Entrevistas

El periodista Juan Miguel Carzolio, impresionado por su viaje a Israel

Sorprendido por la pluralidad y diversidad que vio en el terreno

A Juan Miguel Carzolio tuvimos el gusto de conocerlo personalmente durante su reciente visita a Israel. Fue parte de una pequeña delegación de periodistas de América Latina invitados por la organización Fuente Latina.

Fue su primer viaje a Israel, donde conoció Jerusalem, Tel Aviv y la zona lindante con la Franja de Gaza.

Es  periodista y comunicador. Trabaja hace 16 años en Radio Sarandí y 5 en Teledoce, y ha colaborado con diversos medios escritos como Rumbo Zur, Seis Grados y Voces. Además, asesoró al Banco Mundial y participó de la Cumbre de Jóvenes Líderes del Banco de Desarrollo de América Latina.

 

P: Juan Miguel, me alegra mucho tener la oportunidad de esta entrevista, para recabar tus impresiones sobre tu reciente visita a Israel. En términos generales primero…¿cómo resumirías esta experiencia?

R: Un gran aprendizaje, sobre Israel, pero también sobre el mundo en general y el Medio Oriente en particular, porque además dos semanas antes había estado en Dubai. Y con eso el gran aprendizaje también sobre uno mismo que implican experiencias como estas. Cuando te acercás a las cosas los conflictos que pueden ser muy lejanos se vuelven mucho más humanos. Y por más que uno lo sepa otra cosa es vivirlo. A veces es difícil que algo te sorprenda cuando estás predispuesto a eso, pero Israel lo logró, por muchas razones, pero en especial por lo liberal.

 

 

P: ¿En qué sentido lo notaste liberal? ¿Por la convivencia entre gente tan variada? ¿Por lo multifacético?

R: Por la pluralidad, y la diversidad. Si bien hay un contexto legal donde lo religioso tiene un peso importante, incluso en lo político, noté que eso no necesariamente afecta el respeto a las libertades individuales, para aquellos que piensan distinto. Que además son muchos, y piensan de muchas maneras. En especial, Tel Aviv me pareció una de las ciudades más liberales del mundo, habiendo conocido muchas de Europa, Estados Unidos y América Latina.

P: Cuando me preguntan a mí cómo es ser periodista en Israel, digo a menudo que lo seguro es que no es aburrido. ¿Qué impresión te dejó la dinámica que viste?

R: Creo que el mundo se pierde las partes más interesantes de Israel por el lugar que ocupa el conflicto. Pero en realidad desde la convivencia religiosa y cultural en la Ciudad Antigua, hasta el desarrollo de la tecnología y la innovación, pasando por la pluralidad de Tel Aviv, o las peculiaridades de la vida en un kibutz, hay muchísimos por aprender y comunicar, y creo que a veces queda perdido. Es otra triste consecuencia de una realidad lamentable.

P: Me atrevo a opinar que eso es “culpa”-si cabe el término-de las redacciones de los medios que se tornan a veces monotemáticas. El que haya conflicto no tendría en absoluto que monopolizar la atención. ¿Podrías elaborar sobre estos puntos tan relevantes e interesantes que mencionaste? O sea…contar un poco sobre ellos, pensando en el lector que no tuvo y no conoce.

R: Ya te hablaba un poco de Tel Aviv, con sus mil bares, que no tiene nada que envidiarle a España, y playas que bien podrían ser de las costas de América Latina. Con gente que viene de todo el mundo, y que viaja por el mundo, y eso la hace una sociedad de personas con cabeza muy abierta, y muy tolerante.

En la Ciudad Antigua de Jerusalem también la convivencia es algo que en principio sorprende y parece destacable. Aunque también a veces parece una bomba de tiempo, en especial en el contexto de un conflicto al que parece difícil encontrarle una salida, y dónde lo religioso, de parte del enemigo, es usado como una terrible excusa.

El periodista uruguayo Juan Miguel Carzolio en Jerusalem. De fondo, parte de la Ciudad Vieja.
El periodista uruguayo Juan Miguel Carzolio en el Monte de los Olivos en Jerusalem. De fondo, parte de la Ciudad Vieja.

 

Qué sería de Israel si todo lo que puede invertir en Defensa pudiera invertirlo en Innovación. Difícil saberlo. Pero a su vez, desde ese sentido de la necesidad, invierten mucho más en eso que muchos países, y los resultados están a la vista. Comunidades de jóvenes transformando el mundo a partir de sus emprendimientos y desarrollos tecnológicos, que los hace pioneros. Algunos además haciéndose millonarios, pero sobre todo muchos logrando realizarse a partir de participar en proyectos fantásticos. De autos automáticos a dispositivos que leen para personas de baja visibilidad, pasando por maquinas que pueden extraer agua del aire. Otra vez, los desafíos que la realidad le plantea a Israel parecen estar atrás de logros que si no fueran científicos podrían ser milagros.

P: Interesantísimas esas pinceladas. ¿Cómo compararías entre el Israel que imaginabas y el que viste en la práctica?

R: Creo que la vida de la gente es mucho más libre que lo que me imaginaba. Uno puede suponer en un país donde el único matrimonio es el religioso una sociedad mucho más tradicional. Y no es así. Se respeta mucho las libertades individuales, los derechos de cada uno, se acepta la diversidad y se permite la expresión. Puede ser un poco contradictorio que se mantenga una legislación tan restrictiva en algunos aspectos. Eso es algo que aún estando en Israel no termino de entender.

P: ¿Por ejemplo?

R: Por ejemplo, que solamente se contemple el matrimonio religioso, o que no haya trasporte público en el shabat.

P:  Un gran tema de discusión dentro de Israel también. Y la diversidad  ¿en qué la viste?

R: En cuestiones de diversidad sexual, en materia de apertura mental y social con respecto al consumo de marihuana, y gente que lleva la vida por un camino muy alejado de lo religioso, que convive con gente que hace de la religión el sentido de la vida, y sin embargo no parece haber demasiados problemas entre ellos para convivir. Parece haber algo más que los une.

 

ELECCIONES AQUÍ Y ALLÁ

P: Tú estuviste no sólo en plena campaña electoral sino el día mismo de las elecciones. ¿Qué vivencias tuviste en ese sentido? Recuerdo que la noche de las elecciones iban a ir a la central del partido Kajol Lavan, que desafiaba el liderazgo de Netanyahu . Sus líderes hablaban casi como si estuvieran seguros que ganarían….

R: Así es, aunque también nos advirtieron que “no sería la primera vez que Israel se acostaba con unos resultados y se levantaba por otros”. Como en todo el mundo, el cambio entusiasma más electoralmente que la continuidad. Y creo que más allá de los resultados que respaldaron al actual gobierno, también hay que respetar a una minoría parcial, pero muy importante, que plantea reparos al camino que se ha elegido, y a los resultados. Lo que no té además es que para el Israelí promedio hay muchas cosas que van más allá del conflicto, y dónde podría haber coincidencias entre la mayoría oficalista y la oposición, pero por la forma en que se conforma el gobierno lleva a alianzas con los más ortodoxos.  Y eso, por ejemplo, termina limitando que se avance en el matrimonio civil o en el transporte durante el shabat. 

P: ¿Te animás a hacer una comparación entre las dos campañas electorales, en Israel y en Uruguay? Lo planteo sin olvidar que no estuviste tres meses en Israel sino, creo, una semana. Pero quizás hay elementos que resultan notorios.

R: Sí, muchísimos candidatos. Es el aspecto más parecido. El más diferente es el peso que acá tienen las colectividades políticas más tradicionales, allá me pareció ver más renovación en cuanto a la oferta en lo que hace a las estructuras partidarias. Allá por momentos me parece demasiado rígido, y eso genera a su vez una sociedad muy politizada, pero también partidizada. Acá me pareció que la sociedad si está politizada, pero menos partidizada. Eso hace más interesante la confrontación de argumentos por encima de las camisetas, pero también puede implicar menor compromiso. Creo que debe buscarse un equilibrio.

 

ENTRE SUEÑOS Y MILAGROS

P: Habiendo estado en Israel ¿podrías explicar por qué hay tanto interés internacional en lo que ocurre en el país, en lo que sale de allí? 

R: Eso podía explicarlo de antes. Es un punto central para la política internacional a lo largo de la historia, y en especial en las últimas décadas. Si a eso le sumás los rasgos distintivos del pueblo judío, más el choque entre la cultura occidental y el mundo árabe (que también lleva siglos de convivencia y confrontamientos) hace que a miles de millones de personas les importe lo que allí ocurre, aún cuando algunos no tengan muy claro por qué…

P: En la misma línea de la pregunta anterior…habiendo estado en Israel, viéndolo desde adentro por cierto más que lo que conoce un turista en una semana ¿se puede entender el por qué de sus grandes logros en tan poco tiempo, en los casi 71 años desde su creación?

R: Se puede explicar más que entender, que haber decidido apostar a ser un país de punta, innovar desde lo social hasta lo tecnológico, teniendo que construirse casi de la nada en el medio del desierto. Eso creo que nace de un profundo sentimiento de la gente que vino a este país con la idea de construir una gran nación. Creo que han logrado muchísimo, pero que lamentablemente la no resolución del conflicto, no les permite disfrutar del todo esa obra magnífica.

P: ¿Lo decís porque es un hecho que cuando hay aún un conflicto eso consume energías y recursos o porque notaste a la gente preocupada por eso?

R: Sobre todo en el espíritu de la gente

P: ¿Qué espíritu captaste respecto al tema del conflicto israelo palestino? ¿Te fuiste con la sensación que es soluble?

R: Tiene que haber una solución, pero la sensación con la que me fui es que está muy lejos. Y me dio lástima notar esa desesperanza en gente que dejó su vida por crear un Estado de Israel que pueda vivir en paz y en convivencia con sus vecinos.

P: ¿Hay un antes y un después de un viaje así?

R: Sí, generalmente lo hay de todo viaje. Y cuánto más lejano el destino, y la cultura, mayor lo que obliga a romper algunos estereotipos. En este caso se cumplió lo de lo lejano, pero a su vez noté muchísimas semejanzas culturales, al menos en la parte más laica de la sociedad israelí. Esa tal vez, junto con la convivencia en la Ciudad Antigua, fueron las cosas que más me impresionaron. Y me conmovió profundamente el museo del Holocausto, y la historia de Hilda, la guía que nos llevó por el recorrido, que es hija de sobrevivientes de campos de concentración. Por todos esos niños inocentes que sufrieron las peores injusticias, y los millones que murieron, es que no se puede descansar en la búsqueda de la paz.

P: Habrá que seguir esperando pues que esa búsqueda arroje resultados. Mientras tanto, ha sido un placer escuchar tus apreciaciones Juan Miguel.  Muchas gracias por tu tiempo.

R: A vos Ana por tu interés.

Ana Jerozolimski
(09 Mayo 2019 , 13:54)

Ultimas Noticias Ver más

Yoaz Hendel, diputado de Kajol Lavan, recalca: Nuestra prioridad es un gobierno de unidad nacional
Entrevistas

Yoaz Hendel, diputado de Kajol Lavan, recalca: Nuestra prioridad es un gobierno de unidad nacional

17 Septiembre 2019


Fue asesor de Netanyahu años atrás (Fotos: Equipo de campaña Kajol Lavan)

Uno de los grandes expertos en Ciencias Políticas de Israel analiza.
Entrevistas

Uno de los grandes expertos en Ciencias Políticas de Israel analiza.

17 Septiembre 2019


Estos son los escenarios posibles en las elecciones israelíes

Aprendiendo desde pequeños qué es democracia
Israel

Aprendiendo desde pequeños qué es democracia

17 Septiembre 2019


Numerosos israelíes llegan a votar acompañados de sus hijos

Esta página fue generada en 0.0746341 segundos (6663)
2019-09-17T13:29:33-03:00