Mundo Judío

La amiga que recuerda a Anna Frank, nacida hoy hace 90 años.

Hanna Pick, de la misma edad, sonríe al recordarla y se entristece por saber cuánto sufrió y cuán temprano se fue.

Hanna Pick (90) aún la recuerda. La niña judía holandesa , Anna Frank, que para muchos en el mundo se convirtió en un símbolo del Holocausto debido al diario que escribió , fue su amiga íntima de la infancia.Y Hanna, no podía olvidarla.

Anna Frank, de niña, en Amsterdam
Anna Frank, de niña, en Amsterdam
Amigas, jugando juntas. Anna, agachada. Hanna, a su lado.
Amigas, jugando juntas. Anna, agachada. Hanna, a su lado.

 

La entrevistamos tiempo atrás y la nota fue publicada en su momento en “Semanario Hebreo”. Es muy relevante publicarla hoy aquí, al cumplirse 90 años del nacimiento de Ana Frank.

Hanna nos recibió en  su departamento en Jerusalem. Combinaba sus amplias sonrisas al recordar todo lo compartido con Anna Frank, con la mirada triste al pensar en lo que sufrió en sus últimos años.

Sabe que su vida fue muy distinta de la de su íntima amiga de la niñez. Anna Frank murió enferma de tifus a los 15 años, en Bergen Belsen. Hanna logró llegar a la Palestina del Mandato Británico en 1947, que un año después , en parte de su territorio, se convirtió en el Estado de Israel. Fue enfermera durante decenas de años-recuerda que ese era el sueño de Margot, la hermana de Anna Frank, y siente que la única "venganza" en la que alguna vez pensó, fue haber formado una familia después del Holocausto, trayendo al mundo tres  hijos , 11 nietos y numerosos bisnietos, que hasta el momento de nuestro encuentro eran 12 y cabe suponer que desde entonces se agregaron más.

Del hoy famoso "Diario de Anna Frank", se enteró años después de la guerra, cuando el padre de su amiga, Otto Frank, el único de la familia que sobrevivió, se lo dio personalmente. "Para el mundo, es un símbolo. Para mí, era mi amiga de la infancia".

“Nos conocimos un día en el almacén, donde yo estaba con mi madre y ella con la suya”, recuerda Hanna. “A los pocos días nos encontramos al comenzar el jardín de infantes. Ana estaba jugando con unas campanas. Cuando se dio vuelta, me reconoció por la espalda y corrió a abrazarme. Allí comenzó una fuerte amistad”.

Las experiencias vividas fueron numerosas. Ana pasaba más tiempo en lo de los Pick que viceversa, ya que dado que la familia de Hanna era respetuosa de los preceptos religiosos judíos, ella no podía comer en una casa en la que no se los observara. “Pero Ana comía en casa , salíamos a pasear juntas y era un disfrute ..Además, su familia era un encanto, su padre  Otto una persona maravillosa y todos inspiraban un gran cariño”.

Hanna recuerda las fiestas compartidas, aunque  cada familia las vivía de modo muy diferente. " Todas las fiestas judías las celebrábamos en mi casa, Janucá, Purim. En Iom Kipur, mi mamá iba a la sinagoga y me daba un sandwich para comer en lo de Ana. Recuerdo que una vez llegué y vi al Sr. Frank y a Anna en la casa, mientras que Margot, la hermana mayor, y la madre, estaban en la sinagoga".

Hanna recorre el tiempo perdido a través de  unas fotos que guarda en un viejo álbum. El rostro de Anna Frank es fácilmente distinguible. Se las ve jugando en la calle, de pequeñas. Y ya más grandes, en el secundario, con otros amigos.

 

Con un álbum de recuerdos, en su casa en Jerusalem
Con un álbum de recuerdos, en su casa en Jerusalem

 

 "Vivíamos en la entrada al lado de la familia Frank, o sea que o Ana y yo  podíamos hablar inclusive por la ventana o por el balcón. Había sólo medio año de diferencia entre nosotros...aunque parece tan recordarlo hoy, dado que ella murió a los 15 años y yo ya soy una anciana".

Hanna recuerda a su amiga con una sonrisa y destaca que estaba siempre llena de vida.

"Mi mamá siempre decía que el Todopoderoso sabe todo, pero Anna lo sabe mejor. Es que tenía mucha "pimienta" . Era muy divertido estar con ella, una niña común y corriente. Jugábamos, saltábamos, como todos los niños".

Entre amigas. Anna Frank es la segunda de la izquierda. Hanna, la cuarta.
Entre amigas. Anna Frank es la segunda de la izquierda. Hanna, la cuarta.

 

Le preguntamos si pensó qué habría sido de Ana si no hubiera muerto en Bergen Belsen.

" El padre dijo que Margot, la hermana mayor,  quería ser enfermera en Palestina, y que Anna quería ser escritora en Holanda. Una vez, cuando estaban escondidos, hablaron de lo que cada uno querría hacer si lograban salvarse, y allí fue que cada una dio su respuesta.Pero no descarto que en algún momento Ana también hubiera venido a Palestina, luego Israel, con su hermana".

 

Y pensando en el sueño de Anna de ser escritora, Hanna agrega: "Después de la guerra, estuve en Holanda con mi esposo y fuimos a visitar la escuela en la que estudiábamos. Recordaba dónde vivía la directora,a la que queríamos mucho-y que lloró cuando sus alumnos judíos se tuvieron que ir-y fui a visitarla. Le pregunté si ella ya en aquel entonces que Ana era especial..Su respuesta fue que las condiciones en las que tuvo que estar, sólo con adultos, encerrada, sin amigos, separada de todo, algunas  cosas se desarrollaron más rápido. Dijo que quizás se habría podido convertir en una gran escritora, pero que por la situación en la que vivió, todo sucedió más rápido.  Y creo que tenía razón".

Y da un ejemplo concreto. "Anna escribió varios cuentos muy originales  , con mensaje. En uno, que está en un libro que compré en Yad Vashem, y que escribió a los 15 años, o sea cuando estaba escondida, se pregunta. "¿Por qué no somos simpáticos  con la gente pobre? Si los pisamos, ni siquiera nos disculpamos". ¡Estaba ocultándose y pensaba en esas cosas! Una gran conciencia social".

Hanna tiene presente cómo una vez ella y Anna recibieron una penitencia en la escuela, aunque ella era la culpable por haberle  copiado a Anna en la lección de matemática. Y el susto que Ana tuvo una noche que viajó con Hanna y su familia de vacaciones y súbitamente oyeron truenos. Y cómo le gustaba tener su cabello bien arreglado..."Fue una de las primeras cosas que me dijo, amargada, cuando nos reencontramos en Bergen Belsen: que la habían rapado".

Todas las vivencias compartidas, se terminaron cuando un día, recién comenzadas las vacaciones del liceo,  Hanna y otra amiga fueron a buscar a Ana. Un hombre que alquilaba allí una pieza, les dijo que  toda la familia había viajado a Suiza. “Ni nos despedimos y recién años después me enteré de la verdad, que estaban escondidos no lejos de su casa, en el altillo de una oficina, donde después alguien los delató”, recuerda.

Recién después de  terminada la guerra Hanna se enteró de la verdad: Margot, la hermana mayor de Anna, había recibido, al igual que otros 400 jóvenes judíos de Amsterdam, una orden de presentarse para un “campamento de trabajo”. Otto, el padre, comprendió lo que se escondía detrás de esa orden y decidió que toda la familia iba a desaparecer.

“No alcanzamos ni a despedirnos..Y cuando nos reencontramos años después, todo era distinto”. El reencuentro fue en febrero de 1945 en el campamento de concentración Bergen –Belsen. Ambas amigas llegaron al lugar, sin saber una de la existencia de la otra. Alguien le dijo a Hanna que Ana estaba allí. No se vieron y el reencuentro fue a través de una cerca tapada, que permitía únicamente oírse las voces.

“Reconocí claramente que era ella, de eso no tuve dudas..pero fue muy duro..no era la Anna con la que jugábamos…no era esa mi amiga de la infancia feliz”, recuerda Hanna con tristeza. “Era una Ana que había perdido la esperanza, que tenía hambre, tifus y lloraba…Lloramos juntas. Además, me dijo que se había quedado sola. Su hermana Margot estaba por fallecer. Pero Ana no sabía que su padre, al que adoraba, había quedado con vida. A veces me pregunto si quizás hubiera logrado salvarse, de saber que su madre no había muerto..pero tenía tifus...y eso era fatal. Un mes o menos  después de reencontrarnos, oyéndonos sin vernos, llorando juntas..., falleció”.

Hanna intenta aferrarse de los recuerdos hermosos, pero estos quedan inundados por la tragedia. “La Ana con la que me reencontré en 1945 en Bergen Belsen, sin verla, no era la amiga sonriente cuya foto el mundo conoce por su diario”.

Se detiene un momento …y agrega: “Para el mundo todo, Ana se convirtió en un símbolo y yo sé que contar sobre nuestra amistad, es importante también para que se conozca lo que pasó en la Shoá. Todo aquel que leyó el diario de Anna Frank, dice que ella creía en lo bueno del hombre…y yo digo: sí..pero eso era antes de Auschwitz”.

 

El monumento recordatorio a Anna Frank en Montevideo. Es la escultura de la Anna Frank a punto de morir.
En mayo del 2015, fue inaugurado en el parque de Villa Dolores, junto al Planetario, en Montevideo, esta escultura recordatoria de Anna Frank, hecha por el artista uruguayo Rubens Fernández Tudurí. Es la Anna Frank enferma, a punto de morir, no la recordada por su sonrisa en la tapa del diario.

 

Ana Jerozolimski
(12 Junio 2019 , 08:03)

Ultimas Noticias Ver más

El Cardenal Daniel Sturla, Arzobispo de Montevideo, recib el  Premio Jerusalem.
Entrevistas

El Cardenal Daniel Sturla, Arzobispo de Montevideo, recib el Premio Jerusalem.

08 Diciembre 2019


“En mí se une lo religioso y lo ´político´, en el sentido de apoyo a la existencia del Estado de Israel. Y Jerusalén es naturalmente la capital de Israel”.

Esto no fue meramente un acto, fue un aporte  a la sociedad
En comunidad

Esto no fue meramente un acto, fue un aporte a la sociedad

08 Diciembre 2019


La singular reinauguración del Museo de la Shoá

Esta página fue generada en 0.0992060 segundos (932)
2019-12-09T04:32:20-03:00