Ana Jerozolimski / Directora Semanario Hebreo JAI

Editorial

Los mensajes de Israel a los terroristas de Gaza


El ataque lanzado en la madrugada de este  martes 12 de noviembre en la zona de Sayaíe en la Franja de Gaza, en el que murió Baha Abu el-Ata, uno de los principales jefes del Jihad Islámico, era cuestión de tiempo. Estaba claro que llegaría el momento en que Israel trataría de eliminarlo, por su rol protagónico central en el disparo de cohetes desde Gaza hacia la población civil israelí y la organización de otros ataques de distinta índole tanto contra civiles como efectivos en el ejército israelí. Todo, con financiación e instrucciones llegadas directamente desde la República Islámica de Irán, aunque Jihad Islámico también decide solo, sin órdenes de nadie, dónde y cuándo atacar.

Pero es clave recalcar que el ataque con misil hacia la habitación en la que dormía con su esposa-ella también murió- no fue una medida punitiva. No se lo “castigó” por todo lo que hizo hasta ahora, por sus constantes provocaciones y disparos destinados a desestabilizar totalmente la zona y conducir a Gaza e Israel a una nueva guerra. Según informó oficialmente Israel, se decidió eliminarlo por lo que estaba preparando para los próximos días. Es lo que en la terminología de seguridad de Israel se llama “bomba de tiempo”, una amenaza inminente a la que hay que frenar.

Hecha esta aclaración central, hay varios puntos que vale la pena destacar.

INFORMACIÓN DE INTELIGENCIA

-         La decisión definitiva de matar a Baha Abu al-Ata había sido tomada hace ya un tiempo. La autorización definitiva se dio, según reveló el Premier Netanyahu,  hace diez días. Es por ello que hace ya días hubo una reorganización en el emplazamiento de las baterías defensivas de antimisiles “Cúpula de Hierro”, sabiendo que vendría la respuesta del Jihad Islámico y no sólo hacia la zona cercana a la frontera, como es común, sino más tierra adentro al centro de Israel.

Faltaba esperar el momento adecuado, ya que este tipo de operativos se puede concretar dependiendo de una combinación entre la capacidad militar concreta y-clave-la información de Inteligencia precisa y puntual que indica en tiempo real dónde está y en qué situación.  Este jefe terrorista tenía claro que Israel lo buscaría. En los últimos tiempos, se lo veía en público muy asiduamente, pero siempre rodeado de numerosos civiles. Al parecer, él mismo buscaba ese entorno, preferiblemente en lugares en los que hay muchos niños, sabiendo que Israel no intentaría matarlo en esas condiciones.  Hasta que llegó el momento, con información de Inteligencia de impresionante precisión, que indicaba que estaba solo-cabe suponer que se sabía que con su esposa-pero no en medio de una multitud. En ese momento, se dio luz verde.

ALTA TECNOLOGÍA

-         A ello se agrega otro logro de alto nivel: la tecnología utilizada en la lucha contra el terrorismo. Las imágenes del edificio en el que se hallaba Baha Abu al-Ata muestran claramente que se atacó una habitación dentro de la casa. Israel lanzó un misil preciso hacia la parte de la habitación en la que se hallaba el jefe terrorista. Evidentemente, un impacto así también hace que salgan despedidas numerosas esquirlas y por supuesto que también la onda expansiva causa daños. Pero está clara la intención de fondo: no un ataque masivo en el que se corre riesgos de que haya numerosas víctimas no involucradas  sino un operativo que Israel llama de “quirúrgica”.

Suponemos que se sabía que estaba con su esposa y que se aprobó el operativo a pesar de ello, tomándolo como riesgo calculado y poniendo sobre la balanza la alternativa: perder la oportunidad de eliminarlo y con ello, arriesgarse a continuar sufriendo sus ataques con cohetes hacia la población civil israelí.

LOS BLANCOS ELEGIDOS

-         Israel atacó a un jefe terrorista mientras que la respuesta del Jihad Islámico es atacar, como siempre, a la población civil israelí.

Hasta las 14.00 hora de Israel, o sea aproximadamente 8 horas después de las primeras alarmas  indicando que hay disparos desde Gaza, fueron lanzados más de 150 cohetes y misiles  hacia territorio israelí, que tomaron como blanco decenas de localidades civiles , centros comunitarios, poblados agrícolas, pequeños pueblos y también ciudades. Ya no sólo las más acostumbradas a ello, las cercanas o relativamente cercanas a la frontera con Gaza –Sderot, Ashdod, Ashkelon y Netivot- sino tambié, Gedera y Gan Yavne y hasta la zona metropolitana central: Tel Aviv, Bat Yam, Rishon Letzion, Holon y Modiin.

Fuentes palestinas informaron que hubo otros dos muertos en Gaza. Se trata de dos miembros de una célula del Jihad Islámico que estaba disparando cohetes hacia territorio israelí.

Del lado israelí algunos heridos e impactos directos en casas particulares que por milagro estaban vacías, en dos fábricas y en medio de una carretera, ataque este último que por fracciones de segundos no terminó en tragedia con varios muertos.

La batería defensiva Cúpula de Hierro interceptó unos 60 cohetes que estaban en camino a zonas pobladas.

EL INTERÉS DE FONDO

“Al silencio se responderá con silencio”, aclaró Israel en un mensaje categórico que se transmitió a través de los mediadores egipcios. El primer Ministro Netanyahu y el jefe del ejército Tte. Gral. Aviv Kojavi agregaron explícitamente: “Israel no tiene interés en una escalada”. En otras palabras: se mató a Abu el-Ata en un operativo “quirúrgico preciso” pero no con la intención de encender una guerra sino porque a él había que frenarlo.

Una prueba de ello fue que durante más de seis horas, a pesar de la lluvia de más de 100 cohetes sobre la población civil israelí, que paralizó a medio país, Israel no respondió con ningún ataque masivo. Eso es un evidente intento de contener las repercusiones y limitar el alcance del operativo.

Pero la aclaración que no hay interés en una escalada hay que tomarla con cautela, ya que al mismo tiempo Israel aclara que se prepara para ella y no le tema. En otras palabras: si los terroristas no entienden el mensaje y siguen atacando, Israel responderá. Por ahora, les da la posibilidade de pensarlo dos veces, lo cual por ahora parece que no aceptan.

LA DUDA DE FONDO

Pero justamente eso es lo que agudiza más aún lo duro de la disyuntiva de fondo.  En forma inmediata, siempre tranquiliza si las cosas se calman y los sucesos de hoy no se convierten en el comienzo de una guerra de gran envergadura. Pero la pregunta es si en estas condiciones, tratar de garantizar que no se salga a un operativo mucho más amplio, no es justamente lo que hace que esta situación no termine nunca.

Es por eso que la propia población del sur, la zona que desde comienzos del 2001 sufre los ataques de los terroristas que disparan desde Gaza, es la primera que pide una solución a fondo. Algunos recalcan que la solución debe incluir pasos políticos, no sólo militares, pero lo claro es que vivir de escalada en escalada, preguntándose cada vez cuándo volverán a sonar las alarmas, es imposible.

Son diversos y no pocos los expertos israelíes en seguridad, algunos de tendencia conservadora y otros con pensamiento más de centro, que sostienen que para poner fin realmente a la amenaza terrorista desde Gaza, es clave entrar en un juego diferente, actuar a fondo para desbaratar la infraestructura armada de Hamas y Jihad.

Y eso, ya es otra historia.

Las próximas horas  y los próximos días determinarán si nuevamente eso se posterga y si los sucesos de este martes 12 de noviembre del 2019, quedan registrados simplemente como otra jornada de duros choques y nada más.

Ana Jerozolimski
Directora Semanario Hebreo Jai
(12 de Noviembre de 2019)

Editoriales anteriores Ver mas

Esta página fue generada en 0.5255258 segundos (3367)
2019-12-09T12:09:34-03:00