Israel

Taír y Tâher,una historia humana en medio de la guerra

Por Darío Teitelbaum, kibuz Gvulot, a 7 kms de Gaza

Esta nota fue escrita originalmente en el 2009. Su autor, Darío Teitelbaum, nos la envió cuando la escalada que acaba de terminar-por ahora-aún estaba en curso. No pudimos publicarla de inmediata y mientras tanto ha entrado en vigencia el alto el fuego. Pero su contenido vale ahora como siempre. Es una mirada humana al conflicto. Vale la pena leerla.

 

Así escribió Darío.

 

Reproduzco esta nota de 2009, a raíz de la situación en Gaza y en sus alrededores,
pero con una diferencia significativa: nuestra Tair se enroló esta semana en el Ejército de Defensa de Israel.
Sí, pasaron ya 13 años desde mi llamado de atención. Que no se miden en años, sino en operativos, atentados, miles de misiles disparados , de caídos y heridos
Nuestra Tair esta sana y salva, acerca de Tâher, no sé, espero que también lo esté.
Sea este mensaje un nuevo llamado al cese de fuego.
Y esta es la nota que escribí años atrás: 

 

 


Taír es mi hija, y es tan real como sus respiraciones que escucho llegar de la habitación contigua donde duerme. Taír tiene cuatro años y nueve meses (a pesar de que ella sostiene tener cuatro y medio) y vive con su mamá Ana y conmigo en el Kibutz Gvulot , una localidad comunitaria israelí a 7 kms de la frontera con la Franja de Gaza.
Tâher es tan real como mi hija Taír. No estoy seguro si se llama Taher, si tiene cuatro o cinco años. No se si vive en Rafah , en Nuseirat o Shaty. Con seguridad hay una , diez o cien Tâher en la Franja de Gaza.
Tair significa "iluminará" , neologismo hebreo.
Tâher significa "puro,limpio", en árabe literario.
Al parecer las raíces etimológicas de ambos nombres desprenden de una fuente en común. Fuente seca en estos dias.
Tair se fué a dormir , luego de cenar. Cena habitual de sábado, cena que Ana y yo logramos proveerle día a día (así como los desayunos, almuerzos, meriendas y demás antojos infantiles) gracias a nuestro trabajo.Ya que estamos en invierno (no muy riguroso por cierto) su habitación está agradablemente calefaccionada. Ana le leyó un cuento.
No sé dónde Tâher duerme esta noche. Quizás en su propia casa, quizás en la de su tío en un barrio más seguro, lejos de zonas de lanzamiento de misiles Kassam y de represalias israelíes. No sé qué comió Tâher, si fue comida caliente , o tan solo una ración repartida por las organizaciones humanitarias. Ni se si Tâher sufre frío o soledad.
Por cierto Taír se quedó en casa con nosotros, no así muchas "Taír" de su edad , habitantes de la región del Neguev, que optaron – sus padres optaron – por salir de la zona ante la inminente amenaza de caída de misiles tipo Kassam y Katiusha, la constante tensión de vivir bajo interminables alarmas y de compartir un jardín de infantes improvisado en un refugio subterráneo.
Taír y Tâher viven en estos dias una vida que ellas no eligieron, sino que nosotros como progenitores les asignamos, y quizás (ojalá no) a la cual las condenamos.
Sus vidas no son simétricas , ni tampoco lo es el mundo que les construimos. Tampoco lo es la ceguera terrorista de aquellos que no reconocen el derecho de Taír de vivir sin amenazas de muerte, o la impotencia nuestra de no llegar a un acuerdo que permita a Tâher lo mismo que esta permitido a mi Taír.
No obstante las asimetrías, ambas están potencialmente bajo un extremo riesgo existencial: ser las victimas de un conflicto que no tiene lugar sobre la faz del planeta.
Un conflicto que amenaza al carácter humano de todos y cada uno de nosotros, sea en las calles afligidas de Sderot, en los senderos tortuosos de Beit Hanun, en los campos de Jolit y el las playas de Dir el Balah.
Un conflicto que pone en evidencia el oscurantismo de los fundamentalismos y lo nocivo de los nacionalismos exacerbados, y esto más allá del derecho natural de los pueblos a la autodeterminación.
Conflicto en el cual todo humanista, antes de tomar partido impulsivo debe acudir a la empatía y a la capacidad de entender la situación de riesgo latente y peligro inminente. La reacción natural de cada padre de defender a su niña. A su Taír o a su Tâher. Y al comprender esto, su obligación moral (y no solo política) de actuar en favor de disminuír ese riesgo, esa amenaza y ese temor.
Es su misión hacer que las Taír y las Tâher puedan gozar de una niñez feliz, una adolescencia plena y una perspectiva de vida digna.
Eso no se logrará con un Kassam o un hombre-bomba, ni con un tanque o un avión, ni con negaciones ni abnegaciones.
A eso no se llegará si cada año se suman a la lista de muertos, heridos, damnificados y afectados, y así se refuerzan los circulos viciosos de la violencia.
Sino al entender el riesgo y peligro y potencialidad de una tragedia más profunda aún, ejercer la defensa y autodefensa por medio del diálogo, del respeto a la vida y de la voluntad humana de auto superación.
Mi Taír y Tâher podrían cumplir con la aspiración que sus nombres encierran: iluminar y purificar…Amén, asi sea…
O mejor dicho…hagámoslo asi.

Darío, Papá de Tair.

Ana Jerozolimski
(08 Agosto 2022 , 09:18)

Ultimas Noticias Ver más

Foto de Pawel Czerwinski en Unsplash
Noticias

La versión palestina del libelo de sangre

06 Octubre 2022


por Beatriz Rittigstein Fuente:  https://www.nmidigital.com/

Y el Nobel de Literatura se otorga a Annie Ernaux, la más antiisraelí de las escritoras
Cultura

Y el Nobel de Literatura se otorga a Annie Ernaux, la más antiisraelí de las escritoras

06 Octubre 2022


Basado en artíciulo publicado en https://www.tribunejuive.info/

Esta página fue generada en 0.0520010 segundos (6002)
2022-10-07T05:47:55-03:00