Ana Jerozolimski / Directora Semanario Hebreo JAI

Editorial

Los dilemas del pago palestino a los terroristas y la reacción israelí.


Es moralmente justo tomar medidas contra el pago a terroristas. ¿Pero acaso es seguro que sea sabio?

Israel y la Autoridad Palestina están divididos en muchos temas y uno de los que más discusiones desatan-uniendo inclusive a gobierno y oposición en Israel-es la práctica de Ramallah de pagar sueldos mensuales a terroristas presos y liberados, a sus familias y a las familias de los que llaman “mártires”. Hay tarifas de acuerdo al tiempo pasado en prisión, lo cual deriva directamente del resultado de los atentados, según la cantidad de muertos y heridos que hayan cobrado.

Los palestinos alegan que es un deber para con las familias, advierten que no conciben siquiera poner fin a los pagos –señalando entre otras cosas que el tema es tabú en la sociedad palestina y hacerlo podría provocar su caída-y por su parte Israel sostiene que ello equivale a un mensaje de aliento al terrorismo.

Las declaraciones del Presidente Mahmud Abbas al respecto, presentando como “mártires” a los terroristas muertos y aclarando que pase lo que pase no se pondrá fin a esos pagos, han sido duramente criticadas por Israel.

A raíz de ello, en julio de año pasado la Kneset promulgó una ley que permite deducir los pagos a terroristas o sus familias, de las sumas de impuestos que Israel cobra para la Autoridad Palestina y le transfiere regularmente. Dicha ley había sido promovida conjuntamente por el diputado Avi Dichter del Likud y el parlamentario opositor Eleazar Shtern del partido Yesh Atid.

Cabe recordar el origen de la práctica de la transferencia de los impuestos por parte de Israel a la AP. Se remonta a  la suscripción del Protocolo de París, el acuerdo económico entre Israel y la Autoridad Palestina, en mayo de 1994, parte de los primeros acuerdos de Oslo. Allí se determinó que Israel, a través de bancos israelíes, cobra el dinero de impuestos que debe recibir la Autoridad Palestina tanto por sus exportaciones a través de Israel como por palestinos que trabajan en territorio israelí. En general, la suma anual de impuestos que Israel transfiere a la Autoridad palestina supera los 2.000 millones de dólares.

Este domingo el gabinete de seguridad de Israel resolvió poner finalmente en práctica la ley contra el pago a los terroristas en cuestión y deducir del dinero de la AP la suma que ésta pagó en el curso del 2018 a los terroristas presos, sus familias y a terroristas liberados: algo más de 502 millones de shekel o sea aproximadamente 140 millones de dólares. Según informó la oficina del Primer Ministro, esa fue –de acuerdo a fuentes de seguridad- la suma destinada el año pasado al mencionado rubro.

Lo que no menciona el comunicado del gabinete es que en realidad la suma es mayor, más del doble de la mencionada, un total de 1200 millones de shekel, ya que a los 502 millones de shekel se agregaron otros 687 millones de shekel pagados a las familias de los terroristas muertos en atentados o durante la preparación de los mismos. Calculado según la tasa actual de cambio, la suma total destinada por la Autoridad Palestina a los terroristas vivos o muertos y sus familias (los 1200 millones de shekel), ascienden a aproximadamente 330 millones de dólares. Esto, de un presupuesto total de la AP para el 2018 de 5 mil millones de dólares.

La reacción palestina

Las autoridades palestinas condenaron terminantemente la decisión israelí de deducir los 502 millones de shekel del dinero de los impuestos, advirtiendo Nabil Abu Rudeina, portavoz del Presidente Mahmud Abbas, que “es un paso arbitrario que viola unilateralmente los acuerdos entre las partes”. Recalcó que Abbas “se mantiene firme en su posición de seguir apoyando a nuestros héroes y mártires y el tema será tratado con prioridad en la reunión del liderazgo palestino en los próximos días”.

El Primer Ministro Rami Hamdallah señaló que “esto atentará contra nuestro desarrollo económico pero no negociaremos con nuestros derechos”. Agregó que “la decisión israelí  equivale a robar el dinero que pertenece al pueblo palestino y no lo podemos aceptar en absoluto”.

También el ex negociador Saeb Erekat acusó a Israel en términos similares, afirmando que “es un acto de piratería, ya que ese dinero es nuestro”.

Abbas convoca para este miércoles a la comisión de la Autoridad Palestina encargada de los vínculos con Israel, para decidir cómo proceder. Lo claro es que no hay ninguna intención de suspender los pagos en discusión.

El dilema

Amos Yadlin, ex Jefe del Servicio de Inteligencia de las Fuerzas de Defensa de Israel, que encabeza desde hace años el prestigioso Instituto de Estudios de Seguridad Nacional en Tel Aviv, planteó en una entrevista  concedida a la radio pública israelí, la problemática que encierra la decisión israelí sobre la deducción de los pagos a terroristas del dinero de los impuestos palestinos. “Moralmente, la decisión israelí tiene mucha lógica. Apoyar a los terroristas alienta el terrorismo”, comenzó diciendo.

 Pero al mismo tiempo, analizó otras aristas complejas.

1)    En primer término, desde un punto de vista legal, “se trata de dinero que los acuerdos firmados determinan que Israel cobra para entregar a la Autoridad palestina”. Es dinero de los palestinos, recalcó.

2)     Advirtió que “hay que preguntarse qué resultados puede tener este paso dado por Israel”. Recordó que si bien no le parece muy factible que lo cumplan, los palestinos amenazan desde hace mucho tiempo interrumpir la coordinación de seguridad con Israel o desmoronar la Autoridad Palestina y cancelar los acuerdos de Oslo. “Creo que están lejos de hacerlo, pero si a la deducción de este dinero por parte de Israel se agrega lo que Estados Unidos ahora no les da y el hecho que los árabes no cumplen con todo lo que les prometen a los palestinos, puede crearse otra situación.Y nosotros debemos preguntarnos si acaso la caída de la Autoridad Palestina es interés de Israel”, advirtió.

3)    Yadlin hizo referencia en su análisis también a la situación política palestina, a su división entre Cisjordania bajo control de la Autoridad Palestina y la Franja de Gaza gobernada por Hamas, y la actitud de Israel al respecto. “La Autoridad Palestina apoya a los terroristas con sus pagos pero formalmente condena el terrorismo”, dijo Yadlin.”Y es un poco extraño que a Gaza se dé un cheque abierto y a Ramallah se cierre la cuenta”. Con ello hizo referencia implícitamente al hecho que Israel ha permitido a Qatar entregar a Hamas ya varios pagos de 15 millones de dólares por mes para el pago de sueldos y combustible para Gaza, a pesar de que Hamas continúa organizando disturbios violentos y organizando atentados.

4)    A modo de resumen, Amos Yadlin comentó: “Este es un tema muy pesado. Tiene lógica desde un punto de vista moral tomar medidas contra el pago a los terroristas. Pero debemos analizar las distintas aristas y tomar en cuenta, por ejemplo, que si se suman al terrorismo marcos como el “Tanzim” de Al Fatah, si cae la coordinación de seguridad y el resultado es que hay muchos más muertos que ahora, hay un problema. Políticos responsables deben pensar mirando hacia adelante, pensando adónde van”.

 

Todos estos argumentos tienen gran validez y a nuestro criterio, mucha razón. Y quizás la pregunta central sea si acaso alcanza con la consideración moral para tomar una decisión que puede tener derivaciones peligrosas, muy especialmente cuando es un hecho que Israel está permitiendo transferir dinero a Hamas.

El problema es que faltando 50 días para las elecciones en Israel, el Primer Ministro Netanyahu no va a adoptar posiciones que puedan indicar un intento de “entender” en nada a la Autoridad Palestina. Ésta se ha ganado la desconfianza de Israel. Eso es un hecho. Por otra parte, el gobierno de Netanyahu la ha marco como su principal enemigo, lo cual resulta un tanto extraño teniendo en el sur a los terroristas de Hamas.

Ana Jerozolimski
Directora Semanario Hebreo Jai
(18 de Febrero de 2019)

Editoriales anteriores Ver mas

Esta página fue generada en 0.3032460 segundos (3404)
2019-11-14T12:08:37-03:00