Ana Jerozolimski / Directora Semanario Hebreo JAI

Editorial

Otro circo de fobia anti israelí en la ONU


El ya nada sorprendente Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra

Esta semana, en Ginebra, el  Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas bate un  nuevo record de hipocresía y repudiable odio anti israelí aprobando varias condenas especiales, todas contra Israel.

 No, no somos de los judíos que cada vez que se critica a Israel saltan gritando contra el antisemitismo. Pero cuando la reunión de este jueves es el corolario de días de sesión especial del Consejo, sesión en la que Israel, el Estado judío, fue el único país del mundo al que se dedicó una jornada entera de debates como tema especial en el programa, algo está mal, por decirlo delicadamente.

El martes 18 fue dedicado enteramente a los ataques contra Israel, con siete informes anti israelíes encargados por el Consejo, que no merece sin duda su nombre de “Consejo de Derechos Humanos”. No actúa por ellos. Envalentona al terrorismo y no brega por quienes se defienden de él. En un mundo enfrascado en terrible violencia, pleno de regímenes asesinos y opresores, un solo país del mundo-Israel por cierto- fue tema de una sesión especial. Ningún otro sitio en el globo fue foco de tal atención crítica. Sobre  Irán, que cuelga homosexuales en las plazas y tortura a presos políticos en las cárceles, se adoptará una corta resolución técnica, sin condena ninguna, mientras que a Israel se le condenará-a menos que haya una total sorpresa en la votación- , sin tratar siquiera la violación de derechos humanos en Cuba, Venezuela, Turquía, Pakistán, Zimbabwe, China, Arabia Saudita y tantos más.

El Consejo, con esta línea, distorsiona totalmente la realidad en  el terreno. Israel no es parte de ese grupo violador de los derechos más básicos. Sí, es legítimo discutir sobre políticas del gobierno y también sobre cómo poner fin al control israelí de los territorios en disputa. Entre eso y las condenas enfermizas contra Israel, hay un abismo.

Demos sólo dos ejemplos, de tantos que hay en cinco resoluciones especiales sobre Israel, que le condenan por todo tipo de cargos.

Se le acusa de  “violación de derechos humanos en los territorios palestinos ocupados, incluyendo Jerusalem oriental”. En esta terminología ya está clara absolutamente la tendenciosidad. ¿Quién determinó que los territorios ocupados-sí, conquistados en una guerra en la que Israel se tuvo que defender-son “palestinos”¨? ¿Por qué palestinos si jamás hubo allí ningún estado palestino independiente? Pero sería realmente exagerado pedirle lógica a alguien, o apego a la verdad histórica.

Una de las resoluciones de condena hasta incluye la mención de los “Altos del Golan” como territorio ocupado. Claro, no es nuevo…y también es cierto que Israel los ocupó por la fuerza en la guerra de los Seis Días. ¿No sería relevante que se recuerde que Siria fue quien atacó en esa guerra? ¿Y que Siria usaba los Altos del Golan para bombardear los poblados israelíes ubicados abajo en el valle, aprovechando la ventaja topográfica que le daban esas alturas? ¿Y que Israel, al conquistarlos, no usó los Altos del Golán jamás para atacar a Siria sino para proteger a la población israelí, desarrollando allí también nuevos poblados civiles que viven en paz absoluta con sus vecinos de las aldeas drusas antes sirias? ¿Y a alguien se le puede ocurrir la locura de devolver el Gola al régimen asesino de Damasco?

Pero estamos pidiendo peras al olmo.

La perlita de la torta es un nuevo informe sobre los tumultos junto a la frontera entre Israel y la Franja de Gaza que están cumpliendo un año, por los que los elaboradores del informe presentado al Consejo exhortan a la comunidad internacional a detener a soldados y oficiales israelíes “que cometieron crímenes internacionales” y a “someterlos a sanciones individuales”, entre ellos “prohibición de viaje o congelamiento de sus bienes”.Y piden que los datos al respecto sean transferidos a la Corte Penal Internacional en La Haya. Acusan a Israel de “disparar intencionalmente a niños, gente discapacitada, periodistas”, entre otras cosas.

El tema no es alegar que no murieron niños, discapacitados y periodistas. Sí. También paramédicos. El tema es por qué no hay ni una mención de los terroristas de Hamas que organizan los tumultos en la frontera, usan a sus civiles como carne de cañón para tratar de violar la frontera y entrar a Israel a matar. Y el informe se limita a incluirlos, sin mencionarlos siquiera, en la frase “hay que restringir la violencia de todas las partes”. Realmente…da asco.

La ONG  UN Watch, defensora de los Derechos Humanos,  entregó una serie de datos y bastante información sobre los hechos supuestamente investigados, y condenó que la ONU no les haya prestado ninguna atención.

Pero en medio de esta repugnante hipocresía internacional, es bueno recordar lo que solemos decir: Israel no está solo.

Mientras dentro del recinto del Consejo tenía lugar el circo de las críticas a Israel, afuera, en la calle, miles llegados de diferentes partes de Europa y también de Israel-muchos no judíos por cierto entre ellos-manifestaban por la verdad. Entre ellos, miembros de un panel profesional de expertos, juristas y militares retirados con vasta experiencia, que analizaron la situación, estudiaron a fondo lo ocurrido, y llegaron a la conclusión que el informe en cuestión no busca la verdad sino vilipendiar a Israel.

Esa impresionante movida fue organizada por UN Watch, encabezada por el incansable Hillel Neuer, quien vive denunciando toda violación de la ONU de su propio compromiso con los derechos humanos y la democracia.

 

Al frente de los defensores de Israel llegados del extranjeros, estaban el Teniente Coronel (retirado) Geoffrey S.Corn, profesor de Derecho y ex asesor del ejército de Estados Unidos sobre leyes de combate y el Coronel Richard Kemp, ex comandante de las fuerzas de Gran Bretaña en Afganistán y en la lucha anti terrorista en Irlanda del Norte.  Ellos y otros expertos criticaron que el informe presente la violencia frente a la cerca como “protestas predominantemente civiles”, asegurando que eso “distorsiona la realidad”.

El Tte.Cnel Corn declaró: “Al omitir de los informes del Consejo de DDHH el uso de escudos humanos por parte de Hamas, el informe incentive estas tácticas terroristas para el futuro, con lo cual aumenta el riesgo para la población civil de Gaza”. Agregó que “si realmente nos preocupa mitigar el daño a los civiles, debemos estar condenando las acciones de Hamas y este informe”.

Otra opinión contundente fue la del Coronel Kemp, que no solo tiene gran experiencia en lucha anti terrorista sino que ha visitado la zona en incontables ocasiones y ha estado personalmente en la frontera entre Israel y Gaza, viendo tanto lo que ocurría del otro lado como la reacción de los soldados israelíes.

“Las Naciones Unidas le hacen directamente el juego a Hamas, y el Consejo de Derechos Humanos es un instrumento del terrorismo de Hamas”, acusó. “Este informe, así como los países que votan por él, alientan a Hamas a cometer más actos de terrorismo en el futuro”. Agregó que su testimonio personal, de primera mano, fue totalmente ignorado por la ONU.

Vergonzoso, es poco decir.

Ana Jerozolimski
Directora Semanario Hebreo Jai
(21 de Marzo de 2019)

Editoriales anteriores Ver mas

Esta página fue generada en 0.0522010 segundos (6940)
2019-09-17T13:49:28-03:00