Rabino Eliezer Shemtov

Rabino Eliezer Shemtov

Nacido en 1961 en Brooklyn, NY, recibió su título de Rabino de United Lubavitcher Yeshivoth en 1984. En octubre de ese mismo año se casó con Rachel Chitrik. Pocos meses después (en febrero de 1985), a pedido de la Comunidad Israelita del Uruguay, el matrimonio fue enviado al Uruguay por el Rebe de Lubavitch - que su mérito nos proteja - para fundar el Beit Jabad en ese país y dirigir sus actividades educativas, culturales y sociales. Es Director General del Jabad Uruguay, conferencista y autor de numerosos artículos, principalmente sobre temas del judaísmo en la actualidad. Sus artículos y entrevistas han aparecido en medios comunitarios, nacionales e internacionales. 

Columna de opinión

Todo depende de la perspectiva

Herramientas bíblicas para vivir mejor

Tisá

Una de las cosas que provocan depresión es cuando las cosas no salen como a uno le parece tendría que ser. Ni hablar del sufrimiento que experimentan los perfeccionistas y los que sufren de TOC.

 

¿Cómo se hace para superar esa tendencia?

 

Mucho depende de cómo uno define la misión.

 

Cuentan de uno que estaba preocupada para saber qué quería Di-s de él. Un buen día, sale una voz del cielo y le dice: “¿Ves esa montaña en frente a tu casa? Quiero que la empujes cada mañana por media hora.”

 

Feliz de la vida Iánkel se puso a cumplir la misión que Di-s le dio personalmente: mover la montaña.

 

Cada mañana se levantó con ganas y empujó con toda la fuerza durante media hora. Al cabo de un mes y al ver que la montaña no se movió para nada, se sintió muy frustrado por la tarea que Di-s le dio. “Se ve que Di-s me dio esa tarea no porque creyó que yo puedo mover montañas, sino para sacarme de encima con una tarea incumplible…” pensó. Totalmente deprimido, se puso a llorar. De repente escucha esa voz nuevamente.

 

“¿Por qué estás llorando?”

 

“Porque fracasé en la tarea que me dio. ¡La montaña no se mueve!”

 

“¿Y quién te dijo que ese era el objetivo?”

 

“Si no era el objetivo mover la montaña, ¿para qué me mandó empujarla todos los días?”

 

“¡Fijate los músculos de tus brazos! ¿Son iguales ahora que hace un mes? ¡Ese fue mi objetivo!”

 

En la lectura de esta semana, Vaiakhel-Pekudei[1], leemos en detalle cómo el pueblo judío implementó todas las instrucciones que Di-s les había dado acerca de la construcción del Mishkán, o Tabernáculo, en desierto.

 

Cabe preguntar: ¿por qué había que repetir cada ejecución en detalle en vez de simplemente decir que “los israelitas cumplieron todo tal cual Di-s les había ordenado por medio de Moshé”? De esa manera ¡se hubiesen ahorrado varios capítulos en la Torá!

 

El Rebe explica que hay dos tabernáculos. Está el tabernáculo teórico como está en la orden divina y está el tabernáculo práctico construido por el hombre. Obviamente, el tabernáculo construido por el hombre nunca va a llegar a ser tan perfecto como el de la visión y orden divinas. Pero, ¿por qué, entonces, nos mandó Di-s a construirle un hogar imperfecto en vez de crear una versión perfecta Él mismo?

 

La respuesta es que Di-s prefiere el Tabernáculo “imperfecto” creado por el hombre justamente por lo que representa: el esfuerzo humano por cumplir con la voluntad de Di-s.

 

¿Alguna vez te preguntaste por qué la foto más cara del mundo[2] vale 6,5 millones de dólares mientras que los cuadros más caros valen cientos de millones? ¿No debería ser al revés, dado que la foto capta las cosas más perfectamente que cualquier cuadro puede? La respuesta es que mientras la foto puede registrar la creación divina perfectamente, el cuadro expresa la capacidad y creatividad humanas. La foto registra la perfección mientras que el cuadro registra el perfeccionamiento.

 

Lo mismo es en cuanto a cada tarea que nos toca. Di-s no quiere que lo hagamos como Él podría, sino cómo nosotros podemos. Di-s no exige de nosotros la perfección, sino el perfeccionamiento, que utilicemos las herramientas limitadas que nos dio para hacer el máximo que podemos. Si para Di-s le alcanza el resultado final, ¿no debería alcanzar para uno mismo?

 

Y hay un tema más: tener la capacidad de generar buenas ideas no necesariamente implica que uno tenga la capacidad de ejecutarlas. Son dos talentos muy diferentes. Son dos “historias” diferentes. Tu falta de capacidad de ejecutar tus ideas brillantes no es para deprimirse. Simplemente busca quién tiene esa capacidad que tú no tienes y juntos podrán lograr lo que ninguno puede solo. Claro, salir a buscar a alguien que te pueda ayudar ya está en el terreno práctico…. Busca, entonces, quien te puede ayudar a buscar….

 

Así que las herramienta de esta semana son:

 

1. Para poder saber si tuviste éxito o no en los distintos desafíos de la vida, debes saber antes que nada en qué consistía el objetivo. Y si no sabes con exactitud cuál fue el objetivo, ¿por qué suponer que fracasaste?

 

2. No sos todopoderoso. Busca quién te puede complementar para lograr tus objetivos.



[1] Éxodo 35:1-40:38
[2] Se trata de “Phantom”, un trabajo del fotógrafo Peter Lik realizado en el Antelope Canyon de Arizona.

 

 

Rabino Eliezer Shemtov
(12 de Marzo de 2020 a las 09:46)

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.5661430 segundos (8911)
2020-09-30T11:30:07-03:00