Ruben Kurin

Ruben Kurin

Soy Ruben Kurin, trabajé desde los 14, un día me di cuenta de que tenía más de 60 y pensé que necesitaba un cambio. Siempre me gustó escribir y quise dedicarle más tiempo a temas que me interesaban,  aprendí idiomas, informática, filosofía y  historia, Ahora puedo escribir y expresarme. Soy feliz porque considero que lo que no disfrutamos es tiempo perdido.   

Columna de opinión

Hasta que la muerte los separe

Pablo y Laura estaban sentados frente al escritorio del juez que iba a dictar la sentencia de divorcio en unos minutos.

Ya los abogados habían presentado los escritos correspondientes a las causales en donde ambos declararon, historias aparte, el porqué de la incompatibilidad de aquí en más para seguir siendo pareja.

Ahora…

¿Eran esas historias escritas en aquellos expedientes ciertas o solo servirían para llenar la formula burocrática que el expediente requería?

Ella tenía 66 años de los cuales 50 los había pasado con aquel hombre, pero no… no era ese hombre.

Aquella noche en el baile el hombre que la sacó a bailar era un apuesto jovencito robusto, delicado y muy bien parecido. Con ojos penetrantes y cautivadores que acercándosele sin mediar palabras, solo el gesto manual que se estilaba, la tomó en sus brazos para no soltarla en toda la noche.

Un gran bailarín al que no era difícil seguirle el ritmo y sobre todas las cosas, alegre, charlatán y desenvuelto.

Su vestimenta no estaba al grito de la moda, expresión antigua pero valedera, pero no daba para encontrarle defectos sino observar las virtudes a las que difícilmente una mujer podía rechazar.

Era un año menor pero parecía no menos de tres mayor que Laura. Por supuesto que si hubiese sabido que tenía tan solo dieciséis quizás ni siquiera habría aceptado el baile. Entre la fluida charla y llena de mentirillas le agregó que estaba cerca de los veinte, lo cual quizás fue un aderezo más para la conquista. Que era agente viajero, que tenía una colección de pipas, una moto, en fin mostraba una solvencia económica no del todo despreciable. Principalmente lo que las chicas de buena familia siempre buscan… un hombre que trabaje y pueda llevar adelante un hogar. Siempre en un baile o en el barrio o donde sea, abundaban los candidatos vagos que a la postre la mujer debía llevar la casa adelante económicamente.

Aunque no era su intención buscar novio para casarse, ya que ella había venido a la gran ciudad a estudiar una carrera, tampoco era para no ir haciendo una selección en el camino.

Pablo miraba fijo a un armario en el que se reflejaba en el vidrio la figura de su todavía esposa.

Era increíble como en esa vieja biblioteca de la oficina del juez, ausente por el momento aparecía  ese reflejo que le mostraba a aquella jovencita, luego mujer, después madre de sus hijos, hoy adulta y casi vieja, pero que el solo podía ver la  belleza en la única persona del sexo femenino que había amado en su vida.

Recordó la luna de miel en el hotel de la playa en que por fin lo hicieron, bueno que lo hicieron  en una cama legalmente autorizados (sin querer se le escapó una sonrisa que por suerte nadie notó).

Siguió con la mirada fija en la figura del vidrio y le vino a la memoria la primera pelea en la que rompieron los pocos adornos que tenían sobre el aparador del comedor y terminaron riendo al ver que si no aflojaban se quedaban sin nada.

El nacimiento de sus hijos y de como ellos los unían más  también los reveses económicos que nunca faltaron y que aunque para muchos sería motivo de separación a ellos les fortificaba la pareja.

¿Qué estaba pasando ahora y como habían llegado hasta este punto?

¿Puede la vejez convertir a un ser amado en una persona indeseable y llena de defectos, esos que quizás estuvieron siempre allí y no les prestábamos atención o simplemente gustábamos de ellos sin verlos como defectos?

¿Se puede dejar de amar luego de medio siglo de andar por la vida juntos sin haberse enamorado de otra persona?

¿Una pareja que se ama y aguantó por ese amor todos los contratiempos del día a día, vientos mareas y tempestades, no puede tolerar el deterioro del cuerpo del otro con la misma dignidad que observa el suyo propio?

Los declaro marido y mujer hasta que la muerte los separe decía el sacerdote al finalizar la ceremonia  luego vinieron el beso, los saludos y el baile hasta la madrugada. El primer hijo, el segundo y luego de unos años más esa niña que los marcó para siempre dándole a la pareja más motivos todavía para seguir juntos. 

Llegaron las bodas de plata, los casamientos de los hijos, la llegada de los nietos y la esperada tranquilidad del retiro siempre juntos… hasta que la muerte nos separe… pero…

¿Qué estaban haciendo ahora en el juzgado esperando al juez que les iría a decir… señores los declaro divorciados y libres de vivir cada uno por su lado?... ¡hasta acá llegó el amor, lo de antes no sirve, ya fue!... firmen acá y váyanse… no molesten más a la ley ni a la religión, ni a los hijos, ni a los amigos… ¡dejen vivir a los otros en paz… no jodan más que ya lograron lo que quisieron!

Llegó su señoría y todos se pusieron de pie… luego de hacerlos sentar nuevamente, el actuario le acercó los respectivos expedientes los cual hizo que leía con mucha profesionalidad y dijo

-       La ley me confiere el derecho de hacerle nuevamente la consulta sobre la seguridad de sus decisiones o si prefieren una prórroga de quince días más. Ustedes deciden.

Cuando los abogados iban a contestar que puede dictar la sentencia, el aun matrimonio se miró y juntos eligieron la prórroga.

A la salida del juzgado Pablo despidió a su abogado con la promesa de llamarlo al otro día pero con los ojos puestos en Laura que estaba a punto de subir al auto de su consejero legal. Ella ya estaba entrando al vehículo cuando escuchó 

-       ¡Mami esperame!

¿Mami esperame?…

Si… le dijo mami, como le había dicho durante los últimos cincuenta años…

¿Cómo un decreto de un tipo puede resolver en este momento la separación de alguien que te diga mami?

Laura se dio media vuelta y no lo vio a Pablo, volvió a ver en ese momento a aquel chico que la invitó a bailar del cual se enamoró perdidamente.

Se dio la media vuelta y se fueron caminando juntos de la mano alejándose de aquel juzgado que no era más que una casa vieja llena de papeles que no servían para nada cuando el corazón y el amor mandan.

Ruben Kurin
(16 de Noviembre de 2021 a las 16:08)

Ultimas Noticias Ver más

 Otra prueba de que Hamas no ha cambiado: descubren túnel que se dirigía hacia Israel
Noticias

Otra prueba de que Hamas no ha cambiado: descubren túnel que se dirigía hacia Israel

15 Agosto 2022


Fue bloqueado por el obstáculo subterráneo. Imágenes: Dover Tzahal

Esta página fue generada en 0.0516319 segundos (13068)
2022-08-15T16:29:03-03:00