Entrevistas

Este es Rafi Peretz, el nuevo Ministro de Educación de Israel

Netanyahu nombró también a Betzalel Smotrich como Ministro de Transporte

Los dos nuevos nombramientos de figuras del partido Ijud Miflagot Haiemín, o sea Unión de Partidos de Derecha, son interinos, dado que el gobierno actual es de transición, a raíz de la disolución de la Kneset (Parlamento) hace algunas semanas, de cara a las elecciones del 17 de setiembre.

Rafi Peretz (de chaqueta oscura) y Betzalel Smotrich a su derecha, hoy los recién nombrados ministros, en una reunión del partido después de las elecciones de abril. (Foto: Facebook de Rafi Peretz)
Rafi Peretz (de chaqueta oscura) y Betzalel Smotrich a su derecha, hoy los recién nombrados ministros, en una reunión del partido después de las elecciones de abril. (Foto: Facebook de Rafi Peretz)

 

Cabe señalar que gobiernos de transición no tienen los mismos poderes y competencias que los comunes y están mucho más limitados en su margen de maniobra.

Pero dado que ambos aspiran a ser ministros también cuando se forme el nuevo gobierno-que ellos esperan esté encabezado nuevamente por Biniamin Netanyahu- vale la pena conocerlos.

Aquí compartimos parte de una entrevista que realizamos al nuevo Ministro de Educación Rabino Rafi Peretz, pero no a raíz de su designación para el cargo, sino tiempo atrás, cuando era el Rabino Jefe de las Fuerzas de Defensa de Israel. Es sin duda una forma de conocer parte de su visión de mundo, aunque cabe aclarar que una cosa es hablar vistiendo uniforme y otra, en la política nacional.

Y este lunes, al ser nombrado, se refirió públicamente a su sentir con el nuevo cargo, en su página de Facebook:

“Miles de horas de vuelo, misiones más allá de las líneas enemigas en las que la vida corría peligro, y nada de eso se compara con la emoción ante la misión y la gran responsabilidad que se me ha encomendado: Ministro de Educación del Estado de Israel”, señaló. “Mi intención es ser el Ministro de Educación de todos, sin excepciones, y sin renunciar a la fe y los valores por los que fui electo”.

 

Rafi Peretz, que llegó al rango de Brigadier General cuando fue nombrado Rabino Jefe de Tzahal, había encabezado la Yeshivá para jóvenes antes de su enrolamiento, en el asentamiento de Atzmona, y antes había sido piloto de combate en la Fuerza Aérea de Israel.

A continuación un resumen de la entrevista mencionada.

Rafi Peretz, en su despacho de Rabino Jefe de Tzahal
Rafi Peretz, en su despacho de Rabino Jefe de Tzahal

 

 

P: Rav Peretz, esta entrevista se leerá en América Latina. ¿Cómo ve usted el vínculo con los judíos de la diáspora.

R: En primer término le diría que veo al judaísmo mundial , gracias a Dios, como una unidad. Con el establecimiento del Estado de Israel y gracias a ello, el judaísmo puede ser visto como uno, a pesar de los distintos matices, ya que volvimos a respirar juntos como pueblo. Todos los órganos del cuerpo, dispersos por todos lados, están conectados.Los judíos uruguayos  son una parte, Jerusalem es el corazón, y todos son parte del cuerpo. Y nosotros lo sentimos también acá, en Israel.  Nos sentimos muy unidos al judaísmo del mundo.

He visitado muchos lugares, distintas comunidades judías, y siento que están conectadas al corazón. Se lo digo también  a los judíos de Uruguay. Puede que sientan que están lejos, pero para nosotros, ustedes están muy cercano de nuestro corazón.Es más: siento que vuestro lugar está aquí con nosotros , como el de todos los judíos.

Mis padres llegaron a Israel provenientes de Marruecos cuando se creó Israel. Decidieron que este es su hogar y gracias a Dios, aquí encontraron su lugar. Hay sitio para todos. Pero mientras tanto, también cuando están allí, los bendecimos y abrazamos.

P: ¿Cómo era el hogar en el que usted creció? De allí salió, al menos en su caso, un piloto que llegó luego a Rabino Jefe de Tzahal...Se ve que algo bueno le pasó en el camino ¿no?

R: Ante todo, creo que todo viene de Hashem.

P: Me imagino que también usted hizo lo suyo sin esperar a Dios...

R: Poco...(sonrisa). Le diré que mis padres me educaron en el amor a nuestro pueblo y nuestra tierra, a hacer todo con alegría y con amor, con humildad y sencillez, a exigirme a mí mismo todo el tiempo, a crecer y avanzar. Claro que ese enfoque ayudó.

 

ALGO PERSONAL

P: ¿Cómo es la dinámica en una casa con 12 hijos y un padre tan ocupado?

R: (Risas)..Y no dijo nada sobre los 21 nietos que ya tengo...Mis hijos  tienen entre 11 y 37 años. Yo llego a casa una vez por semana, como si estuviera recién haciendo el entrenamiento básico del ejército. Pero estoy feliz con lo que tengo, siento que es un privilegio cada cosa que tengo.  De todos modos, en casa están sólo los dos hijos menores. El resto está disperso por todo el país.

DUROS EXÁMENES

P: Me supongo que todo ese espíritu ha tenido que lidiar con no pocas pruebas. ¿Cuáles fueron las más difíciles?

R: Lidiar con la muerte y la desconexión de Gush Katif  fueron mis pruebas más difíciles.

P: Recordemos que usted encabezaba la Yeshivá liceal  de Atzmona, uno de los asentamientos evacuados durante ese plan, ordenado por el entonces Premier Ariel Sharon.

R: Así es. Y yo dije recién la muerte..y me refiero a distintos niveles, tanto de numerosos amigos que perdí en combate, como a alumnos de la Mejiná pre-militar en Atzmona que murieron con el correr de los años en distintos ataques.  17 de ellos en los últimos 20 años. La mayoría, oficiales en Tzahal. Y otros cinco murieron en el atentado en el que un terrorista entró a la Mejiná y mató a cinco jovencitos cuando estudiaban Torá,hiriendo a otros 23. 

P: En la retirada de Gush Katif ¿hubo momentos  en los que usted se sintió ante un dilema acerca de cómo actuar, sin saber cómo lidiar con ello?

R: No. En ningún momento.  Mi objetivo era no rendirme ante la realidad, no rendirme ante la vida. Debía saber que nosotros, la gente de Gush Katif, seguiríamos adelante en otro lado. Claro que para eso era necesario tener muchas fuerzas de Hashem. No mías. Durante muchos años estuvimos viviendo en casas temporarias, prefabricadas y hace seis años llegamos  a la zona de las arenas de Halutza. Construimos allí una nueva localidad, erigimos nuevamente la Mejiná, todo de nuevo. Construimos la nueva localidad de Navé. Junto a nosotros hay otra nueva localidad llamada Bnei Netzarim y mis alumnos erigieron otro más llamado Shlomit.

Nos alegra que después de la desconexión de Gush Katif, hayamos podido instalarnos en parte de la tierra de Israel y en lugar de quedarnos llorando porque nos sacaron nuestra casa, haber podido a construir una nueva casa donde antes había sólo  arena.Y hoy hay allí, como decía, tres nuevos poblados israelíes.

 

JUNTOS

P: Tienen la particularidad de que hay allí tanto religiosos como seculares ¿verdad?

R: En toda la zona hay unos 30 poblados seculares y nosotros somos los únicos religiosos, esos tres poblados que mencioné. Y fue a propósito, nosotros junto a todos los demás pueblos y kibutzim seculares.  Cuando vivíamos en Yated, parte de la población era secular , y teníamos un vínculo de hermanos.

P: O sea que fue una especie de declaración ir a vivir en un lugar en el que hay gente secular, no religiosa, para mostrar que se puede convivir?

R: Lo primero es que queríamos instalarnos en esa zona. Cuando llegamos nos preguntaron si estamos dispuesto a vivir en una localidad secular, dijimos que sí y que hay que preguntar a la gente del lugar al respecto. Desde entonces, somos amigos del alma.

P: ¿Porque está claro que lo que une supera lo que separa?

R: Nada nos separa. Amigos del alma, como hermanos, hasta hoy. Nada nos separaba. Puede haber momentos o etapas de discusiones y debates, pero "separación" es una palabra muy dura.

P: Cuando fue la etapa tan difícil de la desconexión y tiempo después, se habló de los problemas con jóvenes  que fueron desalojados, que no querían enrolarse al servicio militar obligatorio, que no se sentían parte..¿Usted temió que el pueblo quede desgarrado?

R: No. Yo me reuní antes de la desconexión con el Comandante en Jefe del Ejército en ese momento, Dan Halutz y él me dijo que temía que eso suceda justamente. Pero yo le dije: "Dan, conozco a esta gente, no va a haber ningún desgarre y no va a haber guerra civil, no va a pasar nada.Si Dios no permita se concreta la desconexión, verás que así será". Yo lo tenía clarísimo porque sé a qué educamos a nuestros jóvenes: al amor por el país y el pueblo. A que un judío no levanta una mano contra su hermano. Como dije antes en el mensaje a los judíos de Uruguay..son todas partes del mismo cuerpo. En nuestra localidad, nadie levantó la mano,ni un dedo, contra un soldado de Tzahal.

P: Yo estuve allí cuando la desconexión. También en Atzmona..Y recuerdo lo fuerte de los sentimientos, más allá de posturas políticas de cada uno.Soldados y evacuados lloraban juntos, abrazados..fue muy fuerte..

R: Hubo quienes me preguntaron cómo puedo abrazar a los soldados que me están desalojando. Y yo contesté que somos judíos y podemos y debemos vivir juntos.

P: Más allá de la parte ideológica y de las posturas políticas ¿usted estaba enojado con el país, con el Estado, que los colocaba ante una prueba así?

R: No me hice ese planteamiento. Lo que contaba era cómo preservar mi fortaleza, seguir adelante y tener fe en mi país y mi gobierno, seguir creyendo en el pueblo de Israel y continuar educando a la juventud. Dediqué mis pensamientos únicamente a lo positivo, a nada malo.

 

 

LA PAZ LLEGARÁ.

P: ¿Qué lugar ocupa el sueño de llegar a la paz en este mosaico tan complejo? Usted pagó de hecho un precio personal , usted y la comunidad en la que vivía, pero hoy se ve que lamentablemente, la desconexión de Gush Katif en la Franja de Gaza no trajo como resultado la paz.

R: Sinceramente creo que nadie sueña con la paz más que un judío que ora tres veces por día y que al final de cada plegaria dice "Bendito seas tú Dios que bendices a tu pueblo Israel con la paz". Y decimos "Osé Shalom bimromáv , hu iaasé shalom aléinu veal kol Israel veimrú Amén". El judío lo dice todos los días. ¿Acaso porque hubo algunos problemas hemos dejado de soñar? ¿Cuando una pareja discute , ya desarma todo?

P: Yo acá me refería a otra cosa, a las relaciones con los vecinos...¿Usted cree que se logrará la paz en algún momento?

R: Yo sé que se logrará, que lo lograremos. ¿Sabes cómo lo sé? Porque hace cien años nadie podía soñar siquiera que comenzaría a cumplirse el sueño de los profetas de Israel, que decía que volveríamos a casa, que la mayor parte del pueblo volvería y erigiría aquí su casa, de pie. Y esa visión fue tomando forma y sigue haciéndolo..así que yo creo también en la continuación. "Y volverán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en hoces..No alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra".

P: Isaías...

R: Así es. Isaías , capítulo II. Y yo lo creo, creo que así será. Llevará tiempo, pero llegará. Yo no odio a nuestros vecinos y no estoy enojado con ellos. Lamento su comportamiento, lamento que no ven cuanta bendición puede salir de nuestra vecindad. Pero creo que en su fuero íntimo, aquellos árabes que viven más cerca nuestro, de hecho lo saben. Yo recuerdo bien cómo lloraron nuestros vecinos palestinos de Gush Katif cuando nos fuimos. Nos dijeron que no sabemos con quiénes los dejamos...Llevará tiempo, pero llegará .

P: Usted no pierde la esperanza ¿verdad? Me pregunto si para una persona creyente como usted está casi prohibido perder la esperanza...

R: En efecto, yo no pierdo la esperanza. Eso no forma parte siquiera de mi mundo conceptual. Yo vivo pleno de esperanza y de fe.

RABINO MILITAR

P: Usted es el Rabino de las Fuerzas de Defensa de Israel desde el 2010.¿Siente que ha cambiado a  Tzahal? ¿Hay aún "revoluciones" que llevar a cabo?

R: Yo no soy hombre de revoluciones. Yo creo en un camino y en la posibilidad de ir logrando que se camine juntos. Y el camino que he determinado en forma muy clara es lo que está escrito aquí en la pared: Rabanut (rabinato) de todos.  Esta frase la tengo también en una remera con la que siempre salgo a correr. En toda la región de Halutza, donde vivo, me conocen y lo distinguen desde lejos, por las letras grandes: Rabanut shel kulám, o sea rabinato de todos.

P: ¿O sea? ¿Qué significa eso, en profundidad?

R: Significa que no somos el rabinato solamente de los soldados religiosos sino que partiendo de las raíces judías, conectamos a Tzahal con su profundo común denominador, con sus raíces profundas, con su pueblo, su tradición, todos sus valores judíos. Y al ejército le gusta esta actitud.

P: Pero todos sabemos que en más de una ocasión hubo discusiones, polémicas, por distintos puntos relacionados a la relación entre  la religión y Tzahal, la influencia  o intentos de que esta sea mayor..¿Cómo lo ve? Seguro ha tenido que lidiar con ello...Estaba por ejemplo el tema de soldadas mujeres , si podían o no cantar en un acto del ejército en el que hay soldados religiosos...fue una gran discusión.

R: Todo ha quedado arreglado. Usted ve que hace mucho que no hay discusiones al respecto. Hay miles de eventos por año en los que cantan mujeres soldadas. Está todo bien. La sabiduría es saber hallar fórmulas que solucionen todo, sin dejar minas por el camino que nos estallen en la cara.

P: ¿Diría, precisamente por ser usted una persona observante, que hay que tener cuidado de que elementos extremistas desde un punto de vista religioso, no intenten aumentar su influencia, ya que eso puede ser muy contraproducente?

R: Mi meta en el ejército es garantizar que todos podamos caminar juntos. No quiero destacar lo que nos separa, como usted dijo antes, sino hallar las sendas que nos permitan colocar puentes. Y un puente no es un término medio. Puente significa que podemos caminar juntos, que yo puedo hacer una concesión hasta aquí, y usted puede caminar hasta aquí..y el trecho que falta, lo unimos con un puente.

Hablemos por ejemplo del shabat en el ejército: se respeta el shabat, a menos que haya que llevar a cabo un operativo. Si viene un soldado no religioso y me dice "mis padres me trajeron comida , están en la entrada de la base..¿puedo comerlo?". Y yo digo ¿por qué no? Que vaya a reunirse con sus padres, que se siente con ellos allí y coma con ellos. Pero que no traiga esa comida al comedor de la base, que es kasher. Yo no me entrometo en su vida personal, privada.

En lo que se refiere a canto de mujeres, si se trata de eventos en los que están todos, eventos oficiales nacionales en los que participa el Comandante en Jefe del Ejército, hay canto de mujeres. Si es un evento más pequeño, por ejemplo en una unidad, no es obligación ..Pues yo doy un paso, los otros dieron otros, y mantenemos un puente en el medio.

 

Ana Jerozolimski
(17 Junio 2019 , 17:12)

Ultimas Noticias Ver más

Sugiero no apresurarse a organizar despedidas para Netanyahu
Israel

Sugiero no apresurarse a organizar despedidas para Netanyahu

20 Septiembre 2019


La situación actual podría ser el comienzo de su fin, pero este aún puede estar lejos.

Yoseph votando, en Nazaret
Israel

Protagonista: la visión de un singular ciudadano árabe israelí

20 Septiembre 2019


Con Yoseph Haddad, entre la inclusión y la crítica, análisis electoral

Feliz aniversario al Jardín Golda Meir de Casavalle
En comunidad

Feliz aniversario al Jardín Golda Meir de Casavalle

20 Septiembre 2019


Una celebración que toca de cerca a la colectividad judía (Por Escuelas Vinculadas)

Esta página fue generada en 0.0355859 segundos (6342)
2019-09-20T19:25:03-03:00