Noticias

Árabes: una voz extremadamente importante por la paz

por Khaled Abu Toameh
Fuente: Gatestone Institute

 

Esto, no hace falta decirlo, es un cambio refrescante, especialmente porque proviene de un país como el Líbano, que está efectivamente gobernado por Hezbolá y los mulás en Irán.


«Si las armas [de Hezbollah] socavan el Estado del Líbano y son un obstáculo para el regreso de muchos árabes al Líbano, entonces es necesario volver a examinar la situación. Hezbollah debe reconsiderar sus posiciones para que podamos asegurar un próspero futuro para el Líbano «. – George Kurdahi, uno de los presentadores de televisión más influyentes del mundo árabe, YouTube, 26 de diciembre de 2020, Líbano.
Puede que Kurdahi haya «conmocionado» a su audiencia al hablar a favor de la paz con Israel y al criticar a los palestinos y a Hezbollah. Sin embargo, sus palabras apenas sorprendieron a quienes leen y escuchan lo que muchos árabes en el Golfo han estado diciendo sobre los palestinos y Hezbollah, así como sobre la paz con Israel.
Estos árabes también tienen una opinión clara y poderosa de Hezbollah: un grupo terrorista manipulador y asesino que sirve como representante de los mulás en Irán y representa una amenaza real no solo para Israel, sino también para el Líbano y otros países árabes.
 


George Kurdahi es uno de los presentadores de televisión más influyentes del mundo árabe. El 26 de diciembre de 2020, sorprendió a muchos de sus fanáticos al afirmar que los países árabes tienen derecho a normalizar sus relaciones con Israel.

Kurdahi, de origen libanés, ex presentador de la versión árabe del programa de juegos «¿Quién quiere ser millonario?» También enfureció a muchos árabes y musulmanes al criticar a la organización terrorista Hezbolá respaldada por Irán y a los palestinos. Hasta hace poco, Kurdahi era considerado un partidario de Hezbollah y un oponente de las relaciones con Israel.

Las declaraciones de Kurdahi, durante una entrevista con Sawt Beirut International TV de Líbano, reflejan las opiniones de un número creciente de libaneses y árabes con respecto a los problemas de la normalización con Israel, las políticas y acciones destructivas de Hezbollah y la desilusión generalizada con los palestinos que residen en los países árabes.

En los últimos días, Kurdahi ha sido denunciado por varios árabes, quienes dijeron que finalmente se le había caído la máscara de la cara y lo acusaron de traición y de estar en la nómina de los estados ricos del Golfo.

Las declaraciones de Kurdahi son de gran importancia debido a su enorme popularidad e influencia en el mundo árabe, y porque fue la primera vez que habló con claridad sobre estos temas sensibles.

Cuando alguien con su peso y estatura declara abiertamente que depende de los países árabes decidir si quieren hacer las paces con Israel, esto envía un mensaje a millones de árabes que la idea de establecer relaciones con Israel puede no ser mala  después de todo.

Kurdahi no apoyó el notorio lema  que la normalización con Israel es un acto de traición, un pecado o un crimen.

No siguió el ejemplo de muchas personalidades de los medios libaneses, palestinos y árabes que condenaron los recientes acuerdos de normalización entre Israel, los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Sudán y Marruecos como una «traición a los palestinos y una puñalada en la espalda». Esto, no hace falta decirlo, es un cambio refrescante, especialmente porque proviene de un país como el Líbano, que está efectivamente gobernado por Hezbolá y los mulás en Irán.

¿Qué dijo Kurdahi exactamente para provocar tal controversia y alienar a muchos árabes?

Cuando se le preguntó sobre la posibilidad  que Líbano algún día hiciera las paces con Israel, Kurdahi respondió con una frase: «Estoy con la normalización una vez que los palestinos logren sus derechos».

El hecho que no descartara por completo la posibilidad de un acuerdo de paz entre Israel y el Líbano fue suficiente para levantar las cejas en el Líbano y algunos países árabes.

En respuesta a una pregunta sobre su opinión sobre los acuerdos de normalización entre Israel y los cuatro países árabes, Kurdahi dijo :

«En principio, estoy en contra de la normalización mientras no se les dé a los palestinos un estado independiente y mientras no ejerzan sus derechos. Pero ahora hay una cierta realidad. Durante los últimos 74 años, los países árabes han estado apoyando la cuestión palestina. Los países árabes, especialmente los estados del Golfo, siempre apoyaron la causa palestina y al pueblo palestino. Sin embargo, después de 74 años, vemos que los palestinos están divididos. No pueden ponerse de acuerdo entre ellos. son incapaces de hablar con una sola voz. Les hemos estado diciendo a los palestinos que deben estar unidos, y no tener a Hamas, la OLP, Fatah, la Jihad Islámica y otros.

«En lo que a mí respecta, los estados árabes son países soberanos. Egipto y Jordania, igualmente, son países soberanos que han establecido relaciones con Israel. Los estados del Golfo son países soberanos. Si los Emiratos Árabes Unidos se normalizan con Israel, eso es su negocio. No quiero intervenir en los asuntos internos de estos países «.
Con respecto a la cuestión de Hezbollah, que ha estado funcionando durante mucho tiempo como un estado dentro de un estado en el Líbano, Kurdahi dijo que era hora de que la organización terrorista reconsiderara sus políticas y acciones. «Ha llegado el momento de que el liderazgo de Hezbollah y su secretario general, Hassan Narsallah, revisen sus políticas», comentó Kurdahi.

«Nosotros [los libaneses] queremos saber hacia dónde nos dirigimos. ¿Puede el Líbano continuar con su situación actual? Si las armas [de Hezbollah] socavan el Estado del Líbano y son un obstáculo para el regreso de muchos árabes al Líbano, entonces es necesario sea ​​un reexamen de la situación. Hezbollah debe reconsiderar sus posiciones para que podamos asegurar un futuro próspero para el Líbano «.
Las declaraciones de Kurdahi sobre Hezbollah se producen en momentos en que la organización terrorista enfrenta cada vez más críticas por su posible responsabilidad en la explosión del 4 de agosto de 2020 en el puerto de Beirut, que mató a 204 civiles, hirió a miles y provocó un gran número de familias desplazadas internamente. La explosión fue causada por un alijo de 2.750 toneladas métricas de nitrato de amonio almacenado precariamente en el puerto. Algunos libaneses han acusado a Hezbollah de almacenar armas en el puerto, una afirmación que la organización terrorista niega.

«George Kurdahi conmociona a su audiencia y suscita controversia», escribió Kamal Khalaf, corresponsal del periódico en línea Rai Al-Youm en Beirut .

«Sus declaraciones provocaron una controversia generalizada entre los usuarios de las redes sociales en el Líbano, donde muchas personas vieron sus comentarios como un golpe contra el discurso en los medios libaneses».
Puede que Kurdahi haya «conmocionado» a su audiencia al hablar a favor de la paz con Israel y al criticar a los palestinos y a Hezbollah. Sin embargo, sus palabras apenas sorprendieron a quienes leen y escuchan lo que muchos árabes en el Golfo han estado diciendo sobre los palestinos y Hezbollah, así como sobre la paz con Israel.

Estos árabes se han manifestado en pleno apoyo a la paz con Israel y han denunciado a los palestinos como un pueblo «ingrato» que, después de recibir cientos de millones de dólares en dádivas de los países árabes, ahora están escupiendo en el pozo del que hace tiempo ha comido, condenando a los estados árabes por normalizar sus relaciones con Israel.

Estos árabes también tienen una opinión clara y poderosa de Hezbollah: un grupo terrorista manipulador y asesino que sirve como representante de los mulás en Irán y representa una amenaza real no solo para Israel, sino también para el Líbano y otros países árabes.

Ahora queda por ver si los árabes que han apoyado a Kurdahi aumentarán su número, o si las voces de los extremistas árabes prevalecerán una vez más, ahogando a cualquiera que se atreva a mencionar la paz con Israel o condenar a los palestinos y a Hezbollah por su intransigencia y extremismo mortal.

Khaled Abu Toameh, un periodista galardonado con sede en Jerusalén, es miembro de periodismo Shillman en el Instituto Gatestone.
 

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0572410 segundos (10178)
2021-01-16T14:54:11-03:00