Ana Jerozolimski / Directora Semanario Hebreo JAI

Editorial

Las mentiras a costas de la pequeña Aisha


Usan hasta el sufrimiento de una niña que murió de cáncer, para demonizar a Israel

Aisha a-Lulu, de 5 años, era una niña palestina de Gaza, enferma de cáncer, víctima de un tumor agresivo en el cerebro. Lamentablemente falleció este fin de semana a raíz de complicaciones post-operatorias en un hospital de Jerusalem Este al que había sido transferida desde la Franja de Gaza.

Los palestinos acusan a Israel de haber negado a sus padres el permiso para acompañarla, por lo cual la pequeña murió “sola”. Pero Shani Sasson, vocero de COGAT, la oficina de Coordinación de Actividades en los Territorios, que se ocupa de atender lo relacionado a las necesidades de la población civil palestina en su contacto con Israel, desmiente categóricamente la acusación. “Los padres de la niña no quisieron salir con ella de Gaza a Jerusalem, sin explicar por qué, firmaron un formulario confirmando que renunciaban a ello, y pidieron que una mujer, que no sabemos si es pariente o amiga de la familia, la acompañe, lo cual fue aprobado de inmediato”, nos dijo la portavoz israelí. Su resumen fue tajante: “Es mentira decir que nosotros impedimos a los padres. Fueron ellos quienes dijeron que no”.

Lo central,  lo irremediable, es la muerte de una niña tan prematuramente.

Debería bastar con ese sufrimiento. Es una pena que también en situaciones así, la propaganda palestina distorsione y mienta a fin de demonizar nuevamente a Israel.

Así decía el comunicado que recibimos este domingo de un servicio informativo de Gaza, que por experiencia, lejos está de ser realmente una obra periodística seria y es de hecho un instrumento propagandístico barato:

“Aisha Lulu de 5 años, de Gaza sufría de un tumor agresivo en el cerebro. Los hospitales de Gaza carecen del equipo adeucado para tratar pacientes de cáncer, debido al bloqueo israelí, por lo cual fue obligada a buscar tratamiento en Cisjordnaia. Dado que Israel controla las fronteras de Palestina, fueron solicitados permisos de viaje para su familia. Sin embargo, Israel  rechazó autorizar esos permisos para ninguno de los parientes de Aisha, para que puedan acompañarla. La pequeña Aisha fue enviada sola, acompañada por una mujer, extraña absolutamente para ella, que se había presentado como voluntaria para acompañarla. Ella dijo que Aisha estaba llorando, incapaz de hablar, sola. Aisha murió a raíz de complicaciones post-operatorias.

El Ministro de Salud palestino dijo que el caso de la fallecida Aisha Lulu de 5 años, es un reflejo de la opresión y sufrimiento del pueblo palestino”.

Además de lo repugnante que resulta leer este mentiroso comunicado, cabe señalar otros elementos.

1)En primer término, el pedido de pasar a Aisha a un hospital de Jerusalem Este, fue el primero que se hizo llegar a Israel. No había habido antes ninguna solicitud relativa a ella. Según lo pactado en los acuerdos de Oslo, el procedimiento para que palestinos puedan pasar tanto de Gaza como de Cisjordania a tratamiento médico en Israel, es que la Comisión Civil Palestina lo solicite. Es de acuerdo a esos pedidos que Israel tramita los permisos, que en general son aprobados, a menos que haya problemas de seguridad.

Y la Autoridad Palestina financia el tratamiento. Hay otros casos, no pocos, de palestinos que pasan a tratamiento médico en Israel , pero no son financiados por la AP sino por todo tipo de asociaciones y fundaciones , como el caso de los niños tratados en el marco de “Salvar el Corazón de un niño” en el hospital Wolfson de Holon.

Recientemente, la Autoridad Palestina anunció que no financiará más tratamientos de palestinos en hospitales en el territorio israelí propiamente dicho. Sí en hospitales de Cisjordania o Jerusalem Este, hospitales árabes.

Sí continúa financiando los casos ya aprobados antes, que están ya hospitalizados, pero no aprueba nuevos.

Este fue una de las medidas con las que la Autoridad Palestina reaccionó, airada, a la decisión israelí de deducir del dinero de los impuestos palestinos que le transfiere mensualmente a la AP (dinero que pertenece a los palestinos, según los acuerdos de Oslo), la suma de los pagos de la AP a los terroristas presos y a los  familiares de los terroristas muertos en atentados contra israelíes.

2) El comunicado palestino se refiere a las carencias en los hospitales de Gaza, que son un hecho confirmado.

Lo que cabe preguntarse es por qué Hamas gasta fortunas en fabricar cohetes en lugar de dedicarlos a las necesidades de la población, por ejemplo en los hospitales.

Sería interesante traducir en números de remedios, equipos médicos y camas de hospital, el costo de los más de 700 cohetes disparados hace pocas semanas contra Israel desde Gaza.

Y volviendo a la pequeña Aisha…

Desconocemos las razones por las cuales sus padres prefirieron no acompañarla. En cada familia puede haber todo tipo de situaciones complejas que no se puede juzgar desde afuera. Pero el cinismo de las autoridades que usaron el caso para demonizar a Israel mintiendo descaradamente, es inaceptable.

Ana Jerozolimski
Directora Semanario Hebreo Jai
(19 de Mayo de 2019)

Editoriales anteriores Ver mas

Esta página fue generada en 0.0563490 segundos (6710)
2019-09-18T19:31:57-03:00