Israel

Campeona mundial de Remo para lisiados, encenderá una antorcha en el acto central de Iom Haatzmaut

Moran Samuel, contra viento y marea.

Moran Samuel, campeona mundial de remo y ex miembro del seleccionado israelí de basquetbol, irradia  alegría y ganas de vivir. Recordamos que eso lo sentimos también cuando conversamos con ella telefónicamente cuando estaba por embarcarse a Río para participar en nombre de Israel en los Juegos Paralímpicos.

Por sus logros, por las medallas obtenidas por su temple, dedicación y destreza, ha sido elegida para encender una de las antorchas en el acto central en el Monte Hertzel de Jerusalem, en el que se da inicio a los festejos de Iom Haatzmaut, en el 71° aniversario de la independencia de Israel. Darle ese honor, es otra forma de aplaudirla.

Se sabe ganadora y la silla de ruedas sobre la que tiene que movilizarse desde que años atrás quedó paralítica en sus miembros inferiores por un problema grave y súbito en la columna vertebral, no es un obstáculo en su camino. Siempre fue deportista y cuando hace algo más de diez años, repentinamente ya no pudo caminar, decidió que eso no la detendría. Se prometió a sí misma seguir adelante y lo cumplió.

Después de su servicio militar obligatorio, en el cual fue reconocida como “deportista sobresaliente”-lo cual le permitía estar en una unidad que no le alterara sus entrenamientos regulares- llegó a jugar en el seleccionado israelí de basquetbol y participó con el seleccionado de Carmiel, su ciudad, en el campeonato europeo.

En el 2006 sufrió lo que llama un “infarto de columna” al estallarle una vía sanguínea que le inundó el centro de la columna. De  la noche a la mañana, sin previo aviso, perdió toda movilidad del pecho hacia abajo. Tras un período de recuperación, completó sus estudios académicos y comenzó a activar en la Asociación de Deportes para Lisiados para lograr hacer renacer el seleccionado de basquetbol femenino en sillas de ruedas.

 

Moran Samuel en basquetbol en silla de ruedas (Foto Nimrod Glickman), en un partido.
Moran Samuel en basquetbol en silla de ruedas (Foto Nimrod Glickman)

En dicho marco llegó en el 2011 al campeonato europeo. Al mismo tiempo, se incorporó al seleccionado masculino en “Beit Halojem”  de Tel Aviv y también con ellos llegó al campeonato de Europa.

En el 2010 agregó otra rama a su actividad deportiva, comenzando a entrenarse en remo individual, con lo cual representó a Israel en las Olimpiadas Paralímpicas en Londres en el 2012, alcanzando el quinto puesto. Al año siguiente representó a Israel en el campeonato europeo de basquetbol en sillas de ruedas, en calidad de capitán de su equipo. El seleccionado llegó al séptimo lugar en la lista general y Moran fue electa como una de las mejores jugadoras de Europa, bajo el título “All Star Team”.

En los Juegos Paralímpicos de Río ganó medalla de bronce. Al año siguiente, en el campeonato internacional en Sarasota, ganó medalla de plata.

Y de fondo, más allá de las medallas, está su temple y determinación a seguir adelante. Por ello, es oportuno recordar la entrevista que le realizamos cuando estaba por partir a Río.

 

Moran Samuel y otros  compañeros de la delegación israelí a los Juegos Paralímpicos en Río, antes de partir hacia Brasil
Moran Samuel y otros compañeros de la delegación israelí a los Juegos Paralímpicos en Río, antes de partir hacia Brasil

 

P: Ya eres campeona mundial de remo, título ganado el año pasado, pero sinceramente, siento que aquí toda la historia va mucho más allá del logro deportivo, el tema supera en mucho las medallas. El poder destacarte en deportes a pesar de tu limitación física ¿dirías que eso ya es una gran victoria?

R: La verdad que yo siento que el deporte siempre fue parte de mi vida , siempre me ocupó y fue significativo para mí. Así que por un lado, volver al deporte después de lo que me pasó, realmente fue para mí una especie de victoria especial. Pero además fue un poco como volver a casa. Es que yo era deportista ya antes de mi limitación. O sea que puedo ver esto desde muchos ángulos. Puedo decir por un lado que de repente me hallé en silla de ruedas y sentí al principio que nunca más voy a ser deportista, que mi vida no será igual y que no podré dedicarme al deporte. Pero por otro lado  al volver a descubrir el deporte, me devolví a mí misma la sensación de ser capaz de lo que quiero .Lo sentí como un regalo que ninguna otra cosa me podría haber dado, que ninguna otra ocupación me podría haber brindado.

Moran Samuel con su medalla en campeonato mundial (Foto. Datlan Saiev)
Moran Samuel con su medalla en campeonato mundial (Foto. Datlan Saiev)

 

P: Leí una cita del judoka y hoy entrenador de judo Arik Zeevi, que también obtuvo medalla olímpica, diciendo que los deportistas paralímpicos “son mucho más fuertes que nosotros”. ¿Es cierto que para ustedes el destacarse requiere un esfuerzo mucho mayor aún que el de un deportista “común”, que no tiene que lidiar con la limitación física?

R: Estoy segura que en las primeras etapas es así .Es que realmente es necesario aprender a volver  a conocer tu cuerpo, con la limitación. Y claro que en la vida diaria las cosas son más....no quiero decir difíciles ya que no siente que mi vida es difícil, siento que tengo una vida sobresaliente...digamos más desafiantes. Hay que lidiar con más desafíos en la rutina diaria.

Pero creo que en las canchas de deportes, no hay diferencia alguna. Personalmente creo que en el ejercicio mismo del deporte, no hay diferencia entre el deportista olímpico y el paralímpico. Claro que a quien mira desde afuera, le parece que “ella tiene que lidiar también con la silla de ruedas..” y otras cosas similares, pero yo siento que hago deporte igual que los demás. Es exactamente lo mismo para mí.

Diría más aún: siento que esto empareja cierta línea muy universal .Es que hay aquí un idioma común a todos, cuando estamos en la cancha, y creo que se necesita la misma fortaleza  y fuerza para llegar a los mismos altos niveles del deporte, sea olímpico o paralímpico.

Pero es cierto que para lidiar con la limitación física, hay que juntar mucha fuerza emocional. La gente no siempre piensa que la tiene, pero yo considero que está dentro de cada uno.

Moran Samuel campeona de remo paralímpico. (Foto: Datlan Saiev)
Moran Samuel campeona de remo paralímpico. (Foto: Datlan Saiev)

 

 

P: ¿Es clave la combinación entre la fuerza física, la capacidad de resistencia y todo lo que deriva de ello, y por otro lado la fuerza mental, emocional? Me parece que esto último es clave para convencerte de que eres capaz de continuar y seguir adelante..

R: Tienes toda la razón, sin ninguna duda. No se puede avanzar sin la fuerza y la integridad mentales. Es imposible sin la capacidad de reaccionar rápidamente ante los cambios y las dificultades. Hay que poder lidiar con la situación también cuando no todo va tan bien y no es tan cómodo, tan bueno, o no tienes tanto éxito. Todo esto, tanto en la vida común como en el deporte, requiere realmente una gran fortaleza mental sin la cual no podrás llegar a altos niveles, en ningún tipo de deportes.

P: Tu mayor logro hasta ahora fue el campeonato del mundo ¿verdad?

R: Por supuesto. Ya había ganado la medalla de plata en el 2014, fui subiendo gradualmente, pero el 2015 fue el año en el que realmente gané en todos los campeonatos en los que participé, la medalla de oro, y ser campeona del mundo es un compromiso. Para mí eso fue una declaración de cara a Río. Me preparé de modo sumamente serio a fin de lograr reproducir el logro del campeonato del mundo, convirtiéndome en campeona olímpica.

P: Ojalá que así sea. ¿Y qué significa eso ? O sea...¿qué te ha requerido esta preparación a tan algo nivel? Un horario de locos me supongo...muy exigente.

R: Sin duda. Una agenda de locos, que incluía entre 2 y 3 unidades diarias de entrenamiento, cada una de entre hora y media y dos horas, dependiendo de cada entrenamiento. Me entrené en el agua, en el gimnasio, en el simulador. Esto me exigía estar mucho tiempo en campamentos de entrenamiento en el exterior, con la dificultad que eso supone porque hay que salir de casa y pasar meses afuera. No es fácil. Pero hicimos todo lo necesario de la mejor forma posible.

Me levantaba temprano a la mañana y todo el tiempo la jornada giraba en torno a los entrenamientos. Fue un año muy intenso, quizás el más intenso que tuve hasta ahora desde el punto de vista deportivo.

P: Me parece que no puedes vivir sin el deporte ¿verdad?

R: Exactamente. ¡Estoy adicta, totalmente!

Todos conocemos el concepto de “alma sana, cuerpo sano”...y me atrevo a pensar que a pesar de tu parálisis, sientes que tu cuerpo es muy sano.

Es un punto interesante...¿Cómo definimos eso de cuerpo sano, realmente? Es todo un tema..Muchas veces hablo con gente que al terminar la charla me dice, como es común acá, “tihí briá”, o sea “que estés sana”. Es una especie de saludo...Es muy importante, un buen augurio, pero la verdad es que yo me siento mucho más sana que la mayor parte de la gente. Me siento sana en mi cuerpo. Si bien tuve que volver a acostumbrarme a mi cuerpo después de lo que me pasó. Siento que me sirve como necesito para todo lo que quiero hacer. A veces tengo que hacer alguna adaptación, no puedo olvidarme que voy en silla de ruedas. Pero nada significativo que me cambie nada.

Ana Jerozolimski
(27 Abril 2019 , 07:27)

Ultimas Noticias Ver más

Raquel Wiener (z
En comunidad

En la bendita memoria de Raquel Laschover de Wiener (z”l)

19 Mayo 2019


Falleció este domingo 19 de mayo en Jerusalem, rodeada de su familia.

Soldados sobresalientes con Rivlin en Iom Haatzmaut
Israel

De Guatemala a la frontera israelo-libanesa, para cuidar a Israel.

19 Mayo 2019


Con  David Tenenbaum, uno de los 120 soldados sobresalientes de Tzahal , recibidos en Iom Haatzmaut por el Presidente de Israel.

Varios de los hombres de Beit Israel, con el Rabino Israel Diament
Mundo Judío

Mi encuentro con una singular comunidad judía en El Salvador

19 Mayo 2019


“Beit Israel”, una historia de fe y la búsqueda de un camino

Esta página fue generada en 0.3080931 segundos (3231)
2019-05-19T18:39:17-03:00