Janet Rudman

Janet Rudman

Me gusta leer y escribir. Encontré en la lectura y la escritura una forma de canalizar mi esencia. Leo con la misma pasión con la que tomo café. Me gusta escribir sobre historias mínimas. He trabajado en varios proyectos editoriales uruguayos que construían identidad judía: Kesher, TuMeser, Jai y ahora formo parte del staff de SemanariohebreoJai.

Columna de opinión

Encierro y paranoia

Cuarentena me suena a cuarenta. Soy protagonista de una película de ciencia ficción  con mucho papel higiénico en la despensa.  También compré vino blanco, 20 paquetes de 50 gramos de frutos secos, papas chips con sal marina, camembert con pimienta, hasta me atreví a poner en el carrito queso Gruyere Conaprole. Todo eso pasó ya hace 2 semanas. El finde salí a caminar. El lunes  siguiente no abrió el gimnasio y  caminé por la rambla.  El martes ya no salí. #MeQuedoEnCasa, este hashtag me comió la cabeza.

Por mi mente pasan mil historias que no existen. Las historias de amor de los solos y las historias de los no solos que deliran por no compartir el sofá y el smart tv.   

Estoy en casa. Mi placard me habla. Es coqueto, me pide que lo ordene. No le contesto. Lo tengo silenciado como mis grupos de whatsapp.  Mucha gente está en cuarentena a la espera del toque de queda. ¿Cómo será vivir una guerra? ¿La gente compra comida no perecedera, además de papel higiénico? Al mirar el informativo, mi imaginación se va a la segunda guerra y ve a la familia sentada al lado de la radio esperando el parte del día.

Extraño el gimnasio. Hablar con gente. Ayer hicimos una reunión virtual con mis compañeros de taller de escritura y la verdad es que tuve una sensación rarísima. No faltaron los comentarios de libros y de lo que mostraba la cámara detrás de cada uno. Nos vimos las caras, pero faltaba algo. Nada sustituye la presencia cara a cara. Si, ya sé, estamos en cuarentena y #MeQuedoEnCasa.

¿Seré la misma cuando todo esto termine? ¿Seré más auténtica? Nunca viví una guerra, ni siquiera una escasez de productos. Las crisis más fieras que viví fueron la del 80, cuando reventó la tablita y la del 2002. Del 80 no me acuerdo nada y del 2002 me quedó grabado  el préstamo de Bush a Uruguay y la reprogramación de los plazos fijos del BROU. En esa época no existía facebook ni twitter y mucho menos instagram. ¿Se imaginan una vida sin memes ni cadenas de whatsapp? En esa época, las cadenas  te las mandaban por mail.  

De lunes a viernes tengo clase de  gimnasia por Instagram. Me desespera hacer la clase mal y que nadie me corrija. Hago mil piruetas para ver el celular,  la voz de la profesora se confunde con la música. Maldigo al corona y  a Instagram que se corta y mi falta de chance de ejercitarme sola. Se trata de repetir ejercicios, para qué necesito la clase en línea, si no interactúo. Todavía no tuve clase de gimnasia con Zoom, todos pidiendo turnos para quejarse.

Lo que más me preocupa es la incertidumbre. No estoy aburrida, pero tengo miedo. No de la muerte, ni de la enfermedad, sino qué será de la civilización poscorona.

 

Janet Rudman
(25 de Marzo de 2020 a las 14:57)

Ultimas Noticias Ver más

https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Srebrenica_Massacre_-_Exhumed_Grave_of_Victims_-_Potocari_2007.jpg#/media/Archivo:Srebrenica_Massacre_-_Exhumed_Grave_of_Victims_-_Potocari_2007.jpg
Noticias

Recordemos la masacre de Srebrenica

07 Julio 2020


por Gabriel Katz

Esta página fue generada en 0.0503092 segundos (4548)
2020-07-07T09:47:13-03:00