Entrevistas

Aprendiendo sobre los secretos de la “Start-up nation”

"El común denominador de las grandes invenciones israelíes es ,de una u otra forma, tratar de convertir al mundo en un lugar mejor".

 

Lo afirma Danny Biran, que encabeza la División Internacional de la Autoridad de Innovación de Israel.

Israel se ha ganado su renombre como nación emprendedora, por los logros obtenidos en ciencia y tecnología, aún en medio de la adversidad impuesta por una situación de constantes amenazas a su seguridad. ¿Cómo se ha llegado a este punto, en el que Israel tiene por ejemplo más start-ups que toda la Unión Europea junta? ¿Qué es lo que lo explica?

Para entender al menos parte de lo ocurrido, conversamos con Danny Biran, número 2 en la Autoridad de Innovación de Israel. Su mensaje combina la plena conciencia acerca de lo que Israel tiene para dar al mundo con su constante disposición a seguir aprendiendo. El, como director de la División Internacional, tiene bien claro cuán importante es la cooperación fuera de fronteras.

 

 

P: Todos sabemos que desde hace unos años se ha pegado a Israel la etiqueta de “start-up nation”. ¿Cómo se siente con esa expresión?

R: Ante todo diría que es justificado que se llame así a Israel. Creo que una de las explicaciones sobre cómo se llegó a eso es que el  eco-sistema israelí realmente es desarrollado, pero no solamente porque tenga todos los elementos sino porque aquí hay una singular interacción y dinámica entre todos ellos.  No  es extraño que en  la Autoridad de Innovación, que es de hecho un marco que representa al gobierno, hagamos algo en cooperación con alguna unidad militar que usa alta tecnología o que haya un “hackathon” , un gran evento de interacción con start-ups, y que el convocante sea una empresa multinacional. O sea que acá, lo singular es la combinación de todo.

P: ¿Hay influencia de la forma de ser del israelí, una dimensión cultural?

R:  Sin ningún lugar a dudas.   En Israel la idea es que hay que estar dispuestos a tomar riesgos. Nosotros, en la Autoridad de Innovación, tomamos muchos riesgos. Es lo central. Y también los emprendedores lo hacen. En lugares en los que lo que prevalece es el temor a dar un paso nuevo, en los que  lo que predomina es el temor a fracasar y no el deseo de tener éxito, no puede haber una start-up nation.

P: Hay que animarse.

R: Por supuesto. El que no está dispuesto a fracasar, nunca tendrá éxito.Y te diré al mismo tiempo que no nos contentamos con ser “start-up nation”. Queremos ser “scale-up nation”. Es que lo primero significa que aquí hay mucha investigación y mucho desarrollo. Y las casi 350 empresas multinacionales que operan en Israel, se dedican en gran medida a eso investigación y desarrollo. Pero queremos ver acá empresas enteras, que haya acá más producción, más apoyo técnico, más marketing y ventas porque eso deriva también en mayor cantidad de empleos con buen sueldo. O sea, queremos ver en Israel más compañías  con todas sus funciones. Queremos pasar de start-up nation a scale-up nation.

 

Aharon Aharon, Gerente General de la Autoridad de Innovación de Israel, visitando "Moona-a space for change", base de emprendimientos tecnológicos para jóvenes en el norte de Israel.

 

P: Recién mencionaba el tema cultural y creo que en Israel un elemento clave es la sensación de que todos se conocen, que de que coincidieron en el servicio militar o por otro lado.

R: Sin duda hay mucho de eso. El tamaño también influye, claro. Pero no es sólo que todos se conocen sino que la gente se encuentra, habla mucho, es como que se intercambia mucha idea, tú haces así, yo hago así, entonces podemos hacer cosas juntos. Eso nutre mucho, y sí, es parte de la forma de ser del israelí.

P: ¿En qué medida considera que parte de la explicación de los logros de Israel radica en el hecho que tuvo que lidiar con dificultades, con numerosos desafíos?

R: Es cierto. Se dice que la necesidad es la madre de todos los inventos. Pero dicho sea de paso, creo que es cierto no solamente en temas de seguridad. Israel es muy avanzado también, entre otras cosas, en el tema de desalinización de agua y riego, simplemente porque no hay suficiente agua.Así que si eso siempre es cierto, también lo es en nuestro caso.

P: ¿Le parece que Israel ya dejó atrás esa sensación de que las cosas son difíciles? ¿Se ha llegado a “estamos bien”?

R: Creo que como estamos hablando de logros en tecnología, es clave recordar que solamente el 8.3% de la mano de obra de Israel está en hightech, o sea en alta tecnología. Si en high tech las cosas están bien, quiere decir que el 8.3%  está bien a ese nivel. El resto no lo disfruta.  Y esos son 270 mil personas que trabajan en ese campo. Queremos duplicar ese número en cinco años y llegar a medio millón de personas.  Claro que es muy difícil.  Hay que hacer muchas cosas para alcanzar esta meta.

P: Pero si esa cantidad de gente está en high tech , hay más gente en la sociedad que se ve influenciada y beneficiada por ella ¿no?

R: Sí, por cada persona en high tech 3 a su alrededor también ganan algo…por ejemplo los abastecedores de las compañías…eso da el 24%, algo más, pero no es suficiente. Pero hay que esforzarse todavía en otro sentido . En el mundo de hoy hay mucha competencia  y hay que tratar siempre de ser mejores por más que todos quieran venir aquí e imitar lo que hacemos.  O sea, hay que esforzarse porque así hay que hacer, no porque las cosas sean difíciles en Israel.

Danny Biran: "En lugares en los que lo que prevalece es el temor a dar un paso nuevo, en los que  lo que predomina es el temor a fracasar y no el deseo de tener éxito, no puede haber una start-up nation".

P: ¿Considera que acá tiene que haber algo más allá del deseo de tener éxito económico?

R: Aquí tiene que haber un desafío que vaya más allá de ganar dinero. Querer inventar algo nuevo. Y creo que todas las grandes invenciones israelíes, tienen un común denominador: de una u otra forma, tratan de convertir al mundo en un lugar mejor. Hay tecnologías para ayudar a que quien tiene problemas de visión pueda ver, para que quien está en silla de ruedas se pueda parar y caminar.

P: Entonces ¿qué se precisa?

R: Pasión .Quien simplemente quiere hacerse millonario, lo más probable es que no tenga éxito. Además, estadísticamente, la mayoría de los start-ups fracasan. Pero todos inician su camión seguros de que tendrán éxito.

 

Enseñar y aprender

P: Y para tener éxito hay que seguir trabajando y aprendiendo ¿verdad?

R: Sin duda. La verdad es que llega a Israel mucha gente que queda maravillada con lo que se hace en Israel, pero nosotros también queremos aprender lo que se hace en el mundo, porque no consideramos que hacemos las cosas a la perfección. El mundo va cambiando y por eso es importante conocer y ampliar horizontes, sea mediante vínculos con gente de los gobiernos, de la academia o emprendedores. Es importante escuchar qué hacen y cómo. Esos intercambios en conversaciones  comunes y corrientes, siempre son muy útiles para todos.

P: Es muy interesante lo que dijo, y también señal de humildad. Yo justamente le iba a preguntar si cuando habla de “cooperación” con otros lados, es porque el término es políticamente correcto, y de hecho lo que hay es que Israel puede averiguar qué tecnología necesitan en otro lado y lo podrá proporcionar. Pero usted dice que no es exactamente así.

R: Bueno, te diré dos cosas al respecto. Primeramente, es cierto que una de las cosas buenas que caracterizan a las compañías israelíes, es que si les defines un objetivo claro, hallarán la forma de alcanzarlo. Ha habido muchos ejemplos a lo largo de los años de compañías extranjeras que se instalaron en Israel, lo cual se ha multiplicado, cuando vieron cómo funcionan aquí las cosas. Creo que el mejor ejemplo es lo que pasa en el campo de los coches autónomos , que incluye también la infraestructura inteligencia, las carreteras apropiadas, lo que entraría en la categoría general de “transporte inteligente” o “movilidad inteligente”. En Israel no funciona esa industria, pero sí operan aquí empresas de ese campo. La primera fue General Motors y luego vinieron otras que construyeron una especie de eco-sistema. Dijeron a emprendedores israelíes “ésto es lo que necesitamos” y ahora vemos en Israel cientos de start-ups  que desarrollan tecnologías muy interesantes para ese campo aunque no hay aquí industria automotriz.

Pero al mismo tiempo intentamos también ser modestos. Otros países pueden trabajar de otra forma, tanto a nivel gubernamental como de las empresas. Y no es bueno ni inteligente pensar que nosotros sabemos hacer todo mejor que otros. Por eso, siempre que viajamos y nos encontramos con gente en otros lados, sabemos que podemos enseñar pero siempre intentamos también, y mucho, aprender.

 

Ana Jerozolimski
(24 Diciembre 2018 , 16:00)

Ultimas Noticias Ver más

De Twitter, un buen hilo sobre las elecciones en Israel
Israel

De Twitter, un buen hilo sobre las elecciones en Israel

21 Septiembre 2019


Con el permiso de su autora, que publica bajo el apodo de GordaMeir.

Los judíos y el fútbol argentino, un nuevo libro en hebreo
Entrevistas

Los judíos y el fútbol argentino, un nuevo libro en hebreo

21 Septiembre 2019


Su autor, el Profesor Raanan Rein, es el vicepresidente de la Universidad de Tel Aviv

Vidas Uruguayas en Israel: Avi Kasztan, ingeniero, fundador y Director de Sixgill
En comunidad

Vidas Uruguayas en Israel: Avi Kasztan, ingeniero, fundador y Director de Sixgill

21 Septiembre 2019


Ex alumno del Yavne y janij de Betar, hoy exitoso emprendedor de alta tecnología  

Esta página fue generada en 0.0748169 segundos (735)
2019-09-22T03:18:29-03:00