Ianai Silberstein

Ianai Silberstein

Nacido 1957, casado, dos hijos. Empresario. Licenciado en Literatura y Literatura Inglesa en la Universidad de Tel-Aviv en 1980. PDD en la Universidad de Montevideo en 1999. Participante de los Seminarios para líderes comunitarios del Shalom Hartman Institute en Jerusalém en los años 2009,2010,2011,2012, 2016, 2017, y 2018. Integrante del Consejo de la EIHU entre 1997 y 2006. Vicepresidente en 2003 y 2004. Miembro de la Comisión Directiva de la NCI 2003 a 2013. Presidente 2006 a 2009. Actualmente Vicepresidente 2º de la NCI. Creador del espacio radial “radiomaná” al aire entre 2004 y 2009. Creador del sitito web (hoy blog) TuMeser en línea desde 2009 a la fecha. Escritor. Charlista. Juez All-Rounder del Kennel Club Uruguayo.

Columna de opinión

9 Av 5780

Fuente: tumeser.com

En su conferencia de apertura del ciclo “All Together Now” del Shalom Hartman Institute el pasado 29 de junio, el Rabino Dr. Donniel Hartman dijo, entre otras cosas: que el judaísmo bíblico vincula al Hombre y la Naturaleza; que el judaísmo rabínico nos hace responsables de las calamidades que nos suceden; y que Tisha BeAv este año 5780 debería tener un significado muy especial. Vayamos por esta tercera propuesta.

En aquellos días, hace un mes, la tan mentada “curva” de contagio del virus comenzaba su formidable escalada en los EEUU (hoy está en su pico y no se detiene), pero en Israel todavía no había sucedido el rebrote ni estallado el conflicto socio-económico en que se ve sumido hoy; y por aquí nos ilusionábamos con el caso “cero” y quedábamos perplejos por el foco en Treinta y Tres. Hoy el mundo se ha igualado para peor; aunque por aquí, como fue confirmado por el trío de científicos ayer, todavía tenemos bajo control la situación. Como sea y dónde nos toque estar, los judíos hemos comenzado el mes de Av con una noción de lo dramático más adecuada al mundo que habitamos y muy distinta de otros años. Sin lugar a dudas, no será un 9Av más.

Para que esto sea efectivamente así, distinto, se precisa sólo una cosa: que nos detengamos un momento. Si nunca escuchamos el libro de las Lamentaciones, este sería un buen año para empezar; aunque sólo nos arrulle la letanía del texto como un mantra introspectivo. Tisha BeAv es una de esas fechas del calendario hebreo preservada por los muy observantes y mayormente ignorada por los demás; sin embargo este año, cuando muchos ya están imaginando y conjeturando estos próximos Iamim Noraim 5781, la fecha parece más relevante que nunca. Sería bueno que el simbolismo del 9 de Av que cada año soslayamos sirva para llegar a  Elul con el duelo hecho y el espíritu pronto para renovar la esperanza como cada año. Cuando sea momento de comenzar a tocar el Shofar, habremos dejado atrás la noción de lo irreversible para asumir una actitud de lo posible.

En estos meses de pandemia términos como “plaga”, “peste”, y otros de connotaciones bíblicas han estado a la orden del día. La impotencia ante el virus nos ha vuelto a ubicar en una más adecuada escala en el universo. Al mismo tiempo que la ciencia adquiere una relevancia y respeto como nunca antes en la historia de la Humanidad (Harari ha señalado que nunca antes las religiones habían obedecido tanto a la ciencia como en este episodio ya bien entrado el siglo XXI), el individuo se conmueve ante su propia fragilidad y se conecta no sólo con sus semejantes, zoom mediante, sino consigo mismo, sin app de por medio; yo y mi alma, como se dice popularmente.

Serán meses de Av, Elul, y Tishrei que, parafraseando el poema de Natan Ionatan (Neesaf Tishrei), se recogen uno con el otro, se agrupan, se unen, se potencian, así como lo haremos nosotros de la forma que imaginemos y podamos, para transitar este tiempo que va de la destrucción y el duelo de Av a la renovación de votos en Kol Nidre (todos estos votos) y la renovación de vida en la hora de Neilá. Si bien seremos muchos menos físicamente presentes en las sinagogas, deberemos buscar la trascendencia con los recursos que estén a nuestro alcance. La noción de comunidad no pasará por un edificio sino por la noción de prójimo que podamos infundir unos en otros.

El 9 de Av de aquel año 70 EC del calendario gregoriano marcó el fin de una era, un tiempo irreversible, que dio lugar a la gran transformación del judaísmo de una religión de sacrificios animales a una religión de la palabra. Poco será irreversible este año 2020, la transformación no será milenaria sino apenas temporal. Sin embargo, no podemos saber, hasta no haber transitado el trance, cómo será y cómo enfrentaremos el mundo después de la pandemia. Nuestro privilegio está dado precisamente por la larga tradición oral y escrita que nos permitirá conectarnos con nosotros mismos, con el prójimo, y con la trascendencia. La relevancia de estos meses que tenemos por delante radica en que ya sabemos qué hacer cuando la calamidad azota: recreamos el verbo, lo significamos, y lo vivimos. Sólo nos lavamos las manos para evitar el virus; en todo lo demás, ponemos manos a la obra. Seguimos construyendo templos en el tiempo.

Ianai Silberstein
(24 de Julio de 2020 a las 14:48)

Ultimas Noticias Ver más

Enrique Aguerre: La bohemia artística es una forma de entender el arte o vivirlo En comunidad

Enrique Aguerre: La bohemia artística es una forma de entender el arte o vivirlo

03 Agosto 2020


Enrique Aguerre es el Director del Museo de Artes Visuales del Parque Rodó. Es artista, curador y un ser humano formidable. 

Proyecto Voces Mundo Judío

Proyecto Voces

03 Agosto 2020


Romina y Tomas nos cuentan el Proyecto Voces.

Esta página fue generada en 0.0452781 segundos (3814)
2020-08-04T10:34:34-03:00