En comunidad

¿Qué nos deparará el covid19?

Gracias a todos los que compartieron nuestras incertidumbres. Vivimos momentos con muchas preguntas y bucear en respuestas nos ayuda a vislumbrar el futuro. 

Estos son días de preguntas y cuestionamientos. En las noches de insomnio  fantaseamos con el futuro de la sociedad que nos dejará el covid19.

 

¿Cómo ve usted la sociedad post corona?

Leonardo Haberkorn

No tengo mayor idea. Hay quienes pronostican una sociedad donde la libertad individual estará en cuestión, y los gobiernos podrán controlarnos y limitarnos. No sé si así será. Desconfío de los futurólogos. La mayoría de ellos no pudo advertirnos a tiempo de esta pandemia, por ejemplo.

Manuela da Silveira

Ojalá que nos transforme como sociedad. Creo que en este momento estamos mirando más allá de nuestras narices. Tenemos la oportunidad de valorar cada cosa que tenemos y no dar por sentado lo que ahora extrañamos. Ir a trabajar. Tener trabajo. Los encuentros, el caminar por la calle, estar al aire libre, las amistades y los vínculos familiares. Por otra parte; entendemos que las condiciones materiales de existencia hacen que no todos llevemos la cuarentena de la misma forma. Estamos todos en casa pero cada casa es diferente y es momento de contemplar y acompañar a los que están más vulnerables. Estamos viéndolo todo, se nos atravesó ante los ojos como una trompada. Ojalá que esa empatía y ese sentir colaborativo no se diluya. Me temo que se va a ir diluyendo. 

Fany Berger

La veo  distinta en todos los ámbitos pues es una gran sacudida al equilibrio económico , político y humano.

Maria Gomensoro

Vamos a ver  más desigualdad y pobreza.

En lo económico muy golpeada. Vamos a ver una clase media empobrecida que se enfrentara a la frustración propia de aquel que se acostumbró a satisfacer de inmediato su apetito de consumo, financiando su vida, hasta la comida pagando en cuotas.

Muchos trabajos van a desparecer porque no va a haber plata circulando. Pequeñas empresas, servicios, emprendimientos van a desaparecer y van a resurgir otros olvidadas como la modista en casa, por ejemplo. La economía doméstica entendida como era antes, donde se usaba y reutilizaba. Donde se compraba únicamente cuando ya no entraba, servía o no tenía arreglo.

En el aspecto emocional va a depender de la capacidad individual de cada uno, según como este encarando este momento. En Uruguay la sociedad está muy medicada, depende mucho de psicofármacos y tenemos altas tendencias al suicido, a la depresión y al consumo de alcohol. A la soledad del encierro, hay que sumarle la incertidumbre del presente económico. Hay muchas familias y personas que la están pasando muy mal.

Mucha más dependencia a planes sociales. El Estado va a tener que apoyar a muchos para que puedan cubrir sus necesidades básicas.  Otro aspecto fundamental a tener en cuenta es que esta Pandemia nos agarra en un momento donde la mayoría de la población carece de educación y por ende el capital de trabajo “humano” no tiene ni va a contar con las herramientas necesarias para afrontar creativamente esta crisis y poder salir adelante por sus propios medios.

Jaime Clara

Me gustó el concepto sugerido por científicos al Presidente de la República que conocimos en la conferencia de prensa del viernes pasado. Me refiero a la “nueva normalidad”. Sin entrar en otro tipo de polémicas que pasan más por lo político que por otro lugar, creo que es eso lo que sucederá. El mundo se deberá adaptar a nuevos hábitos, que esta pandemia, altamente contagiosa, provoca y provocará en las conductas de los individuos, en las relaciones personales, y en la forma de movernos.

Carina Novarese

 Lo mío  es un ejercicio de imaginación en bases de cosas que leído.  Lo importante es que nada  es permanente, lo que ahora pensamos va a ir cambiando con el paso de los meses y  de los días. Es  una coyuntura excepcional que es imposible saber.

¿Va a cambiar la modalidad del trabajo? ¿Es posible ver que  el teletrabajo  como  modalidad laboral haga reveer costos asociados a tener una oficina física y se encuentre en esto una oportunidad  para bajar costos?

Leonardo Haberkorn

El teletrabajo ya era una realidad antes del coronavirus para mucha gente y ya venía en expansión. El ahorro de costos que muchos empresarios descubrirán ahora, seguramente hará que ese crecimiento se mantenga y se acelere.

Manuela da Silveira

Siempre está bueno tener presente que mucha gente quedó sin trabajo porque su empresa cerró o se redujo. Y otros cuya labor no puede adaptarse a esa modalidad. El desempleo es lo más preocupante en estos meses. En cuanto a las empresas que han mutado hacia el teletrabajo, creo que estamos aprendiendo muchas cosas. Pienso en muchas reuniones que podrían haber sido mails. Pienso en cómo nos entendemos mejor. Es paradógico que estando lejos estemos mejor comunicados. Más concretos. Dejando nimiedades de lado. De todas formas, mi perspectiva es la de alguien que vive en un hogar sin niños. No tuve que adaptarme al teletrabajo con niños en casa. Puedo ponerme en el lugar de esos padres y madres pero sé que ni por asomo lo logro vivenciar. jaja. Mis respetos para esos hogares.

La flexibilidad laboral y el trabajo remoto no deberían ir acompañados de la reducción salarial. Tenemos que acostumbrarnos al teletrabajo e incluso verlo como una oportunidad de ser más productivos. La flexibilidad de horarios, si el trabajador rinde, es un plus para todos. 

También creo que muchas empresas reducen costos porque están siendo muy afectadas y me temo que otras empresas aprovechan la volada. Como consumidores tenemos que estar atentos al comportamiento de las empresas. Seguro habrá empresas que cuidarán a sus empleados y a nosotros sus clientes, y otras que mostrarán la hilacha. Hay que tenerlo presente. Cada compra que hacemos es una forma de votar por las empresas que impactan positivamente en nuestra sociedad y medio ambiente.

Fany Berger

Creo que habrá más teletrabajo, telemedicina y seguirá también la actividad presencial pues es insustituible en algunos casos. siempre habrán actividades presenciales,  la distancia o la falta de tiempo para el desplazamiento   dificulta lo presencial.

María Gomensoro

7 billones de personas en el mundo, hoy están tele trabajando.  La idea de muchas grandes empresas, corporaciones y demás, hace tiempo que estaban intentando convertir su forma de trabajo de manera virtual, y esa realidad hoy llego para constatar que se puede y se va a quedar así. Lo que implica menos traslado, menos gasto energético y de combustibles, menos consumo compulsivo y de comidas rápidas, por ejemplo. La gente estará en sus casas trabajando a distancia.  En mi caso, instale una plataforma propia de comunicación e intento desarrollarla en canales de radio y tv con las herramientas que ofrece internet.

Quedarse en casa implica menos costos para uno y para las empresas. Es una win win situation. Se bajan costos de ambos lados.: mantenimiento de oficinas, costos asociados, energía, luz, etc. Además de que se acota la pérdida de tiempo por moverse de un lado al otro.

Jaime Clara

Sin duda. Pero esto se sabe desde antes del coronavirus. Se sabían las ventajas que tenía el  trabajo a distancia. Lo que esta situación límite, justamente hizo, que no tuviéramos más remedio que encararlo. No tanto en mi caso, que sigo yendo a la radio -a distancia trabajan otros compañeros- para hacer un servicio que en estos momentos se hace vital, que es la comunicación como información, servicio público y entretenimiento, en medio del aislamiento social.  O sea que muchos entendimos ahora qué era el teletrabajo. Otros lo desarrollamos más aún. Y seguramente, de aquí en más, los empleadores, seguramente se habrán convencido que el trabajo por tareas y objetivos, es válido y a distancia también.

En cuanto a bajar costos, hay que tener cuidado que eso, que está bien  - bajar costos, digo-  no sea en detrimento del trabajador, ni en sueldo ni en condiciones de trabajo.

Carina Novarese

La modalidad de trabajo venía ya desde hace mucho tiempo cambiando en Uruguay muy lentamente.  Seguimos mayoritariamente con modalidades totalmente presenciales, está para el que  después de esta pandemia, vamos a tener estudios científicos claros. Los equipos tienen que tener un momento de contacto físico para que se coordine más fácilmente. Vamos  a evolucionar para bien,  a un estilo de trabajo, que cierta parte se pueda hacer desde las casas o desde oficinas  no centralizadas y en ciertos momentos nos reunimos para  coordinar, tirar ideas porque la creatividad se logra mejorar o impulsar de 2 maneras. Por un lado solo, para pensar,  leer y comparar y por otro lado, creo que  a la creatividad para cualquier tipo de trabajo,  para poder innovar le hace muy bien estar rodeado de un grupo de personas que piensan en conjunto.  La suma de los factores si hace la diferencia.

¿Se cambiarán algunas costumbres sociales como compartir el mate o saludar con un beso cuando uno entra a un lugar? ¿La gente volverá al nivel de consumo que estaba pre corona?

Leonardo Haberckon

Nunca me gustó compartir el mate, porque es una medida claramente antihigiénica. Quizás más gente lo comprenda ahora, pero desconozco si no lo olvidarán un mes o dos meses después. Sobre los besos y apretones de mano, el cambio cultural sería palabras mayores y me remito a mi primera respuesta. En cuanto al consumo, pienso que se recuperará en la medida que también lo hagan la economía y el empleo. 

Manuela Da Silveira

Me pregunto eso todos los días. "La confianza" post pandemia. Me duele pensar que va a llevarnos tiempo recomponer esa confianza de estar entre multitudes y puntualmente me pregunto cuánto tiempo falta para que la gente vuelva a asistir a teatros y espectáculos culturales. Me duele que esas sean las últimas luces en ser encendidas. 

Por lo que he leído, hay olas de consumo de revancha. En China hubo gente que salió a comprar a tiendas carísimas. Compraron todo lo que no pudieron comprar durante el confinamiento.  Pero esa revancha o ese desquite se da en sectores que siguen contando con ingresos. En nuestro país, la mayor parte de la población está siendo muy afectada y apenas puede consumir lo básico, el gasto mensual es la ida al supermercado y eso es un privilegio. Mucha gente que vive al día se vio afectada y hoy no tiene para comer. 

 También viendo todo lo que consumíamos y no necesitábamos. Vamos hacia un consumo consciente. Por necesidad y también por ideología. 

Fany Berger

Creo que llevará un tiempo volver a tomar mate en común pues las autoridades sanitarias lo piden asi. Hubieron otras epidemias y siempre se las dominó, ésta también.Seremos distintos, pero el abrazo y el beso volverán cuando acabe el peligro del contagio, 

La  gente en esta cuarentena no extrañó las compras, si los encuentros con otras personas, llevará un tiempo recuperarnos financieramente pero quedó claro  la importancia del encuentro cara a cara.

Maria Gomensoro

Para nosotros los latinos nos duele la falta de contacto físico. Está en nuestro ADN. Somos afectivos y demostrativos y el no compartir el mate, no abrazarnos o saludarnos con un beso nos mataría antes la sensación de indiferencia que un virus.

Yo creo que si va a recuperar la libido de consumo. Vamos sentir las ganas de consumir. El tema es que no vamos a tener con qué y las compras serán mucho más conscientes que impulsivas.

Las personas que pueden vivir esta pandemia con todo resuelto, esas van a poder capitalizar esta crisis con una perspectiva positiva y seguramente salgan fortalecidos y encuentren que se les abrirán caminos fértiles y tendrán la capacidad de generar cosas maravillosa post crisis. 

Seguramente estas personas se den cuenta de que se puede vivir más simple y que no se necesitan tantas cosas para lograr o mostrar un estatus. Ellas probablemente sean las que hagan un profundo cambio de vida en ese sentido. Van a viajar más, van a buscar invertir en experiencias para compartir con sus seres queridos y vivir el momento.

Y serán las que muevan el carro de los que después de esto necesiten ayuda porque no podrán hacerlo solas.

Jaime Clara

Todo será diferente. Ya no nos parecerá extraño ni exótico ver a alguien con tapabocas en la calle o que nos atiendan en un comercio de esa manera, o con guantes. Los vínculos, la forma de saludo, el compartir mate y bebidas en barra, eso seguramente también cambiará. No dudo que estos cambios son más saludables, aunque modifiquen la esencia de ciertos hábitos que están tan ligados a nuestra razón de ser como uruguayos. Pero no será traumático. Las modas como vienen, se van. Y como están, también cambian. No creo que haya que dramatizar por eso.

Carina Novarese

 Las costumbres sociales cambian constantemente. La pandemia va a demorar en irse.  Cuando tener covid sea lo mismo que cualquier otra enfermedad,  no creo que cambie la costumbre de abrazarse y besarse. Vamos a tener un período largo que esto no se va a dar, pero  creo que el ser humano va a volver a eso.

Va a haber cambios de consumos importantes, vamos a consumir más on line. Eso es un salto que no se había dado.  ¿Quién  hasta ahora encargó agujas de crochet y lana on line? Yo nunca lo había hecho y eso que soy muy digital y ahora lo hice.  Ahora lo voy a volver a hacer de nuevo, aún pagando costos de envío. Todas esas dinámicas van a ir cambiando, tanto para el cliente como para los propietarios. El servicio al cliente es más fundamental que nunca. Antes le sonreías a la persona en tu almacén,  ahora vas a tener un sitio web impecable. Cuando se pierda el paquete lo vas atender en el día, el famoso chatbot de whatsapp  que no funciona no puede ser.   Vas a tener cadena logística de entrega que te va a permitir cumplir.  Vas a dar un servicio de entrega gratis o a un costo razonable.  Va a crecer la parte de logística. Eso es para tener en cuenta en una economía que va a quedar chata.

Gonzalo Frasca

Creo que el impacto en el trabajo va a ser inverso que en la educación. Es decir, muchas empresas se vieron obligadas a descubrir el teletrabajo, que no es un lecho de rosas pero que ofrece algunas ventajas muy significativas. Por lo tanto es razonable que eso se expanda. Además, la crisis obligó a todas las empresas a aumentar su digitalización –muchas empresas que debían haberse actualizado y no lo habían hecho se han visto obligadas a hacerlo. Y es muy probable que muchas empresas no vayan a sobrevivir, así que eso va a reordenar el tablero empresarial, para bien y para mal. 

En educación no soy tan optimista. Si bien creo que sí acelerará la familiaridad de los docentes con herramientas digitales, creo que en la mayoría de los padres tendrá un efecto inverso. Es decir, dudo que comiencen a apreciar las ventajas de lo digital y la enseñanza a distancia, sino que el esfuerzo que han sufrido ha sido tan grande que van a desear aún más que sus hijos vayan físicamente a una escuela tradicional. Resumiendo, creo que tendrá un impacto positivo en la educación pero no demasiado grande. Es una lástima pues es una buena oportunidad para repensar la educación tradicional y la inutilidad de muchas de sus herramientas, como los deberes o las clases magistrales. Pero ser docente es difícil, ser buen docente lo es aún más y creo que los padres en esta crisis se han visto desbordados en general al tratar de asumir ese rol.

 

Gonzalo Frasca, PhD es diseñador en el estudio pedagógico noruego DragonBox y Catedrático de videojuegos en la Universidad ORT

Janet Rudman
(20 Abril 2020 , 18:34)

Ultimas Noticias Ver más

Serbia adopta la definición de IHRA de antisemitismo
Noticias

Serbia adopta la definición de IHRA de antisemitismo

05 Junio 2020


Fuente: Congreso Mundial  Traducción: Janet Rudman

Luces y sombras de una gran victoria
Israel

Luces y sombras de una gran victoria

05 Junio 2020


La guerra de los Seis Días salvó la existencia de Israel, pero creó uno de sus más difíciles problemas. (La caricatura de portada fue publicada por el diario...

Esta página fue generada en 0.0435681 segundos (1361)
2020-06-06T03:35:44-03:00