Rabino Eliezer Shemtov

Rabino Eliezer Shemtov

Nacido en 1961 en Brooklyn, NY, recibió su título de Rabino de United Lubavitcher Yeshivoth en 1984. En octubre de ese mismo año se casó con Rachel Chitrik. Pocos meses después (en febrero de 1985), a pedido de la Comunidad Israelita del Uruguay, el matrimonio fue enviado al Uruguay por el Rebe de Lubavitch - que su mérito nos proteja - para fundar el Beit Jabad en ese país y dirigir sus actividades educativas, culturales y sociales. Es Director General del Jabad Uruguay, conferencista y autor de numerosos artículos, principalmente sobre temas del judaísmo en la actualidad. Sus artículos y entrevistas han aparecido en medios comunitarios, nacionales e internacionales. 

Columna de opinión

Celebrando los últimos días de Pésaj

El equipo de remo de la Yeshiva University siempre perdía en la competencia de remo entre las universidades. Decidieron mandar un espía a la Universidad de Yale, que siempre ganaba la competencia, para ver cuál era su técnica. Luego de unos días volvió el enviado con el secreto: Ellos tienen uno que grita y siete que reman…

[17:00, 25/4/2019] Shemtov: Hoy jueves 25 de abril con la puesta del sol se celebrará Shvií Shel Pésaj o sea el séptimo día de Pésaj. (En Israel es el último día de Pésaj; en la diáspora es el penúltimo día.)

La costumbre de Jabad, como también en otras comunidades, es de quedarse despiertos toda la noche, estudiando Torá hasta la madrugada.

¿A qué se debe? ¿Qué es lo que conmemora el séptimo día de Pésaj?

De acuerdo al relato bíblico fue el séptimo día luego de su salida de Egipto que el mar de juncos se partió y todo el pueblo judío pudo cruzar en tierra seca, salvándose así del ejército egipcio que los estaba persiguiendo.

Hay un detalle muy interesante que ocurrió en ese momento que llama la atención. Los judíos discutieron entre sí. Inusual, ¿no? Hubo cuatro grupos, cada uno con su opinión, sobre el camino a tomar frente al hecho de tener el mar delante suyo y el ejército egipcio detrás.

Un grupo decía vayamos a volver a ser esclavos. No vamos a poder luchar en contra del ejército armado de Egipto. No podemos avanzar ya que hay un mar delante. Tuvimos una semana de vacaciones. Volvamos a ser esclavos.

Otro grupo decía: Jamás volveremos a ser esclavos. Somos hombres libres. Luchemos contra los egipcios como hombres libres.

Un tercer grupo dijo: No vamos a poder ganarles a los egipcios. Tampoco vamos a volver a ser esclavos. Tirémonos al mar.

El último grupo dijo: Calma, muchachos. ¿Qué problema hay? D-os es grande. Recémos a D-os para que nos salve, tal como hicieron nuestros antepasados.

¿Cuál de los cuatro grupos tenía la razón?

Ninguno.

En dos versículos (Exodo, 14:13,14) Moshé los refuta a los cuatro grupos y sus opiniones: No tengan miedo! Quédense y verán la salvación de D-os que les hará hoy. (O sea, no se tiren al mar.) Así como ven a los egipcios, no volverán a verlos nunca jamás. (O sea, no volverán a ser esclavos.) D-os peleará por uds. (No tienen necesidad de pelearse con los egipcios) y uds. cállense. (No es momento para rezar.)

¿Qué había que hacer, entonces?

La respuesta está en el siguiente versículo (ibid, 14:15): Y Di-s le dijo a Moshé: ¿Por qué me gritas a mi? ¡Háblales a los hijos de Israel y que viajen [hacia adelante]!

Fue ahí que Najshón hijo de Aminadav entró al mar y cuando ya no podía avanzar más Moshé levantó la vara y el mar se partió, posibilitando el cruce en tierra seca para todo el pueblo.

Hoy en día

La Torá no es simplemente un libro de historia; es un libro de instrucción. Cada historia que la Torá documenta es porque contiene enseñanzas aplicables a todos en todo momento y en todas partes.

Veamos cómo dicho conflicto entre los cuatro grupos se aplica a nosotros hoy en día.

Vivir como judío hoy en día no es fácil. El mundo que nos rodea nos amenaza y desafía continuamente. Hay tantos “ismos” que compiten con el judaísmo que hace que sea difícil ignorarlos y optar por vivir una vida como Di-s manda. ¿Qué se hace?

Una opinión es que no es posible enfrentar a todo el mundo. Hay que ceder. Hay que ser “normal” tanto a nivel individual como a nivel nacional. Hay que hablar y actuar de una manera que sea políticamente correcta. No sea cosa que nos miren a los judíos como bichos raros. Hay que aceptar a la sociedad occidental como nuestro amo y subyugarnos a sus valores.

El segundo grupo de opinión dice que no tenemos porqué temer a nadie, vamos a salir al choque. Vamos a mostrarles que no tienen razón y que no somos subyugados a ellos. Hagamos guerra a las mentiras.

El tercer grupo dice lo siguiente: Mirá, no vamos a subyugarnos al mundo que nos rodea y tampoco vamos a poder vencerlos en un enfrentamiento. Vamos a “tirarnos al mar” de la Torá. Vamos a aislarnos en un mundo de estudio de Torá y religión e ignorar las amenazas culturales que nos rodean.

El cuarto grupo acude a la intervención Divina. No vamos a subyugarnos, no vamos a poder vencer en un enfrentamiento, tampoco corresponde escaparnos. Vamos a dedicar nuestros esfuerzos para pedirle a Di-s que intervenga.

Ninguna de estas opciones es la correcta. Cada una de estas posturas es una distracción. En aquel entonces la meta fue clara: llegar al Monte Sinaí para recibir la Torá. Cualquier otra alternativa es un desvío de la consigna Divinamente definida.

Lo mismo pasa hoy en día. La consigna es traer al mundo al punto que esté en condiciones para recibir al Mashíaj. La manera de lograrla es seguir hacia adelante con una Mitzvá más, concientizarnos de la importancia de su llegada y anhelarla. Cualquier otra ocupación es un desvío de la misión por más noble que pueda parecer ser. Es nada más que una alternativa humana que busca sustituir a un mandato Divino.

Y ¿Por qué nos quedamos despiertos toda la noche estudiando Torá? Porque todos los años al llegar la madrugada del séptimo día de Pésaj el mar vuelve a “partirse” a nivel cósmico. La dimensión “marina” que oculta la verdad se parte y el “lecho marino”, la verdad, se revela. Uno quiere estar preparado y estar presente cuando la “partición del mar” ocurre dentro de su propia alma.

Ajarón Shel Pésaj

Ajarón shel Pésaj quiere decir el último [día] de Pésaj. El sábado de tarde, antes de finalizar Pésaj (en la diáspora), se realiza una cena denominada Seudat Mashíaj. Es una costumbre instituida por el Baal Shem Tov y tiene como objetivo “metabolizar” de alguna manera nuestra fe en la inminente llegada del Mashíaj. Se realiza el último día de Pésaj ya que en la lectura de la Haftará que corresponde al día habla de las profecías relacionadas con la llegada del Mashíaj.

En Jabad se acostumbra tomar cuatro copas de vino además de comer Matzá, cantar una serie de canciones jasídicas muy especiales y hablar sobre el significado del momento celebrado.

Es un aporte original más de Jabad Uruguay que ya se convirtió en un clásico. Se genera siempre un clima de inspiración muy intensa y especial. Confiamos en que este año será aún más intenso ya que están las experiencias acumuladas y cada año que pasa falta menos para que el Mashíaj llegue. Si D-os quiere habrán dos seudot, una en Montevideo y otra en Punta del Este. Están todos invitados.

Basado en las enseñanzas del Rebe de Lubavitch, que su mérito nos proteja



Rabino Eliezer Shemtov
(25 de Abril de 2019 a las 18:41)

Ultimas Noticias Ver más

Raquel Wiener (z
En comunidad

En la bendita memoria de Raquel Laschover de Wiener (z”l)

19 Mayo 2019


Falleció este domingo 19 de mayo en Jerusalem, rodeada de su familia.

Parlamento de Israel aprueba medida a favor de los diputados con parejas del mismo sexo.
Noticias

Parlamento de Israel aprueba medida a favor de los diputados con parejas del mismo sexo.

20 Mayo 2019


Equipara derechos de todos los cónyuges, también de parejas gays

Nuevas armas. Foto: Portavoz del ejército israelí
Noticias

Analistas de datos, la nueva arma del ejército israelí contra Hamas

20 Mayo 2019


En abril finalizó la preparación del primer grupo de la Inteligencia israelí especializado en análisis de “big data”.

Esta página fue generada en 0.0433900 segundos (1726)
2019-05-20T08:34:18-03:00