Janet Rudman

Janet Rudman

Me gusta leer y escribir. Encontré en la lectura y la escritura una forma de canalizar mi esencia. Leo con la misma pasión con la que tomo café. Me gusta escribir sobre historias mínimas. He trabajado en varios proyectos editoriales uruguayos que construían identidad judía: Kesher, TuMeser, Jai y ahora formo parte del staff de SemanariohebreoJai.

Columna de opinión

Gefilte fish para la vecina

Este cuento es ficción, pero está basado en la familia Skarbianski que vivía en el tercer piso en un apartamento en la calle Jaime Zudañez. Lo escribo en honor a Pablo Skarbianski Z"L" que falleció en la guerra de Yom Kipur. 

Tenía cuatro años y, a diferencia de mi hermana, yo era traviesa con la palabra. Mi familia vivía en un apto en la calle Jaime Zudañez. Mis vecinos de arriba eran varones que jugaban al fútbol en el living. En carnaval rellenaban bombitas de agua con orina y las arrojaban desde el tercer piso.

Su mamá los rezongaba todo el día a los gritos. Ellos eran más grandes que yo, pero me dejaban correr tras ellos como un perrito faldero. ¡Cómo me hubiera gustado tener un hermano varón! Supongo que por eso prefería a los amigos varones en la adolescencia.

Ana, era la madre, cocinaba como los dioses y con mi mamá se intercambiaban tuppers con respostería y comida. Los tuppers subían y bajaban las escaleras de esa vecindad a finales de los 60.

Un día, mi mamá me pidió que le llevara guefilte fisch que había sobrado, y murmuró entre dientes, “este pescado tiene ya tres días en la heladera y tu papá no lo va a comer. Ellos, que comen sin muchas pretensiones, seguro se lo comen”.

Yo subí la escalera corriendo, feliz de hacer el mandado para mi mamá. Le dije a Ana, mira el pescado que te manda mi mamá, “papá no lo quiere comer porque es viejo, pero seguro ustedes se lo comen”. 

Dos minutos tardó Ana en tocar el timbre en mi casa para relajar a mi mamá de pe a pa. Janetita dice “que nos mandas este guefilte fisch porque es viejo?, si es viejo, por qué no lo tiras a la basura?” Me ligué tremenda penitencia y la fama de ser el diario de Pocitos.

Ese Janetita resuena en mi memoria. Primero hizo aliá el hijo mayor, luego la familia entera. Los vecinos quedaron en un recuerdo de infancia congelado en el tiempo.

Hace dos años vino el menor de los muchachos a Uruguay, me llamó al celular para vernos y al escuchar “Janetita”, se me cayó un lagrimón. 
Extraño el mundo de los vecinos.

Janet Rudman
(21 de Diciembre de 2018 a las 16:47)

Ultimas Noticias Ver más

Las negociaciones de Gaza son inútiles; el conflicto es inevitable
Israel

Las negociaciones de Gaza son inútiles; el conflicto es inevitable

22 Marzo 2019


El reloj avanza hacia otra confrontación militar en Gaza, ya que los militantes exigen dinero y generosas concesiones económicas, pero no están dispuestos a ofrecer a Israel...

Un ejemplo de tolerancia religiosa en Israel: Modin
Israel

Un ejemplo de tolerancia religiosa en Israel: Modin

22 Marzo 2019


Hoy leí que Modin es un ejemplo de tolerancia religiosa en Israel, esto me incitó a formularme algunas preguntas.  Cuando se habla de tolerancia religiosa en Israel: ¿se...

Misticismo femenino
Mes de la Mujer 2019

Misticismo femenino

21 Marzo 2019


Las mujeres están de moda. Hoy, es su momento, en el arte, en la escritura, en la vida. Ser mujer es maravilloso y poder expresarlo en una obra de arte es aún más...

Esta página fue generada en 0.0292971 segundos (3182)
2019-03-23T15:23:05-03:00