En comunidad

Historias comunitarias judeo-uruguayas: Salomón (Chiche) Zivov

Este capítulo en la serie de historias comunitarias en la colectividad judía uruguaya tiene un formato un tanto distinto de los publicados hasta ahora, por una mera cuestión de estilo al responder nuestro entrevistado. El contenido, lo principal, ilumina otro aporte de quien decidió dedicar energía a la actividad pública en la colectividad, lo cual seguramente quitó tiempo a la vida familiar.

 

A Salomón “Chiche” Zivov , hoy de 81 años, lo asociamos siempre a la OSU, por esas cosas que nos quedan grabadas en la mente de alguna situación puntual. Pero fue también Presidente de la Kehilá y activó en otros marcos comunitarios.

En el 2008, como Presidente de la OSU, en el acto de entrega del Premio Jerusalem

 

Comenzamos preguntándole qué le parece ser parte de una serie como ésta, y así respondió:

 

“Cuando recibí tu nota en la que me pedías mi historia me dio gran vergüenza para hacerlo, pero el recuerdo de tu padre, del cual fui janij en el viejo ken Dvora de la calle Diego Lamas (en el barrio Villa Dolores)  me convenció de hacerlo. Nunca olvidé sus retratos en carbonillas de los primeros héroes de la mediná: Dvora Epstein y Abraham Gueller. No soy ni periodista ni novelista, pero en fin, allá vamos”.

 

Y el camino comienza con la historia familiar, ya antes del nacimiento de Salomón. Y llegó inclusive a la participación en la toma de Berlín en la Primera Guerra Mundial.

“La historia comienza en Kaunas, Lituania, donde mi abuelo paterno era director de un liceo integral que daba clases en lituano y hebreo. Era una familia grande, durante la I Guerra Mundial. Al terminar la misma, y ya en el régimen soviético, el hermano mayor de mi padre fue convocado al ejército donde hizo una larga carrera militar que lo llevó a altos grados y acompañó al mariscal Zukov en la toma de Berlín”.

 

Chiche agrega: 

 “Mientras tanto, allá por 1925, mi padre, Moshé Ben Gershon, militaba en el Hashomer Hatzair, con la idea permanente de hacer aliá, como había hecho su cuñado (el hermano de mi madre). Él, que era revisionista, fue a la tierra de Israel un poco a pie y otro como polizón en barco. Al llegar fue cofundador de un  moshav, pero el destino quiso otra cosa y sus primos hermanos que estaban en Uruguay lo trajeron al país. Los primos (de apellido Disner) eran un caso extraño: uno era comunista fanático (Simja) y el otro un sionista convencido (Asher), tanto que hizo aliá con su familia”.

 

El pueblo judío…un sinfín de caminos que se entrecruzan . A menudo pensamos que cada uno es digno de un libro.

 

Y al fin, llegamos al propio Salomón, que nació en 1939 en Montevideo. En 1945 nació su  hermano Chaim. Chiche fue educado en el “jeider” de la calle Diego Lamas donde funcionaban  también el shil (la sinagoga) y dos movimientos juveniles, las tnuot Hanoar y HaShomer. Por la tarde estudiaba en la escuela pública Zorrilla de San Martín.

 

El relato sobre la vida judía uruguaya incluye ineludiblemente alguna anécdota relacionada también a Israel.

“Allá por 1949 (yo tenía 10 años) mi padre le pide a uno de los primeros judíos que viajaba a Israel, don Samuel Ruber, que lo haría en barco, que le llevara a mi tío del moshav un cajón con alimentos muy necesarios porque en Israel era la época del abastecimiento limitado, lo que en hebreo se conocía como “tzéna”.El cajón enorme contenía gran cantidad de latas de alimentos de los frigoríficos Swift y Armour y kilos de café en lata de 5kg de Águila. Todo fue bien ya que yo ayudaba a mi padre con el contenedor. Mi padre tenía un almacén modesto. Pero la sorpresa fue que no podíamos moverlo por su peso. De tal forma, contrató un carro con caballos y esa cuadrilla lo llevó al Puerto de Montevideo y, un mes después, fue recibido en Haifa por el tío, a quien yo conocí en uno de mis viajes”.

Salomón Zivov trabajó más de 10 años en el Banco Palestino y luego se dedicó al comercio, con una mueblería en 8 de octubre. Le preguntamos por los comienzos de su actividad comunitaria y lo combinó con su vida personal: “Me  casé con Clarita Laufer y tuvimos dos niños: Ariel y Raquel. Los inscribimos en el Instituto Ariel y en él comenzó mi vida comunitaria al ser designado Presidente del Colegio. Pocos años después, el conjunto de movimientos sionistas que conformaron el alineamiento Hanoar-Hashomer-Avodá-Bond me designó a la Presidencia de la OSU”.

Luego se amplió el marco. “Algunos años después, el alineamiento se presentó en las elecciones de la Kehilá con la Lista N°13 que triunfó y fui electo presidente de la misma. Fue el año 2000 y todo fue bien, hasta que en el 2002, con la gran crisis en el país, la Kehilá tuvo que hacer grandes esfuerzos para ayudar a los judíos empobrecidos y la gran desocupación”.

Chiche y su esposa cuando él asumió como Presidente de la Kehilá

 

Chiche destaca un punto que nos pareció de especial simbolismo: 

“En el 2000, tuvimos el honor de tener a la primer Vice-presidenta (mujer) Sara Pruski de Winkowski. Fue la primera vez en la historia de la Kehilá que una dama llegara a alcanzar ese lugar. Para mí, fue como tocar el cielo con las manos”.

Y a nosotros nos impactó que incluya este dato importante en su entrevista, ya que justamente la semana próxima, el viernes 29 de enero, el  capítulo de esta serie en la edición impresa  será con Sara “Chuchi” Winkowski. Evidentemente, la entrevista será publicada también en este portal.

La cereza de la torta es lo último que se coloca en su lugar. Y por eso aquí vienen las grandes alegrías de Salomón Zivov: sus hijos y nietos.

“Mi hija Raquel que trabaja en el Comité   Latinoamericano del Instituto Weizmann, vive en Modiin y está casada con Aviad, Ingeniero en Energía. Sus hijos Dan y Anat son mis alegrías. Mi hijo Ariel es Cirujano Maxilofacial y está casado con Paula, Contadora. Viven en Chile con sus dos niños Matías y Florencia, también mis alegrías”.

En el casamiento de Raquel y Aviad

 

Los Zivov en familia, con sus hijos,yerno, nuera y uno de sus nietos

 

Preguntamos a Chiche si hay algo que desee agregar y recalca que ya me había advertido que no es periodista ni novelista, quizás sin saber lo interesante que nos había parecido su relato. Y resume: “Hoy tengo 81 años y no estoy arrepentido de nada”.

 

Ana Jerozolimski
(23 Enero 2021 , 15:45)

Ultimas Noticias Ver más

Cuatro miembros de un equipo médico, uniformados con ropa de hospital
Noticias

Expertos del hospital israelí Rambam aclaran las dudas a los alérgicos que se quieren vacunar contra el Coronavirus

02 Marzo 2021


En base a un comunicado del Centro Médico Rambam de Haifa Fotos: Rambam

De generación en generación, un proyecto de la NCI que hace agua a la boca
En comunidad

De generación en generación, un proyecto de la NCI que hace agua a la boca

01 Marzo 2021


En  beneficio de su renovada  Escuela de Tradición Alex Barmaimón 

Esta página fue generada en 0.0475891 segundos (14202)
2021-03-02T14:19:50-03:00