Ana Jerozolimski / Directora Semanario Hebreo JAI

Editorial

Jerusalem, entre errores , derechos y razones para festejar


Israel celebra el Día de Jerusalem

 

Este sábado de noche comienzan los festejos por el Día de Jerusalem (Iom Ierushalaim), al cumplirse, según el calendario hebreo, el 52° aniversario de la reunificación de la ciudad, capital de Israel. Se celebrará a lo largo de todo el domingo. La fecha original fue el 7 de junio de 1967.

Como todos los años, el evento central es el así llamado “baile de las banderas” (o marcha de las banderas), en el que participan numerosos israelíes judíos, en camino hacia el Muro de los Lamentos, pasando evidentemente por diferentes partes de la Ciudad Vieja y de zonas de población mayormente musulmana. En el comunicado que recibimos al respecto de la Policía israelí, dice así: “La policía exhorta a los manifestantes en el baile de las banderas a prestar atención a las instrucciones de los organizadores , evitar toda expresión de violencia física o verbal y hacer posible que el evento sea una vivencia y celebración significativa, manteniendo el orden y respetando la ley”.

No es en un vacío que la policía redacta así su comunicado. Es por incidentes ocurridos años anteriores, en los que algunos participantes en el evento multitudinario- algunos, ni de lejos la mayoría- creyeron que lo oportuno era provocar a los árabes junto a los cuales pasaban con las banderas. No hace falta golpear a nadie para provocar indebidamente. Con algunas palabras y gestos fuera de lugar, alcanza.

Es por eso que en los últimos años nació otra tradición, iniciativa de la singular organización “Tag Meir” que brega por la convivencia pacífica y condena toda manifestación de violencia e intolerancia, sea quien sea su víctima: “la marcha de las flores”. Así decía la invitación que recibimos de Gadi Gvariahu, su fundador y director: “Este domingo, Día de Jerusalem, nos reuniremos a las 13.30 en Kikar Safra (A.J: la explanada de la Municipalidad) y marcharemos juntos hacia el barrio musulmán de la Ciudad Vieja para exhortar a la paz entre las religiones y los pueblos. Las flores de la paz las repartiremos a todos: musulmanes, judíos y cristianos. ´ Apártate del mal, y haz el bien;Busca la paz, y síguela´Vengan en paz!”.

Esperamos que este año, se pueda celebrar debidamente a Jerusalem como capital de Israel, sin ningún tipo de incidente que empañe la fiesta. Ojalá que no haya entre quienes marchen esta vez con las banderas, ni siquiera uno que va para que los árabes los vean frente a sus narices, ya que eso mancha la justificada celebración. Eso no honraría por cierto la memoria de los caídos en la defensa de Jerusalem, en aras del retorno judío a la ciudad, bloqueado años antes por la agresión de la vecina Jordania.

Habría más para escribir sobre errores cometidos a lo largo de los años por los distintos gobiernos israelíes, desde la reunificación de Jerusalem hace 52 años, por ejemplo en lo relativo a la poca inversión en los barrios árabes conquistados en la Guerra de los Seis Días. Ya lo dijo años atrás el Presidente de Israel Reuven Rivlin, nacido en Jerusalem, originalmente del partido Likud:  es bueno haber vuelto a la Ciudadela de David, pero fue un error no hacer lo suficiente por Wadi Joz y Ras el Amud. Trataremos el tema por separado en una nota dedicada especialmente a ese tema.

 

Pero empezamos por los problemas, por los errores, porque tenemos certeza de que aunque es imperioso corregirlos ,ni ellos pueden hacer olvidar la historia de la ciudad. Hoy en día, cuando el tema de Jerusalem es presentado como uno de los principales escollos en el camino hacia la paz, cuando la comunidad internacional toda parece aceptar como verdad caída del cielo que Jerusalem debe ser dividida como si lo más normal fuera que en la parte oriental funcionara la capital de un Estado palestino independiente, nos parece esencial recordar un poco la historia.

 

Y no hablamos sólo de los derechos milenarios, de Jerusalem como ciudad del Rey David, del Templo Sagrado de Salomón y la ciudad de la peregrinación.Sobran  las pruebas arqueológicas y las históricas del vínculo de generaciones entre el pueblo judío y Jerusalem.

Sólo el pueblo judío la convirtió en capital. Sólo el pueblo judío la vio como corazón y centro neurálgico, no como provincia alejada..

No consideramos a los árabes de Jerusalem extraños en la ciudad ni restamos importancia a las mezquitas Domo de la Roca y Al Aqsa construidas en Jerusalem…Pero no podemos dejar de recordar que llegaron a ella siglos después de que la ciudad fue capital del Reino de David…y que los santuarios fueron erigidos sobre las ruinas del Templo Sagrado…Por algo los propios árabes, durante mucho tiempo, llamaban a Jerusalem “Beit el Makdas”, la casa del Templo….

 

¿Suena a juego de niños, a quién llegó primero? Lamentablemente, a veces esta maniobra desagradable le es impuesta a Israel, cuando del otro lado hay quienes alegan que el vínculo entre los judíos y Jerusalem es un invento y las pruebas arqueológicas, una imaginación.

Pero saltemos hacia adelante, acerquémonos mucho más a nuestro tiempo…y volvamos a la resolución 181 de las Naciones Unidas  (que tan a menudo surge como foro al que se alega que Israel no acata) que fue adoptada el 29 de noviembre de 1947, recomendando la partición de Palestina “en un Estado judío y otro árabe”. Perdón por repetirlo por enésima vez…pero esa resolución fue aceptada por el liderazgo sionista y rechazada por los árabes, que la desafiaron lanzándose a la guerra.

 

Pues bien, esa resolución incluía un párrafo importante: Jerusalem sería un “corpus separatum” bajo control internacional, hasta que en un plebiscito, una década más tarde, su población decidiera su destino, de qué lado quería estar. Nuevamente…unos aceptaron…y otros rechazaron. Y cuando el liderazgo sionista aceptó, no era porque no le importara Jerusalem, sino porque necesitaba el Estado y su opción no era el todo o nada.

¿Dónde está el control internacional pues?-se preguntarán algunos.

Quedó enterrado bajo los escombros de la guerra lanzada por los árabes apenas se declaró la independencia de Israel. En los combates, que no fue Israel quien comenzó, Jerusalem quedó dividida entre las dos partes. La línea no existía antes. La mención de Jerusalem oriental, que nosotros mismos usamos a menudo porque la referencia es clara, a la zona que se halla más allá de las líneas del 67, en realidad requiere explicación: no era una línea que existía antes, sino que fue determinada por el fin de los combates entre Israel y la Legión Jordana.

 

No había antes una Jerusalem palestina en la parte oriental y una israelí del lado occidental. Era toda una ciudad que quedó dividida por la guerra. Y cuando los árabes la tuvieron, no la convirtieron en capital.

 

La línea divisoria del 67 fue símbolo de veda, de prohibición absoluta a los judíos : hasta que la ciudad fue liberada en junio del 67, ningún judío podía pasar al otro lado y llegar a su santuario más sagrado, el Muro de los Lamentos.  Habrá quienes digan…bueno, era una línea de armisticio, había habido guerra, no puede haber  ahora habrá libre pasaje….Pero el problema es que la política hostil no se limitó a no permitir el acceso de los judíos al Muro de los Lamentos, sino que se tradujo también en una total falta de respeto a las  57 sinagogas que se hallaban en el barrio judío de la Ciudad Vieja, del que echaron a todos los habitantes. No quedó ni una en pie. Lápidas del cementerio de los Olivos fueron utilizadas como letrinas y piedras de pavimentación en las calles..

 

Aunque más no sea por eso, Israel tiene derecho a celebrar el Día de Jerusalem. Y  tiene motivos para celebrar la liberación.

 

 

El 7 de junio de 1967, en la explanada del Muro de los Lamentos, el entonces Ministro de Defensa Moshe Dayan, declaró: “Esta mañana, las Fuerzas de Defensa de Israel liberaron Jerusalem. Hemos unificado a Jerusalem, la capital dividida de Israel. Hemos retornado al más sagrado de nuestros santuarios, para no abandonarlo nuevamente jamás. A nuestros vecinos árabes, extendemos también en este momento-y con énfasis, a esta hora- nuestra mano, en señal de paz. A nuestros ciudadanos cristianos y musulmanes, prometemos solemnemente plenos derechos religiosos y libertad de culto”.

La promesa ha sido cumplida. Claro que hay limitaciones por razones de seguridad, como ser el acceso a las mezquitas a jóvenes hasta determinada edad, en épocas de tensión.El lugar ha sido foco de choques violentos y la intención es tratar de minimizarlos.

Pero aún en medio de problemas puntuales y sin olvidar ni por un momento que cuando Israel cierra los territorios y no permite libre entrada de palestinos a Jerusalem, se está socavando el derecho de quienes lo deseen de orar en la ciudad, no hay punto de comparación entre la situación bajo gobiernos de Israel y la anterior a la liberación del 67. Hasta musulmanes de otras latitudes han llegado a Jerusalem a orar..y bien saben los cristianos cuanto se ha respetado sus santuarios desde que Jerusalem es la capital unificada de Israel.

Es importante recordar que ya ha habido jefes de gobierno israelíes que propusieron, de hecho, la división de Jerusalem, de modo que los barrios árabes pasen a control palestino en el marco de un futuro acuerdo de paz. Ehud Barak y Ehud Olmert lo ofrecieron a Yasser Arafat y Mahmud Abbas respectivamente. Es bueno tenerlo presente  cuando hay quienes dan a entender que la falta de paz y solución en la zona se debe a que Netanyahu rige hoy los destinos de Israel.

 

Los problemas, cabe suponer, no se terminarán pronto. Jerusalem nos dará todavía no pocos dolores de cabeza. Pero también, justificados momentos de profunda emoción.

 

Por lo tanto, en su cumpleaños, queremos desearle sólo una cosa: paz, para todos sus hijos, de todos los credos y naciones.

Ana Jerozolimski
Directora Semanario Hebreo Jai
(1 de Junio de 2019)

Editoriales anteriores Ver mas

Esta página fue generada en 0.0823050 segundos (3386)
2019-11-14T12:03:46-03:00