Ruben Kurin

Ruben Kurin

Soy Ruben Kurin, trabajé desde los 14, un día me di cuenta de que tenía más de 60 y pensé que necesitaba un cambio. Siempre me gustó escribir y quise dedicarle más tiempo a temas que me interesaban,  aprendí idiomas, informática, filosofía y  historia, Ahora puedo escribir y expresarme. Soy feliz porque considero que lo que no disfrutamos es tiempo perdido.   

Columna de opinión

Ordenar las fotografías

Esa caja de camisas grande que se aprovechó un día para eliminar los álbumes y amontonar el pasado me miraba todos los días desde arriba del placad.

Al llegar la pandemia y el estar recluidos en casa además de ignorar el tiempo que debería estar encerrado me obligó a traer la escalera y bajarla.

Cual sería mi sorpresa al ver que detrás de esa caja habían varias que también estaban esperando su turno pero ya tapadas por una especie de manto hecho de una gruesa telaraña como protegiendo el pasado.

Sentí pánico al mirarlas desde la escalera.  por  tener enfrente tanto trabajo por hacer como el de hurgar en el pasado.

Con las dificultades que nos regalan los años más el cuidado de trabajar acarreando aquellos bultos desde el segundo escalón, la primera etapa del trabajo estaba hecho sin tener en cuenta de que esta sería la parte más fácil a realizar.

Comencé cerrando la puerta del escritorio ya que los retos de mi esposa y con razón por haber cargado solo las cajas además de correr el riesgo de caer y lo principal ensuciarle el ambiente con aquello que para ella era algo así como basura que tendría que limpiar.

Al sacar la tapa de la primera caja, tres enormes fotos me observaban desde su interior tapando así el gran contenido apilado.

 Eran unas láminas separadas de mis hermanas y yo en la que estábamos disfrazados y como un ritual a los cinco años en carnaval nuestros padres nos sacaron fotos.

La mayor de mis hermanas estaba vestida con un traje de dama antigua, la del medio vestida de algo así como gitana española lista para bailar flamenco y quien les habla con un traje de gitano calé para mi gusto medio afeminado porque me habían puesto unas balerinas de mujer porque se ve no encontraron nada mejor además de una pañoleta en la cabeza haciendo juego con el pantalón en seda negra y una pandereta en la mano.

Antes las fotos eran en blanco y negro pero después y con un escandaloso sobre precio se les pintaba a color y adivinen que, sí mi madre no escatimaba en gastos ella hubiese pagado lo que fuera por ver a sus críos hermosos.

Por supuesto que después se les ponía un marco terminado él en una fina pátina no menos oneroso e iban a decorar la sala principal cual si fueran obras de Rembrandt o Velázquez.

Quité esta troupe carnavalesca y lo digo por los disfraces, para comenzar con ellas a formar mis archivos.

Fui encontrando primos, tíos, abuelos, amigos, gente que nunca había conocido mezclados con familiares descubriendo modas, paseando por lugares así como jardines florecidos, casamientos, cumpleaños, bar miztvot, postales que antes se mandaban escritas al dorso, encontré hasta fotos de tumbas y entre ellas la lápida de mi hermano muerto al que no conocí porque falleció antes de que yo naciera.

Había allí entreveradas entre los papeles varias cartas escritas en idish de los familiares de mi padre desde Europa y también desde los Estados Unidos.

Así pasé largas horas tirado en el piso haciendo montañitas.

Primero por fecha, después por tamaño de hoja y que de nada sirvió.

Las catalogué por familia pero no fue buena idea hasta que las ordené por tamaño y algo estaba logrando.

Unos días tuve que interrumpir mi misión para ponerme al día con el mundo exterior.

Entonces la habitación estuvo desordenada durante más de una semana hasta que mi esposa no aguantó más esa revuelta y aprovechando aquella ausencia recogió todo y así como estaba lo fue poniendo en las cajas.

La pandemia siguió su curso y las cajas estuvieron meses esperándome en el suelo para proseguir con mi trabajo hasta que un día desaparecieron y al yo levantar la cabeza, allí estaban nuevamente arriba del placad.

No sé quién las puso y no me interesa tampoco saber porque quizás ya el cometido estaba cumplido y no era ordenar las fotografías sino recordar un poco la historia.

Ruben Kurin
(29 de Agosto de 2022 a las 09:38)

Ultimas Noticias Ver más

Foto de Pawel Czerwinski en Unsplash
Noticias

La versión palestina del libelo de sangre

06 Octubre 2022


por Beatriz Rittigstein Fuente:  https://www.nmidigital.com/

Y el Nobel de Literatura se otorga a Annie Ernaux, la más antiisraelí de las escritoras
Cultura

Y el Nobel de Literatura se otorga a Annie Ernaux, la más antiisraelí de las escritoras

06 Octubre 2022


Basado en artíciulo publicado en https://www.tribunejuive.info/

Esta página fue generada en 0.0559270 segundos (7257)
2022-10-07T06:39:12-03:00