Noticias

¿Qué significa atender a pacientes ventilados crónicos?

La experiencia del médico uruguayo-israelí Dr. Pablo Boksenbojm

El Dr. Pablo Boksenbojm, ya jubilado como jefe de Anestesiología en el hospital Barzilai de Ashkelon, pero aún activo allí en la enseñanza, capacitando a médicos más jóvenes, tiene desde hace un tiempo un nuevo desafío profesional, como director de los serviciosde pacientes ventilados crónicos en el Hospital de Rehabilitación Beit Hadar en Ashdod.

En esta nueva entrega, nos concentramos en ese nada sencillo desafío con el que lidia hoy.

 

 

P: ¿En qué consiste tu nuevo trabajo como director de los Servicios de Pacientes Ventilados crónicos en el Hospital de Rehabilitación Beit Hadar en Ashdod?

R: Es algo muy especial. Hay muchos pacientes  que después de haber pasado  resucitación por problemas cardíacos o de haber tenido accidentes vasculares encefálicos u otras enfermedades -en esta época tuvimos muchos pacientes que después del Covid quedaron prácticamente sin pulmones y con varias cosas del síndrome del pos corona- requieren ventilación por mucho tiempo. 

 

P: Por lo que dijiste al principio hay muchos casos que no son por Covid.

R: Hay muchos en los que no, claro, es algo que ya existía, se nos agregaron ahora muchos pacientes que son los que tienen el síndrome pos Covid, los que estuvieron ventilados y quedaron con pulmones destrozados y no pueden volver a respirar por sus propios medios. Esos pacientes que quedan así, también pacientes en estado vegetativo, con enfermedades neurológicas desmielinizantes –en los que el sistema nervioso deja de dar sus órdenes para que los músculos trabajen entonces alguien tiene que hacer el trabajo por ellos-… A esos pacientes no se los puede tener en un hospital común ocupando una cama de por vida o por tres o cuatro años. Existen entonces  hospitales de “recuperación” en los que los puede tratar gente especializada en esas situaciones. 

 

P: ¿Cuál es la envergadura de este servicio?

R: En este momento tenemos tres servicios para pacientes crónicos ventilados y ahora se va a construir un cuarto servicio. En este momento tengo la capacidad de tener 92 pacientes, tengo 83 ventilados crónicos, y se va a agregar otro servicio para tener 40 más. 

 

¿Esperanza? 

 

P: ¿Qué probabilidades hay de salir de algo así? ¿Se puede aspirar a curar a los pacientes, o se trata de mitigar el sufrimiento?

R: Es una mezcla un poco de todo. Hay pacientes a los que no los vas a poder desconectar nunca del ventilador, por ejemplo los casos de pacientes que tienen enfermedad pulmonar crónica, los grandes fumadores, que tienen los pulmones ya destruidos,salvo que tengan las condiciones para hacer un trasplante de pulmón. Hay pacientes cuyo problema es que la bomba cardíaca ya prácticamente no les funciona. Es que los órganos en el cuerpo no están desconectados uno del otro, son todos en función uno del otro, y si el corazón no bombea, el cuerpo no tiene fuerza y el paciente no puede respirar, entonces lo tenés que ventilar para permitirle al corazón que descanse para que pueda darle sangre a todos los demás órganos, tratando de esforzarse lo mínimo que se pueda. Esos pacientes prácticamente tampoco los vas a poder desconectar nunca, salvo que tengan la posibilidad de llegar a un trasplante cardíaco, siempre y cuando estén en las condiciones como para recibirlo. 

 

P: Qué complejo….Imagino que este  servicio tiene que incluir el aspecto del apoyo emocional a las familias, porque es casi cuestión de esperar a que mueran, es algo muy duro.

R: Por supuesto, las familias vienen todos los días a visitar a los pacientes, están con ellos, los acompañan. Se ofrece también un servicio con una trabajadora social que concentra todo el trabajo que hay que hacer alrededor de la familia, hay psicólogos, fisioterapeutas, mucho apoyo. 

 

P: ¿Los pacientes están conscientes?

R: Algunos de ellos sí. Hay algunos a los que la familia en determinado momento acepta llevárselos a la casa y hay ventiladores que son para domicilio. En la casa se les da un servicio de asistencia médica completa. 

 

P: ¿Alguien rechaza la opción de ir a la casa, alguno prefiere quedarse en el hospital?

R: Depende de distintos factores. Para familias no preparadas es un peso muy grande tener a una persona así en tu casa, porque tenés que tener las condiciones físicas para poder hacerlo. Una cama especial, un equipo de succión para las secreciones, tienen que saber cómo mantener la cánula de traqueostomía que tienen todos estos pacientes….tienen que aprender muchísimas cosas porque no pueden depender solamente de un cuidador. El Estado ayuda para que tengan alguien que los cuide permanente , pero los cuidadores no pueden estar pendientes 24 horas, tienen que dormir, descansar, tener sus vacaciones y descansos….o sea que también la gente que está alrededor tiene que estar entrenada y tiene que tener la predisposición para poder hacer eso, no es una cosa que todos lo puedan hacer. Claro que siempre es mejor para el paciente estar en su propio medio, aunque no tengan un estado de total conciencia. Siempre van a sentirse mejor si están junto a su ventana, cuando reconocen las paredes de su cuarto y pueden escuchar en cualquier momento la voz de sus familiares al oído. Esas cosas ayudan aunque sea en la parte psicológica. 

 

Un desafío singular

 

P: Me da la sensación de que esto es más lidiar con un sufrimiento continuo que el servicio de anestesia al que te dedicaste mucho tiempo. Para vos como médico, ¿qué significó este cambio?

R: Es un nuevo desafío. En mi carrera siempre lo que yo tenía en la mira es de qué forma puedo ayudar a los pacientes que están enfrente mío y cuál es la forma de aliviarlos. Cuando abandoné la cirugía y me puse para el lado de anestesia, fue justamente para eso, cómo hacer con los pacientes que tienen que ser operados por las cosas que yo había visto en el pasado, qué tengo que hacer para que pasen una operación sin temores, sin dolores y en el posoperatorio con el mínimo de dolores y de sufrimiento. Lo que hago ahora es una especie de desafío, pero es una derivación de lo que hacía antes. Acá también estoy solucionando un problema y tratando de darle alivio a gente que sufre mucho.

 

P: ¿Hay alguna singularidad israelí en cuanto a métodos, tácticas, sistemas desarrollados acá para lidiar con este tipo de pacientes, para aliviarles el sufrimiento?

R: Lo que hay en esto, más que grandes tecnologías y cosas, es un gran humanismo. Ese es el gran “invento”:  ser un ser humano que siente y que da apoyo, eso es lo que hay que hacer. 

 

P: ¿Y sentís que en Israel ese es un aspecto notorio de la medicina? Te pregunto porque está claro que tampoco en Israel los médicos son dioses, cometen errores, hay de todo.

R: Claro que hay de todo. Pero sí creo que la actitud humanista es un  aspecto notorio de la  medicina de Israel,  el deseo de ayudar al prójimo, de darle lo máximo que tenés, de seguir yendo hacia adelante para poder mejorar los servicios que estás dando. Si no fuera así no pasaría lo que pasa, que en los hospitales nuestros atendés no solamente a la población judía sino a gente de todas partes, de la Franja de Gaza, de Cisjordania. Ahora  estamos atendiendo a mucha gente que vino del conflicto de Rusia y Ucrania, tanto judíos como no judíos, gente que vino a refugiarse hasta que termine el conflicto allá y puedan volver a sus casas.  A todos hay que atender.

 

P: Muchísimas gracias Pablo por tu tiempo y todas tus explicaciones tan importantes.

R: Gracias a vos.

 

Ultimas Noticias Ver más

Un jasid de Jabad en el Mundial de Qatar
Mundo Judío

Un jasid de Jabad en el Mundial de Qatar

28 Noviembre 2022


Fuente: www.jabad.org.uy

Primer programa para matarifes kosher en Etiopía
Mundo Judío

Primer programa para matarifes kosher en Etiopía

28 Noviembre 2022


Fuente: https://www.jns.org

Software manos libres sin accionamiento que piensa como un humano
Tecnologías & Salud

Software manos libres sin accionamiento que piensa como un humano

27 Noviembre 2022


Por John Jeffav Fuente:  nocamels.com

Esta página fue generada en 0.0710921 segundos (8460)
2022-11-29T11:06:51-03:00