Rosh Hashana

Con el ex Rabino Jefe de Israel, Israel Meir Lau, conversando sobre Iom Kipur y… sus encuentros con Presidentes de Uruguay

Esta entrevista con el ex Gran Rabino Jefe Ashkenazi de Israel, Israel Meir Lau,  no la realizamos estos días sino años atrás. Y nunca la olvidamos. En su momento la publicamos en la edición impresa de Semanario Hebreo. Ahora, quisiéramos compartirla con nuestros lectores del portal, porque su contenido nos parece sumamente interesante importante tanto para quien se considera un judío observante como para quien no lo es. Quizás hasta más todavía para quienes no lo son.

El Rabino Israel Meir Lau nació en 1937 en la localidad de  Pyotrekov en Polonia. Durante la Segunda Guerra Mundial estuvo en el campo de concentración de Buchenwald, siendo aún un niño. En el Holocausto perdió a sus padres. Su padre murió en Treblinka. En 1946 inmigró a Israel, donde vivió con su tío. Estudió en una escuela religiosa en Kiryat Shmuel y luego en tres ieshivot, centros de estudios religiosos superiores.

Es rabino desde 1971. Entre 1971  y 1979 fue el rabino del norte de Tel Aviv. Entre 1979 y  1988 fue Gran Rabino de Netanya. En 1983 fue electo miembro del Supremo Consejo Rabínico, sirviendo en el comité de ética médica. Entre 1988 y 1993 fue el Gran Rabino de Tel Aviv y Presidente de la Corte Rabínica de Tel Aviv‑Yaffo. En 1993 fue electo Gran Rabino Ashkenazí de Israel. En el 2005 volvió a su cargo de Rabino jefe de Tel Aviv, en el que se desempeñó hasta el 2017.

 

Foto: Rabinato Central de Israel

 

Hoy en día, uno de sus hijos, el Rabino David Lau , es el Rabino Jefe Ashkenazí de Israel.

Nuestro entrevistado recibe el Día del Perdón con admiración, por la oportunidad que éste da año a año, a cada judío, de empezar de nuevo.

Nos recibió en su momento en su despacho de cara a Iom Kipur. Nos contó por qué comprende a quienes van a la sinagoga aunque no sea para rezar y recordó encuentros con Presidentes de Uruguay.

Rabino Israel Meir Lau (Foto: Ariel Jerozolimski)

 

P: Rav Lau, gmat jatimá tová ante todo. Sus palabras llegarán directamente a Uruguay  a través de “Semanario Hebreo”.

R: Yo tuve el gusto de conocer a dos Presidentes de Uruguay.  Conocí tanto al Presidente Lacalle como al Presidente Sanguinetti. Lacalle me llevó a ver el Memorial del Holocausto en la costa de Montevideo y lo vi aquí hace unos meses en una Conferencia sobre Jerusalem, en la que ambos pronunciamos una alocución.También me encontré con él en la casa del Rav Shemtov. Con Sanguinetti me reuní en su despacho cuando era Presidente. Y hablando de uruguayos, en la Marcha por la vida en Auschwitz, estuve , con Chil Rajman, que ya falleció.

     

P: Sin duda, una persona muy querida en la colectividad judía uruguaya. Rav Lau.... ¿Cómo explicaría usted a un judío promedio, que se siente muy judío pero no necesariamente cumple los 613 preceptos (tariag mitzvot), cuál es el significado de Iom Kipur?

R: Lo primero es explicar que la fecha de Iom Kipur se determinó, desde un punto de vista  histórico, porque fue el día en que Moshe Rabeinu (Moisés) volvió  de la montaña con los Diez Mandamientos enteros, los segundos.Los primeros se habían roto, por el pecado del Becerro de Oro, el 17 de Tamuz. El subió al comienzo de Elul a recibir la Torá y volvió al transcurrir 40 días, exactamente en Iom Kipur.Y es así que este día se convirtió en la tradición judía, en un día de perdón de los errores y pecados, un día de purificación. También una persona que no cumple todos los preceptos en el transcurso del año entero comprende el sentido de un día en el que se le permite abrir una nueva página en su vida. Es algo excepcional, que se está dando al hombre la posibilidad de abrir un nuevo capítulo.Si hay alguien dispuesto a hacer ese esfuerzo, Dios le dice : “Querido mio, yo te ayudaré”, a limpiar todo y comenzar de nuevo . Iom Kipur da esta oportunidad .

P: ¿Hay requisitos para que Dios quiera dar esa ayuda?

R: Sí. Lo primero es que la persona sea consciente de que se equivocó. Lo peor es si la persona ni se dió cuenta de que estuvo mal. En segundo término, el arrepentimiento, que la persona lamente lo que hizo. Lo tercero es que la persona no siga con el pecado, que deje la mala actitud que había tenido.Lo cuarto es la confesión “Al jet shejatánu...” y lo quinto es aceptar, para el futuro, que no volverá a cometer ese pecado en el futuro.Si uno dice que ahora se arrepiente pero piensa de hecho volver a cometerlo luego de ser perdonado, no recibirá la chance de iniciar un nuevo capítulo, porque de hecho no cambió nada.

P: Rav Lau, en Iom Kipur sabemos que el judío está ante Dios y le rinde cuentas, pero también está la dimensión de la actitud ante el prójimo.Son dos aspectos de esta fecha , dos partes de Iom Kipur.¿Se puede hablar de un aspecto como más importante y central que el otro o es imposible?

R: Es bueno que lo pregunta. Es tan importante este tema que el Talmud determina que las faltas cometidas por el hombre ante Dios- por ejemplo en el no cuidado del Shabat o de la kashrut-son perdonadas, si la persona pasa por las cinco etapas que antes mencionábamos.Pero las cometidas ante el prójimo, no podrán ser perdonadas hasta que el individuo que pecó no corrija su actitud.Si engañó a alguien, debe enmendarlo, debe reconciliarse.Si lo ofendió, debe pedir perdón.Si robó a otro, debe devolver lo que robó.Hay que devolver la situación a lo anterior a la falta cometida.

P: Pero no se puede hablar de un aspecto como más importante que otro....

R: La primera palabra en los Diez mandamientos es “ANOJI”, yo, en referencia a Dios, mientras que la última es “LEREEJA”, o sea a tu amigo, a tu prójimo, mostrando que hay aquí un vínculo entre ambas cosas.Están completamente combinadas entre lo referente a la relación entre el hombre y Dios y entre el hombre y sus semejantes.Esa es la Torá de Israel.

P: Hay gente que no se considera religiosa pero en Iom Kipur, siente la necesidad de ir al Beit Hakneset, a la sinagoga, al menos para escuchar Kol Nidrei. “No leo las oraciones, pero quiero estar allí, con todos”, dirán. ¿Cree usted que eso quizás también pueda ser suficiente, que la sinceridad del deseo de estar con la comunidad , en el día sagrado, es importante, aunque no se eleve la oración desde un punto de vista religioso?

R: Es indudable que esta solidaridad comunitaria es importante y hay que alentarla. En el Talmud dice que el pueblo de Israel es una familia, en la que no sólo cada uno tiene responsabilidad por las obligaciones del otro sino en la que uno está en plena conjugación con el otro (no sòlo “arevim ze la zé” sino también “arevim ze bezé”.Pero el rabino de Lubavitch también dijo que existe una tercera interpretación al hablar de “arevim” uno por el otro, en el sentido de “arev”, como algo dulce, agradable, bueno de oir y degustar. O sea que todos los miembros del pueblo de Israel, deben endulzarse mutuamente la vida, no amargarse unos a otros, no ofender, no maldecir, no engañar, actuar bien el uno con el otro. O sea que en una de las interpretaciones de la palabra “arevim”×, está el tema de la solidaridad. Cuando una persona va a la sinagoga, eso le da el sentido de pertenencia a la comunidad judía y así sabe que no está solo, que es parte de un pueblo.Además, el judaísmo aprecia profundamente el tema de la comunidad y la prueba está en la importancia del “minian “ en la oración. Hasta el Kadish, la oración por los muertos,  se dice únicamente cuando hay minian. Por todo ésto, inclusive la ida a la sinagoga en Iom Kipur, aunque sea sólo para está ahí, es importante, porque fortalece el sentimiento de comunidad.

P: Yo quisiera hacerle una pregunta sobre la oración “Al jet”, por los pecados cometidos, en los que aparece una serie de auto acusaciones por faltas cometidas por el hombre, pequé y cometí un crimen y muchas cosas más. Le confieso que más de una vez, al escuchar la oración en esta parte, me sentí muy molesta , preguntándome por qué hay que echarse tanto barro encima...

R: Aquí volvemos al principio de la mutua responsabilidad, del vínculo con la comunidad. También el mayor tzadik (justo) de la generación, dice el “Al Jet” entero, porque no somos egoístas y pensamos en los demás. Nos educan a no serlo.Yo no sólo pienso en mi y en mi, sino en nosotros.El tzadik que dice “por los pecados que cometimos ante ti..”, está orando también por aquellos que no tienen un sidur (libro de oración) en la mano y que quizás no saben siquiera leer.Somos una famila y aquí hay una responsabilidad colectiva. Aquí colocaron en una oración  todos los pecados , por orden alfabético y cada uno de nosotros dice, aunque en lo personal no haya cometido esos pecados.Y si yo pido por ti y tú pides por mi, juntas, todas las oraciones serán escuchadas.

P: ¿Y qué quiere usted augurar hoy, a través nuestro, a la colectividad judía de Uruguay?

R: Yo espero que intensifiquen la educación judía en Montevideo, en Uruguay, en todos lados, porque esa es la clave para mantener la identidad y el contacto con el Estado de Israel.

 

P: Muchas gracias y Gmar Jatimá Tová nuevamente.

R: Gracias a usted. Gmar Jatimá Tová.

 

 

Ana Jerozolimski
(15 Septiembre 2021 , 09:25)

Ultimas Noticias Ver más

La Capacidad de Ver Felicidad
Rosh Hashana

La Capacidad de Ver Felicidad

20 Septiembre 2021


Fuente: https://es.chabad.org/

Esta página fue generada en 0.0544600 segundos (20936)
2021-09-20T19:33:16-03:00