En comunidad

Los desafíos de la Fundación Salir Adelante en la nueva normalidad

Conversando con su directora, Adriana Stainfeld

(Fotos: Gentileza de la fundación)

Uno de los grandes desafíos en la nueva era en la que se trata de volver a la normalidad sin descuidar las precauciones propias de la era Coronavirus, es la educación. Eso lo sienten también en la Fundación Salir Delante de B´nai B´rith, que de por sí se aboca precisamente a apoyar a estudiantes que lidian con no pocos desafíos. Los enfrentan ante todo con sus ganas de progresar y con la ayuda de Salir Adelante.

Sobre esto y mucho más, es esta entrevista con Adriana Stainfeld, Directora de la fundación.

 

P: Adriana, tenemos esta entrevista pendiente desde hace meses y en realidad creo que fue bueno que esperamos, ya que nada mejor que el mensaje de una fundación tan positiva y alentadora como “Salir Adelante”, de cara al regreso a clases. Pero antes de eso, para quienes no conocen en detalle la actividad de la fundación, hagamos un resumen de su trayectoria y sus logros, números incluidos. 

 

R: Salir Adelante es creado por la B’nai B’rith en el año 2009, con el objetivo de “Promover la igualdad de oportunidades educativas a jóvenes de Bachillerato de Liceos Públicos contribuyendo en la culminación de Bachillerato, en la ampliación de su trayectoria educativa, en la construcción de ciudadanía y en el desarrollo de habilidades socioemocionales”.  

P: Esa es la meta declarada, textualmente.

R: Así es. Desde ese año existe el Programa Salir Adelante, que persigue este objetivo a través de talleres quincenales de educación no formal para los jóvenes participantes del programa, además de otros beneficios (clases de apoyo semanales, entrevistas personales, surtido básico de alimentos y limpieza con frecuencia mensual, cobertura de emergencia médica móvil, etc.).  

P: Creo que ese esto último es un elemento a destacar, ya que muestra que apuntan a apoyar también al entorno del estudiante, como forma de permitirle a él estudiar mejor.

R: Exacto. Te diré que justamente, en el 2013, Fundación Salir Adelante es reconocida como una de las instituciones incluidas en la Ley de Donaciones Especiales.  

En nuestra página web  puede verse el impacto en números de nuestro accionar, en las 11 Generaciones de Jóvenes (2009- 2019) participantes del Programa Salir Adelante.

 

P: Mi querido amigo y colega Claudio Paolillo, de bendita memoria, me dijo una vez que en su opinión “Salir Adelante” era el mejor programa educativo de Uruguay. ¿Cuál es su secreto? 

R: Es un honor que Claudio haya compartido esa opinión contigo sobre nosotros. En mi opinión, el adjetivo “mejor” siempre es relativo a un contexto y prefiero hablar de cuáles son nuestros caminos y estrategias de intervención. 

En este sentido, trabajamos fuertemente en la formación y fortalecimiento de un grupo de pertenencia. Esto aplica tanto dentro de nuestro equipo (de gestión y docente) como al grupo que se forma entre los jóvenes.  

Por otra parte, procuramos estar siempre muy atentos y escuchar las necesidades reales, las voces de los jóvenes (el objetivo de nuestro actuar) pero también de los otros actores involucrados. A partir de los planteos que surjan, replanificamos, es una tarea continua en una realidad dinámica. 

Como te adelantaba, uno de nuestros pilares es valorizar a todos los actores que están involucrados (además de los jóvenes): el Estado (liceos, autoridades), la sociedad civil y las organizaciones sociales, empresas y particulares amigos. Mirarnos entre todos, cada uno cumplir su rol y apoyarnos en conjunto.

P: ¿Cómo se da concretamente el trabajo con los jóvenes?

R: En el trabajo con los jóvenes, procuramos una intervención en 3 ejes: desarrollo de habilidades socioemocionales, construcción de ciudadanía y ampliación de trayectoria educativa. 

P: O sea que esto no apunta solamente a los estudios en el sentido estricto de la palabra.

R: Es que creemos que lograr culminar el liceo y proyectar una vida futura no depende solamente del éxito académico sino que hace a la formación más integral como persona y ciudadano, y a eso apuntamos. 

Por último, nuestro equipo docente trabaja en paralelo en el seguimiento grupal e individual. Procuramos hacer un acompañamiento muy cercano de los jóvenes, para poder identificar y captar esas cosas que son más silenciosas, aquellas que atendiendo solo a lo grupal se nos pueden perder. 

Y la vuelta a clases

P: Ahora sí, yendo a la coyuntura actual. ¿Cómo te sentís con este paso, en el marco de la “nueva normalidad”? 

R: El lunes 15 de marzo tuvimos nuestra primera coordinación de equipo virtual, donde nuestro desafío era tomar esta situación como una oportunidad. Fuimos pasando diferentes etapas en el proceso de estos tres meses, que fueron un aprendizaje tanto para el equipo docente como para los jóvenes, de continuar con el proceso grupal a través de los talleres y el seguimiento individual de cada uno de los muchachos. 

En cuanto a lo grupal, las primeras semanas fueron de mucha dedicación, procurando que todos contaran con los medios tecnológicos para poder seguir comunicados y que se empoderaran de las herramientas que brindaba la tecnología para poder hacer encuentros virtuales. Con alegría te cuento que llegamos hasta a hacer un “campamento virtual” con fogón y carpas, por lo que la creatividad de los coordinadores sin duda fue fundamental para que estas experiencias fueran motivadoras y significativas para todos. 

P: Eso sí que suena original… También un fogón así habrá calentado corazones…

R: Espero que sí, por supuesto. Por otra parte, como te comentaba, se reforzó el seguimiento individual, estando cuerpo a cuerpo, ahora debería decir “codo a codo” con cada uno de los jóvenes, acompañando sus situaciones. Salir Adelante es una “mini sociedad”, donde se replica lo que pasa afuera, y así fueron surgiendo todas las situaciones que se venían mencionando en los medios: salud mental, situaciones de violencia, etc. Fue un trabajo de equipo y muy cercano con los chicos. Con mucho reconocimiento a todo el equipo, te cuento que el 100% de los 58 jóvenes que están actualmente en el programa están comunicados y siguen comprometidos con nuestra propuesta y con el liceo. 

P: ¿Te parece que los chicos estaban deseando volver a clase? Estoy segura que la idea que los niños y jóvenes siempre quieren vacaciones, es absolutamente exagerada. 

R: Desde el Programa, desde un comienzo el trabajo con los jóvenes fue de estar vinculados en una nueva modalidad, que era la digital, ya sea con el Programa como con el liceo. En cualquier caso, me gustaría más hablar de un retorno a las clases presenciales, ya que las clases en otro formato no se pausaron, sino que estuvieron teniendo. Con esto no quiero decir que todo fue color de rosas, ni que todos tuvieron todas las materias, incluso muchas veces las clases más que clases eran trabajos a hacer y no un proceso de aprendizaje. Pero lo que sí tenemos claro y hemos estado trabajando en los talleres y en 

forma individual con cada uno, es que quieren volver a la presencialidad, encontrarse con sus amigos, poder preguntar cuando algo no entienden, etc. Entendemos que para ellos no fueron vacaciones, y que el distanciamiento en muchos casos les fue duro. 

P: ¿Qué planes tienen en “Salir Adelante” para esta nueva etapa? Creo que es un gran tema, un punto no insignificante en absoluto, el hecho que es optativo. 

R: En Uruguay, como sabemos, la educación secundaria hasta 6° de liceo es obligatoria, según el artículo 7 de la Ley General de Educación (Ley N° 18437). Actualmente estamos en una situación de emergencia sanitaria por lo cual desde el Estado se ha dado libertad de asistir.  

Sin querer que la palabra “optativo” confunda, trabajamos sobre los miedos y sobre las diferentes situaciones por las que los jóvenes podrían no querer asistir, ya que somos unos convencidos que la información y el hablar abre puertas y nos permite dar pasos que solos no nos animaríamos. 

Además, acabamos de compartir un video amplificando las voces de los jóvenes para que ellos mismos puedan decir sus sentires a la sociedad toda, y especialmente a otros jóvenes, bajo el hasthag #VolvéAClase. Por supuesto que la libertad de cada uno está y la vamos a respetar, pero trabajamos para que la presencialidad sea una realidad. 

P: Hemos compartido aquí el video hace ya varios días, y nos place hacerlo nuevamente.

R: Muchas gracias 

 

En tiempos de pandemia

P: Mirando hacia atrás, estos últimos meses ¿qué han hecho ustedes en la fundación en los meses de cuarentena voluntaria, sin clases normales? Ya me comentabas que no es que se interrumpió todo en absoluto.

R: Como te mencionaba en las preguntas anteriores, en efecto los talleres no se pausaron y nuestra actividad siguió con la mayor “normalidad” y cercanía posible.  

Se trabajó en procesos de autoconocimiento, de expresión, de creatividad. Intentamos fortalecer algunos aspectos que nos parecían claves para transitar la cuarentena y el distanciamiento social, mediante actividades como “Cuentos en cuarentena”, “Viaje hacia el futuro”, etc. Pueden encontrar el material hecho por los jóvenes en nuestras redes.  

Además, los coordinadores y el grupo en sí mismo trabajaron todos los aspectos referentes a la motivación para sostenerse en situaciones diferentes a las conocidas. 

Otra actividad que realizamos, tomando la coyuntura como una oportunidad, fue un taller virtual con los referentes familiares de los jóvenes, titulado “Conviviendo con los adolescentes en tiempos de cuarentena” y realizado por la Psic. Fanny Berger. 

P:  Justamente, es un gran tema saber cómo ellos vivieron la pandemia.  ¿Cómo te parece que los jóvenes pasaron esta época? 

R: Nada mejor que conocerlo a través de las propias voces de los jóvenes. Como te adelantaba, hicimos un trabajo que derivó en una nube de palabras y las palabras que más se repitieron fueron “ansiedad”, “preocupación”, “confuso”, “dificultad”... 

 

P: La labor de “Salir Adelante” apoya de hecho también a familias de estudiantes en entornos complejos. ¿Qué ha pasado en los meses de Coronavirus? 

R: Salir Adelante es una “mini sociedad”, donde emergen las mismas situaciones que en la sociedad en su conjunto. En este sentido, el equipo docente estuvo trabajando muy cerca de situaciones de violencia familiar, ansiedad y otras emergentes vinculadas a la incertidumbre, el encierro y la crisis que surgió a partir de la pandemia.  

Por último y no menor, procuramos hacer un acompañamiento más fuerte en situaciones económicas que se vieron más vulneradas por pérdida de trabajo, etc. donde empezamos a entregar más canastas y dar otro tipo de apoyos. 

 

Mensajes claves

P: En tu calidad de directora de “Salir Adelante” ¿tenés algún pedido a las autoridades, sean de educación o de salud pública? 

R: En primer lugar, continuar dando mensajes claros a la población, ya que la información es un elemento clave para tener más seguridad de cómo actuar. 

En segundo lugar, estar muy atentos, como lo están siendo, al hecho que la realidad nos está enseñando que todo es muy cambiante, y estar muy abiertos a reajustar currículos, planes, etc. de acuerdo a las necesidades de los jóvenes. 

P: Aunque vuestro programa funciona en base a donaciones y es independiente por cierto de la educación pública, tiene vínculos evidentes con el sistema en el que los chicos estudian. ¿Por dónde pasa ese contacto? ¿Ya hay vías claras de diálogo con el nuevo gobierno en este sentido? 

R: Como te comentaba en una de las primeras preguntas, nosotros sentimos que el trabajo conjunto con el sistema público es una de las bases del éxito del programa.  

A su vez, también lo que pedimos a los demás nos gusta poder llevarlo a cabo efectivamente. Sin duda las nuevas autoridades, como todos, están en una etapa de diagnóstico y acción. Eso no quita que ya hemos abierto el canal de comunicación y a su vez respetando los tiempos necesarios del interlocutor.  

Tenemos confianza en que, como lo ha sido en los 11 años del Programa, con sucesivos cambios de gobierno y de autoridades, vamos a lograr una buena relación, complementando el trabajo. 

P: ¿Algo más que haya que agregar y que yo no te haya sabido preguntar? 

R: La importancia del equipo en todos los sentidos. Esto es una red y todos los actores son importantes: los Hermanos de B’nai B’rith, el Estado, las empresas, nuestro equipo docente, los jóvenes, sus familias. 

Tendemos a ver el mundo en clave de “ellos” y “nosotros”, los que necesitan apoyo y los que dan, los que son más vulnerables y los que son menos. Nosotros no lo vivimos así. 

Todos tenemos algo que ofrecer y algo en lo que necesitamos apoyo, y sin el involucramiento y el cuidado de todos y todas, hacia todos y todas, no se daría la magia. 

P: Que siga la magia pues. Muchas gracias Adriana y mucho éxito.

R: Muchas gracias Ana

Ana Jerozolimski
(17 Junio 2020 , 05:41)

Ultimas Noticias Ver más

Efecto Cuarentena: Salud y Emociones
En comunidad

Efecto Cuarentena: Salud y Emociones

09 Julio 2020


Compartimos esta charla que nos invita a vivir mejor.

Esta página fue generada en 0.0518570 segundos (6957)
2020-07-09T14:58:38-03:00