Noticias

Bennett en la ONU, entre optimismo y advertencia

Fotos: Avi Ohayon, GPO

No habrá sido fácil para el casi flamante Primer Ministro de Israel Naftali Bennett escribir su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, pronunciado este lunes a la tarde de Israel, mañana de Nueva York. Por más criticada-con razón- que sea esa tribuna, estar allí en el podio de oradores es dirigirse al mundo. Y el desafío era especialmente significativo si uno tiene en cuenta que ésta era la primera aparición de Bennett ante el organismo internacional, que durante años y años escuchó como representante de Israel al verborrágico y carismático Biniamin Netanyahu, un orador de altísimo nivel.

Bennett, a nuestro criterio, pasó la prueba.

Fue ante todo, a lo central, a lo que puede parecer muy general, pero apunta al tema de fondo, al deseo de vivir en una zona compleja que no ha dado a Israel descanso desde su fundación

“Durante demasiado tiempo, Israel se definió por guerras con nuestros vecinos. Pero esto no es de lo que se trata Israel. Esto no es de lo que se trata el pueblo de Israel.

Los israelíes no se despiertan por la mañana pensando en el conflicto. Los israelíes quieren llevar una buena vida, cuidar de nuestras familias y construir un mundo mejor para nuestros niños.

Lo que significa que, de vez en cuando, es posible que tengamos que dejar nuestros trabajos, despedirnos de nuestras familias y correr al campo de batalla para defender nuestro país, al igual que mis amigos y yo hemos tenido que hacer nosotros mismos. No deberíamos ser juzgados por ello.

Los israelíes recuerdan los oscuros horrores de nuestro pasado, pero siguen determinados a mirar hacia adelante para construir un futuro más brillante”.

Tampoco dejó de lado la situación política interna, recordando que después de cuatro elecciones en menos de dos años, la población quería calma, estabilidad.

“La inercia es siempre la opción más fácil. Pero hay momentos en el tiempo en los que los líderes tienen que tomar el volante un momento antes del acantilado, enfrentar el calor y llevar al país a un lugar seguro”, recalcó. “Hace unos cien días, mis socios y yo formamos un nuevo gobierno en Israel, el gobierno más diverso de nuestra historia. Lo que comenzó como un accidente político, ahora puede convertirse en un propósito. Y ese propósito es la unidad.

Hoy nos sentamos juntos, alrededor de una mesa.

Nos hablamos con respeto, actuamos con decencia y llevamos un mensaje: las cosas pueden ser diferentes”. 

 

Evidentemente, no hizo caso omiso de la pandemia y afirmó que en Israel “se ve el horizonte”.

Entró en detalles  y también aquí presentamos su referencia completa al tema:

“El modelo israelí tiene tres principios rectores:

Uno, el país debe permanecer abierto.

Todos pagamos un precio enorme, un precio económico, un precio físico y un precio emocional por paralizar la vida en 2020.

Para que las economías vuelvan a crecer, los niños vuelvan a la escuela y los padres vuelvan al trabajo, los cierres, las restricciones, las cuarentenas no pueden funcionar a largo plazo.

Nuestro modelo, en lugar de bloquear a las personas en modo de sueño pasivo, las recluta para el esfuerzo. Por ejemplo, les pedimos a las familias israelíes que realicen pruebas en el hogar de sus hijos para que podamos mantener las escuelas abiertas y, de hecho, las escuelas permanecieron abiertas.

La segunda regla: vacunar temprano.

Desde el principio, los israelíes se vacunaron rápidamente. Estamos en una carrera contra un virus mortal y debemos intentar adelantarnos.

En julio, fuimos los primeros en enterarnos de que las vacunas estaban disminuyendo, que es lo que provocó un aumento en los casos de Delta. Fue entonces cuando mi gobierno decidió administrar una tercera dosis de vacuna, el refuerzo, al público israelí.

Fue una decisión difícil, dado que en ese momento la FDA aún no la había aprobado. Nos enfrentamos a la elección de arrastrar a Israel a otro conjunto de bloqueos, dañar aún más nuestra economía y sociedad, o duplicar las vacunas.

Elegimos este último. Fuimos pioneros en la inyección de refuerzo.

Dos meses después, puedo informar que funciona: con una tercera dosis, estás 7 veces más protegido que con dos dosis y 40 veces más protegido que sin ninguna vacuna.

Como resultado, Israel está en camino de escapar de la cuarta ola sin un bloqueo, sin más daño a nuestra economía. La economía de Israel está creciendo y el desempleo ha bajado.

Me alegra que nuestras acciones hayan inspirado a otros países a seguir con el refuerzo.

La tercera regla: adáptese y muévase rápidamente.

Formamos un grupo de trabajo nacional que se reúne todos los días para evitar la lenta burocracia gubernamental, tomar decisiones rápidas y actuar de inmediato.

El ensayo y el error es clave. Cada día es un nuevo día, con nuevos datos y nuevas decisiones. Cuando algo funciona, lo guardamos. Cuando no es así, lo abandonamos.

Dirigir un país durante una pandemia no se trata solo de salud. Se trata de equilibrar cuidadosamente todos los aspectos de la vida que se ven afectados por la corona, especialmente el trabajo y la educación”.

Consciente de su entorno

El primer discurso del nuevo jefe de gobierno de Israel, no podía dejar de incluir referencia claras a los desafíos de seguridad con los que lidia Israel.

“Israel está, literalmente, rodeado por Hezbollah, milicias chiítas, la Jihad Islámica y Hamas. En nuestras fronteras. Estos grupos terroristas buscan dominar el Medio Oriente y difundir el Islam radical por todo el mundo.

Todos quieren destruir mi país. Y todos están respaldados por Irán. Obtienen su financiamiento de Irán, su entrenamiento de Irán y sus armas de Irán”.

 

Bennett no se limitó a repetir acusaciones ya conocidas. Fue explícito  y muy claro al alertar y advertir.

“El gran objetivo de Irán es muy claro para cualquiera que quiera abrir los ojos: Irán busca dominar la región, y busca hacerlo bajo un paraguas nuclear.

Durante las últimas tres décadas, Irán ha extendido su matanza y destrucción por Oriente Medio, país tras país: Líbano. Irak. Siria. Yemen. Y Gaza.

¿Qué tienen todos estos lugares en común?

Todos se están desmoronando. Sus ciudadanos, hambrientos y sufriendo. Sus economías – colapsando.

Al igual que el toque de Midas, el régimen de Irán tiene el “toque de Mullah”. Cada lugar que toca Irán, falla”.

 

Y por si alguien no lo entendió a esa altura, Bennett lo dijo explícitamente:

“Si cree que el terror iraní se limita a Israel, está equivocado. Solo este año, Irán puso en funcionamiento una nueva unidad terrorista mortal: enjambres de vehículos aéreos no tripulados asesinos armados con armas letales que pueden atacar cualquier lugar en cualquier momento.

Planean cubrir los cielos del Medio Oriente con esta fuerza letal.

Irán ya ha utilizado estos vehículos aéreos no tripulados mortales, llamados Shahed 136, para atacar Arabia Saudita, objetivos estadounidenses en Irak y barcos civiles en el mar, matando a un británico y un rumano.

Irán planea armar a sus representantes en Yemen, Irak, Siria y Líbano con cientos, y luego miles de estos drones mortales.

La experiencia nos dice que lo que comienza en Oriente Medio no se detiene allí”.

Sus palabras fueron un llamado al mundo a despertarse, a todos aquellos que se creen a salvo, a ser conscientes del peligro iraní.

Y agregó:

“En 1988, Irán creó una “comisión de la muerte” que ordenó el asesinato en masa de 5.000 activistas políticos.

Fueron colgados de grúas.

Esta “comisión de muerte” estaba formada por cuatro personas. Ebrahim Raisi, el nuevo presidente de Irán, fue uno de ellos.

Raisi también supervisó el asesinato de niños iraníes. Su apodo es “el carnicero de Teherán”, porque eso es exactamente lo que hizo: masacrar a su propia gente.

Uno de los testigos de esta masacre declaró en su testimonio que cuando Raisi terminaba una ronda de asesinatos, organizaba una fiesta, se guardaba el dinero de los que acababa de ejecutar y luego se sentaba a comer pasteles de crema.

Celebraba el asesinato de su propio pueblo devorando pasteles de crema. Y ahora Raisi es el nuevo presidente de Irán.

Este es con quien estamos tratando”.

Pero no se trató de una advertencia general por hechos del pasado, sino a una luz roja concreta por el hoy y el mañana inmediato.

“En los últimos años, Irán ha dado un gran salto hacia adelante, en su I + D nuclear, en su capacidad de producción y en su enriquecimiento.

El programa de armas nucleares de Irán se encuentra en un punto crítico. Se han cruzado todas las líneas rojas.

Inspecciones: ignoradas. Todas las ilusiones, probadas falsas.

Irán está violando los acuerdos de salvaguardia de la AIEA y se está saliendo con la suya. Acosan a los inspectores y sabotean sus investigaciones, y se están saliendo con la suya.

Enriquecen el uranio al nivel del 60 por ciento, que es un paso menos que el material apto para armas, y se están saliendo con la suya.

Se ignora la evidencia que prueba claramente las intenciones de Irán de tener armas nucleares en sitios secretos en Turquzabad, Teherán y Marivan.

El programa nuclear de Irán ha marcado un hito. Y también nuestra tolerancia.

Las palabras no impiden que las centrifugadoras giren.

Hay quienes en el mundo parecen ver la búsqueda de armas nucleares por parte de Irán como una realidad inevitable, o simplemente se han cansado de escucharlo.

Israel no tiene ese privilegio. No nos cansaremos. No permitiremos que Irán adquiera un arma nuclear.

Quiero decirles algo: Irán es mucho más débil, mucho más vulnerable de lo que parece.

Su economía se hunde, su régimen está podrido y divorciado de la generación más joven, su gobierno corrupto ni siquiera logra llevar agua a gran parte del país.

Cuanto más débiles son, más extremos van.

Si nos concentramos en ello, si nos tomamos en serio detenerlo, si utilizamos todo nuestro ingenio, podemos vencer.

Y eso es lo que vamos a hacer”.

La esperanza

 Pero no todo es motivo de preocupación y advertencia.

“No  todo es oscuro en Oriente Medio. Junto a tendencias preocupantes, también hay rayos de luz”, aseguró el Primer Ministro de Israel. “En primer lugar, los crecientes vínculos que Israel está forjando con los países árabes y musulmanes.

Los lazos que comenzaron hace 42 años con el histórico acuerdo de paz de Israel con Egipto, continuaron hace 27 años con el acuerdo de paz de Israel con Jordania, y más recientemente con los “Acuerdos de Abraham”, que normalizaron nuestras relaciones con los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Marruecos.

Más está por venir.

A una edad madura de 73 años, cada vez más naciones comprenden el valor de Israel y su lugar único en el mundo.

Algunos amigos nos han apoyado desde nuestra fundación. Los Estados Unidos de América son un amigo de confianza de Israel desde hace mucho tiempo, como vimos, una vez más, hace apenas unos días en el Congreso.

Junto con nuestros viejos amigos, estamos ganando nuevos amigos, en el Medio Oriente y más allá. La semana pasada, esto se manifestó con la derrota de la conferencia racista y antisemita de Durban.

Esta conferencia originalmente estaba destinada a ser contra el racismo, pero con los años se convirtió en una conferencia de racismo, contra Israel y el pueblo judío.

Y el mundo tuvo suficiente de esto.

Agradezco a los 38 países (¡38!) Que eligieron la verdad sobre las mentiras y se saltaron la conferencia.

Y a aquellos países que eligieron participar en esta farsa, les digo: atacar a Israel no los hace moralmente superiores. Luchar contra la única democracia en el Medio Oriente no te hace “despertar”. Adoptar clichés sobre Israel sin molestarse en aprender los hechos básicos, bueno, eso es simplemente una pereza.

Cada estado miembro de este edificio tiene una opción. No es una elección política, sino moral. Es una elección entre la oscuridad y la luz.

Oscuridad que persigue a los presos políticos, asesina a los inocentes, abusa de las mujeres y de las minorías, y busca acabar con el mundo moderno tal y como lo conocemos.

O luz, que persigue la libertad, la prosperidad y las oportunidades.

Durante los últimos 73 años, el Estado de Israel, el pueblo de Israel, ha logrado tanto frente a tanto.

Y, sin embargo, puedo decir con total confianza: nuestros mejores días están por delante.

Israel es una nación de gran esperanza, una nación que ha dado vida a la herencia de la Torá en el Israel actual, una nación de espíritu inquebrantable.

Un poco de luz disipa mucha oscuridad.

El faro entre los mares tormentosos – se erige alto, se mantiene fuerte. Y su luz brilla más que nunca.

Gracias”.

Un faro, pues, en medio de la oscuridad.

Ana Jerozolimski
(27 Septiembre 2021 , 18:10)

Ultimas Noticias Ver más

El papel de los mercenarios palestinos de Irán
Noticias

El papel de los mercenarios palestinos de Irán

28 Octubre 2021


Por Khaled Abu Toameh Fuente: Gatestone.org

MiSinai
Mundo Judío

MiSinai

28 Octubre 2021


Compartimos con nuestros lectores MiSinai.

Esta página fue generada en 0.0516510 segundos (11232)
2021-10-28T11:07:37-03:00