Israel

Una mirada desde adentro a los desafíos de las elecciones en Israel

Lo explica Orly Ades, Directora General de la Comisión Electoral Central

Por cuarta vez en dos años Israel va a elecciones tempranas, el martes 23 de marzo. Será tres días antes de la primera noche de Pesaj. Y aunque hasta entonces cabe suponer que habrá más tranquilidad que ahora respecto a la pandemia debido a que el país ya estará tres meses después del comienzo de la campaña de vacunación nacional, nadie da aún el Coronavirus por terminado.

Esto impone desafíos especiales en lo relacionado a la organización de la jornada electoral. Para ilustrar al respecto, la Oficina de Prensa del Gobierno de Israel organizó una rueda de prensa por zoom con Orly Ades, Directora General de la Comisión Electoral Central.

 Ades se refirió primero a la situación poco común en la que tuvo que trabajar la comisión en los últimos años, por la recurrencia de tres elecciones en un año y medio, una situación de inestabilidad muy distinta de lo que determina la ley en Israel. “El desafío más grande que no habíamos previsto cuando fuimos a elegir la Kneset número 23, fue la aparición de un virus misterioso que no conocíamos”, aseguró.

Israel fue el primer país del mundo que tuvo elecciones en medio de una pandemia,

Hoy, ya varios meses más tarde,  el virus se conoce bien y precisamente por ello está claro que ir nuevamente a elecciones en esta situación, supone un gran desafío.

Orly Ades explica que ello se suma a lo central en toda elección: garantizar que toda la población tenga acceso a las urnas de modo que cada ciudadano pueda usufructuar su derecho a voto y que las elecciones se lleven a cabo sin ningún tipo de acto fraudulento.

“Haremos todo de la mejor forma posible, para que ningún desafío especial altere la jornada electoral y la organización de las elecciones”, asegura Ades. “El compromiso es que todos puedan votar sin que dos semanas más tarde veamos un aumento en la cantidad de casos de Coronavirus, que la gente venga sabiendo que todos  están protegidos y que lo único que resta es que hagan usufructuo de su derecho a voto”.

Parte del esfuerzo está dedicado a idear protocolos que prevean cualquier eventualidad, además de la organización de la capacitación de todos aquellos que trabajan en la jornada electoral, que ahora no puede hacerse en forma frontal como antes .

 

Urnas y números

-         En las elecciones del 2 de marzo del 2020, hubo algo menos de 11.000  urnas en todo el país. En estas elecciones de marzo 2021, serán aproximadamente 14.500.

-         La vez pasada, las  que más trabajo y organización requirieron fueron las 18  urnas instaladas para las 4.500 personas que se hallaban en confinamiento relacionado a la pandemia.

Pero ahora, con ya más de 35.000 personas cursando la enfermedad –en comparación con  13 que había en marzo- y 120.000 personas en cuarentena-en comparación con los 4.500 de las elecciones anteriores-la dimensión del desafío es otra totallmente distinta.

-         En las elecciones pasadas , aproximadamente 47.000 personas trabajaron con distintas responsabilidades en la jornada electoral. En las próximas, serán cerca de 70.000.

  •         El escrutinio de los votos observados, lo que en Israel se llama “en sobres dobles” será muy distinto esta vez.  Los votos observados siempre fueron de los presos en las cárceles, los enfermos en los hospitales, los diplomáticos en el exterior, los marinos y los soldados en sus bases. Pero a ello se agregarán ahora otros grupos, por lo cual habrá 5 nuevos tipos de urnas. A las 4 que existían hasta ahora- las comunes, las del ejército, los presos y los hospitales- se agregarán las nuevas, de acuerdo al desafío.

Ahora votarán en doble sobre quienes están en hogares de ancianos o residencias de la tercera edad-720 instalaciones de ese tipo en todo el país- a los que por primera vez se llevará una urna en la que puedan votar donde viven, sin tener que salir para nada.

También habrá urnas en los departamentos de Corona en los hospitales, en los que podrán votar quienes pueden levantarse de la cama y acercarse a la urna. Quienes estén conectados a respirador no podrán votar. Asimismo, habrá urnas en los hoteles en los que se hallan quienes deben estar en aislamiento.

Otra opción que se dará en estas elecciones, para quien está enfermo en su casa o en cuarentena, será llegar en auto a estaciones del estilo “drive-in”. Podrán votar en una urna especial pegada al coche y retirarse del lugar. Para ello se podrá usar las instalaciones en las que ahora se realizan tests de corona desde el auto.

Votar y viajar

-         Para evitar aglomeraciones , a pesar de que las máscaras serán por supuesto obligatorias y habrá separaciones en todos los colegios electorales así como también material de desinfección, se reducirá el número de votantes registrados en cada puesto de votacion.

Actualmente, por ley, puede haber no más de 800 ciudadanos anotados para votar en un mismo puesto, pero por la pandemia, el número se reducirá a 650. Estimando que el promedio de votación alcance aproximadamente el 70-72% como la vez pasada, eso significa que a cada puesto no llegarán más de 450 personas a lo largo de toda la jornada.

Esto significa que habrá 1250 urnas más que en las elecciones de marzo.  Para ello se intentará ubicar edificios e instalaciones diversas que no fueron aprovechados en las últimas elecciones, como ser las cajas de seguro médico, y eso permitirá tener lugar para ubicar más urnas.

Todo esto, previa campaña de esclarecimiento para explicar a la población qué medidas se toma para preservar la salud de todos. Se marcará con autoadhesivos en el piso las distancias de 2 metros entre los votantes y habrá en cada puesto una persona encargada especialmente de confirmar que se respeta las instrucciones.

-         El costo de la jornada electoral.

La primera estimación es de 30 millones de shekel, o sea algo más de 9 millones de dólares. El aumento de un 30% en la cantidad de urnas, ya constituye un agregado importante. La primera estimación es que cada urna cuesta cerca de 20.000 shekel. (unos 6.250 dólares). A ello se agrega el gasto de los equipos protectores necesarios para cada puesto de votación.  

Otros desafíos

-         Garantizar la pureza del acto electoral, sin fraudes. Habrá inspectores con cámaras fotográficas en absolutamente todos los puestos de votación. No tomarán fotos de los votantes ni de la votación en absoluto, sino que podrán intervenir en caso de incidentes que alteren la jornada electoral, para poder presentar testimonio de lo ocurrido. Y también deben registrar el cierre de la urna, cuando ya no hay votantes en el puesto de votación.

-         El escrutinio. Las elecciones son el martes 23 de marzo y tres días después, viernes, es la víspera de Pesaj, la Pascua judía, lo cual limita los días de trabajo. Hasta el miércoles siguiente, todo debe estar terminado.

Ana Jerozolimski
(28 Diciembre 2020 , 11:07)

Ultimas Noticias Ver más

Conoce el muro Iremember, para perpetuar las historias de las víctimas de la Shoá
Mundo Judío

Conoce el muro Iremember, para perpetuar las historias de las víctimas de la Shoá

24 Enero 2021


Otro homenaje de Yad Vashem en el Día Internacional de Conmemoración de la Shoá

Esta página fue generada en 0.0545111 segundos (14295)
2021-01-24T12:18:44-03:00