En comunidad

Suecia enseñando el Holocausto a jóvenes refugiados

Los educadores suecos hablan sobre lo que están haciendo para combatir el antisemitismo dentro de la población de inmigrantes musulmanes de Suecia, aunque la policía no informa un aumento significativo en los delitos antisemitas; Suecia ha acogido a 400.000 inmigrantes recientemente.

 

Su primer contacto con la historia judía en Europa es a menudo en el aula y, a veces, de los propios maestros.
 
"Uno de mis maestros fue acosado por otros estudiantes. Es judío y se burlaban de él todo el tiempo", dice Nergis Resne, una joven de 19 años nacida en Suecia de padres turco-macedonios.
 
Desde entonces, se ha unido al grupo Jóvenes contra el antisemitismo y la xenofobia fundado por Siavosh Derakthi en Malmö, la tercera ciudad más grande de Suecia, donde uno de cada tres habitantes nació en el extranjero.
 
 
Las organizaciones y una fundación iniciada por Stieg Larsson, el difunto autor de la exitosa trilogía del crimen del Milenio, están asumiendo el desafío de ayudar a los estudiantes y maestros a luchar contra el antisemitismo.

A pesar de las amenazas en línea contra él, Derakthi, de 27 años, organiza seminarios en escuelas, charlas grupales y visitas de estudio a antiguos campos de concentración para concienciar a los jóvenes sobre los horrores del asesinato masivo de judíos durante la Segunda Guerra Mundial y la necesidad de una coexistencia pacífica. .
 
"Algunos de ellos provienen de dictaduras, de zonas de guerra rebosantes de creencias antisemitas, homofóbicas y misóginas", explica Derakthi, originario de Irán, quien en 2013 ganó el primer Premio Raoul Wallenberg en honor al diplomático sueco que salvó a miles de judíos. la guerra.
 
Los educadores dicen que su trabajo se ve dificultado por la gran cantidad de prejuicios, falsas noticias y teorías de conspiración que circulan en las redes sociales.
 
 "El más popular es, sin lugar a dudas, YouTube, donde la propaganda radical de extrema derecha y la propaganda del Islam radical se superponen ocasionalmente", dice Jonathan Leman, investigador de la fundación Expo fundada por Larsson.
 
Expo preparó un folleto después de que 90 de los 100 maestros que encuestaron en 2016 dijeron que sus estudiantes creían que las teorías de conspiración incluían que el Holocausto nunca sucedió o no sucedió de la manera en que se cuenta en los libros de historia.
 
El imán y el rabino


A tiro de piedra de Expo, en el casco antiguo de Estocolmo, Ingrid Lomfors da la bienvenida a miles de estudiantes cada año al museo Living History Forum. Aquí el objetivo es fomentar la comprensión apelando a la compasión de la gente y tocando sus corazones, en lugar de dar lecciones de moralidad.

"El año pasado tuve un maravilloso intercambio con tres jóvenes musulmanas sobre Ana Frank", dice Lomfors, la niña judía de Ámsterdam que escribió un diario antes de morir en un campo de concentración.
 
"No sabían nada de Anne Frank. Recorrieron la exposición y al final dos de ellos me dijeron que se habían identificado con ella, debido al aislamiento, las amenazas constantes, la persecución, sin saber si estarían vivas en el Día siguiente."
 
En Malmö, el Imam Salahuddin Bakarat y el Rabino Moshe-David HaCohen fundaron juntos el proyecto Amanah destinado a construir puentes entre sus dos comunidades a través de festivales, talleres y conferencias.
 
El desafío se vuelve aún más difícil por la segregación urbana, con un gran número de jóvenes inmigrantes concentrados en los mismos barrios y escuelas.
 
Los suecos ven crecer el antisemitismo


Según el informe más reciente del Consejo Nacional Sueco para la Prevención del Delito en 2016, el tres por ciento de los delitos de naturaleza religiosa, étnica, política o sexual tuvo un carácter antisemita, en un país de 10 millones de personas que alberga a 15.000 personas. 20,000 judíos.
 
En uno de esos casos, jóvenes migrantes de Siria y los territorios palestinos fueron condenados por lanzar cócteles Molotov en una sinagoga en Gotemburgo en diciembre de 2017. Nadie resultó herido en el ataque.
 
En 2016, los delitos contra los musulmanes eran más del doble de comunes que los antisemitas, con un siete por ciento. Las mezquitas y los centros de vivienda para migrantes fueron blanco de numerosos ataques.
 
La policía no ha visto ningún aumento significativo en el número de delitos antisemitas denunciados desde 2014, a pesar de que Suecia ha acogido a 400,000 migrantes desde entonces, más que cualquier otro país europeo per cápita. Suecia no incluye el origen étnico en sus estadísticas de delincuencia.
 
El año pasado se presentaron 35 informes policiales de delitos antisemitas en Malmö, un número visto como estable pero con toda probabilidad por debajo del número real, sugiere la oficial de policía de Malmö, Zandra Brodd.
 
Mientras tanto, tres de cada cuatro suecos creen que el antisemitismo ha crecido en los últimos cinco años, la proporción más alta en la Unión Europea, según un estudio del Eurobarómetro publicado por la Comisión Europea en diciembre.
 
"Muchos judíos eligen mantener un perfil bajo en público. Por ejemplo, pueden esconder un colgante de la Estrella de David dentro de su camisa o quitarse su kipá tan pronto como salgan de la sinagoga", dice un portavoz de la comunidad judía de Malmö, Fredrik Sieradzki.
 
En enero, el Primer Ministro sueco Stefan Löfven se comprometió a asignar más fondos para que más jóvenes puedan visitar los sitios conmemorativos del Holocausto en Europa, y Suecia organizará una conferencia internacional de genocidio en 2020.
 

 Fuente: Ynet
 

Ultimas Noticias Ver más

Netanyahu le devolvió el mandato al Presidente
Noticias

Netanyahu le devolvió el mandato al Presidente

21 Octubre 2019


Rivlin encargaría este martes a Gantz intentar formar gobierno

Recordando el libro para adultos de Gaby Fleiss
En comunidad

Recordando el libro para adultos de Gaby Fleiss

21 Octubre 2019


“Los años sin lágrimas”, entre dolor y felicidad.

Esta página fue generada en 0.0666571 segundos (5037)
2019-10-21T20:14:14-03:00