Mes de la Mujer 2019

Entrevista a Valeria Tanco

Valeria Tanco es comunicadora y editora. Es autora del libro "Mis terapias". Coautora del libro "Agarrate Catalina: el libro" y "Viejas Bravas". Actualmente es co conductora del programa "Vespertinas" de Montecarlo televisión y columnista en el programa radial"Fácil desviarse", en Del Sol FM.

- ¿Cuándo fue la primera vez que sentiste que la palabra "feminismo" y sentiste que tenía que ver contigo?

Me cuesta identificar un momento. Hasta hace poco, consideraba que mi feminismo estaba en construcción. Por ser parte de un programa como Vespertinas, conducido por cuatro mujeres, llegó el momento en que sentí que tenía que definir mi postura al respecto. Soy feminista, pero sigo trabajando en ello día a día, voy y vuelvo con pensamientos y posturas, y me permito eso porque creo que es bueno para mí.
Sin que el término fuera el motor, en la facultad (estudié tres años de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Católica), en una materia que no recuerdo cómo se llamaba que tenía que ver con el arte, hice un pequeño ensayo en el que me pregunté por qué en las vanguardias aparecen tan pocas mujeres, o algo así, no recuerdo bien. Me pregunté por la visibilidad de las mujeres, y eso hoy lo veo como una aproximación al feminismo.

Por otro lado, desde niña tuve grandes referentes mujeres en la literatura. Louisa May Alcott y su gran personaje Joe March, que nace en Mujercitas. Joe, una aspirante a escritora, que se negaba a ser parte de las convenciones sociales de la época y de las superficialidades “femeninas”, era mi ídola.

Adelanto un par de décadas y me encuentro de casualidad con un libro de no ficción de Margaret Atwood (la autora de El cuento de la criada, que por suerte hoy es reconocida y leída gracias a la serie televisiva) y se transformó en mi libro de cabecera. Se llama Curious Pursuits, no es de escritos feministas, pero es lo más feminista que podés encontrar, je.

- ¿Cómo es ser mujer y estar en los medios hoy? ¿Te sentiste discriminada por ser mujer?

Me siento muy afortunada de estar en un programa como Vespertinas, conducido por cuatro mujeres, con mujeres en distintos roles y con una productora general mujer, Andrea Pozzolo. Es muy significativo para los medios hoy, y en ese sentido estoy agradecida por la oportunidad y por la apuesta del canal.

Eso es una parte del asunto, porque la responsabilidad que siento por mi rol y mi aporte en Vespertinas no es solamente como mujer en particular, es como comunicadora y persona. Vespertinas es un programa que exige estar informada, estudiar, proponer y también opinar. Es un equipo que trabaja rigurosamente y el producto diario que logramos me hace sentir orgullo y reconocimiento a mis compañeros. Aprendo mucho y disfruto de tener este lugar en los medios.

No me he sentido discriminada en los medios en general, y vengo trabajando en ellos desde hace más de 20 años en distintas tareas. Lo que sí siento es que, si bien obviamente no es un tema de cuota, faltan mujeres en los medios.

- ¿Cómo es en la vida cotidiana, ser la hermana de un personaje como tu hermano Carlos?

Mi hermano es Carlos, Darwin es el personaje. Carlos, mi hermano, fue mi compañero de ruta desde que nací hasta mi adolescencia. Aprendí mucho de él, crecimos juntos. Como soy la hermana mayor, lo sigo viendo hasta hoy desde un lugar medio maternal, como veo a mis hermanas Gabriela y Manuela.

Con respecto a Darwin, lo escucho cuando puedo. Me divierte el personaje, me hace reír. Y en mi opinión, el humor debe ser libre, no dejarse atrapar por la corrección política. La risa que me produce el humor sobre cosas de las que en principio no nos podríamos reír me resulta liberadora.

- ¿Cómo fue crecer en un hogar dónde las inflcuencias culturales se mezcalaban y cohabitaban? Que recuerdo que identificas con el judaísmo tenes de la casa de tu abuela?

Mis familias de origen, la materna y la paterna, son muy distintas entre sí. Desde el punto de vista cultural y político me han enriquecido muchísimo. Le debo mucho a mis familias, gran parte de lo que soy y de lo que he aprendido en la vida viene de ellas.
Mi abuela materna conservaba algunas tradiciones del judaísmo. Pero muy pocas, y la mayoría relacionadas con la comida. Y hasta las hacíamos mal, lo cual ha sido fuente de humor para Darwin.

Ese es un debe grande para mí, me habría gustado aprender y saber de judaísmo. Mi abuela me hizo un gran regalo de cumpleaños de 15, me llevó a visitar a mi tía (hermana de mi madre) y a su familia a Israel. Estuvimos un mes y pico, y además de disfrutar de mi familia, pude vivir algo de la cotidiana del país. En su momento, me impactó ver a soldados jóvenes en todos lados y una sensación personal de que “algo” podía pasar. Me sorprendió el desarrollo, hablamos de principios de la década de 1990, y la organización social y comunitaria del kibutz que visité, que involucraba hasta la crianza y el cuidado de los niños.

- ¿Qué sentiste en ese cruce con Caro Aguirre, guionista argentina en el programa \"Fácil Desviarse\", te podes idenfiicar con un feminismo que dice que elige a su grupo de trabajo por ser mujer y no por sus capacitaciones? ¿Cómo viviste la agresión que sufrió tu compañero de programa?

En el marco de mi columna Televicio sobre televisión en el programa radial Fácil Desviarse, hice una entrevista telefónica a la guionista argentina Carolina Aguirre. La motivación fue que se hizo público que Pol-ka, la productora de Adrián Suar había registrado “Femicidio” y “No es no”. Si bien lo había hecho solo con fines televisivos, se supo que era porque estaba preparando una serie de unitarios de ficción sobre femicidios reales argentinos y que la guionista iba a ser Carolina Aguirre. La entrevista fue telefónica, por razones obvias. Aguirre tuvo un encontronazo con uno de los dos conductores del programa. De todas maneras, la entrevista siguió después de eso con normalidad. Ella se quedó ofendida y lo dijo en las redes sociales, acusándome a mí por no haberla defendido en esa situación puntual e insultándonos a mí y al conductor del programa. Me cuestioné mi abordaje y mi tarea, pero concluí que no cabía el reclamo. Me amargué un par de días, pero es una cuestión saldada. No voy a dejar de entrevistar y dar difusión a las posturas que me parezcan necesarias o pertinentes difundir, ni voy a dejar de preguntar lo que a mí me parezca relevante y oportuno.

- ¿Que pensas que sucede en Uruguay y especialmente en el interior, donde el número de femicidios crece?

Creo que el combate a la violencia de género tiene que ser una política de Estado. Creo que la articulación de los mecanismos y los diferentes organismos implicados es fundamental, Uruguay tiene que llegar a que no pase nunca más lo que acaba de pasar en Artigas. Cuando un hombre viola la medida cautelar, la víctima lo denuncia, la información no llega a la fiscalía y entonces él la mata.   Es una falla terrible del sistema, porque no solo tenemos que lamentar la muerte de una mujer, sino que me pregunto ¿cuál es el mensaje para las mujeres que no se animan a denunciar? ¿Para qué van a denunciar viendo un resultado como este? Es gravísimo. Por eso adhiero al compromiso que envió la Intersocial Feminista a todos los precandidatos a la presidencia, en el que pide que se comprometan a “Proveer de forma urgente los recursos necesarios para implementar un mínimo de acciones que garanticen el cumplimiento de la Ley Integral Contra la Violencia Basada en Género”.
Con respecto al aumento en el número de femicidios, percibo (es una opinión absolutamente personal) que el cambio de la mujer hacia la independencia económica no es un fenómeno generalizado desde hace tanto en Uruguay. Y que la toma de conciencia de que no tiene que tolerar ningún tipo de violencia de su pareja tampoco tiene tanto tiempo. Y esos dos elementos no se han acompañado con la educación, entonces hay hombres que no admiten esta nueva realidad, y ese desfasaje es parte del problema. Siento que es necesario educar en la equidad y en el respeto, y por eso es que considero que el combate a la violencia de género tiene que ser una política de Estado.

- ¿Cómo te sentis respecto al feminismo? ¿Que parte del discurso feminista es tuyo y que parte sentís que no adheris?

No hay un solo feminismo, dentro del feminismo hay muchos discursos, planteos y formas de militancia. Dicho esto, el feminismo con el que me siento identificada es aquel que busca la equidad de género, reconoce que hubo una revolución feminista en el siglo XX y construye desde ahí el camino que falta por andar. Y especialmente rescato las mujeres que dialogan con quienes no comparten su pensamiento, e intentan generar conciencia desde ese lugar abierto, sin condenar al otro.

No comparto el discurso de “quemar todo” y empezar de nuevo, ni las acciones violentas. También me molesta el oportunismo que ha surgido con esta causa, que creo que viene de los mediáticos argentinos y los medios de allá que se suben a una “moda”. Me molestan los términos importados y la confusión que genera esto. (Por ejemplo, hay una murga en el carnaval uruguayo que pide por el aborto legal acá, cuando acá el aborto fue despenalizado hace tiempo ya). No creo que este tipo de oportunismo demagógico sume, aunque sé que esto es polémico porque hay muchas personas que piensan que en un punto “toda monedita sirve” para interpelar y generar cambios de pensamiento.

- ¿Si tuvieras que decir dos temas que falta mucho por avanzar en el terreno de la mujer cuales dirías que son?

Contesto a nivel nacional. Ya lo respondí en parte en una pregunta anterior, pero creo que el tema de la violencia de género es primordial y urgente.
Otro punto que a mí me resulta fundamental es la falta de paridad en puestos de decisión, en particular en los cargos políticos y el Parlamento. Uruguay está muy mal a nivel mundial al respecto de la participación femenina en la política, y es fundamental avanzar rápido en ese sentido. La sensibilidad femenina, los temas que atañen a la mujer, se legislan y mejoran si hay mujeres que los planteen y los defiendan. Y creo que eso puede ser un gran motor de cambio hacia la equidad de género.
Y agrego un tercero, en el que se trabaja, pero falta mucho: las redes de contención para las mujeres jefas de hogar de bajos recursos. Hay que lograr que accedan fácilmente a trabajo decente y a la vivienda, hay que seguir trabajando para resolver el cuidado de sus hijos institucionalmente, hay que lograr que puedan salir adelante y sacar a sus familias adelante.

- ¿Viste la serie Working Moms de Netflix?

No, no la vi. Muchas gracias por la recomendación, jeje.

- El otro día en un taller de escritura, una amiga dijo que no quería volver a la oficina después de su licencia maternal, pero que le daba miedo de decirlo en voz alta porque no quería ser discrimnada por sus pares. Estoy hablando de una mujer de treinta y pico con una Maestría en Marketing.

Es muy triste que pase eso, y me despierta pensamientos y preguntas que exceden la anécdota.
¿Por qué hay mujeres que se sienten culpables por querer dedicarse a la crianza de los hijos o hacer de eso su prioridad? Criticamos, la sociedad en conjunto, a las mujeres por dar poco o mucho de mamar, por cómo crían los hijos, por cuánto trabajan sea mucho, poco o nada, por ser amas de casa o por ser profesionales que no quieren formar una familia. La mujer que quiera ser madre y continuar con su desarrollo laboral debe tener todas las herramientas y las condiciones para hacerlo. 

¿Por qué no reconocer las diferencias de género y construir desde ahí? La mujer no tiene que sentir que tiene que dejar de ser mujer en su trabajo, la órbita de lo femenino se tiene que integrar mejor al espacio laboral, incluso cuando sea un sector o rubro predominantemente masculino.

Y el hombre tiene que empezar a admitir lo que siente, porque estoy segura de que hay muchos padres que no quieren volver a trabajar inmediatamente después de serlo, y si lo dijeran en voz alta sería un punto de encuentro importante.

Janet Rudman
(08 Marzo 2019 , 14:15)

Ultimas Noticias Ver más

ONU: el ilógico papel central de los regímenes oscuros
Noticias

ONU: el ilógico papel central de los regímenes oscuros

24 Marzo 2019


Sólo en la ONU: Irak, 3er país del mundo en desigualdad de género, a vicepresidencia de Comisión por Derechos de la Mujer. Y mucho más...

Una pareja disfrazada en Jerusalem
Israel

Majane Yehuda disfrazado

23 Marzo 2019


El principal mercado de Jerusalem se llenó de color con la festividad de Purim

Restaurantes con sabor a historia
Israel

Restaurantes con sabor a historia

23 Marzo 2019


Si bien las oportunidades para conectarse con el pasado histórico de Jerusalén a través de recorridos históricos o visitas a museos son comunes, estos restaurantes le...

Esta página fue generada en 0.0289841 segundos (3548)
2019-03-24T12:38:39-03:00