Ana Jerozolimski / Directora Semanario Hebreo JAI

Editorial

Votando contra el terror


La Asamblea General de las Naciones Unidas votó el jueves 6 de diciembre  la propuesta de la embajadora de Estados Unidos Nikky Hailey de condenar a Hamas por sus ataques con cohetes hacia la población civil israelí. 

También por el cavado de túneles hacia territorio de Israel, como forma de perpetrar allí atentados. Los resultados y las reacciones, ameritan  algunos comentarios.

-Ante todo, cabe señalar que dado que se requería una mayoría de 2/3 de los votos para aprobar la resolución- a pedido de Kuwait- y votaron 87 países a favor mientras que otros 57 se opusieron y 33 se abstuvieron, formalmente la resolución no pasó. Eso, de por sí, consideramos es una marca vergonzosa-otra más-sobre las Naciones Unidas.

La mayoría de América Latina apoyó la condena, con los votos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Guatemala, Honduras, México, Paraguay, Perú y Uruguay. En contra estuvieron Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela, lo cual no sorprende en absoluto. Ecuador y El Salvador se abstuvieron.  No entramos en detalles aquí respecto a la identidad de los demás votantes en las distintas posiciones, pero a grandes rasgos, las democracias votaron a favor de condenar a Hamas. Absolutamente ningún régimen liberal del mundo libre votó junto a Hamas.

-A decir verdad, nos resulta chocante (aunque ya no sorprende) que el mundo árabe todo vote en bloque a favor de Hamas. Es lamentable que un bloque entero, el de los países árabes e islámicos, considere legítimo, por más que tengan discrepancias con Israel, apoyar a una organización terrorista. Eso debería preocupar ante todo a sus propios pueblos. Y muy especialmente , que actúen así inclusive los dos países árabes que tienen acuerdos de paz con Israel y se benefician de ello.

Pero sinceramente, cuando vemos la lista de países que apoyaron a Hamas, más que rabia sentimos vergüenza ajena. Así están.

-Es que hay que recordar: la propuesta de resolución hablaba de los cohetes y los túneles, pero nadie desconoce lo que realmente es Hamas, una organización terrorista que ataca civiles, responsable de la muerte de numerosos inocentes en ómnibus , restaurantes, discotecas, de bombas en medio de la gente, de asesinatos en sinagogas en medio de la oración y de familias enteras, de adultos, ancianos, niños y bebés, intencionalmente, buscándolos a ellos, los civiles, como sus blancos preferidos.

-Mucha razón tuvo el embajador de Israel en la ONU Dani Dannon al declarar después de la votación, refiriéndose a los países que no acompañaron la condena a Hamas: “Ustedes han votado por el lado al que no le importa la vida ni de israelíes ni de israelíes inocentes”. Y les recordó que “quienes abrazan hoy al terrorismo, deberán lidiar mañana con sus resultados”. “Esperen que tengan que lidiar con el terrorismo en vuestros propios países”, increpó.

-No sorprende ni casi merece la pena destacar las declaraciones victoriosas de los representantes de Hamas, alegando que el hecho que la resolución no fue aprobada refleja que ellos tienen la razón y que los crímenes son de Israel. No esperábamos otra cosa.

Pero sí es importante-y duro- tener presente las reacciones que salieron de boca de representantes de la Autoridad Palestina. A pesar de su enemistad con Hamas, que en realidad es una fortísima y cruenta rivalidad por la cual hay desde hace más de una década una dura grieta interna entre los palestinos- en la AP elogiaron la votación en la ONU. Lo grave  es que rehusaron completamente calificaron  las acciones de Hamas de “terrorismo”, asegurando que “si eso es terrorismo, pues todo el pueblo palestino hace terrorismo”, por citar por ejemplo a Abbas Zakki, miembro del Comité Central de Al Fatah, grupo que se presenta como moderado ante el mundo.

Algo me dice que esto, lamentablemente, no es cuestión de semántica.

“La Presidencia palestina felicita el rechazo por parte de la Asamblea General de la ONU de la propuesta de resolución condenando la lucha nacional palestina”, publicó la agencia noticiosa oficial palestina WAFA. ¿Lucha nacional palestina? ¿Entonces admiten que su lucha nacional es terrorismo? No creemos que ello promueva los intereses del pueblo palestino.

Y el número 2 en Fatah, Mahmud al-Alul, llamó al resultado “una gran Victoria palestina”.

Qué pena...realmente...Más allá del legítimo derecho de los palestinos a discrepar con Israel y su gobierno, pensábamos que quien dice que quiere la paz, debe rechazar ante todo el terrorismo. Muy especialmente, cuando tiene bien claro qué es Hamas y qué hace.

Pero no...parece que lamentablemente, no hay aprendido nada. Así, seguirán sin avanzar hacia el Estado palestino independiente.

Quien apoya el terrorismo, no merece soberanía.

 

Ana Jerozolimski
Directora Semanario Hebreo Jai
(7 de Diciembre de 2018)

Editoriales anteriores Ver mas

Esta página fue generada en 0.0628688 segundos (4793)
2019-08-19T19:42:35-03:00