Ana Jerozolimski / Directora Semanario Hebreo JAI

Editorial

¿Por qué esta vez no “adoptan” al terrorista como héroe?


Transcurrió ya una semana desde el atentado terrorista en el que fue asesinada a puñaladas la jovencita israelí Ori Ansbacher de 19 años y es notorio el silencio de la Autoridad Palestina.

El gobierno palestino en Ramallah, que presenta siempre como “héroes” a quien asesine a israelíes, -incluyendo civiles, en todo tipo de ataques- aún no llamó a emularlo, ni lo abrazó como ha hecho siempre con otros. ¿Por qué? ¿Acaso entendió que con ello educa al odio e incita a nuevos atentados?

No, en absoluto.

La única razón por la que han dejado solo por ahora al asesino, sin glorificarlo, es que según se ha informado, antes de matar a Ori a cuchilladas, la violó. Ello es considerado un crimen deleznable en el Islam y en la sociedad palestina en general.

Que la violación sea repudiable-es difícil hallar los términos que la califiquen debidamente- está perfecto. El problema no está en la condena de la violación, sino en la distinción entre el “crimen” de la violación-por lo cual todos se están alejando del terrorista responsable- y el asesinato de una israelí, que es considerado “una acción contra la ocupación”.

En declaraciones al matutino israelí Haaretz, Qadura Fares, que encabeza el Club de los Presos palestinos (un marco directamente vinculado a la Autoridad Palestina), dijo que la familia de Arafat Irfaiya (el violador y asesino) no les había pedido ninguna ayuda legal. “Si presentan un pedido en este sentido, lo consideraremos y enviaremos a un abogado defensor para que estudie su posición”, dijo Fares al diario israelí.”Si resulta que realmente hubo un ataque sexual, no lo representaremos porque eso convertiría el caso en criminal. Nosotros objetamos que alguien cometa un crimen y trate de presentarlo como un acto nacionalista”.

Realmente, es para refregarse los ojos y tratar de asegurarse que uno está leyendo bien.

¡¿El problema es sólo que la violó antes de matarla?!¿ No se les ocurre que el asesinato también es un problema?!

No sé de qué me sorprendo. Realmente, ya debería estar curada de espanto.

Recordemos que de fondo hay una práctica fija de parte de la Autoridad Palestina, de pagar sueldos a los presos e inclusive a las familias de los terroristas muertos. Supongamos que finalmente se proclama que el terrorista no violó a Ori sino que “sólo” la mató. En ese caso, lo verían como un héroe que merece apoyo. El miserable asesino recibiría entonces por lo menos 1400 shekel por mes (aproximadamente 380 dólares) computados desde el día de su arresto. Y eventualmente, su salario llegaría a 12.000 shekel por mes, el triple que un salario promedio palestino.

Que los palestinos vean a sus presos de modo muy distinto de cómo los ve Israel, se puede entender. Pero que no entiendan el terrible mensaje que transmite el pago a los terroristas y que no vean problema ninguno en la glorificación pública de los asesinos, debería preocupar a los propios palestinos que quieren una sociedad sana y normal.  En este sentido, es ineludible recordar la terrible afirmación del Presidente palestino Mahmud Abbas, el 24 de julio del año pasado, en la televisión oficial palestina. “Vemos a los mártires y prisioneros, como estrellas en el cielo del pueblo palestino, tienen prioridad por sobre todo”.

Pobres sus víctimas. Pero también…pobres palestinos.

Ana Jerozolimski
Directora Semanario Hebreo Jai
(14 de Febrero de 2019)

Editoriales anteriores Ver mas

Esta página fue generada en 0.0245640 segundos (3185)
2019-03-23T15:23:19-03:00