Entrevistas

La dura acusación de un juez argentino por el crimen de AMIA

El dolor y la condena de Franco Fiumara, Juez en lo Criminal del Tribunal Oral en Argentina

El Juez argentino Franco Fiumara, cercano amigo del pueblo judío y del Estado de Israel, siente que el atentado contra la AMIA y dos años antes, el de la embajada israelí en Buenos Aires, no fueron sólo contra blancos judíos sino contra su país. Y sostiene que según la propia Constitución argentina, los responsables deberían pagar por sus crímenes. Sostiene que no se puede dar el brazo a torcer.

AMIA tras el atentado (Foto: Esteban Alterman)

 

 

P: Franco, quisiera comenzar aclararon que te tuteo, aunque estoy entrevistando a un juez, no por falta de respeto a tu investidura, sino por la amistad que nos une. Es un gusto volver a contar con tu palabra para nuestros lectores. Y esta vez te pedí una entrevista, porque se ha cumplido un nuevo aniversario del atentado terrorista contra la AMIA. Evidentemente, para Uruguay, la vecina orilla, eso fue un profundo estremecimiento. Tocó cerca. ¿Cómo vivís vos estos días, como argentino, como defensor de la libertad y amigo del pueblo judío y de Israel?

R: Jana, querida amiga rioplatense. Les hago llegar mis cariños a todos los lectores de Semanario Hebreo en el mundo desde la orilla de Buenos Aires. Paso a contestar tu pregunta, para decirte  que en lo personal tengo encontrados sentimientos de dolor por un lado y de profunda indignación por el otro. De dolor porque desde el atentado en la Embajada de Israel en Buenos Aires, donde fue asesinados entre tantas víctimas, mi amigo y dirigente de la “comunita calabresa”, Francesco Mandaradoni, que trabajaba de plomero dentro de la delegación de mi querido Estado de Israel, su familia, mi “comunita” y demás familiares de las víctimas de ese atentado cometido en territorio nacional argentino, seguimos clamando justicia. Indignación porque las fallas estructurales, la desidia y/o complicidades, colaboraron para que la falta inmediata de respuesta penal a dicho crimen, prepare el caldo de cultivo por la sencillez e impunidad, que en definitiva dejó abierta la puerta para el segundo trágico atentado en la sede de AMIA-DAIA. Defender la libertad tiene como significado fundamental en todo orden democrático, afianzar la justicia, que consolida la paz interior de cualquier estado. Tal cual reza el preámbulo de nuestra constitución nacional. 

P: Me decía Elio Kapszuk , Director de Arte y Producción de AMIA, que en uno de sus proyectos de cara al aniversario, se volvió a fotos tomadas inmediatamente después del atentado, y que la diferencia entre aquellas fotos y la forma en que se las puede ver hoy, es que aquellas no podían incluir el significado de 26 años de impunidad. ¿Te imaginaste en algún momento que se llegaría a este punto?

R: Hay un punto que quería mencionarte al respecto con las dos fotos imaginarias en perspectiva. Con plena seguridad Elio es un experto en arte y yo apenas un lector que disfruta o a veces no comprendo la magnitud del alcance del mismo. Con esto te quiero decir, que el recuerdo que tengo antes de ese trágico 18 de julio, es haber acompañado alguna vez a mi amigo de infancia a buscar algo, en un edificio antiguo como tantos otros del centro o de esa zona de la ciudad, que arquitectónicamente estaba pasado de moda por la cantidad de años que tenía. Y a decir verdad, no me gustaba su fisonomía por lo que les dije. Hoy con la foto de 26 años después, con un edificio inteligente, bonito, moderno y funcional, cuando entro o salgo del mismo, debo atravesar las protecciones de hormigón armado con todas las medidas extremas y necesarias de seguridad, que me hacen estremecer por hacerme  tomar dimensión sobre la realidad de los acontecimientos allí sucedidos. Las imágenes de las víctimas inocentes, los nombres de ellos, los memoriales y algunos restos que quedaron de la antigua construcción, hace que encuentre bellísimo el antiguo edificio en toda su dimensión y significado. Era historia, era asistencia, era una construcción bonita llena de vida. Los criminales arrancaron toda esa belleza que antes no veía e impusieron esta actual. Nos cercenaron a todos la libertad, nos arrancaron las vidas de 85 hermosas personas para sus familias y amigos, cuyas imágenes están presentes en las fotografías. Todo esto me parece aún hoy irreal, y trato de colaborar con firme convicción a los familiares de las víctimas y a las instituciones comunitarias que soliciten mi ayuda. 

¿Por qué tantos años sin resultados?

P: Franco, sos juez, conocedor del sistema político y judicial argentino. ¿El problema está en el sistema, que no está concebido para lidiar con algo así, o en una complicidad práctica o ideológica que no permitió que se haga justicia?

R: Amiga mía, llevo 35 años trabajando en la justicia, conocí siendo estudiante sobre el nefasto terrorismo de estado ejercido por la dictadura cívico militar que destruyó el estado de Derecho para castigar criminalmente al terrorismo subversivo de Montoneros, E.R.P. y otros grupos, generando desaparecidos. Como si fuera poco, hicieron una guerra contra una de las maquinarias bélicas más importantes del mundo, carente de toda posibilidad lógica de triunfo sobre Gran Bretaña, con el solo objetivo de ocultar las atrocidades cometidas. Al recuperarse la democracia en 1983,  uno de los primeros actos importantes del Presidente Raúl Alfonsín, fue firmar dos decretos para someter bajo la jurisdicción de la justicia civil a los miembros de las dictaduras entre 1976-1983, y a los subversivos de los grupos terroristas mencionados. Fue un acto de esperanza, hubo luz, se hizo justicia. 

Ese último año, comencé a estudiar Derecho ilusionado como todo joven, que habría un Argentina mejor, inserta en un mundo que luchaba por la libertad de movimiento y pensamiento, aceptando a todos por igual, pero quizás no habíamos comprendido la magnitud de grupos ideológicos políticos, económicos y sociales, enquistados en los factores de poder del Estado, que tornaban al mismo como una verdadera  máquina inviable y de impedir.

Así llegamos a 1992 al primer atentado para no tener resultado jurídico alguno, y llegar a  1994 al segundo atentado, que demostró la inutilidad, la desidia de los sistemas de seguridad internos, con nefastas complicidades cuyas  falsedades plasmadas en la causa principal del atentado en Amia llevaron a condenar a funcionarios judiciales y del gobierno. Respondiendo tu pregunta, todas las variables fueron aplicadas hasta la actualidad. Alfonsín demostró que Argentina podía juzgar a miembros activos del ejército cuando aún tenían capacidad de confrontar al gobierno, de hecho lo hicieron y los sufrieron él sumado a una asonada marxista del Movimiento Todos por la Patria (Nisman trabajó como secretario judicial en ese hecho) y el posterior presidente Carlos Menem. Y la justicia en democracia pudo juzgar todos estos hechos. Entonces me da que pensar por qué no se avanza en juzgar los dos atentados, y ahí la respuesta a todas las posibilidades esgrimidas.   

El Fiscal de la causa AMIA, Alberto Nisman (Foto: La Nación)

 

P:  Nada sencillo por cierto. ¿Podés contarnos qué se dice adentro, en los “corredores” del sistema judicial, sobre el hecho que 26 años después del peor atentado terrorista en la historia argentina, los criminales aún no estén detrás de las rejas?

R: Hubo varias idas y vueltas. Un primer juez, dos fiscales y otros funcionarios políticos condenados. La Corte Suprema nulificó parte de la causa, pero dejó como válidas determinadas medidas probatorias que por honor a la brevedad explicaré brevemente al lector. Camioneta con explosivos confirmada, con un  suicida de Hezbollah dentro de ella; donde se compró el rodado y quien la   entregó (se encuentra en juicio en este momento); lugar donde fue planificado el atentado, que conduce a una ciudad en Irán con dos funcionarios del gobierno de esa época, sindicados como cerebros (Velayati y Vahidi), con otros cómplices allí reunidos. Es decir, pruebas hay, y por eso existen las alertas rojas, pero para sentarlos en el banco de acusados en el juicio oral u público con la presencia de todos los que quieran asistir, con la ley procesal actual, necesitan estar presentes en Argentina y prestar declaración indagatoria ante el juez de instrucción. Aquí está la traba de por qué la causa no puede avanzar más en relación a los hasta aquí acusados y pasar a la etapa de juicio oral. 

 

Resumen clave

P: Te agradecería si podés recordarnos en qué etapa está el tema, qué está pendiente, qué se está haciendo, qué se hará supuestamente en el futuro.

R: Se trabajó fuertemente junto a instituciones como DAIA, algunos familiares de víctimas, otros juristas y académicos de reconocida trayectoria,  para explicar en exposición pública en la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados, sobre la posibilidad técnica, la viabilidad constitucional y de tratados internacionales de jerarquía constitucional, más jurisprudencia y sistemas comparados internacionales, para aplicar el sistema de juicios en ausencia de los acusados, lográndose oportunamente dictamen favorable por mayoría. Falta que tomen real dimensión los representantes del pueblo de la Nación argentina, para que con suma valentía, al igual que la tuvo el Presidente Alfonsín en su momento, entreguen una ley al Poder Judicial, acorde a las circunstancias e importancia esgrimida, y que los jueces se encuentren a la altura de las circunstancias y juzguen en presencia o ausencia a los acusados.  

P: Interpol emitió en su momento órdenes de arresto a jerarcas iraníes involucrados en el atentado. Claro está que a ellos nadie los puede capturar así nomás. ¿Dónde están entonces las fallas argentinas? ¿Se podría haber llegado fácilmente a la conexión local?

R: La mayoría de los acusados niegan la jurisdicción y se mueven en algunos países del mundo con pasaportes diplomáticos bajo el amparo de la Convención Diplomática de Viena que complican y hacen quasi imposibles los procesos de extradición, porque solo son sospechosos del crimen cometido y no condenados, considerados por la constitución argentina como inocentes hasta que una sentencia firme dictada por un tribunal natural otorgue certeza sobre la responsabilidad criminal de uno o más condenados. 

Por eso es necesaria una ley que modifique el código de procedimiento penal, y habilite la posibilidad de sentar a los acusados en ausencia física en el banquillo en la etapa de juicio, bajo la representación técnica del abogado defensor, que hace pocas semanas atrás presento como defensa de ellos, el pedido de extinción de la acción penal por el transcurso de los años. La Cámara Federal, rechazo in limine el pedido, diciendo que es un crimen imprescriptible de lesa humanidad, e instó al fiscal que investiga, y al juez que legitima los actos pedidos por el Ministerio Público Fiscal para que soliciten la colaboración de los demás poderes del estado nacional, para poder detener a los imputados, o que busquen una solución legal que garantice el principio de legalidad (defensa en juicio: está garantizado por el defensor como hemos visto), y poder pasar a la etapa siguiente donde se sabra lo que sucedió en toda su dimensión. 

Las declaraciones de los testigos, peritos, y ex agentes del estado nacional relevados de secreto, acreditaran la responsabilidad de los criminales, pero además serán nuevos elementos de prueba que puedan conducirnos a las conexiones locales o internacionales pendientes, y juzgar también a los restantes. 

Asimismo, los que resulten condenados de así considerarlo el tribunal oral interviniente, las sentencias por crímenes de lesa humanidad, darán plena certeza jurídica sobre los hechos acontecidos, reforzaran las alertas rojas como condenados, y habilitara instancias internacionales de otros organismos, como el Consejo de Seguridad de ONU para instar a los países responsables de entregar a los criminales, o sufrir fuertes sanciones. 

¿Qué pasa con el gobierno actual?

P: La actual vicepresidenta argentina era la Presidenta cuando el Memorando con Irán. ¿Dirías que eso es legal pero ilegítimo?

R: Oportunamente la Cámara Federal que decidió sobre la validez constitucional del memorándum, nulificó el mismo por considerarlo inconstitucional. Los legisladores pueden sancionar leyes, pero el control difuso de constitucionalidad corresponde al  poder judicial, que puede decretar la invalidez del mismo de manera parcial o total, y en ese caso en concreto fue declarado  nulo en su totalidad no pudiendo entrar en vigencia, más allá de no haberlo aceptado tampoco la República Islámica de Irán. 

P: ¿Ves algún cambio concreto entre la actitud del gobierno anterior, de Macri, respecto al caso AMIA y a la del gobierno de Alberto Fernández? Me refiero, claro, más allá del mal simbolismo de que tenga a Cristina Fernández de vice.

R: Hasta ahora, en los pocos meses de gobierno del Dr. Alberto Fernández, en relación a estos temas, hubo pocas cosas que resaltar. Primer viaje a Israel, donde mantuvo reuniones oficiales con funcionarios de gobierno, y decidió mantener a Hezbollah en la lista de grupo terrorista internacional. Los demás meses hay una parálisis casi total en todas las instituciones públicas del estado nacional, con excepción de la primordiales, como consecuencia de la pandemia. Por eso no hay sesiones en el parlamento, ya que todo está abocado a la crisis sanitaria  actual. 

 

AMIA, no sólo atentado contra judíos sino contra Argentina

P: ¿Cómo te parece que el argentino promedio ve el tema AMIA? Me refiero, claro, a argentinos no judíos. Y no me refiero a amigos del alma como vos, tan cercano al pueblo judío y tan defensor de Israel.

R: Los argentinos desde mi generación hacia las mayores que vivimos los atentados, vemos con indignación con el paso del tiempo, ya sea  por falta de decisiones, peleas inocuas, desinformación continua y planteamientos imposibles de realizar, como se van  perdiendo posibilidades de perseguir justicia y verdad. Una tragedia a la argentina, con sufrimiento en todos los sectores del país, y con gran impacto emocional a los que estamos ligados de corazón a las instituciones de la comunidad y al Estado de Israel. No podemos dejar que gane la impunidad, o el mensaje que dejaremos a generaciones venideras, será altamente negativo, demostrando que la falta de justicia consagra la impunidad. Eso no lo podemos permitir. Debemos dar el ejemplo. 

 

Un fuerte vínculo con el  pueblo judío

P: ¿Y esto me lleva a preguntarte por qué, por qué esta cercanía que sentís?

R: Desde niño me crié en un barrio de emigrantes italianos, españoles, judíos sefaradíes que hablaban ladino, y askenazis con el idish. Un hermano que la vida me dio, sus abuelos eran judíos polacos que escaparon de los nazis, y en definitiva compartíamos las fiestas judías o católicas todos juntos como una gran familia. Y aún con las pérdidas naturales de algunos de nuestros padres y abuelos, seguimos transitando juntos a nuestros hijos la vida. Solo pasaron los años pero perduran nuestros lazos y afectos, BAMI, CISSAB, o San Pedro Apóstol, Israel o Italia. Pero siempre juntos y para adelante. 

 

Los peligros de hoy

P: Cuando murió el Fiscal Alberto Nisman, se habló claramente de asesinato. Lo vemos como el muerto número 86 de AMIA. ¿Te parece que ese no fue el último atentado? ¿Te parece que hay peligro de nuevos golpes, en Argentina o en otro punto de la región?

R: La Cámara Federal al decidir que correspondía investigar el crimen como un hecho de implicancia y responsabilidad de estado, calificó al mismo como homicidio agravado como consecuencia de las investigaciones que llevaba adelante el Fiscal Nisman. Este delito está ligado a la causa AMIA y sus conexidades. Así lo sostuvo el Tribunal de Alzada Federal. Se encuentra en investigación. Si no hay justicia, todas las posibilidades están abiertas. Dependen mucho de las medidas certeras de prevención que se hagan en materia de terrorismo internacional, lavado de dinero ligado a financiar a los grupos terroristas, y células locales que simpaticen con la ideología yihadista y se puedan desvirtuar o radicalizar. 

También son altamente preocupantes las infiltraciones de grupos ligados a Hezbollah en Venezuela actual, en la Triple frontera de Argentina, Brasil y Paraguay, para muestra basta un botón, Clan Barakat, o alimentación de antisionismo devenido en antisemitismo, que puedan generar las bases de crímenes de odio utilizando redes sociales. Paso en nuestra querida Uruguay en Paysandú. Hay que estar atentos, y denunciar ante los organismos judiciales o policiales correspondientes ante la mínima duda. 

P: Sin duda, nadie podía creer que ocurriera un crimen de odio antisemita en Paysandú…Gracias por recordarlo Franco. ¿Quisieras agregar algo?

R: Solo quiero que los responsables de legislar en Argentina, sancionen una ley lo antes posible, para no enterrar la causa por el paso del tiempo y la perdida natural de testigos, peritos. Familiares de víctimas y paradójicamente los acusados. Así se dará respuestas a los derechos de las víctimas, a quienes rindo mi más cálido homenaje, dejando como firme convicción que no claudicaremos en perseguir justicia en reconocimiento y memoria de ellos, y que la verdad descrita en una sentencia cumpla con el fin didáctico que los criminales serán perseguidos hasta el fin de sus días. 

P: Justicia, justicia perseguirás. Gracias Franco, de todo corazón. Nos has enriquecido.

R: A vos amiga por esta oportunidad.

Ana Jerozolimski
(26 Julio 2020 , 12:56)

Ultimas Noticias Ver más

Enrique Aguerre: La bohemia artística es una forma de entender el arte o vivirlo En comunidad

Enrique Aguerre: La bohemia artística es una forma de entender el arte o vivirlo

03 Agosto 2020


Enrique Aguerre es el Director del Museo de Artes Visuales del Parque Rodó. Es artista, curador y un ser humano formidable. 

Proyecto Voces Mundo Judío

Proyecto Voces

03 Agosto 2020


Romina y Tomas nos cuentan el Proyecto Voces.

Esta página fue generada en 0.0913720 segundos (4396)
2020-08-04T11:44:20-03:00