Noticias

Analizando la investigación israelí de la muerte de la periodista palestina Shirin Abu Akleh

Israel finalizó la profunda investigación que un equipo especial realizó de la muerte de la periodista palestina Shirin Abu Akleh de Al Jazeera, baleada en la cabeza hace casi 4 meses mientras cubría un enfrentamiento armado entre soldados israelíes y terroristas palestinos en el campamento de refugiados Jenin. El informe fue presentado al Comandante en Jefe de las Fuerzas de Defensa de Israel Teniente General Aviv Kohavi.

“No es posible determinar inequívocamente la fuente del disparo que impactó en la Srta. Abu Akleh”, dice el comunicado del portavoz militar. “Sin embargo, existe una alta posibilidad que ella haya sido accidentalmente alcanzada por un disparo de las Fuerzas de Defensa de Israel hacia sospechosos identificados como palestinos armados, durante un intercambio de fuego en el que había intenso fuego indiscriminadohacia los soldados israelíes”.

En otras palabras, Israel no logró determinar en forma categórica de qué lado fue disparada la bala que la mató, pero analizando ángulos y otros elementos, señala que es muy probable que haya sido una bala de su propio lado, aunque recalcando que ello fue una fatalidad, un accidente. 

El trasfondo

Antes de analizar el informe en sí y lo ocurrido desde la muerte de la periodista, nos parece clave poner énfasis en por qué los soldados israelíes entraron aquel día al campamento de refugiados Jenin. ¿Qué estaban haciendo allí?¿Por qué tenían que hallarse en ese centro de población palestina?

Jenin es desde hace tiempo un foco central de terrorismo. Allí se planea y organiza una serie de atentados contra blancos israelíes. De allí salen terroristas a  tratar de matar israelíes.

Desde el comienzo del 2022, 19 israelíes fueron asesinados en atentados terroristas. De ellos, 11 fueron víctimas de terroristas salidos de Jenin.

 

Recordemos sólo algunos ejemplos.

3 civiles asesinados el 7 de abril en el atentado en la calle Dizengoff en Tel Aviv

 

3 civiles asesinados a hachazos en la ciudad de Elad el 5 de mayo
5 civiles asesinados a balazos en el atentado en Bnei Brak el 29 de mayo

 

También salieron de Jenin dos de los terroristas que atacaron el 4 de setiembre un ómnibus a balazos y trataron de prenderle fuego rociándolo con combustible y lanzando botellas incendiarias. Parecía un autobús de pasajeros, pero resultó ser un traslado de soldados, algo que los terroristas no podían saber. Hubo 7 heridos, siendo el más grave un civil, el chofer, de 61 años, que aún está internado.

Desde el comienzo del año, se han registrado además 70 incidentes de disparos hacia las fuerzas de seguridad israelíes en Jenin, lo cual equivale al 80% de todos los ataques en Judea y Samaria. Israel ha llevado a cabo en lo que va del año 79 acciones anti terroristas en dicha zona, deteniendo a más de 50 terroristas.

Y uno de los agravantes de la situación es que la propia Autoridad Palestina se abstiene de chocar con los elementos armados de los distintos grupos extremistas.

Según información de las Fuerzas de Defensa de Israel , en la ciudad de Jenin y su campamento de refugiados operan las siguientes organizaciones: 

 

- Hamas, con cerca de 250 miembros armados, de los cuales unos 150 están en el campo de refugiados.

- Jihad Islámico, con más de 300 miembros armados, de los cuales 240 operan en el campo de refugiados.

- Frente Popular para la Liberación de Palestina, con 50 hombres armados, 30 de ellos en el campamento de refugiados.

Analizando el informe y lo ocurrido previamente

“Es importante enfatizar”-dice el comunicado oficial del ejército- “que durante todo el incidente, las Fuerzas de Defensa de Israel abrieron fuego con la intención de neutralizar a terroristas que disparaban hacia los soldados , también desde el área en la que se hallaba la Sta. Shirin Abu Akleh. Otra posibilidad que sigue siendo relevante es que ella haya sido impactada por palestinos armados”.

 

La norma que rige en las Fuerzas de Defensa de Israel es que todo caso de muerte de un civil en un incidente que involucra a soldados israelíes debe ser investigado. Esto,inclusive en situaciones en las que las circunstancias en el lugar pueden con bastante facilidad mostrar que la muerte en cuestión podría haber sido responsabilidad de disparos de otros. La norma es investigar, aún cuando está claro de antemano que el tiempo que lleva completar el estudio a fondo de lo sucedido, no es un vacío, sino que suele ser usado de inmediato por quienes acusan a Israel aún sin tener pruebas fehacientes. 

Y está claro que la publicación de la investigación llevó demasiado tiempo. Casi cuatro meses es una eternidad en una situación como la actual en la que nadie espera realmente la verdad bien estudiada y muchos se apresuran a abrir juicio y condenar, aunque no lo puedan demostrar.

 

Esto ocurrió también en el caso de la periodista Shirin Abu Akleh.

 

La primera acusación categórica contra Israel fue del jefe de la oficina de Al Jazeera en Jenin, quien determinó corto rato después de la muerte de Shirin, que la causa había sido un disparo israelí.  Aunque no tenía elemento ninguno para demostrarlo, no sólo lo dio como hecho tajante sino que inclusive afirmó que había sido intencional.

 

Casi de más está aclarar, que Israel no tenía absolutamente nada que ganar y mucho para perder si eliminaba intencionalmente a una periodista palestina. Si realmente fue una bala suya, fue un accidente trágico que por cierto causó serios problemas a Israel, como era de esperar.

 

Lo lamentable es que medios que jamás dicen una palabra sobre el régimen autoritario de la Autoridad Palestina, en la que hace ya más de 15 años no hay elecciones, donde hay serias acusaciones de encarcelamiento y torturas a críticos, hayan saltado con tanta rapidez afirmando que es cierta la acusación palestina en el caso de la periodista de Al Jazeera. 

 

Israel por su parte tendió de entrada a estimar que los responsables habían sido los terroristas ya que a diferencia de los disparos puntuales de los soldados cuando identificaban a uno de ellos, los palestinos armados abrían fuego en forma constante e indiscriminada, casi sin interrupción. Fueron difundidos videos que lo dejaban en claro, y no sólo captados por el lado israelí.

 

 

El siguiente video muestra lo registrado por la cámara que llevaba en el cuerpo uno de los soldados israelíes. 

 

 

 

Pero desde un comienzo, Israel se abstuvo de dar como hecho categórico que había sido un disparo palestino y señaló que el tema debe ser investigado. El ejército no descartó en ningún momento que haya sido un disparo suyo el responsable de la muerte de la periodista. Y era lógico: había allí dos partes enfrentadas, armadas: israelíes y palestinos.

 

 

La gran diferencia es que mientras los palestinos acusaron de inmediato a Israel sin tener prueba ninguna, haciéndose eco de ello numerosos periodistas y medios internacionales que suelen dar crédito tendenciosamente a lo que sale del lado palestino aunque no lo puedan demostrar, del lado israelí consideraron más probable que haya sido un disparo palestino pero dejaron siempre abierta la posibilidad  que haya sido una bala israelí la responsable de la muerte de Shirin Abu Akleh.

 

Para llegar a la verdad, fue nombrado un equipo especial del servicio de Inteligencia y Operaciones que interrogó a todos los soldados involucrados en el incidente, analizó el curso de los hechos, examinó el sonido en el lugar de lo ocurrido en tiempo real, analizó el escenario de los disparos y diversos hallazgos forenses y balísticos así como también materiales y documentaciones de video y audio publicados en la prensa. “No se dejó piedra sobre piedra”, aseguran en las Fuerzas de Defensa de Israel, agregando nuevamente sus condolencias por la muerte de Shirin Abu Akleh y señalando que “la libertad de prensa y la preservación de la seguridad de los periodistas son parte de los componentes principales de la democacia israelí, que las Fuerzas de Defensa de Israel están comprometidos a respetar”.

 

El Comandante en Jefe Tte. Gral. Kohavi resumió: “La muerte de Shirin Abu Akleh es un incidente devastador. Ocurrió durante un operativo destinado a frustrar terrorismo palestino que pide dañar a civiles israelíes. La periodista se hallaba en la zona durante un intercambio de fuego que duró aproximadamente una hora. En ese momento, palestinos armados dispararon enforma salvaje e indiscriminada hacia soldados israelíes y en todas las direcciones, poniendo en peligro sus vidas”.

Tte. Gral. Aviv Kohavi (Foto: GPO)

 

Kohavi agregó: “Las Fuerzas de Defensa d eIsrael operan en áreas inmensamente complejas a un nivel profesional y de alto nivel todas las noches, procurando evitar que personas que no participan en el combate resulten dañadas. Hacemos un gran esfuerzo para garantizarlo, procurando al mismo tiempo permitir cobertura periodística y libertad de prensa. Los terroristas palestinos se esconden y operan dentro de la población palestina, poniendo en peligro sus vidas en forma permanente . Esto constituye un enorme desafío para las FDI, pero es nuestro deber profesional y moral frenar y prevenir terrorismo, así como alcanzar nuestra meta: defender a la población civil israelí y al Estado de Israel”.

 

El video a continuación, difundido por el ejército israelí, es material de archivo. Circuló en las redes sociales palestinas , mostrando la situación en el campamento de refugiados Jenin en el que operan numerosos palestinos armados.

 

 

Ana Jerozolimski
(06 Septiembre 2022 , 03:21)

Ultimas Noticias Ver más

Foto de Pawel Czerwinski en Unsplash
Noticias

La versión palestina del libelo de sangre

06 Octubre 2022


por Beatriz Rittigstein Fuente:  https://www.nmidigital.com/

Y el Nobel de Literatura se otorga a Annie Ernaux, la más antiisraelí de las escritoras
Cultura

Y el Nobel de Literatura se otorga a Annie Ernaux, la más antiisraelí de las escritoras

06 Octubre 2022


Basado en artíciulo publicado en https://www.tribunejuive.info/

Esta página fue generada en 0.0803001 segundos (7030)
2022-10-07T06:29:00-03:00