Ana Jerozolimski / Directora Semanario Hebreo JAI

Editorial

A recordar, ahora que comenzó la respuesta de Israel contra Hamas


Tengamos presentes cuál es el verdadero problema

La Fuerza Aérea de Israel comenzó este lunes por la tarde a atacar blancos de la infraestructura armada de Hamas en diferentes partes de la Franja de Gaza. Antes de que comiencen los informes sobre la acción “desproporcionada” del Estado judío, vale la pena recordar algunos puntos.

-         La agresión constante es la de los terroristas de Hamas contra Israel. Lo único realmente desproporcionado, es la enorme paciencia y contención de Israel ante los reiterados ataques desde Gaza hacia su territorio soberano. Difícilmente podemos concebir a otro país actuando con tal contención ante un ataque a su población y su territorio.

-         Quizás los terroristas se sentirían menos libres de actuar si no creyeran que cuentan con el respaldo de la comunidad internacional. Las votaciones de la semana pasada en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, en la que se condenó a Israel por su reacción a la violencia del último año junto a la cerca fronteriza, presentándola equivocadamente como eventos pacíficos, y sin mencionar siquiera el papel de Hamas, fueron un vergonzoso mensaje a los terroristas. Los imaginamos riendo al ver a países occidentales levantando su mano para votar con ellos y contra Israel, o absteniéndose de levantar la voz contra el terrorismo. No tenemos duda: esas repudiables votaciones envalentonan al terrorismo. Dan a los terroristas la sensación de que tienen cancha libre porque de todos modos los hipócritas continuarán hablando de derechos humanos mientras hostigan a la única democracia de la región aportando así a su demonización.

-         Horas antes del ataque israelí contra Hamas en Gaza, Hamas disparó desde la Franja de Gaza un misil hacia territorio israelí, impactando directamente sobre una casa en la localidad Mishmeret, a 120 kms de Gaza, unos 30 al norte de Tel Aviv, hiriendo a 7 civiles miembros de una familia, que salvaron su vida porque al oir la alarma entraron al refugio. Otras 30 casas fueron dañadas por la onda expansiva.

-         Hace 10 días, Hamas disparó dos misiles hacia Tel Aviv, detonando las alarmas en varias ciudades aledañas.

-         El disparo de cohete desde Gaza hacia el sur de Israel comenzó hace ya 18 años y no se detuvo cuando Israel se retiró completamente de la Franja de Gaza en setiembre del 2005 sino que por el contrario, se intensificó. El sur es constante blanco de los disparos de Hamas hacia la población civil.

-         En el último año, han sido cientos los cohetes y morteros lanzados hacia el sur. Y en las últimas semanas, todas las noches se lanzan cargas explosivas hacia las tropas apostadas del lado israelí de la frontera . A eso se suman constantes lanzamiento de globos con explosivos atados al hilo, que ya han estallado dentro de poblados civiles.

-         Todos estos ataques siempre desatan respuestas de Israel, pero limitadas y muy puntuales, que en el marco de la discusión interna suelen ser presentadas como “disparos a dunas”, porque los jefes terroristas evacúan a tiempo sus bases y el precio que Israel les cobra no les llega a doler seriamente.

-         Todo esto, mientras Hamas “negocia” la calma con Israel a través de los mediadores egipcios.

-         Israel, a pesar del criticismo interno, autorizó hace ya tiempo al emisario especial de Catar pagar mensualmente 15 millones de dólares en efectivo a Hamas para pagar sueldos de funcionarios (cortados por la Autoridad Palestina) y combustible para la producción de electricidad. Esto, con la intención de aliviar la situación de la población palestina de la Franja, agravada seriamente por las restricciones impuestas por la Autoridad Palestina desde Ramallah para presionar a Hamas. Tanto dentro del oficialismo como en la oposición han criticado a Netanyahu por permitir esos pagos, diciendo que equivalen a pagarle a la mafia para que no ataque.

-         La violencia junto a la frontera entre Israel y Gaza, de la que se está cumpliendo un año, es presentada por los palestinos como “manifestaciones pacíficas”, pero lejos están de ello. Es violencia pura orquestada por los terroristas, en cuyo marco se usa a civiles, menores y mujeres, para intentar cortar la cerca fronteriza, mientras detrás de ellos hay grandes grupos de hombres que se ocultan en el humo de los neumáticos quemados, e irrumpen para tratar de cruzar al otro lado.

-         Los intentos de cortar la cerca con Israel, no es un esfuerzo romántico por visitar al vecino, sino violación de la soberanía israelí, con el declarado objetivo de entrar a las poblaciones cercanas para matar. Algunos de los poblados civiles israelíes están ubicados a menos de 2 kms de distancia. Israel no va a dejar a los terroristas cruzar. No se les puede permitir que entren y causen una matanza.

-         En las últimas semanas, estallaron protestas dentro de Gaza, con palestinos locales pidiendo libertad. Hamas quiere desviar la atención tras su represión violenta de toda protesta y sabe que una buena táctica es atacar a Israel.

-         Desde que Hamas tomó el poder, no ha dedicado nada a su población, sino únicamente a su infraestructura armada. Cada túnel cavado hacia Israel para cometer atentados, cuesta por lo menos 3 millones de dólares. Podrían haber construido con ello numerosas escuelas, clínicas y mucho más, pero optaron siempre por dedicar sus recursos a la guerra contra Israel.

-         Dentro de Gaza no hay ni un soldado israelí. Cuando Hamas dice que con sus “marchas del retorno” va a “liberar el territorio ocupado”, se refiere al Estado soberano de Israel.

-         Esto nos recuerda al fatal error cometido por los árabes en 1947, cuando la ONU recomendó la partición de la Palestina del Mandato Británico en un Estado judío y otro árabe. (Palestina era el nombre dado por los romanos a la tierra de los judíos, o sea Judea, por lo menos 5 siglos antes de que los árabes musulmanes llegaran a ella originarios de la península arábiga). Con tal de no permitir que nazca el Estado judío, los árabes se lanzaron a la guerra, aunque con ello también neutralizaban la resolución mundial y no creaban el Estado árabe. Algo similar hace ahora Hamas: alegando que del otro lado de la cerca está el “territorio ocupado”, que de hecho es Israel, prefieren hostigarlo y dañarlo lo más posible, en lugar de desarrollar y hacer florecer el que tienen bajo su control desde hace 12 años, la Franja de Gaza.

-         Y quizás el principal punto a recordar, que valdría la pena que tengan presente también quienes creen que votando contra Israel en foros internacionales están aportando a la paz: Israel no puede darse el lujo de no defenderse. No lo va a hacer, porque no tiene alternativa. Seguirá viviendo y empujando hacia adelante, a pesar de vivir una situación desconocida para cualquier otro país del mundo libre: con terroristas de vecinos.

Ana Jerozolimski
Directora Semanario Hebreo Jai
(25 de Marzo de 2019)

Editoriales anteriores Ver mas

Esta página fue generada en 0.0650761 segundos (4017)
2019-07-22T15:06:07-03:00