gente viaja en camellos. Esto seguramente fue así en la primera época del estado. Eran épocas de un Israel agrícola que pasó de vender las naranjas o capacitar sobre regadíos.  Cualquiera que haya visitado Israel sabrá que esto es un estereotipo extremadamente falso. Israel cuenta con una escena culinaria cosmopolita y de clase mundial, una vibrante vida nocturna y una extraordinaria cultura de innovación. De hecho, Israel solo es superado por Silicon Valley por su concentración de empresas de alta tecnología y nuevas empresas.
 
Israel es un país de judíos blancos.
¡Incorrecto! Israel es una nación increíblemente diversa y multicultural. Un malentendido común y profundo acerca de los judíos es que todos son blancos. En Israel, la mayoría de la población judía es Mizrachim (judíos de ascendencia del norte de África y del Medio Oriente). Sus antepasados ​​huyeron a Israel en cientos de miles de países como Irán, Irak, Marruecos y Libia luego del establecimiento del estado israelí en 1948. También hay más de 130,000 judíos etíopes en Israel, que fueron traídos al país por primera vez en una serie de misiones de rescate encubiertas y peligrosas durante los años 80 y 90. En resumen, la población judía de Israel está formada por inmigrantes de todo el mundo. Además, el 20 por ciento de la población es árabe (musulmanes y cristianos), con otras minorías étnicas, incluidos los circasianos y beduinos.
 
Israel es un estado religioso conservador.
Es cierto que el judaísmo ortodoxo tiene una influencia institucionalizada sobre varios aspectos de la vida israelí, como resultado de un compromiso temprano del primer ministro socialista fundador, David Ben Gurion. Sin embargo, a pesar de su significativa lucha con elementos religiosos, el laicismo y el liberalismo dominan en Israel. Por ejemplo, Tel Aviv alberga el mayor festival de orgullo gay de Oriente Medio, el gobierno es un firme defensor de la industria del cannabis medicinal de Israel (y solo se despenaliza el uso recreativo), y se pueden encontrar platos de carne de cerdo en todo Tel Aviv e incluso en Jerusalén. En Shabat en Tel Aviv salvo transporte público (buses) que no hay, hay muchísimos restaurantes abiertos, negocios. El servicio de taxis funciona a full y el tráfico es infartante. Por un taxi, te podes llegar a pelear con muchos israelíes. Las autopistas llenas de gente, así como las playas.
 
Los israelíes odian a los árabes, y viceversa.
Mucha gente sostienen este prejuicio, pero la verdad es muy diferente. Por supuesto, después de décadas de conflicto violento, en ambos lados existen sospechas muy arraigadas y un odio absoluto.  Esto va a depender de cada uno. Sin embargo, en su mayor parte, los israelíes judíos quieren vivir en paz junto a sus vecinos árabe-israelíes, a los que se refieren comúnmente como "bnei dodim": primos. En todo el país, árabes y judíos se mezclan y viven juntos, y todos los días suceden pequeños actos de convivencia sin que nadie parpadee.  En el área laboral, conviven y en algunos casos se crean lazos de amistad muy fuertes. Ser amigo de un árabe-israelí, ir a su casa, mientras viva dentro de territorio israelí, ya ir a una aldea palestina debe ser un camino que no todos los israelíes querrán transitar.
 
Basado en el artículo de Reuven Lewis del portal Culture trip
 

Fuente: Culture Trip

Ultimas Noticias Ver más

Israel y la Venezuela de Juan Guaidó, contra el terrorismo
Entrevistas

Israel y la Venezuela de Juan Guaidó, contra el terrorismo

09 Diciembre 2019


Lo afirma el Canciller Julio Borges, nombrado por Guaidó, de visita en Israel

El Cardenal Daniel Sturla, Arzobispo de Montevideo, recibe el  Premio Jerusalem.
Entrevistas

El Cardenal Daniel Sturla, Arzobispo de Montevideo, recibe el Premio Jerusalem.

08 Diciembre 2019


“En mí se une lo religioso y lo ´político´, en el sentido de apoyo a la existencia del Estado de Israel. Y Jerusalén es naturalmente la capital de Israel”.

Esta página fue generada en 0.0788271 segundos (4518)
2019-12-09T14:56:51-03:00