Israel

Israel ayuda a los palestinos a prevenir el coronavirus; Los árabes los traicionan

Por Khaled Abu Toameh

Fuente: Gastestone.org

Vale la pena señalar que Egipto, que tiene una frontera compartida con la Franja de Gaza, no envió ningún kit de prueba o material desinfectante a los palestinos que viven allí.

"Después de más de setenta años, el Líbano sigue siendo el país donde más sufren los refugiados palestinos, donde se ven privados de muchos de sus derechos económicos y humanos, incluido el trabajo en ciertas profesiones, complicaciones de procedimiento para obtener permisos de trabajo y la negación del derecho a propia propiedad." - Dr. Mohsen Saleh, Director General del Centro de Estudios Zaitouna en Beirut, arabi21.com, 20 de julio de 2019.

Assad Abu Khalil, profesor libanés-estadounidense en la Universidad Estatal de California, que afirma ser "pro-palestino", no parece preocupado por las severas restricciones impuestas a los palestinos por su propio país: el Líbano. Tampoco parece molesto que un funcionario libanés (y no israelí) sea el que realmente llama a colocar a los palestinos en "prisiones masivas".

Egipto, por su parte, hace mucho tiempo abandonó a los palestinos al sellar esencialmente su frontera con la Franja de Gaza. Los libaneses, los egipcios y la mayoría de los árabes perciben a los palestinos como el problema de Israel. Cuando la crisis actual del virus haya pasado, es de esperar que los palestinos recuerden que solo un país vino a su rescate: Israel. También podrían recordar que sus hermanos árabes los traicionaron, no por primera vez, y sin duda no por la última.

Mientras Israel está trabajando horas extras con los palestinos para frenar y prevenir la propagación del coronavirus, los estados árabes parecen estar haciendo lo que hacen mejor cuando se trata de ayudar a sus hermanos palestinos: nada en absoluto. En los últimos días, las autoridades israelíes entregaron 200 kits de prueba de coronavirus a la Autoridad Palestina en Cisjordania. Además, los equipos profesionales israelíes y palestinos han estado trabajando juntos para prevenir la propagación del virus. Las autoridades israelíes también han entregado otros 200 kits de prueba de coronavirus a la Franja de Gaza gobernada por Hamas, a pesar de los miles de cohetes y globos incendiarios y bombarderos que el gobierno gobernante, Hamas, lanzó desde allí hacia Israel. Además, las autoridades israelíes han coordinado la transferencia de 20 toneladas de material desinfectante de las fábricas israelíes al sector sanitario palestino. El material incluía cloro y peróxido de hidrógeno, utilizado para desinfección, preservación de higiene y saneamiento. Estos materiales desinfectantes se usan para limpiar superficies en áreas abiertas y ayudan a limpiar áreas cerradas, incluidas mezquitas e iglesias.


Mientras tanto, los palestinos en el Líbano están preocupados de que las autoridades libanesas puedan usar el coronavirus como una excusa para intensificar aún más las restricciones en sus campos de refugiados. Samir Geagea, un político libanés y presidente de las Fuerzas Libanesas, un partido político cristiano antipalestino, ha sido fuertemente criticado por pedir el cierre inmediato de los 12 campos de refugiados palestinos en su país. Hasta enero de 2019, había 475.075 refugiados palestinos en el Líbano, según la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA). "Los palestinos en el Líbano no disfrutan de varios derechos importantes", señaló el OOPS.


"No pueden trabajar en hasta 39 profesiones y no pueden ser dueños de propiedades [bienes raíces]. Debido a que no son formalmente ciudadanos de otro estado, los refugiados palestinos no pueden reclamar los mismos derechos que otros extranjeros que viven y trabajan en el Líbano. El conflicto en Siria ha obligado a muchos palestinos de Siria a huir al Líbano en busca de seguridad. Casi 29,000 de ellos están recibiendo asistencia del OOPS en el país, incluida asistencia en efectivo, educación, atención médica y protección". Los refugiados palestinos tienen prohibidas numerosas profesiones en el Líbano, incluida la medicina, el derecho y la ingeniería. "Después de más de setenta años, el Líbano sigue siendo el país donde más sufren los refugiados palestinos, donde se ven privados de muchos de sus derechos económicos y humanos, incluido el trabajo en ciertas profesiones, complicaciones de procedimiento para obtener permisos de trabajo y la negación del derecho a propiedad propia ", dijo el Dr. Mohsen Saleh, Director General del Centro de Estudios Zaitouna en Beirut. "Las continuas restricciones a los refugiados palestinos, que les niegan su derecho al trabajo, conducen a sentimientos de injusticia y opresión. Esto los deja abiertos al extremismo y los problemas sociales. Pueden ser explotados, lo que perjudica al Líbano y su seguridad y relativa estabilidad. Por lo tanto,  permitir que los refugiados palestinos trabajen en condiciones dignas es un imperativo político, de seguridad y social para el Líbano, así como una necesidad económica ".


Los palestinos ahora están preocupados de que, además de las medidas discriminatorias y de apartheid, las autoridades libanesas puedan confinarlos en sus campos de refugiados con el pretexto de combatir el coronavirus. Les preocupa que el llamado "racista" de Geagea para imponer el cierre de sus campos de refugiados agrave severamente las condiciones humanitarias y de salud de los palestinos. Tayseer Khaled, miembro de alto rango del Frente Democrático para la Liberación de Palestina (DFLP) de la OLP denunció la propuesta de Geagea como "racista e inaceptable". La idea de imponer un encierro en los campos de refugiados, dijo, "viola los derechos humanos y los valores humanos". Otra facción de la OLP, el Frente Popular para la Liberación de Palestina (PFLP), dijo en respuesta a la propuesta de Geagea que "las mentes racistas, y no los campos de refugiados, deben ser aisladas". El activista palestino de derechos humanos Mohammed al-Shuli respondió que no debería haber discriminación entre libaneses y palestinos en la guerra contra el coronavirus. Señaló que las autoridades libanesas no han impuesto un bloqueo a ninguna ciudad o pueblo libanés ni han prohibido a sus ciudadanos abandonar sus hogares.


"La declaración de Geagea es una medida política dirigida solo a los palestinos", comentó al-Shuli. "No se han registrado casos de coronavirus en los campos de refugiados y los palestinos no se oponen a las medidas de precaución. No hay necesidad de declaraciones tan extremistas". Un grupo llamado La Alianza de Facciones Palestinas en el Líbano también condenó como "racista" la demanda del político libanés de cerrar todos los campos de refugiados y evitar que los palestinos entren o salgan. "Esta epidemia global atraviesa países y comunidades, y comerciarla a expensas de los refugiados palestinos y su derecho a la vida es reprensible e inaceptable", anunció el grupo en un comunicado. "La demanda refleja la oscura mentalidad del político libanés". Mientras los palestinos expresaban preocupación por las leyes discriminatorias y del apartheid del Líbano, Assad Abu Khalil, profesor libanés-estadounidense en la Universidad Estatal de California, Stanislaus, salió con otro libelo de sangre contra Israel, el único país que está ayudando a los palestinos en la guerra contra El coronavirus. El 8 de marzo, el profesor tuiteó: "Israel tendrá, estoy seguro, que tendrá diferentes procedimientos médicos para judíos y no judíos. Los no judíos serán encarcelados en prisiones masivas".

El profesor libanés, que afirma ser "pro-palestino", no parece preocupado por las severas restricciones impuestas a los palestinos por su propio país: el Líbano. Tampoco parece molesto que un funcionario libanés (y no israelí) sea el que realmente llama a colocar a los palestinos en "prisiones masivas".
 
Parece que sería imprudente para los palestinos albergar cualquier ilusión de que Líbano, Egipto o la mayoría de los países árabes acudirían en su ayuda, particularmente a la luz del brote del coronavirus. El Líbano ha estado discriminando a los palestinos durante décadas, y parece poco probable que cambie su política solo por un virus.
 
Egipto, por su parte, hace mucho tiempo abandonó a los palestinos al sellar esencialmente su frontera con la Franja de Gaza. Los libaneses, los egipcios y la mayoría de los árabes perciben a los palestinos como el problema de Israel. Cuando la crisis actual del virus haya pasado, es de esperar que los palestinos recuerden que solo un país vino a su rescate: Israel. También podrían recordar que sus hermanos árabes los traicionaron, no por primera vez, y sin duda no por la última.
 

Ultimas Noticias Ver más

María Esther Burgueño: Los alumnos son muy sagaces a la hora de calibrar a sus docentes Entrevistas

María Esther Burgueño: Los alumnos son muy sagaces a la hora de calibrar a sus docentes

02 Agosto 2020


Una profesora que sus alumnos recuerdan con nostalgia y alegría.

Esta página fue generada en 0.0497611 segundos (8882)
2020-08-03T20:21:07-03:00